¿Tan terroríficamente malo es… Biomutant?

Continuamos el «mes del terror» de Save Game? con una sección bastante terrorífica pues en ella suelo defender, a capa y a tula, aquellos títulos que el populacho, por su incultura en el medio, piensa que son un cagarro. Tal vez os preguntéis por qué hablo de Biomutant en una serie de entradas que a priori pretendo que versen sobre el terror y sobre Halloween, pero es que tengo dos motivos para ello: en primer lugar porque hay aspectos de Biomutant, cómo veréis a lo largo de la entrada, que son jodidamente terroríficos y en segundo lugar, y más importante, porque me acabo de pasar el juego y no sé de qué cojones podría hablar tras haber salvado los muebles quemando las balas del Vampiro de Blade y del Blair Shit Project. Bueno, no os preocupéis, me comprometo a meter en la entrada una cuñita recomendando MediEvil para aquellos feligreses más famélicos de una temática halloweenesca. Pero bueno, no deliremos más y vayamos al lío: ¿Es tan malo Biomutant? ¿Es verdaderamente un videojuego terrorífico?

Un lanzamiento terrorífico: Aún recuerdo, hará cosa de unos años, no me preguntéis cuántos, cuando vi en casa de un colega las primeras capturas y anuncios sobre Biomutant. En aquel entonces lo que vimos nos puso la tula tremendametne dura pues pintaba de putísima madre ese mundo postapocalíptico en el que, controlando a una ratilla armada hasta los dientes, había que abrirse camino entre multitud de peligros y de criaturas mutantes. La verdad es que aquello nos dio un buen chute de hype pero, de forma inesperada, llegó el terror en forma de una silenciosa espera (O al menos yo lo viví así). No había noticias sobre Biomutant, nadie hablaba sobre el juego e irremediablemente anidó en nuestros corazones el temor de qué hubiese problemas de desarrollo, de que nos hubiesen prometido el oro y nos fuesen a dar el moro y de que el proyecto hubiese sido cancelado. Tal vez no fue así, tal vez sí que hubo un flujo de noticias que permitió a la comunidad estar informada sobre el susodicho desarrollo, pero como decía yo no lo viví así y no fue hasta inicios de 2021 cuando la red se inundó de nuevo con noticias sobre Biomutant. Como si de un muerto viviente se tratara, dispuesto a hacerse un estofado con vuestros cerebros y vuestras gónadas, Biomutant volvió a estar a la orden del día, solo que el tufillo a escaparate barato y a producto Hacendado hizo que el miedo invadiese de nuevo nuestros corazones. Y muy mal encaminados no íbamos cuando, llegado el esperadísimo día de lanzamiento, las redes se inundaron de gritos de ultratumba que, cual ánimas lamentándose, vociferaban que el juego era un truño genérico as fuck. La crítica fue verdaderamente contundente con Biomutant y a los pocos días, efímero, pasó al olvido. Pero… ¿Es realmente Biomutant tan malo como apuntaban?

Lo primero que nos enseñaron de Biomutant me pareció una locura. Luego vinieron las preocupaciones…

Un argumento espeluznante: Biomutant versa sobre un mundo postapocalíptico en el que la humanidad, tal como la conocemos, se ha extinguido debido a una contaminación extrema que ha condicionado la aparición de criaturas mutantes del averno ¿Qué hay más acojonante que la extinción de la raza humana y la aparición de monstrencos de todos los tipos, colores y orientaciones sexuales? Pero no todo acaba ahí, como consecuencia de dicha contaminación, la cual sigue pudriendo al planeta, el mundo está a punto de colapsar y nuestro objetivo será salvarlo, o no, porque el juego cuenta con un sistema de karma en el que podremos tomar el camino de la luz o el camino de la oscuridad definiendo, según el camino escogido, multitud de diálogos y, en última instancia, el sino del planeta. Pero no todo acaba ahí, además, para determinar el sino del mundo, deberemos enfrentarnos a unas criaturas llamadas Devoramundos que están consumiendo las raíces del Árbol de la Vida, el cuál mantiene al planeta por el momento a salvo del colapso. Pero no todo acaba ahí, además tendremos que unirnos a una tribu y lidiar con una guerra tribal que está enfrentando a las distintas tribus que pueblan la zona en una especie de sistema de conquista de territorios (Que por suerte podremos bypassear tras eliminar a las primeras tribus). Pero no todo acaba ahí, además tendremos que lidiar con nuestro propio pasado, a través de flashbacks, y enfrentarnos, en una historia de redención y venganza, a la criatura que mató a nuestra madre que fue una gran maestra de Wung-Fu, un arte marcial milenario, y la responsable de preservar el futuro del Árbol de la Vida. Y me gustaría decir que todo acaba aquí pero no, también tendremos que lidiar con el dilema de ubicar dentro de una nave espacial, que aparece en escena por arte de magia, a aquellos personajes que mejor nos caigan para que se salven en caso de que el mundo se vaya al carajo. Y sí, todo esto sucede en unas 10 horas que dura la historia principal, cágate lorito… Pero bueno, esto de hacer una shitstorm y meter en una coctelera multitud de ideas locas e inconexas y potarlas en forma de videojuego, como veréis a lo largo de la entrada, no es algo que se limite únicamente al apartado argumental…

Yo como tribu aliada elegí a los Jagni porque son unos cabrones de cuidado que quieren ver el mundo arder.

Una narrativa atroz: Vamos al que, os adelanto, es el apartado más terrorífico del juego y es que la narrativa de Biomutant es basura infecta, un verdadero golem de desperdicios y heces, y me quedo corto con esta afirmación. No es que el desarrollo del juego esté excesivamente mal, que pese a tener algún tropiezo con el tema de la «Guerra Tribal» es bastante resolutivo, el problema aquí lo tenemos con la figura del narrador que es UNA PUTA MIERDA. Y sí, lo digo así, a pecho lleno y gritando a los cuatro vientos: EL NARRADOR DE BIOMUTANT ES UNA PUTA MIERDA. Y es que Biomutant tiene la peculiaridad de que está íntegramente narrado por un agente externo que no solo nos irá contando los eventos de la historia, sino que cada dos por tres estará soltando mensajes de mierda sin venir a cuento (Funcionalidad que por suerte podremos desactivar en el menú de configuración gracias a un parche que sacaron) y, lo que es peor, hará de traductor para los diálogos del juego ¿Por qué digo que es peor? Porque entre que la historia «corre demasiado», que los árboles de diálogos son tan confusos que parecen diseñados por un protozoo y que ese tipo de narración externa, traduciendo en plan «Felipito dice…», resta mucho a la comprensión del diálogo, al final no terminas enterándote de una mierda. De verdad es muy odioso. No sé que puta droga se metieron los desarrolladores cuando pensaron que sería una buena idea que las criaturas de Biomutant hablasen como Ewoks y que sería un narrador externo el que nos haría de intérpretes. Además, el doblaje al castellano no me ha gustado nada en absoluto. Lo siento pero es que esto esto está hecho de culo y no tiene justificación alguna, y no es un mal recurso si se hace bien porque por ejemplo en Immortals Fenyx Rising encontramos algo similar en la narración pero que queda genial. En definitiva, en este aspecto el juego pincha de una forma imperdonable.

No hay suficientes adjetivos descalificativos en nuestra lengua para definir la reputísima mierda que es el narrador.

Una jugabilidad de miedo: A nivel jugable vamos a encontrar de nuevo esa shitstorm, esa coctelera de mecánicas random que, contra todo pronóstico, una vez mezcladas dan como resultado, y desde mi punto de vista, un producto entretenido y resultón. Estamos ante el típico ARPG tipo sandbox en el que tendremos que recorrer un vasto mapa mientras hacemos encargos secundarios, acumulamos experiencia y recogemos equipamiento para tener a nuestro personaje preparado para afrontar los distintos retos que nos plantea el juego. En cuanto al mundo abierto a mí me ha parecido bastante correcto y variado, alternando distintos tipos de bioma que según sus características podremos recorrer con el culo al aire o bien necesitar vehículos especiales o armaduras que nos confieran resistencias específicas. Respecto a los encargos secundarios son genéricos hasta la médula, bebiendo mucho del recadeo clásico y de la recolección de coleccionables, pero por suerte no serán necesarios salvo que busquemos alguna recompensa en concreto. Sobre la exploración a mí sí que me ha resultado bastante satisfactoria, pues frecuentemente vamos a encontrar pequeños emplazamientos donde detenerse a recolectar materiales si lo necesitamos, encontrando habitualmente cosas muy útiles. Además, cada vez que visitemos esos emplazamientos en pantalla va a aparecer un listado de aquello que encontraremos en la zona, apareciendo la zona como «completada» cuando lo hayamos recolectado todo. En resumen me ha parecido un mundo abierto muy dinámico y fresco, cual tinto de verano en la playa o pajilla en la nieve. No obstante, también pienso que ha sido porque no me he detenido demasiado y el juego me ha durado unas 10-15 horas porque me da la sensación de que, superado ese umbral de tiempo, al juego se le empezarán a ver las costuras así como la reverberación de contenidos genéricos.

Sobre el combate el juego combina artes marciales con armas de fuego a distancia, mutaciones biológicas y magias de la luz y de la oscuridad, siendo llamativo que en medio del combate, sin venir anda a cuento, aparecen onomatopeyas como las de los cómics. Lo que yo os decía, aquí hicieron un submarino y fueron apuntando en un papel todas las mierdas que se les pasaron por la cabeza. A mí personalmente el combate me ha parecido entretenido y liviano, pero es cierto que los enemigos (Salvo los jefes) se repiten como el ajo y que el combate se resume en encadenar tres combos para poder soltar el ataque especial del personaje que funde con relativa facilidad tanto a masillas como a jefes. Aunque haya variedad de armas y los ataques de las mismas difieran, todos los combos se ejecutan con los mismos patrones de movimientos por lo que, empleemos una espada a dos manos o un mazo las combinaciones de botones a pulsar siempre van a ser la mismas, algo que se aplica también a las armas de fuego. Sobre el uso de magias y habilidades no voy a opinar porque no he hecho uso de las mismas, ya que mi personaje se especializaba en las espadas a dos manos y las pistolas duales.

El combate es bastante frenético y combina todas las putas mecánicas random que podáis imaginar. Eso sí, a mí me ha parecido divertido.

Respecto a los aspectos más RPG, al inicio de la partida vamos a poder elegir la raza y la clase del personaje así como su «código genético», siendo esto último lo que determinará sus estadísticas. La mierda aquí es que este «código genético» además de las estadísticas también define el aspecto del personaje, algo que no me ha gustado demasiado porque por ejemplo poner al máximo el ataque físico y la vida daban lugar a personajes más feos que un ojete mientras que a lo mejor poner puntos en el intelecto daba lugar a personajes que estéticamente me gustaban más. Entiendo el punto original y contextual de esta movida, pero me parece una tremenda cagada a efectos prácticos. Una vez iniciado el juego pues tendremos el desarrollo típico del personaje mediante la subida de niveles, la cual nos conferirá estadísticas a nuestra elección así como puntos de habilidad que podremos invertir en desbloquear combos para los distintos tipos de arma o habilidades pasivas para el personaje. Por otra parte, las magias y las «habilidades mutantes» las podremos desbloquear mediante consumibles que podremos ir recogiendo en el mapa, estando las primeras limitadas también a unos requerimientos de karma de luz o oscuridad, que iremos obteniendo según nuestras acciones y según lo que vayamos respondiendo en los diálogos, y que a al postre definirá también la deriva argumental del juego como comentaba al inicio de la entrada.

Que las estadísticas definan la fisionomía de tu persona es algo original, pero como tiene la consecuencia negativa de que el personaje resultante, para las estadísticas que desees, sea un temendo truño.

Pero si me quedo con un aspecto en concreto del sistema RPG este sería el de fabricación de objetos y armaduras. En Biomutant no necesitas visitar las tiendas porque, aunque hay bastantes, sale mucho mas rentable arremangarse y llenarse de mierda hasta los codos rebuscando en la basura para encontrar piezas de equipo. Biomutant cuenta con un sistema de fabricación en el que sobre una base de un arma, que podremos encontrar en cofres o comprando, iremos añadiendo piezas, dentro de unos límites por supuesto, para ir configurando el arma a nuestro gusto (Aunque a la postre en la mayoría de los casos únicamente nos limitaremos a ir añadiendo las piezas de mayor calidad). Respecto a las armaduras, si bien no dispondremos de una «base» sobre la cual fabricarlas, sí que podremos ir añadiéndoles accesorios para mejorarlas. Gracias a este sistema podremos ir mejorando las armas sobre la marcha y bastante a menudo, lo que supone un plus de cara a esa sensación de mejora constante del personaje.

El sistema de fabricación de armas es uno de los aspectos que más me ha gustado del juego.

Unos jefes monstruosos: Aunque el juego no cuenta con demasiados jefes, pues diría que son unos seis en total, creo que merece la pena detenerse un poco a comentarlos pues me han parecido bastante originales y divertidos, precisando mecánicas diferentes a las habituales para su derrota, aunque también hay que reconocer que la ejecución de dichas mecánicas a veces es un poco fulera… Para la mayoría de estos jefes vamos a tener que emplear una montura que habremos desbloqueado en la cadena de misiones previa a dicho jefe, alternando fases sobre la montura con fases de combate directo. De este modo, el primer jefe lo combatiremos sobre una moto acuática, el segundo sobre un robot… Mi crítica en este apartado, aunque como decía me ha gustado bastante, se encontraría en el enfrentamiento contra el primero de los Devoramundos, Porky Puff, pues la fase en la que lo tienes que combatir sobre la puta moto de agua es un tremendo coñazo, me atrevería a decir que es incluso lo más difícil del juego ya que los controles sobre la moto de agua son un cagarro del tamaño de la tula de Nacho Vidal. Salvando esto, el resto de jefes me han parecido muy correctos y además me han entrado la mar de suaves, sin vaselina ni lubricante.

Porky Puff es el primer y más difícil jefe del juego.

Unos gráficos espantosos: Lo cierto es que a nivel técnico no tengo ningún pero que ponerle al juego. El diseño artístico, tan variopinto y colorido, como una tula depilada a la cera, me gusta y los gráficos me parecen correctos. A nivel musical poco puedo, me he dejado llevar como un mojón a la deriva y lo cierto es que ni me acuerdo de cómo era la banda sonora del juego, por lo que dudo que tuviese siquiera una melodía destacable. En cuanto al rendimiento, jugando a la versión de PlayStation 5, el juego me ha ido como la seda, finísimo, y no he tenido un solo rascón o bug.

A nivel técnico, Biomutant se comporta bastante bien.

En líneas generales Biomutant es un videojuego correcto y entretenido sin más, lejos de la tan sangrante crítica que recibió tras su lanzamiento (Recuerdo que por ahí había un poco de emperifollamiento y guerra de consolas por el tema de que en su día no salió en PS5, pero no me hagáis mucho caso con esto). Aunque bueno, también hay que reconocer que el juego para pasar el rato está bien, pero no esperéis nada más de él porque os llevaréis una hostia. Sobra decir que Biomutant, al que podríamos llamar la pizza con piña del mundo del videojuego, tiene el mérito de mezclar cien cosas que en tu puta vida hubieses pensado que se podrían mezclar pero que, de forma sorprendente, terminan funcionando sin rascar demasiado entre ellas. Como recomendación lo dejaría para aquellos que buscan una experiencia ARPG y sandbox ligera, sin demasiadas pretensiones.

Pasemos pues a la tradicional entrega de galardones…

Y soltemos la eterna pregunta… ¿Merece la pena soltar la gallina para comprar MediEvil?

JUGAD MEDIEVIL, CABRONES, PORQUE ES EL PUTO MEJOR JUEGO AL QUE VAIS A JUGAR EN VUESTRA PUTA VIDA

8 comentarios sobre “¿Tan terroríficamente malo es… Biomutant?

  1. Pese a que no es un título que llame mi atención, en alguna ocasión sí que he tenido la tentación de probarlo a través del Plus pero nunca me he decidido a hacerlo y ahora, tras leer este análisis, creo que descartaré toda posibilidad. Visto lo visto, y aunque siempre prefiero formarme una opinión basada en la experiencia propia, Biomutant se va a quedar donde está.

    Lo mismo que el Medievil, si bien este último sí llegué a jugarlo pero tampoco llegó a gustarme tanto como para ponerlo en un pedestal o siquiera terminarlo…

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por pasarte a comentar Emilio! Ya te digo que el Biomutant yo solo lo recomendaría como opción de mundo abierto ligero si no tienes nada mejor a lo que jugar porque si te apetece un mundo abierto existen muchas más y mejores opciones (Por ejemplo, sin ser muy conocido, Immortals Fenyx Rising como dejaba caer en la entrada). Lo de MediEvil es comprensible, es un fetiche muy personal mío XD

      Gracias de nuevo por pasarte a comentar Emilio. Es un placer charlar contigo ¡Un saludo!

      Me gusta

  2. Jajaja comparto tantísimo la opinión sobre el Porkypuff ese… la manía que le pillé al pobre. Me hace gracia cuando un jefe resulta el más difícil del juego, seguramente sin que esa sea la pretensión de los desarrolladores. ¿Y ese narrador? Ayy, Biomutant.

    Recuerdo haberlo jugado en su día y ser bastante permisivo con él. Yo creo que tenía mucho potencial y al final hicieron varias trastadas extrañas. Aun así me divertí con mi peluche loco; si mal no recuerdo, yo sí llegué a las 20-25 horas y empezaba a gastarse mucho su fórmula. Pero hasta ahí te podías entretener.

    En definitiva, lo mejor para ellos hubiese sido venderlo de salida a precio reducido y las críticas serían más indulgentes. O eso creo, claro, porque lo vi envuelto en polémicas de resoluciones que no consigo recordar muy bien. A saber.
    ¡Una entrada muy apropiada para Halloween!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias por pasarte a comentar Yukha! Coincido contigo y es que la sensación que me daba el juego es que, pese a tener potencial, los desarrolladores no tenían muy claro que rumbo tomar y por eso al final terminaron haciendo un batiburrillo de cosas un poco extraño. Y por lo que veo me confirmas lo que imaginaba, que pasadas ese umbral de las 15-20h el juego empieza a agotarse y a aburrir. Al final es un juego entretenido sin más que como curiosidad y para pasar el rato no está mal, aunque el narrador te saque de las casillas. Y lo del Porky Puff no ayuda para nada en un título que va sobre la cuerda floja, porque no es de recibo que pongan esa guarrada como carta de presentación, ya que el resto de jefes si que me parecieron bastante curiosos y hasta me atrevería a decir que divertidos.

      ¡Gracias de nuevo por el comentario Yukha! ¡Nos leemos compañero! 🙂

      Le gusta a 1 persona

  3. ¡Don Arald! ¿Qué tal? La verdad es que todas las críticas que he visto y/o leído sobre este juego lo ponen a caer de un burro, tú eres el único que acaba dando un aprobado… O eres un masoca o tienes la habilidad especial de encontrar oro donde los demás, pobres mortales, solo pueden ver basura. Sea como fuere, a mí no me llama la atención atención este título, pero tras leerte igual algún día al menos me digno a probarlo.

    ¡Buen análisis, que vaya bien!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias por pasarte a comentar Pepino! No lo pongo a caer de un burro pero tampoco digo que es la gran poronga, no vengáis luego a mi casa a pedirme explicaciones ni a exigirme una remuneración compensatoria XD Aunque bueno, también es cierto y coincido en que muchas veces encuentro oro donde otros ven truños, soy así de positivo. En cualquier caso y a la postre, el juego en el mejor de los casos no pasa de curiosidad y de ser algo entretenido sin más. Si no tienes nada mejor a lo que jugar, lo encuentras muy rebajado o por suscripción y te apetece un mundo abierto ligerito no es mala opción para entretenerse un rato, siempre y cuando soportes al narrador de los cojones, pero fuera de ese supuesto lo cierto es que yo no me aventuraría…

      ¡Gracias de nuevo por pasarte y comentar Pepino! ¡Un saludo y nos leemos!

      Me gusta

  4. Al final acaba siendo lo que uno se esperaría de él, uno de esos juegos decentillos para echar el rato, una vez esté bastante bien de precio, más ahora que está parcheado. Eso sí, vaya zumbada la de meterle 3000 mecanicas mezcladas a ver si iban funcionando, me da a mi que algunas irán mejor que otras, pero bueno xDDD

    Ya si lo veo por ahí a un precio aceptable, me lo pillo y me hago el camino diferente para hacer comparaciones, por lo demás gran review como siempre 😀

    Y no, Medievil no es para tanto, sorry xD

    Un saludin y un choque de tulas ^^

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias por comentar y por dejar tus impresiones sobre la entrada hamijo Spi, heraldo de la tula y caballero del bien que traerá la salvación al reino de los furros! La verdad es que sería curioso e interesante que comparásemos si jugaras a la ruta del bien, aunque no creo que cambie demasiado la cosa más allá de algunos diálogos y de las cinemáticas finales. Al final el juego funciona y entretiene, pero no deja de ser un juego más del montón al que más vale llegar con cero expectativas y con ninguna pretensión… Si lo pillas por suscripción o tirado de precio puedes echarle un tiento, pero no merece la pena soltar más de un billete por él. Y sobre el MediEvil pues bueno, no todos pueden tener un gusto tan refinado como el mío, pero te acepto y quiero igual pese a tal defecto Spi 🙂

      ¡Muchas gracias por comentar, un choque de tula y un besito de fresa Spi! ¡Nos leemos!

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s