Digimon Story Cyber SLUT 1+2

Volvemos al a senda del hamor y del fanboyismo moderado para hablar de nuevo de los digimones, y es que tras la rascada de churra que supuso para mí el reciente Digimon Survive he de reconocer que se despertó en mí una fuerza que llevaba años dormida en mi interior, una fuerza que me invitaba a sumergirme en ácido y a viajar de nuevo al mundo digital a traginar con mis queridísimas criaturas digitales (Oh mamma, Lady Devimon…).

Lady Devimon tiene un buen par de razones digitales para que te intereses por el mundo de Digimon.

Tras mis diatribas con Lost Sphear, siendo ya un auténtico experto en el to mai sistah inglis mai, decidí coger de la estantería uno de los primeros videojuegos que compré de la PlayStation 4 y que por motivos de idioma aún no me había atrevido a jugar (Tal es así que me había caducado el DLC de edición «Day One» que traía): Digimon Story Cyber SLUT. Pero no contento con esto, y puesto que soy más generoso con vosotros que San Nicolás, no solo me limitare a hablar de este juego sino que también incluiré en esta entrada su «secuela», Digimon Story Cyber SLUT: Hacker’s Memory, el cual me he metido por el ojal de seguido marcándome un 2×1, contrariando las recomendaciones del compañero Yukha, porque a mí cuando me da el venazo con Digimon soy así: un ansias y un agonías. Independientemente de mi forma de actuar, salvo que acabéis cansados o aburridos del primer título, yo sí que os recomendaría jugar ambos uno detrás de otro ¿Y por qué digo esto?

Ambos juegos comparten mecánicas, escenarios y sus argumentos discurren de forma paralela entre sí, es decir, los eventos del segundo juego discurren a la par que los del primero y en cierto modo lo complementan, cruzándose ambas historias en numerosos puntos y rellenándose algunos «huecos» que dejan el uno con el otro. Aunque ambos por separado constituyen una historia completa, perfectamente comprensible sin necesidad de jugar a la otra parte (Especialmente el primero), es la unión de ambos lo que supone el súmmum, el pajote definitivo. Para que me entendáis, estos juegos de Digimon son como la polla y el coño, ambos por separado están muy bien pero cuando se unen crean una combinación de puta madre. Si bien puedo llegar a entender que jugarlos de forma seguida pueda llegar a saturar al tratarse de juegos tan similares desde el punto de vista de la jugabilidad, a mí la experiencia de jugar ambos uno detrás de otros me ha parecido la hostia porque tras las treinta horas que me duró el primero me había quedado con muchas ganas de más matraca digital y el segundo juego ofrece eso y, desde mi punto de vista, de mejor calidad. Pero bueno, esta comparativa la iré desgranando poco a poco a medida que vaya tocando los distintos puntos de ambos títulos. Hechas las presentaciones, toca tragar con el ácido lisérgico y partir de viaje hacia el mundo digital.

El mundo digital os espera, trolasos.

Ambos títulos discurren en un Japón contemporáneo y beben mucho del género este, no me preguntéis cómo se llama pero tipo la serie .Hack, en el que la gente real empieza a pringar a raíz de una serie de movidas que ocurren en un entorno de realidad virtual al que la gente se conecta para relacionarse, chingar y lo que surja. En los juegos que nos ocupan este entorno virtual se llama EDEN y es el hogar de infinidad de hackers que se dedican a hacer tropelias, o por el contrario a velar por la seguridad del lugar, utilizando para sus menesteres unos programas llamados «Digimon» (Vamos, el Agumon y compañía de toda la vida) que aparecieron de forma misteriosa unos años atrás de los eventos que discurren en el juego. Dentro de este contexto, en el DS1 (El primer Cyber SLUT para que nos entendámos), controlamos a Takumi, un pinche colorao que es el típico «héroe» que, debido a un «accidente», obtiene poderes fantabulosos que le permiten interaccionar de un modo especial con los aparatos digitales. Gracias a estas habilidades es reclutado como asistente por una rubiales de escote pronunciado que resulta ser una detective especializada en investigaciones que tienen que ver con el mundo de lo digital, acuñándose en consecuencia el título de asistente de «Cyber SLUT«. En contraposición, en DS2 controlamos a Keisuke, un chaval muy del montón, para nada destacable, que decide meterse a hacker, uniéndose a un grupo de hackers llamado Hudie, con la intención de recuperar su cuenta de EDEN tras que se la robase un hacker misterioso. Personalmente este segundo enfoque, alejado del «héroe» tradicional con habilidades especiales, me ha gustado mucho más, por no mencionar que los personajes que aparecen en este DS2 son infinitamente más interesantes y tienen un mejor desarrollo que en DS1. Además, el argumento de DS2, lejos de la «grandilocuencia» del de DS1, a medida que se desarrolla va ganando muchos tantos adelantando por la derecha a su predecesor. En este punto Hacker’s Memory se la saca pero bien (Y eso que el final de los finales no me ha terminado de convercer del todo).

A nivel de argumento y de desarrollo de personajes Hacker’s Memory se saca la chorra para dar un golpe sobre la mesa.

A nivel jugable nos encontramos con un clásico JRPG de mucho texto y con batallas por turnos. En las trifulcas controlaremos hasta a tres digimones, siendo intercambiables por hasta ocho que tendremos en el banquillo, siendo la única limitación que tendremos a la hora de crear un grupo la «Memory«, estadística que determinará la capacidad de nuestro grupo y que podremos ir ampliado a medida que recolectemos unos objetos durante la aventura. Cada Digimon tendrá un valor determinado de consumo de Memory, teniendo los Digimon Bebé unos valores irrisorios y los tochomon unos valores considerables (Evidentemente no llena del mismo modo el pantalón una tula chiquitilla que el trabuco de Jordi ENP). Después cada Digimon tendrá un «Atributo Elemental» así como un «Tipo» que determinará su ventaja/desventaja contra otros digimones, siendo lo segundo lo que más influirá en los combates. El tipo de Digimon puede ser Neutro, Virus, Datos o Vacuna (Estoy tocándome el nardo con los digimones desde la primera Digimon Adventure y ahora caigo que la Vacuna hace referencia a los «Antivirus», cágate Nicolás). A la hora de construir el grupo de digimones lo más importante va a ser mantener un equilibrio entre los dintintos tipos ya que, como comentabá, va a tener un peso crucial a la hora de combatir: Atacar con un tipo desfavorable supone hacer la mitad de daño mientras que si es favorable se hace el doble de daño, aplicándose la misma regla al daño recibido.

Combates por turnos de los de toda la vida, como debe de ser.

Pero si con algo sorprenden estos juegos de Digimon es con su adictivo sistema de digievoluciones. Como ya sabéis los aficionados a la franquicia el tema de las digievoluciones siempre ha sido un poco como una casa de putas sin amo. Al principio parecía que cada Digimon tenía una sola línea de digievolución pero a medida que crecía la franquicia se empezó a ver que cada criatura podía transformarse en muchsa otras, por lo que por ejemplo Agumon no solo podía digievolucionar en Greymon, sino que también podía digievolucionar en Tyrannomon, Monochromon, Testículomon… Convirtiéndose esto en uno de los mayores atractivos de la franquicia y, en particular, de sus videojuegos. Este sistema es llevado a su máxima expresión en Cyber SLUT a través de una serie de árboles evolutivos mediante los cuales tendremos que ir digievolucionando y des-digievolucionando a nuestros Digimon para ir desbloqueando aquellas criaturas que más nos convengan o que más dura nos la pongan (Oh mamma, Lady Devimon…).

El sistema de digievolución es uno de los grandes aciertos de los Cyber SLUT.

Evidentemente, a más avancemos por un árbol evolutivo, mayores serán los requerimientos que nos exijan las digievoluciones, encontrando el máximo exponente de esto en la ADN-Digievolución y en los Digimon de Cuerpo Supremo (Ni Ultra ni pollas, Supremo de toda la vida). Una de las cosas que más me ha gustado de este sistema es que las digievoluciones aparecen «ocultas» hasta que las descubramos o combatamos contra el Digimon en cuestión (Aunque aparecen como en una sombra que permite en ocasiones intuirlas), por lo que durante una buena parte del juego sera recurrente esa agradable sensación de cosquilleo en los cojones de no saber qué puto Digimon te vas a encontrar tras la digievolución. Esto es así hasta tal punto que una importante porción del tiempo que he dedicado a ambos juegos ha sido planificando rutas evolutivas y flipándome cada vez que descubría un nuevo Digimon. Si no recuerdo mal en DS1 hay como unos 280 digimones, cifra que se amplía en DS2 hasta unos 340 (Números sacados de la chistera de mi pobre memoria, 100% true y fiables). Aunque cierto es que entre tanto cátalogo se echa de menos la figura olvidada de uno de los mejores digimones que se han creado jamás: sexy Drimogemon.

Drimogemon es la gran ausencia de estos títulos.

Pero no todo lo que reluce es oro y lo que inicialmente parecían unos pechos naturales pueden ocultar una protésis de sílicona (Menos mal que no es el caso de Lady Devimon). Existe un parámetro que tienen los digimones en este juego que se llama ABI (De Ability, que no de Abby Rode) que se obtiene a traves de la digievolución y, más en concreto, de la des-digievolución. Este parámetro va a ser el auténtico y verdadero blocapollas de este sistema de digievoluciones ya que nos va a obligar a des-digievolucionar a nuestros digimones, con la consecuente vuelta a nivel uno de experiencia, en numerosas ocasiones ya que todo Digimon de Cuerpo Supremo exige, como mínimo, 20 de ABI, exigiéndose 80 o 100 para los digimons más pepinos. Y esto es una putada especialmente en DS1 porque nadie te lo explica y cuando con tus primeros digimones te plantas en su forma de Cuerpo Perfecto te encuentras con el pastelazo, con el cumshot surprise, de que tienes que devolverlos a sus estadíos evolutivos iniciales para conseguir la ABI necesaria para pogresar hasta un Digimon de Cuerpo Supremo. Claro, esto si lo sabes de antemano, y en DS2 no te pilla de tonto porque ya vienes escocido de DS1, pues tampoco es el mayor problema, pues puedes ponerte a farmear este parámetro digievolucionando y des-digievolucionando con los estadios evolutivos iniciales nada más empezar el juego ya que son los que más rápido suben de nivel y menos exigencias evolutivas tienen, porque hay que tener en cuenta que tanto al digievolucionar como al des-digievolucionar nuestro Digimon volverá a tener nivel uno. Por tanto aquí la putada radica en que igual estás en una parte del juego en la que se te exige tener digimones de Cuerpo Maduro a un nivel alto o digimones de Cuerpo Perfecto pero te ha tocado retroceder con los que tenías entrenados a un Cuerpo Novato para poder desbloquear a la postre un Digimon de Cuerpo Supremo, quedándote por tanto en bragas ante los enfrenteamientos que tienes que resolver a esas alturas del juego. Lo que en mi tierra se viene diciendo que es una «Arrancà de cavall, parà de burra«.

La lectura positiva de este sistema de reinicio de niveles con las evoluciones es que te obliga a tener un grupo de digimones bastante dinámico que vaya compensando que los digimones más fuertes del grupo tengan que volver a nivel uno, llevándote en consecuencia a combatir controlando a muchos digimones distintos. Pero eso no quita que si te pilla de nuevas sea una putada. Por esto también pienso que es más disfrutable DS2, porque como ya vienes con la lección aprendida de DS1, ya desde un principio puedes acumular la ABI necesaria con los estadíos evolutivos iniciales para no tener que estar haciendo el tonto más adelante cuando ya empieza a doler el des-digievolucionar a aquellos digimones que mejor llevas entrenados. Respecto a este sistema también mencionar que los digimones más tochos tienen unas exigencias evolutivas, en lo que a sus parámetros se refiere, que parecen establecidas por el mismisimo SatánMiyazakimon, siendo digimones como Beelzemon imposibles de conseguir si no nos partimos el ojete farmeando y metiéndole caña y profundizando en el «Sistema de Granja«, que usaremos constantemente pues permite que algunos digimones que no llevamos en el grupo ganen experiencia de forma pasiva y será la mejor fuente de farmeo de ABI, y al sistema de personalidades de los digimones. Por suerte, para conseguir digimones de Cuerpo Supremo más básicos, pero suficientes para pasarse el juego, no será necesario profundizar demasiado en ese mundillo de la granja y de las personalidades. Pero bueno, tampoco os quiero rayar demasiado con todo esto porque supongo que a estás alturas os habré hecho tanto la picha un lío que ya habréis desconectado de la lectura y estaréis buscándo, cual ávidos depredaroes, hentai de Lady Devimon.

Conseguir algunos de los digimones más poderosos puede ser un auténtico dolor de huevos.

Continuando con la esfera de lo jugable y abrazando lo narrativo ahora toca hablar de lo que menos me ha gustado del juego, de su mayor putada, y de lo que ha hecho que Digimon Story Cyber SLUT: Hacker’s Memory no pasé a luchar por el primer puesto de mis GOTY personales de este 2022: el relleno. En la actualidad del videojuego no se por qué, aunque tal vez sea por reminiscencias de la época del euro/hora, los desarrolladores se siguen empeñando en alargar de forma innecesaria un videojuego cuyo contenido de per se, sin florituras, ya es suficiente. Tanto DS1 y DS2 son un claro exponente de esto y no, no hablo de contenido secundario sin más, hablo de contenido secundario forzado dentro de la trama y que has de hacer por cojones para poder progresar, lo que viene siendo «relleno» de toda la vida y un claro acto terrorista a la narrativa del juego. No puede ser que en DS2 en el punto más álgido de la historia, con el sino del mundo pendiente de un hilo y cuando tienes la tranca a punto de reventar de la emoción, te digan que claro, que no hay que dejar de lado las misiones de hacker no vaya a ser que la gente pierda la confianza en el grupo de hackers en el que se encuentra el protagonista. En consecuencia, te obligan a hacer tres encargos de mierda antes de poder ponerte en marcha hacia el enfrentamiento final. Llamadme loco pero eso no se hace. De verdad, me pregunto qué mierda tienen los desarrolladores de videojeugos en la cabeza para hacer estas cosas. No sé, supongo que serán propensos a los gatillazos y tendrán que tomar un descanso antes del cénit coital para hacerse un batido antioxidante con cúrcuma y espinacas que les permita recuperar la erección. Porque vamos, no veo como son capaces de ver como lo más normal del mundo ese blocapollismo del que hacen gala en sus juegos.

Pero bueno, estos de los encargos de relleno no es algo exclusivo del final del juego ya que está presente a lo largo de la aventura, en DS1 en forma de encargos para la agencia de Cyber SLUTs y en DS2 como encargos para el grupo de hackers Hudie. Aunque la mayoría de estos encargos sean una porquería que no aporta nada (En especial los de Mr. Navit y los del grupo ese de chavales investigadores de lo parasubnormal, que de bodrio que son incitan al sucidio), sin mucho esfuerzo aprietas el culo y los vas pasando porque te sirven para conseguir alguna que otra recompensa suculenta y para ir entrenando a los digimones. El problema es que superado el ecuador de ambos juegos, cuando las tramas ganan tantos y se ponen interesantes de verdad, este relleno sobra muchísimo ya no solo por la zancadilla narrativa que suponen, sino porque las recompensas ya no aportan como antes y tu grupo de digimones es lo suficientemente fuerte para progresar sin necesidad de requerir los extra de este relleno. Sinceramente soy mucho más partidario de un contenido secundario sobre el que pueda escoger el jugador, aunque indirectamente te obliguen a hacerlo por temas de nivel y experiencia, que no de este contenido impuesto, que para más inri suele ser una mierda. Aquí el juego patina y bastante. Y bueno, no le doy más vueltas a esto del contenido secundario porque es un debate que tengo pensado traerlo en una entrada futura (SPOILER BLOGUERO SLUTS!!!).

El relleno impuesto es el hemorroide de estos videojuegos.

A continuación tocaría hablar de los aspectos técnicos. A nivel gráfico el juego no es un portento, pero tampoco lo necesita. Visualmente se deja ver y los digimones están muy bien representados, que a la postre es lo importante. Un «pero» a señalar en este apartado es que las cámaras son fijas, algo a lo que te acostumbras a medida que juegas pero que de entrada es bastante chocante en los tiempos que corren. Respecto a la música la definiría como correcta sin más, con algún matiz más negativo que positivo. Las melodías acompañan bastante bien a lo mostrado en pantalla (Siempre suelto esta misma coletilla de mierda) sin que haya ninguna especialmente destacable, en todo caso diría que hay alguna que otra a la que le acabé cogiendo tirria porque cada vez que sonaba se me inflamaba de forma involuntaria una parte del recto (Como la de Nokia y la de Kyoko).

Sin ser la gran poronga, visualmente los Cyber SLUT se ven bastante bien dentro de su línea cartoon.

Para cerrar, como experiencia global he de admitir que estos dos Cyber SLUTs, y en especial Hacker’s Memory, me han flipado bastante y me han puesto la tula como el cuello de un cantaor, pese a sus más y menos como el hecho de que a nivel oficial no haya traducción al español o el relleno que comentaba previamente. Tal es así que de haber habido una tercera entrega, que ya podrían desarrollar porque lo cierto es que algunos personajes se prestan bastante a ello, la hubiese jugado de seguido tras las sesenta horas totales que me han durado estos dos videojuegos porque ganas de Digimon sigo teniendo (Ya comentaba con soy un agonías con la franquicia), aunque de momento dejaré descansar a los monstruos digittales. Ambos títulos son muy recomendables y según tengo entendido existe una traducción no-oficial tanto para PC como para Nintendo Switch, así que los que seáis aficionados a los digimones ya no tenéis excusa para probar estos jugardos.

Para terminar no olvidemos la clásica entrega de galardones:

Y la innecesaria a la par que imprescindible pregunta… ¿Merece la pena prostituirse como Cyber SLUT y ganarse unas pelas para soltar la gallina con los digimones?

6 comentarios sobre “Digimon Story Cyber SLUT 1+2

  1. ¡Los dos a la vez! Bueno, así no me siento tan raro por echarles la rejugada juntos en su día jaja.
    Me llamó la atención eso que dices del relleno, porque sí es una manía que suelen tener en este tipo de JRPG. Además de los inconvenientes que mencionas, cuando más duele es en el momento que apetece «volver» a esos títulos y te topas con ese contenido de nuevo. Escuece un poco en según qué partes.

    Yo espero que el próximo Digimon Story mantenga un sistema de progresión similar en los Digimon, limando las asperezas de este, pero dejándonos experimentar con las evoluciones. A mí siempre me hace gracia currármelo un poco para conseguir a Mastemon, por ejemplo, para quien necesitamos a la famosa Ladydevimon jaja.
    Aun así, admito que el tema de evolucionarlos solo en combate y que vuelvan a su forma «base», al estilo Survive o las series… es un plus que tampoco me importaría ver en dicha saga.

    ¡Gracias por hablar de estos juegazos! Espero aguantar las ganas de revisitar la experiencia de cara al futurible nuevo título de este tipo. Si es que nos llega, claro…

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por comentar Yukha! Disculpa el no haberte contestado antes pero es que no se por qué tu comentario me aparecía en la carpeta de Spam profundo, donde suelen aparecer los comentarios de páginas chungas, espero que tras haber aprobado este comentario no vuelva a pasar ^^U

      Lo cierto es que ambos Story los veo bastante dados a ser rejugados, por el tema de ir cambiando de Digimon de una partida a otra, aunque como comentas el rollo del contenido secundario, aunque puedes saltar los diálogos, es un trámite por el que no apetece demasiado volver a pasar XD Sobre lo de un nuevo Story… ¿Hay algo sobre la mesa? Porque vamos, si sale uno nuevo ya te digo que cae de día uno. Creo que hay bastantes personajes «explotables» dentro de ambos juegos que darían para una tercera entrega, aunque no sé si preferiría que se ambientase en otros acontecimientos más que que fuese otra historia paralela.

      A mí el sistema de digievolución también me ha gustado mucho, diría que es el que más me ha gustado de todos los juegos de Digimon a los que he jugado (Que más allá de los de PS1 son pocos XD), porque una vez tienes en cuenta lo de la ABI y los parámetros da mucho de sí. Yo en el DS1 también terminé sacando a Mastemon y era una auténtica burrada, y eso que no me pareció demasiado exigente si comparamos con otros digimon como Beelzemon, Omnimon o los Royal Knight.

      ¡Gracias de nuevo por comentar Yukha! Si te los rejuegas y los traes al blog ahí estaré para echarle un ojo a la reseña ¡Un saludo y nos leemos!

      Me gusta

      1. ¡No te preocupes! Soy bastante torpe en el tema WordPress, y eso que llevo casi tres años usándolo ya. Me pasó hace un tiempo que intenté comentarte (en el post de Edge of Eternity creo) y no sé si se envió.
        Lo cual demuestra que yo en el mundo de Cyber Sleuth sería el típico hacker torpe que te saca dos Digimon bebés y se cree que va a ganar.

        En su día miré el tema de una tercera parte y decían que estaba en desarrollo, de hecho creo que la planeaban para 2023. Aun así, hace mucho que no ojeo las filtraciones y ya sabemos que la saga acostumbra a retrasar sus lanzamientos.

        Dudo que no nos saquen más contenido de Digimon y no me extrañaría que explotasen ambas ramas, la de los Story y la que abrió Survive. ¡Ojalá, yo las espero con ganas!

        Le gusta a 1 persona

      2. Tranquilo que esto de los comentarios es cosa de que WordPress a veces va como el culo. A mí me ha pasado muchas veces de enviar comentarios que nunca han llegado sin saber muy bien por qué. Normalmente aquí en el blog los primeros comentarios me suelen llegar como «Pendientes de Moderación» y esos los veo fácil, pero no se por qué los tuyos los detectó como Spam pero bueno, ahora que ya te he aprobado este comentario y te tengo en nómina no debería volver a pasar. De todos modos revisaré más a menudo la carpeta de Spam porque nunca al suelo revisar y no imaginaba que allí me podían llegar comentarios normales. Sobre Edge of Eternity igual si hace tiempo lo ha borrado el propio WordPress… Si no te importa y no es molestia sí que me gustaría que recuperaras ese comentario, a poder ser, porque estoy muy interesado en la opinión que tiene la gente sobre el Edge XD

        Y sobre Digimon pues habrá que estar a la espera a ver que van anunciando que con estos tres últimos la verdad que yo ando muy hypeado (Me he planteado hasta el World nuevo, pero el tema del tamagochi y encima con dos Digimon a la vez me da muchísima pereza).

        Un saludo y gracias de nuevo por comentar. Espero que no haya más incidencias con la plataforma esta de las narices ¡Nos leemos!

        Me gusta

  2. Alabado seas Araldmon hackeador del espacio de la cibertula, vengo a des-dis-digievolucionarme para comentar tu review.

    La verdad es que exceptuando por el meter las secundarias y del sistema ABI del que me ya me comentaste previamente, estas dos entregas tienen pintaza y se salen de lo habitual en la saga, en pos de ser más narrativos a la vez que centrarse en el mundo humano, cosa que para variar no está mal, para los pibes que como yo son más de jugar a los World y sucedaneos. Lo del idioma es un plus, que la verdad ya conocía y tengo que ver como meter en mi switch para gozarme la traducción, porque si tu dices que entran fino los juegos, verdad tendrá que ser.

    Por otro lado y la única cosa que pongo sobre la mesa, es que realmente estos dos títulos salieron para PSVita en un origen de ahi su vetusto diseño técnico y gráfico. Les hicieron un port para PS4 y eso es lo que recibimos, porque el primero aunque si esta digital para la portatil, la mayor parte lo recuerda por salir en la consola domestica, lo mismo se aplica al 2, que solo salió el port fuera de Japón, quedándose el original en PSVita en tierras niponas. En la hibrida de Nintendo jugándolos portátil supongo que es como más fidedignos se verán, pero bueno.

    Y sí, aunque la gótica culona de Digimon no está mal, yo siempre me quedaré con Zerphymon la piba furra, al que le pusieron voz de señor en el doblaje en español. Un besito y un choque de tulas 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Bienhallado seas Spiguelmon, de las Alas del Amor! ¡Así sea tu gusto por el puritanismo con tu queridísima angelfurro de Zephymon (No conocía este Digimon y no sé si será el que he visto por internete)! Me quedo por el momento con la gótica culona 😛

      Lo cierto es que no tenía idea de que originalmente fuesen títulos de PSVita. De todos modos como decía gráficamente, salvo por la rareza de las cámaras fijas, no desentonan ni se ven mal dentro de su estilo artístico (Y el modelado de los Digimon mola un huevo, que es lo importante). Yo la verdad es que si te apetece JRPG y te apetece Digimon no me lo pensaría dos veces porque son dos juegardos (Y ya si vas con los consejos del tío Arald en mano no tendrás problemas en explotar los árboles digievolutivos). Por supuesto, tienes la opción de jugarlos en castellano tanto en Switch como en PC, pero el inglés que utilizan es bastante sencillo y fácil de comprender, salvo por un par de personajes que hablan con una tula en la boca y que por suerte no tienen muchas líneas.

      ¡Gracias de nuevo por pasarte a comentar Spi y espero que pronto te veamos sacudiendo la nutria en el mundo digital! ¡Un saludo, un besito de fresa y un choque de tulas! 🙂

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s