«Pokemon Jade» ¿Genialidad? ¿Bizarrada? ¿O ambas? (Keitai Denjuu Telefang 1)

En mi cruzada por hallar un tercer candidato para los POTY de este 2022, además de empezar una partida a Xenoblade Chronicles 2, me acordé de un videojuego de mi infancia que en su día a penas jugué porque me pareció un mojón y una «estafa». El videojuego en cuestión era un hackroom de Pokemon para Game Boy Color que era conocido, y sigue siendo conocido, por la peculiaridad de que a los «Pokemon» se les llamaba por teléfono. Esta mierda que probé a inicios de los 2000, época en la que la telefonía móvil estaba en pleno auge y las líneas eróticas eran todavía un negocio lucrativo, traía el nombre de Pokemon Jade. Aunque el olor a falsificación Made in China que desprendía este título se olía desde la cutrísima pantalla de inicio, donde aparecía un ser bastante enjuto y lisérgico que parecía dibujado por alguien como mínimo ebrio y drogado, este juego pasó para muchos como una versión atípica y rara de Pokemon o como un fakemon (Pokemon inventados por aficionados con mucho tiempo libre y sin demasiada vida social). Síntiendome estafado, pues las criaturas que aparecían en el juego poco o nada se parecían a mis queridísimos Pokemon, y amedrentado por un inglés hostil y por la movida raruna de llamar a los bichejos por teléfono, mande la rom del juego al olvido hasta día de hoy. Un par de décadas después, siendo ya un adulto versado en los asuntos del amor, decidí reencontrarme con tal bizarrada de mi infancia llevándome por el camino unas cuantas sopresas inesperadas. Preparaos porque esto es historia del videojuego pura y dura y no una de esas gilipolleces de artículos retro sobre MegaDrive, recreativas y la madre que los pario…

Si bien tenía claro que no estábamos hablando de una rareza oficial de Pokemon, cuando descargué el juego si que pensaba que se trataba de un fangame al más puro estilo hackroom que había tomado como base elementos de los juegos originales de Pokemon. Pero nada más lejos de la realidad, aunque Pokemon Jade sí que es un hackroom, este no tiene que ver absolutamente nada con Pokemon sino con una serie de videojuegos publicados en el año 2000 pero que no salieron de Japón: ¡KEITAI DENJUU TELEFANG 1! (Pronunciese con voz de japonés malhumolado maestro de artes marciales) Speed Version y Power Version, el primero para el hackroom de Pokemon Jade y el segundo para el hackroom de Pokemon Diamante. Por tanto estamos hablando de un videojuego totalmente original que, al no traspasar las fronteras niponas, algunos espabilados nos lo intentaron colar como un juego de Pokemon para coger el rebufo de las ventas de la famosa franquicia de Nintendo. Tal es así que se crearon cartuchos de ambos «Pokemon» más falsos que un billete de cinco duros, que eran carne de top manta y de bazar «Tesoro Feliz«, llegando algunos de ellos hasta a estar «traducidos» al español (Aunque viendo la mierda de traducción que trae en inglés no quiero ni pensar como sería la traducción al idioma de Garcilaso de la Vega). Me encantaría poder tener una ventana al pasado para poder ver la cara de ese chaval de la época, gordelas y fanático de Pokemon, al ver el mojonaco que traía por carátula Pokemon Jade tras que a sus padres ignorantes, para ahorrarse unas pelas, les colaran un cartucho fake de estos sacado de un top manta del paseo de la playa de Benidorm.

Me voy a quejar mucho de la traducción al inglés pero cágate lorito con la traducción al castellano…

La cuestión es que tras haber completado el juego en su versión chustera hackroom (Sí, me he pasado esta bizarrada), creo que si los Denjuu, nombre oficial de las criaturas coleccionables de estos títulos, hubiesen llegado en condiciones a nuestras tierras, tal y como lo hicieron Pokemon y Digimon, seguramente hubiesen vendido y tal vez ahora fuesen una franquicia de videojuegos bien establecida en nuestro medio. Vamos, con la fiebre que había con los monstruos coleccionables, el GOTTACACHEMALL POKIMON y demases, estando los chavales más preocupados por mover un camión y atrapar a Mew que por zurrarse la sardina o tocar un culo, no hubiese sido demasido difícil hacerse un hueco en el mercado. Es más, si yo en aquella época llego a ver un cartucho del Keitai Denjuu Telefang en cualquiera de sus versiones, con su arte oficial y con una traducción decente al castellano, lo hubiese comprado sin dudarlo y seguro que lo hubiese disfrutado. Pero bueno, dejemos de hablar de distopías y de historia del videojuego y metámonos de lleno en el fango que aquí hay mucha mierda que cortar: Hablemos pues de Pokemon Jade, el cual he jugado emulado en PC tras hacer un poco de arqueología y encontrar el hackroom en cuestión (Al parecer hay parches con traducciones decentes de Keitai Denju Telefang 1, pero las he desestimado por pereza a la hora de buscar y porque yo quería jugar a lo guarro con la versión chunga para que la experiencia fuese más auténtica si cabe).

Engrish: El lenguaje de los ángeles… de los ángeles con un nardo enclavado en las cuerdas vocales. No podía fallar en un videojuego que parece de marca Niko, Kelvin Clein o Adidois (Consumidores de mercadillo me entenderéis). Si hay una cosa que le tengo que reconocer a Pokemon Jade es lo gilipollas que me hizo sentir cuando lo empecé hace unos días en lo que al idioma se refiere. Yo que venía subidito con el tema de jugar a videojuegos en inglés tras Lost Sphear, me sentó como un jarro de agua fría el no entender una puta mierda de la introducción del juego, pues una parte importante del texto me resultaba incomprensible (Tampoco ayuda que no exisata en el juego ningún indicador claro de qué personaje está hablando en cada momento). Por suerte para mi maltrecho ego, me estuve informando un poco y resulta que estos hackroom se caracterizan por utilizar por idioma lo que se denomina como engrish, término que desconocía y que en pocas palabras hace alusión a una traducción de mierda e incongruente desde un punto de vista gramatical, semántico y léxico (Oh yeah! Y eso que yo no he estudidado letras). Esto sin mencionar las numerosas inventadas y traducciones random (Como por ejemplo que los Denjuu se llamen Electric Monsters o que se hayan pegado inventadas en lo que a nombre de ciudades, personajes y Denjuu se refiere). Parece mentira pero el tema de la traducción no solo lastra sino que desluce muchísimo el juego, hasta el punto de que los expertos señalan que es uno de los principales motivos de la mala reputación del título en nuestras tierras, algo que no me extraña ya que que en Pokemon Jade hay diálogos de los que no se entiende un carajo, por no mencionar la incomprensibilidad de los menús y de algunas mecánicas debido precisamente a la mala traducción. Coincido pues en que la pésima traducción hace que ese made in China pese demasiado desluciendo un título que, quitando esto, tampoco está tan mal…

Aquí tenéis un ejemplo de diálogo de combate para que os hagáis una idea del tamaño de la mierda que estamos tratando de manejar.

Salvando el «Electric Monsters World«: A nivel argumental, si bien se nos intentó colar el juego como un Pokemon, podríamos decir que este realmente tiene más en común con Digimon que con los monstruos de Nintendo. Mundos paralelos, tecnología mediante, niños capaces de viajar entre mundos gracias a un teléfono que también sirve como instrumento para convocar a los Denjuu (Sí, aquí los colegas te dan su número y tu los llamas por teléfono para contarles tu vida, para que te den consejos o para que te asistan en combate)… Pese a todo el mondongo de la traducción que comentaba, algo del juego se va entendiendo y te puedes hacer una idea general de qué va la movida. Os hago un resumen: En pocas palabras nuestro protagonista, Bek, acaba viajando al Electric Monsters World (El nombre enjuto que han decidido darle en la traducción al mundo de los Denjuu) no sé muy bien por qué y después de conocer a un Electric Monster llamado Musa, que es una especie de tortuga peluda, acaba metido no se por qué cojones en un berenjenal en el que se tiene que enfrentar a un tal Sanabria, el jefe de la corporación que controla el flujo de personas entre el mundo real y el Electric Monsters World, pero resulta que en el camino pasan nosequé movidas con el D-Shot, que es el nombre del teléfono móvil especial con el que hablas con los Denjuu, las electric wave, los superANAL e-monsters, los evil e-monsters, el life tree que controla la vida de ambos mundos… y al final todo el parpajote acaba en que Sanabria está poseído y tú y un colega, que resulta que es tu rival pero que tras partirle los morros decide legarte su E-Monster, lo teneís que derrotar para salvar al mundo ¿Os habéis enterado de algo? Pues de menos os vais a enterar cuando lo juguéis. Fuera coñas y pese a que no te enteras casi de un pimiento, esta mierda acaba teniendo un argumento bastante válido, no como Pokemon.

Hey, I just met you, and this is crazy but here’s my number, so call me, maybe: Eso de no dar tu número de teléfono y de no quedar de primeras con desconocidos para no acabar en los titulares de los informativos de Antena 3 no aplica al mundo de los Electric Monsters. Aquí bajo eslóganes como «You need to make more friends» o «I want to make more friends«, que parecen sacados de la más profunda de las depresiones o de una bacanal sin igual, va a ser una constante que los EMonsters nos den sus números de teléfono tras combatir con ellos para convertirse en nuestros amigos, hablando incluso de poligamia pues los E-Monsters pertenecientes a otros «entrenadores» también podrán darnos su número de teléfono. Como comentaba con anterioridad, el teléfono móvil o D-Shot (Que parece que te estés metiendo toda la droja cuando lees eso) va a suponer el eje vertebral del argumento y de la jugabilidad del juego. A nivel jugable esto no solo se traduce en nuevos compañeros de combate, sino que también a medida que crezca nuestra agenda de contactos iremos recibiendo llamadas de los distintos E-Monsters para recibir consejos sobre dónde localizar algunas criaturas, para que nos digan qué gustos tienen algunas criaturas o simplemente para tener conversaciones intrascendentes, cómo las que puedes tener cuando tu madre te llama a diario para comprobar si estás vivo. En estas últimas muchas veces los E-Monsters te hacen una serie de preguntas de mierda, al más puro estilo Digimon Survive, que si respondes con acierto te suben un indicador que no sé para qué cojones sirve (Os podéis hacer una idea de la diatriba que tengo conmigo mismo y con mi prosa para intentaros hacer ver cómo es un videojuego que ni se entiende ni se deja entender). El problema resido en que esta mierda de las llamadas al final se convierte en algo más acosador que un comercial de Jazztel, pero por suerte también podemos obviar las llamadas tal y como haríamos con el comercial.

Hostia puta…

Ya voy, estoy aparcando: ¿Cuántas veces habréis oído tan manida frase? La excusa de ese colega con el que quedaste a las cuatro de la tarde y que terminó apareciendo a las nueve de la mañana del día siguiente… Pues con los E-Monsters pasa algo similar. Al final toda la trufa esta de anotar los números de teléfono no tiene otra finalidad que la de tener una gran cantidad de aliados para el combate. Los enfrentamientos de Pokemon Jade se resuelven mediante combates por turnos en los que combatirá un E-Monster «principal», el cual elegiremos desde el menú principal y nos acompañará en todo momento siempre y cuando no lo cambiemos, y hasta dos E-Monsters más a los cuales llamaremos por teléfono para que vengan en nuestro auxilio. De este modo tendremos combates de hasta 3 Vs 3 en los que no me queda muy claro de qué depende que puedas llamar o no a los otros dos E-Monsters, pues hay por ejemplo combates que serán 1 Vs 3 o 2 Vs 3 (Hay una especie de rayitas de cobertura e igual tiene que ver con eso, pero como el juego no te explica una puta mierda pues ni idea). La pecualiaridad aquí radica en que los E-Monsters a los que llamemos van a tardar algunos turnos en llegar al combate, tiempo que va a depender de lo lejana que quede la zona del mapa en la que conocimos a las criaturas en cuestión. Entonces por ejemplo si estamos en Tres Cantos y llamamos a un colega de la zona tardará menos en llegar que si llamamos a uno de Madrid capital que se tiene que comer todo el atasco de la M-30. Aplaudo en este aspecto al realismo del juego. Además, cuanto de más lejos venga el E-Monster en cuestión, más riesgo existe de que se detenga en el camino porque ha visto un «2×1 en el DönnerHalalEuroTeleKebab del barrio» y de que no llegue al combate a tiempo. Esto implica que en la práctica, más allá del E-Monster «principal», tengamos que utilizar los E-Monster que vayamos adquiriendo en cada zona, lo que otorga cierta variedad dentro de lo monótonos que pueden llegar a ser los combates, pues constantemente estaremos cambiando de aliados.

Antes de pasar a hablar de la subida de nivel y para ir cerrando el tema de los combates, quería añadir que existe una tabla de tipos con sus fortalezas y flaquezas, y que dichos tipos se aplican a todos los ataques del E-Monster en cuestión (De tal modo que si nuestro E-Monster es de tipo «Hierba», todos sus ataques contarán como si fuesen de ese tipo, aunque el ataque sea hacerle un «Mortadelo» al rival). También decir que existen tres tipos de ataques: normales, de refuerzo (El típico de subir ataque) y de carga, siendo estos últimos los más poderosos y estando a disposición de los estadíos evolutivos finales de los E-Monster, pero teniendo la contrapartida de que exigen que pasen una serie de turnos para poder ser ejecutados. Por último mencionar que hay algunas mecánicas bastante rotas como por ejemplo la del movimiento «Fly«, que hace que el E-Monster que lo utilice evite todos los ataques, convirtiéndose en la práctica en una inmortal esponja de golpes que la IA de mierda no dudará en atacar en vano hasta que utilices otro movimiento. Además, al no tener límite de uso de los distintos movimientos, podríamos estar eternamente utilizando «Fly» y jamás caeríamos derrotados (Al menos que yo sepa).

Contra todo pronóstico, el combate de Pokemon Jade es original y tiene bastante potencial.

Visto Emilio Tucci porque soy un vanidoso: Los E-Monsters, con todo este rollete de los amigos y del telefonito, era de esperar que fuesen unos vanidosos y unos pedigüeños de mierda por lo que nos irán pidiendo todo tipo objetos a meddia que discurra la aventura. Los objetos se compran con «cojones» (Sí, el dinero en Pokemon Jade se llama «Balls«, fruto de tan maravillosa traducción) y van a tener todo tipo de usos: subir de nivel, abrir rutas evolutivas, extraer ADN de algunos E-Monster para obtener objetos evolutivos… Saber hacer uso de estos objetos va a ser algo fundamental pues de ello depende el que podamos subir de nivel de una forma más o menos eficiente a nuestro E-Monster principal ya que, utilizando algunos objetos que obtendremos a patadas o que podremos comprar por una cantidad irrisoria de «cojones», a través de unos NPC podremos obtener por objeto la experiencia equivalente a unos veinte combates aleatorios ¡Con un solo objeto! Por tanto de los combates aleatorios más que experiencia lo que nos interesa es acumular «cojones» para de este modo poder invertirlos en objetos de subida de nivel. Esto sinceramente es una cagada a nivel de plafinicación del juego que no sé cómo cojones metieron, porque una vez desbloqueada esta función podremos fácilmente llevar a cualquier E-Monster a un nivel muy superior al exigido por la historia porque este tema de los objetos no tiene techo de uso más allá de la cantidad de «cojones», que a esa altura del juego tendremos a patadas. Aunque bueno, menos mal que existe está opción ya que es necesaria para no morir farmeando experiencia (Los combates aleatorios dan una mierda de experiencia). Al final pues depende de cada uno el hacer o no uso de esta función.

Por otra parte, hay algunos E-Monster que evolucionarán utilizando determinados objetos que o bien podremos comprar o bien podremos obtener si extraemos el ADN de un determinado E-Monster utilziando una tarjeta telefónica (Les metes la SIM por el ojete y de ahí sacas ADN a punta pala). Además, algunos E-Monster combinan la evolución mediante la subida de nivel con la evolución mediante el uso de objetos, dando lugar a ramificaciones y a distintas líneas evolutivas. Aunque el juego explica algunas de estas cosas, y muchas llamadas de esas de spam que hacen los E-Monster tienen como finalidad dar información sobre qué objetos le gustan a cada criatura, lo cierto es que la nefasta traducción entorpece y dificulta muchísimo la obtención de información relevante al respecto durante el juego, por lo que es prácticamente una necesidad tirar de Wiki y de Internet para profundizar un poco en estas mecánicas.

Hay Denjuu con distintas líneas evolutivas, es decisión del jugador escoger aquella que más le interese.

Más enrevesado que los pelos del culo trenzados: Una de las cosas que más me han llamado la atención de este juego ha sido la complejidad de las mazmorras una vez superado el ecuador de la aventura. Estamos hablando de mazmorras gigantescas para estar hablando de un videojuego de Game Boy Color, por lo general con muchos pisos y con un diseño bastante laberíntico. Este diseño, sumado a que la única herramienta para guiarnos que tenemos es un mapa bastante merdellón que no sirve para nada en absoluto, hace que algunas de estas mazmorras sean un verdadero quebradero de cabeza. Yo porque soy un espabilao y he terminado tirando de Wiki para ver los mapas y de la opción de «turbo» del emulador para hacer la experiencia más liviana porque vamos, esto lo pillas con un paquete de pipas y con una Game Boy Color en su época y ya te digo que echas ahí toda la tarde dando vueltas como un truño tras tirar de la cadena y ni con esas te pasas la mazmerra. Pero no es este aspecto laberíntico lo que verdaderamente jode y lo que envenena esta experiencia de mazmorreo, son los combates aleatorios los que hacen del juego un verdadero tedio…

Algunos mapas de mazmorra parecen ideados por el mismísimo Miyazaki.

El spam abusivo de combates aleatorios de los cojones: He aquí el elemento que hace que algunas de las mazmorras que mencionaba en el apartado anterior sean un auténtico retorcer de escroto. En Pokemon Jade se han rayado hasta la enesima potencia con los combates aleatorios. El símil lo haría con el acoso de publicidad chunga que recibes en pantalla cuando intentas acceder a una página de pornografía de dudosa procedencia y dudosa moralidad. Pero ya no es solo que te atosigan más que cualquier comercial de telefonía, hasta el punto que hay combates aleatorios hasta dentro de algunas ciudades, sino que con todo el tema de llamar a los E-Monster y esperar a que lleguen y lo jodidamente lentas que son las animaciones de los ataques cada uno de estos combates termina convirtiéndose en una verdadera tortura ¡Ah! Y no olvidéis que tras finalizar el combate, ya con el ano enrojecido, te has de meter por el ojete todo el diálogo de aceptar o no el número de teléfono del bicharraco en cuestión. La falta de agilidad en el combate se hace de notar muchísimo, más si estáis acostumbrado a jugar a cosas actuales, lo que combinado con un exceso de combates y unas mazmorras intrincadas y largas acaba dando lugar a una mezcla muy porculera. De verdad, en este aspecto el juego ha envejecido como el culo hasta el punto de que yo lo consideraría injugable si no fuera por las herramientas de aumento de velocidad que traen los emuladores. Que sí, que esto en su día pues hacía que el juego te durase más y que sintieses que la inversión de dinero había merecido la pena, pero creo que este tipo de mecánicas tan tediosas no tienen cabida en la forma de jugar a videojuegos de hoy en día.

Robado gráfico, pajote sonoro y glitches varios: Por último quedaría hablar de los aspectos más técnicos. A nivel gráfico, aunque es algo chirriante, el juego cumple con lo esperado para una Game Boy Color con unos sprites y animaciones que peligrosamente se parecen a los de TLOZ: Link’s Awakening (Huele un poco a hurto). Sobre el diseño de los E-Monster hay de todo, aunque en líneas generales son un poco truño. Las evoluciones de los mismos también dejan un poco que desear, pues son demasiado continuistas en lo que a diseño se refiere. No sé si será por la falta de una nostalgia que edulcore su diseño pero a los E-Monster no les veo ese carisma que tienen otras criaturas de productos similares como Pokemon, Digimon o Monster Rancher (¡Ojo! Y eso que en esta última había un bicho que era un espermatozoide amarillo con un ojo y una boca enorme). En contraposición, a nivel sonoro el juego, lo poco que he podido escuchar, sí que me parece que cumple, en especial en las melodias de combate. Respecto a los glitches, pues parece que este hackroom de Pokemon Jade es famoso por ello, he de decir que el juego a mí no me ha crasheado en ningún momento, tal y como amenazan las lenguas de Internet, ni tampoco me he encontrado con fallos técnicos importanes. Sí que es cierto que hubo un punto de la historia en el que perdí la capacidad de nadar y de mover cajas, desbloqueadas previamente, no sé muy bien si por un bug o porque el juego está mal programado en ese aspecto.

A nivel gráfico el juego tampoco está tan mal.

Como conclusión, salvando las distancias, lo cierto es que a la postre el juego, perdonándole la traducción de mierda y pasando el mal trago de algunas mazmorras utilizando una guía, me ha parecido bastante entretenido y curioso. Como principal aspecto positivo del juego destacaría la originalidad del sistema de combate y su potencial (Paso de incidir en los aspectos negativos porque parece que me repita más que la mierda). Sin duda es un videojuego al que le habría echado tardes enteras de haber tenido un cartucho de Game Boy en su época y al que probablemente hoy en día tendría en alta estima, como tengo a las primeras generaciones de Pokemon. Pero la cruda realidad es distinta, como un pellizco en el glande, y lo cierto es que a día de hoy es un videojuego que ha envejecido mal y al que cuesta jugar sin la picardía de las guías y, en especial, del turbo. Por este motivo se me hace muy difícil hacer una recomendación general salvo que seais unos frikis de mierda a los que les van, como a un servidor, este tipo de bizarradas. Únicamente lo recomendaría a crápulas y a amantes del género monster taming. A mí lo cierto es que me ha dejado con ganas de probar el Keitai Denjuu Telefang 2 de Game Boy Advance que, según tengo entendido, mejora muchos aspectos de la primera parte como el mandar a tomar por culo los combates aleatorios o el redibujado de los sprites. Esta segunda parte, de perfilar el sistema de combate, podría ser verdaderamente interesante. Ahora solo falta que haya algún parche de traducción decente porque yo por el japonés y por la mierda de engrish no vuelvo a pasar ni de coña…

Para cerrar os dejo los enlaces de la Wiki y de la guía que he empleado yo para completar el juego por si alguien se anima a meterse y a ensuciarse de mierda hasta las rodillas:

Y no nos olvidemos de la entrega de galardones:

Ni de la eterna pregunta… ¿Merece la pena soltar la gallina y parte de tu tiempo de vida para jugar a Pokemon Jade?

2 comentarios sobre “«Pokemon Jade» ¿Genialidad? ¿Bizarrada? ¿O ambas? (Keitai Denjuu Telefang 1)

  1. Cómo ya te comenté, tengo que darle, aunque probablemente sea tanto con la guia, como con las versiones directamente traducidas por fans, para que no me entre tanto VIH en vena, como con el juego versión chinorri, así que cuando me anime te aviso para que vayamos comentándolo como de costumbre.

    Lo que no tenía ni idea es sobre su sistema de evolución, que más que a los pikachos, recuerda a Digimon, con todas esas ramas evolutivas. Yo creo que como bien dices, de haber tenido una buena traducción y un buen port, por estos lares hubiera pegado mejor y se le recordaría también de manera positiva, pese a la repetitividad, pero bueno, es lo que hay, ya hay que aguantarse con lo que nos toca…

    Por lo demás gran ANALisis, Araldmon, un saludo, un choque de tulas y suerte para llamar a los colegas para el bebercio 😀

    Me gusta

    1. ¡Bienhallado seas maese Spi y agradecido me siento de que te hayas dejado caer por estos lares! Ya me contarás cuando pruebes esta movida pero sí, hazlo con guía, con Wiki y si aún así te lías pídele consejos a tu mentor Araldmon, de las alas del amor. Yo aún estoy pendiente de hacerme el ánimo y buscar la segunda parte del juego en GBA, a ver si corrigen errores y entra mejor con unos sprites más currados.

      Un saludo y un beso de tulas. Gracias por comentar hamijo Spi 🙂

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s