VERSUS: El día que FFVII se folló y refolló a Ocarina of Time

Hoy traigo una sorpresa para aquellos de mis lectores que estén más ávidos de sangre. Tras una retahila de entradas bastante buenrolleras, toca regresar a los suburbios más profundos para ofrecer un baño de visceras a aquellos que anhelais la violencia que caracterizaba estos lares. Esta entrada nace como un experimiento que podría convertirse en una potencial sección del blog según su acogimiento (o no acogimiento) por parte de mi querida feligresía. Llega el momento de romper infancias, patear egos y autohumillarse mediante reacciones iracundas en respuesta a los comentarios de un barbas de Internet que no deberían importaros un pimiento. Llega el momento del Versus ¡Llega el momento de que Final Fantasy VII se mee y se cague en la boca de The Legend of Zelda: Ocarina of Time!

A lo largo de la historia del videojuego hemos sido testigos de infinidad de enfrentamientos entre gilipollas que en un patético afán de realización personal y autojustificación, pues su vidas vacuas no les llenaban lo suficiente, han intentado imponer sus gustos personales a terceros. De este modo surgieron y se perpetuaron clásicos como el «Sega Vs Nintendo» o el reciente «PlayStation Vs Xbox«, entre otros. No obstante, hay uno de estos «duelos» comparativos que de vez en cuando sale a la palestra y que tiene menos fundamento que un pellizco en los huevos: «Ocarina of Time Vs FF VII«. Más allá de que ambos fueron dos videojuegos que, perteneciendo a consolas «rivales», crearon escuela y marcaron la hinfansia de muchos, hay que ser realista y hay que admitir que se parecen menos que un cipote y un plato de lentejas, lo que complica una comparación potencialmente objetiva de ambos. Pero bueno, ya sabemos todos como funciona esto de la «Comunidad Gamer«: mi culo huele mejor, mi mierda sabe mejor y todas esas mamarrachadas de personaje falto de autoestima. Al final todo esto da pie a este tipo de comparaciones sin pies ni cabeza (Creo que para el próximo Versus voy a enfrentar a Horizon Forbidden West con Forza Motorsport porque yo lo valgo). Pese a ello, el binomio Ocarina of Time Vs FF VII es bastante recurrente, como por ejemplo amerita uno de mis más queridos creadores de contenido, el tío Mako, que no hace mucho trajo la presente diatriba a su canal de YouTube.

Aunque parezcan cosas del pasado, pues han pasado más de veinte años desde el lanzamiento de ambos videojuegos, la sangre sigue hirviente y lo que parecía una Guerra Fría sin fin termina estallando en un tremebundo conflicto cuando, alguno de los antaño púberes, con claros problemas de acné y autoestima, cuya infancia fue «definida» por alguno de estos títulos, ahora convertidos en adultos de huevos peludos pero con los mismos problemas, a los que ahora se suma la alopecia, decide reabrir viejas heridas y proclamar a los cuatro vientos que Ocarina of Time fue mejor que FF VII o a la inversa. Pero no os preocupéis porque, como buen pacifista sin bandera que soy, aquí estoy yo para poner fin a tan aciago conflicto de una vez por todas, esgrimiendo la verdad y la objetividad como espadas, en un duelo, justo ante todo, cuyo sino no está para nada cantado porque yo soy un juez imparcial que no le tiene una tirria de cojones a Ocarina of Time, tal y como muestran algunas de mis entradas, ni tampoco pienso que es un título sobrevaloradísimo que ha envejecido como el culo. Vamos, «imparcial» como todo Cristo que saca a la palestra esta confrontación. Pero bueno, también es cierto que FF VII no es santo de mi devoción y ni con un palo lo incluiría en una lista de mis Final Fantasy o de mis JRPG favoritos.

En cualquier caso, dejémonos de preámbulos y que empiece a fluir la sangre. Para resolver la contienda de una forma lo más aséptica posible voy a desglosar y a enfrentar ambos videojuegos en cinco categorías, otorgando un punto al vencedor de cada una de las mismas: Argumento y Worldbuilding, Narrativa y Desarrollo, Jugabilidad, Gráficos y Sonido y Recepción del Producto. No hay posibilidad de empate, por lo que tras tremendo duelo solo habrá un posible vencedor… ¿Se alzará con la victoria Final Fantasy VII? ¿O en un giro inesperado de los acontecimiento Ocarina of Time le arrebatará el título de campeón? ¡Que empiece el DUDUDUDUDUDUDUDUDUDUDUELO!

Argumento y WorldBUIIIIIILDing (Pronunciénlo como si del aullido de un cerdo recién castrado se tratara): La cosa empieza calentita y bastante mal para Ocarina of Time, pues la hostia que le mete FF VII en este primer apartado se puede escuchar hasta en Alfa Centauri. Toque de campana y prácticamente knockout. Lo siento, pero la historia de Cloud y «su fiesta» siguiendo la pista del villano Sífilo se zampa, con y sin patatas, al argumento de Ocarina of Time, que no inventa nada nuevo y que peligrosamente recuerda a lo expuesto en A Link to the Past pero con unos toques de maquillaje. Eso sin entrar en el desarrollo de los personajes, porque entonces la hostia se escucha ya en la constelación de Andrómeda. Es lo que tiene eso de usar héroes mudos, y no hablo de cuando a Cloud le da un parraque y deja de hablar.

«Com el nas, el compàs»

Sobre el Worldbuilding la cosa se iguala. Hay que reconocer que Ocarina of Time puso sobre la mesa con Hyrule un universo cojonudo, con eso de los Zorra, los Gordos (Que vivían en la Montaña de la Muerte, por eso de que la obesidad hace que acabes fiambre y tal) y los Deku, aunque le perdonaremos a Nintendo que estos últimos le plagiaran el nombre al protagonista de My Hero Academia. Por supuesto no hay que olvidar la historia de Ganondorf, el villano de la película, que era el líder de la tribu femenina asentada en el Valle Gerudo y que se pasó al lado oscuro porque le habían dejado los huevos más exprimidos y más secos que a un par de pasas (Ganondorf debía de ser una especie de Mandingo del universo fantasioso de Zelda que mantenía contentísimas a las Gerudo, pues atendiendo a la sabiduría popular de mi tierra, que reza que «Com el nas, el compàs!», con semejante tocha seguramente calzase un trabuco que ni el de Curro Jiménez). No obstante, la construcción del mundo de FF VII, si bien no creo que sea tan memorable, tampoco está mal, desde luego no está tan por debajo como para que Zelda pudiese reponerse del hostión que se ha llevado en el plano argumental. Creo que poco queda por discutir, en este primer encuentro es FF VII quien se impone y quien se lleva el punto de la victoria.

Final Fantasy VII

The Legend of Zelda: Ocarina of Time

Narrativa y Desarrollo: Tal vez en este punto la contienda no se resuelva por paliza, pero de nuevo tengo un claro vencedor. En Ocarina of Time encontramos un inicio de ensueño con ese Link niño que empieza a recorrer las tierras de Hyrule en busca de aventuras, algo que termina difuminándose tras esa espectacular, productora de erecciones, transición a Link adulto que se sigue con un aburrido «de templo en templo y tiro por que me toca» coronado en ese punto de inflexión tan querido por todos los jugadores, y para nada un motivo de peso para mandar el juego a la mierda, llamado Templo del Agua.

El momento en el que hasta los desarrolladores dejaron de entender el argumento de Final Fantasy VII.

En cambio, en FF VII tenemos una narrativa que va in crescendo (Ay, ay… es lo que tiene tener algo llamado «argumento»), con el propio interés que suscita una historia que se va desarrollando de forma armónica, que empapa al jugador y de la que cada vez se tienen más ganas de saber a cerca de sus intrincados misterios. Eso no quita algún traspié, en especial en el segundo disco y tras el «invent» de última hora con la historia de Zack. TroPEZÓNes a parte, de nuevo es FFVII quien se lleva la longaniza al plato.

Final Fantasy VII

The Legend of Zelda: Ocarina of Time

Jugabilidad: «¡El padre de los videojuegos actuales!», «¡Los RPG modernos no existirían ni no fuese por él!», «¡El gran precursor de los videojuegos en 3D y el mejor videojuego de la historia!»… ¿Os suenan estas frases? Porque vamos, yo estoy hasta los cojones de escuchar la misma cantinela. Está claro que el sistema de materias de FF VII supuso una gran revolución en su momento, creó escuela y su influencia es palpable en una gran variedad de títulos de hoy en día… Risas a parte, que no quiero que se me vea el plumero, salta a la legua que estaba hablando de Ocarina of Time y su clara influencia en títulos como por ejemplo Gran Turismo 7, Fifa 2022, Uncharted 3 o Hollow Knight, videojuegos que no serían lo que son hoy en día si no fuese por la crucial innovación que supuso el «Z-target«, la posibilidad de montar a Epona (Y tambien de cabalgar sobre el mismo) y la introducción de una combinación de botones para hacer sonar una Ocarina. Vale va, me lo tomo más en serio…

El Z-target, comparable a la llegada del hombre a la Luna y al desarrollo del tratamiento frente al VIH, nos permitía calzarle bombas a los Dodongos en toda la tráquea, una lástima que tan revolucionario mecanismo no permitiese hacer lo mismo por el ojete de los lagartos.

En el tema jugable es innegable el mérito y virtud que tuvo Ocarina of Time de trasladar, y además de trasladar muy bien, a un ambiente tridimensional aquellas aventuras RPGeras que hasta la fecha solo habíamos podido disfrutar en dos dimensiones (Exceptuando por supuesto MediEvil, predecesor de Ocarina of Time y uno de los mejores juegos de acción en tres dimensiones de la historia al que le faltó el toque RPG para convertirse en leyenda). Tampoco hay que desmerecer la jugabilidad de FF VII, pero claramente no se puede premiar más al que lo hizo bien apostando por lo seguro que al que lo hizo bien innovando y arriesgando. En cualquier caso, y sin entrar en mayores pajas mentales, la bien merecida victoria en este asalto es para Ocarina of Time.

Final Fantasy VII

The Legend of Zelda: Ocarina of Time

Gráficos y Sonido: De entrada se podría pensar que FF VII, gráficamente, se encuentra arrodillado y besándole los cojones a Ocarina of Time por el cutre modelado de personajes, poligonales hasta decir basta y algo cabezones, y por los escenarios prerrenderizados de Hacendado, muy por debajo de los escenarios tridimensionales y bastante punteros para la época de los que hacía gala Hyrule. No obstante, no hay que olvidarse del modelado en combate de los personajes y criaturas de FF VII, más que decente, así como de las animaciones y efectos de combate, tanto de habilidades, magias e invocaciones, que en su día hacían que nos reventara la ropa interior. Eso por no mencionar el CGI, que aunque ahora nos parezca cutre de cojones, en aquel entonces no se había visto nada igual en consola y los chavalines de la época nos flipábamos y convulsionavamos creyendo que el futuro de la animación en los videojuegos había llegado cuando veíamos esa escena de cartónpiedra en la que Sífilo se internaba en las llamas en Nibelheim. Es difícil comparar la animación de ambos títulos, pues poco tiene que ver lo estático del combate por turnos con lo dinámico del ARPG, pero lo quería poner de manifiesto porque mucho se ha denostado a FFVII gráficamente cuando, en su época, te reventaba la puta cabeza invocar a Bahamut Zero o moler a palos a un jefe utilizando el Omnilátigo.

Cada vez que este señor salía en pantalla temblaban ojetes.

En cuanto al apartado sonoro pues es difícil hacer una comparación objetiva pues ambos títulos cuentan con grandes temazos y las bandas sonoras no dejan de ser como los pedos, que a cada uno le gusta su propia marca. Yo a título personal me quedaría con la banda sonora de FF VII, aunque sería incapaz de desprenderme por completo de la música de Ocarina of Time. No obstante, hay un detalle sonoro que va a hacer que este lance se decante hacia la victoria del título de Squaresoft… Sí, lo habéis imaginado, el putísimo «Hey, Listen!» de la Navy de los cojones de Ocarina of Time que hacía que te sangraran los tímpanos y se te activara un área del córtex cerebral que te invitaba a asesinar a tus parientes (Sí, lo del «asesino de la katana» fue culpa de Zelda y no de Final Fantasy VIII). Yo lo siento pero a quienes tenéis la parafilia esa que hace que os ponga cachondo esto del «Hey, Listen!«, hasta el punto de meterlo en perfiles de redes sociales, haceroslo mirar…

Final Fantasy VII

The Legend of Zelda: Ocarina of Time

Recepción del Poducto: En este aspecto, mencionar que el Ocarina of Time salió a la venta a finales de 1998, lastrado un poco por la propia consola Nintendo 64, un portento tecnológico para la época (JAJAJAJAJAJAJAJA), en formato cartuchazo del tamaño de un ladrillo y en un perfecto inglés de Oxford que no tuvieron los cojones de traducir dentro del cartucho (Igual porque no les cabía el idioma) por lo que, los que por aquel entonces teníamos un nivel de inglés propio de un chavalin de primaria, nos tuvimos que conformar con esa chapuza llamada «Guía de Textos» para enterarnos de qué iban los cuatro diálogos, porque no tenía mucho más, que traía el juego. Lo sorprendente es que aún hay cuatro gilipollas que defienden esto de la «Guía de Textos» como algo positivo, muy de la época e incluso romántico. Romántico es que me comáis los huevos, el buscar la traducción de los diálogos en un libreto sin orden ni concierto era lo que se llamaba y sigue llamando: una putada.

Ladrillaco y papelotes para liar tabaco. Lo que no entiendo es por qué los videojuegos de hoy en día ya no vienen con ese formato si era la polla en patines…

Respecto a FFVII, éste salió a la venta a inicios de 1997, prácticamente dos años antes que el Ocarina of Time, en un formato de tres discos y con posibilidad de guardado en la Memory Card de PlayStation 1. Un poco «rascada» los de los tres discos, puesto que no era infrecuente que le dejarás uno de estos a algún primo que jamás te lo devolvería, dejándote de este modo con un juego cojo, pero también era el precio que había que pagar por poder jugar a un videojuego tan extenso en contenidos. Sobre el idioma pues fue comercializado en un perfecto español de aldea recóndita de Teruel (Discúlpenme las gentes rurales). Todo el mundo conoce el desastre de traducción que tuvo FF VII y prueba de ello son los inmunerables memes al respecto que sobreviven inmortales al paso de los años. ¡Pero oye! Al menos llegó traducido y por tanto más accesible para toda la chavalería del momento. Sobran las palabras pues creo que el ganador de este último lance, y por tanto de la contienda, está más que claro…

Final Fantasy VII

The Legend of Zelda: Ocarina of Time

¡Hey listen, hijos de puta! El indicutible ganador del combate, arrasando en cuatro de las cinco rondas propuestas, y el que se alza con el título de mejor juego de la historia es… ¡¡¡ FINAL FANTASY VII !!! (Suena estruendosa la fanfarria de FF VII) Aunque Ocarina of Time parecía que en mitad de la contienda había sacado las uñas y se iba a reponer, al final se ha impuesto la razón en un combate que desde el primer hostión estaba ya más que sentenciado… ¿Qué no os ha parecido justo y objetivo el duelo? ¿Qué os ha parecido una absurdez y una gilipollada? Bueno, es mucho más absurdo y mucho más de ser gilipollas ponerse a comparar videojuegos que no se parecen ni en el cagar en un ejercicio de autocomplaciencia que busca acrecentar el ego con el argumento de que «mi elección y mi infancia son mejores que la tuya» y, peor aún, esgrimir toda esta mierda para atacar a las aficiones de terceros. Esta entrada puede ser una mamarrachada, una gilipollada e incluso llegar a ser ofensiva (Me río de que esto le pueda resultar ofensivo a alguien), pero se ha escrito con clave de humor y con esa intención. Lo que no es humor, sino el reflejo de la inmadurez de alguien que es incapaz de aceptar que es el ombligo del mundo, es hacer acopio de este tipo de comparaciones y «debates» para ir dando por culo al personal porque, si os veis en la necesidad de sacar pecho con el tema de que «mi videojuego/consola es mejor que la tuya» entiendo que es porque, tristemente, no tenéis otra cosa en vuestra vida de la que podáis llegar a presumir ¡Ea! Ahí os dejo con la mente hecha mierda. Para el próximo Versus venid preparados con chubasquero, con el popper y con la paja hecha de casa que se avecina tormenta…

2 comentarios sobre “VERSUS: El día que FFVII se folló y refolló a Ocarina of Time

  1. Creo que es la primera vez en toda la historia que estamos en desacuerdo, porque pese a ser hater numero 1 de la Nintendo 64, Ocarina of time me parece un juegarral, mejor que FF7 y los he jugado y terminado ambos, pese al primero estar en una de las peores consolas que Nintendo ha parido en toda su existencia… A testigo está que gracias a Ocarina tenemos a Majora, uno de mis grandes pendientes, pero heredero directo y quizás el Zelda más bizarro, experimental y curioso de la historia.

    Al final este tipo de artículos son poco objetivos y se que te mola más Al Final Fanta Si, Pero dilo y ya esta, hombre, porque ya me estoy viendo la avalancha de pibes enfurecidos por que Oot es peor que FF7, en una contienda a la que le encontraran tres mil pegas xDDD Por lo demás, aunque consideró a Zelda muy superior, ambos juegos son una pasada y ambos tengo que rejugarlos, aunque el primero siempre en 3DS y el segundo siempre con retraducción, porque muy bien eso de que estuviera en Español, pero el traductor de Google y nada al final es lo mismo. Cosa que por otro lado me hace pensar que la infancia es una mierda, porque a día de hoy, hay mejores maneras de disfrutar estos juegos, que jugando la experiencia original de finales de los 90 y la cual poco recomiendo.

    Ah y por cierto, muy guapa la OST del Final Fantasy VII de las mejores que he oído y todo eso, pero el tema de Sheik se la merienda con papas.

    De todas maneras, interesante sección, un besito, un choque de tulas y que vaya bien mi querido Arald Strife 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias por pasarte a comentar amigo Spi, vanguardia y nominador de la tula! Como te escribí por privado se me fue la olla y pensaba que ya te había respondido por estos lares. Al final la entrada no abrió muchas heridas y no atrajo muchos fans enfurecidos, pues era mi pretensión vanagloriando de ese modo Al Final Fanta Sí… No se dejarón sucumbir por mis encantos.

      Sobre el tema de Sheik… ¿Te puedes creer que no caigo en cuál es? XD De todos modos mi preferido de OOT es la Canción de las Tormentas y aprovechaba para tocarla cada dos por tres solo por escucharla. En cuando al Majora’s… Ya tardas en jugarlo porque ese SÍ que es un juegazo, para mí muy por encima de OOT, muy original y ante todo muy divertido (Aunque te puedes rayar un poco con lo del tiempo).

      Un saludo y gracias por pasar a saludar amigo Spi, niño Kokiri a la par que ENP 😀

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s