¿Tan malo es Fantasía Final el Origen: Extraño del Paraíso?

Con un título que parece sacado de la filmografía de Rocco Siffredi y un plantel protagonista, que no siendo para menos, parece sacado de una película porno noventera, lo cierto es que este Final Fantasy Origin atufa a bizarrada y a mediocridad desde lejos. Con estos prejuicios empecé yo con el juego y he de decir que, por suerte y nada más lejos de la realidad, estaba equivocado (Bueno, en lo de que los personajes parezcan sacados del casting de una porno no) ¿Pero quién puede culparme de que pensara mal del videojuego? Más cuando la recepción por parte de los medios profesioANALES ha sido bastante tibia y la corriente populosubnormal imperante lo tacha de videojuego «meme» y de mal juego, con su respectivo mal rendimiento, gráficos de PlayStation 2 y todas las polladas que siempre salen a la palestra. Por suerte, ya soy zorro viejo en esto y suelo guiarme más por mis sensaciones y por lo que me apetece jugar en el momento, por lo que toda esta habladuría suelo terminar pasándomela por el forro de los cojones y más cuando, recientemente, he estado disfrutando de tantos videojuegos crucificados por una prensa que se pone de acuerdo para hundir o ensalzar según que títulos y por una comunidad que está más preocupada por repetir como un loro, para que su opinión se encuentre en sintonía con la masa analfabeta y con los influmierdas de turno, que por jugar a un videojuego y desarrollar su propia opinión y criterio. Por suerte también, gracias a mi reciente desconexión de redes sociales, medios informativos y demás venenos de Internet, probablemente este Final Fantasy Origin sea, gracias a mi futura ignorancia, la última víctima de este fenomeno social y subnormal de etiquetar como «buenos» o «malos» los videojuegos sin siquiera haberlos jugado. Y aquí lo dejo porque tampoco quiero profundizar más en un tema que me pone de tan mala hostia y del que ya he hablado hasta aburrir en el blog. Dicho queda, por todos estos motivos he decidido valorar este Final Fantasy desde el prisma de la sección de «¿Tan malo es…?«, aunque ya sabéis que en la práctica esta gilipollez importa más bien poco de cara a cómo suelo tratar los videojuegos en este blog.

Concepto : Final Fantasy Origin es una especie de «reimaginación» del primer Final Fantasy (Lo entrecomillo porque no es exactamente una reimaginación y si queréis saber exactamente lo que es pues lo tendréis que jugar cabrones). A nivel de género, se aleja del JRPG por turnos del título que lo inspira para ofrecer un ARPG muy, pero que muy, centrado en la acción y en los combates (Algo muy en la línea del bueno de Jack que se pasa todo el juego cagándose en la puta y queriendo partir cráneos como si de sandías se tratara a grito de «¡MORÍTE CAOS HIJUEPUTA!»). Por su exigencia y dificultad, se le ha llegado a llamar el «Dark Souls de Final Fantasy» cuando el parecido entre juego y Dark Souls es igual de anecdótico que el de vuestro pequeño anacardo con el de una turgente, oronda y brillante berenjena africana. No, Final Fantasy Origin no tiene nada que ver con Dark Souls, salvo que ambos pertecen al género ARPG. Como mucho, por la forma en la que se presentan los escenarios a modo de misiones que siguen el esquema «pasillo – jefe – argumento», Final Fantasy Origin podría recordar al planteamiento de Nioh, solo que en el caso del juego de Square lo encuentro más pulido. Todo esto que de entrada puede parecer bizarro y malsonante, lo cierto es que, con el mando en una mano y el cipote en la otra, en la práctica termina siendo de lo más resultón. Mi primer champiñón verde para el juego meme de mierda con gráficos de PS2 y plagado de bugs (Vale ya paro).

¡MORÍTE CAOS HIJUEPUTA!

Argumento : Si bien argumentalmente no inventa la rueda y hay algún deus ex machina ahí cogido con pinzas y sacado de la chistera, lo cierto es que en este apartado termina cumpliendo, pese a que el juego pone todo el músculo elevador del ano (Sí, ese músculo existe) en la jugabildiad. A nivel argumental el juego parte de la premisa de que los personajes, en especial Jack, tienen como una sed interna insaciable por derrotar a Caos (¡MORÍTE CAOS HIJUEPUTA!), lo que será la principal motivación para su viaje. Dentro de este contexto, Final Fantasy Origin cuenta con infinidad de movidas y rayaduras de la mente, introducidas tanto en diálogos como en documentos escritos que iremos viendo durante las misiones y en cinemáticas, que hacen sentir al jugador que «algo no va bien» detrás de toda esa epopeya de los Cuatro Guerreros de la Luz que deben retornar el brillo a los cristales y derrotar a Caos (¡MORÍTE CAOS HIJUEPUTA!). Sensación que va in crescendo hasta culminar en el tercio final del juego dónde se descubre la sorpresa fálica que aguardaba debajo de sus faldas. Como aficionado a ese cine, y también a los videojuegos, que te tocan los cojones jugando con tu mente y rayándote para tenerte más perdido que un piojo en la cabeza de un calvo para al final regalarte con un «Ah fillho da puta! Agora sem entendo!»la satisfacción de saber que no ibas mal encaminado con tus teorías, lo cierto es que este Final Fantasy Origin me ha encantado. Entiendo que esto pueda gustar más o menos, que pueda estar mejor o peor hecho, pero lo cierto es que a la postre Final Fantasy Origin es cuanto menos argumentalmente interesante, alejándose de esas voces que tachan la historia de bazofia. Un buen zurullo para sus bocas y otro champiñoncito verde para Jack Siffredi y compañía.

Personajes : Hello darkness my old friend… Aquí sí que sí, Nomura ha metido su grumito envenenado (¡Nomura cabrón!). El verdaderó talón de Aquiles del juego. Aunque cerrando los ojos, apretando los dientes y relajando el culo podríamos llegar a perdonar a Astos e incluso a Jack al cual, con su carácter avinagrado machirulo opresor de cagarse en la puta, someter a la mujer, «bullshit«, partir bocas y mascar tabaco, se le termina cogiendo cariño ya que es el único con algo de evolución, lo cierto es que los personajes dan pena de lo genéricos y planos que son, contando muchos de ellos una nula evolución, siendo menos profundos que el guión de First Dates y teniendo menos líneas de diálogo que una piedra (Aunque esto mismo pasaba con la mayor parte de la plantilla de Xenoblade Chronicles y ahí está, como uno de los JRPG mejor valorados de la década pasada, si es que hay que reirse…). En cualquier caso, no puedo hacer más que dar la razón a la crítica en este punto. La plantilla de personajes es tan «palera» que parece sacada, como comentaba previamente, de una película porno de los noventa. Os dejo por aquí tan tremebundo elenco para que os hagáis una idea:

En orden de aparición: Jack Vidal (¡MORÍTE CAOS HIJUEPUTA!), Ash «Blackzilla», Jed ENP, Neon «Petit Teenager Vs BBC», Sophia «Strapon» Milf, Puritana Sarah, Anal Captain Bikke y Gothic Astos «Afortunado con Caballo».

Combate : Aquí viene el troncho gordo. Muchas cosas se le puden criticar a los mentecatos sacabilletes de Square-Enix pero hay que reconocer que cuando se trata de sistemas de combate suelen poner el cipote sobre la mesa (Tal y como vimos en Final Fantasy VII Remake). Final Fantasy Origin no es para menos, más teniendo en cuenta que su principal atractivo es su sistema de combate trepidante y cargado de acción a la par que desafiante, ya que si te descuidas con dos hostias que te cuelen te ponen mirando pa’ Cuenca. Si bien este sistema de combate no cuenta con una barra de energía que limite nuestros ataques y esquivas, si que va a contar con una barra de «Ruptura» (de ojete) que se consumirá al bloquear y al recibir impactos y que en caso de que se acabe nuestro personaje se quedará burlao y expuesto a la candelaria del enemigo. Del mismo modo, los enemigos también cuentan con una barra de «Ruptura» (de ojete) que si se agota permitirá a nuestro querido Jack reventarlos de un solo golpe al más puro estilo Scar de FMA (Ya sabéis, te cojo la cabeza y te exploto el cerebro y la vida (¡MORÍTE CAOS HIJUEPUTA!)). Para ejecutar técnicas y magias, será necesario hacer uso de PM los cuales se recuperarán al golpear con ataques básicos a los enemigos. Al principio de cada misión la barra de PM será muy cortita (Como vuestras tulas) pero a medida que derrotemos enemigos y Jack vaya explotando cabezas esta irá creciendo (Not como vuestras tulas). Esta barra de PM será la perjudicada cuando nos maten, de tal manera que por cada muerte se verá recortada y tendremos que volver a hacer que crezca (Como cuando vuestra madre o pareja abre la puerta del baño de sopetón y os interrumpe la manuela). Por último mencionar que en Final Fantasy Origin los combates se desarrollarán con un grupo de tres personajes. Aunque el personaje a controlar siempre será Jack, este irá acompañado de otros dos que actuarán de forma automática (Y con una IA bastante decente todo hay que decirlo) y únicamente podremos darles la orden de intensificar sus ataques cada X tiempo. Y me dejo para otro punto lo que marca la dieferencia en este sistema de combate y lo que hace que éste sea tan dinámico y fresco…

El sistema de combate es el aspecto más destacable de Final Fantasy Origin.

El Pluriempleo : El eje sobre el cual se vertebra la jugabilidad de Final Fantasy Origin, lo que vendría siendo la polla sobre la cual se descuelgan y organizan el escroto y sendos cojones. Sin duda este es uno de los aspectos más aclamados del juego ya que es el que va a dar profundidad y versatilidad al combate. El estilo de combate de Jack va a venir definido por el arma que se le equipe (Unas 8 distintas si no recuerdo mal). Por ejemplo los espadones serán lentos pero poderosos, los guantes de combate rápidos y orientados a los combos, las hachas centradas en el tanqueo y en lanzar ataques cargados… Estas armas cuentan con un trabajo «básico» y a su vez también serán compatibles con varios trabajos «avanzados» y «definitivos». Por ejemplo el trabajo básico del espadón será el de esgrimista, pero este tipo de arma también la podrá utilizar el trabajo de guerrero, chapero, berserker, felatriz, bruto, transformista, paladín, dragqueen, tirano… Los trabajos avanzados y definitivos se obtenienen subiendo de nivel los trabajos de la categoría inferior. Por ejemplo para desbloquear al guerrero, que es avanzado, tendremos que subir de nivel al esgrimista y al lancero, que son básicos, y para desbloquear al bruto (¡MORÍTE CAOS HIJUEPUTA!), que es definitivo, tendremos que subir al guerrero, al berserker y al samurái, que son avanzados. Cada trabajo cuenta con su respectivo árbol de habilidades orientadas a mejorar las estadísticas de Jack así como a aumentar los distintos ataques que podamos realizar con un arma. Esto último significa que los trabajos que comparten un arma también comparten las habilidades que se pueden usar con la misma (A excepción de la habilidad principal y exclusiva de cada trabajo que a fin de cuentas es lo que lo hace más único). De tal forma que al utilizar un espadón, aunque empleemos el trabajo de berserker, podremos utilizar las habilidades ya aprendidas con el esgrimista o el bruto siempre y cuando sean habilidades compartidas con dicha arma.

Con el sistema de trabajos vais a tener opciones y variedad para aburrir.

Al final todo este pajerío se resume en que juguéis al puto juego porque yo me explico como la mierda y jugado se entiende todo mucho más fácil. Por último mencionar respecto a este apartado que durante el combate podremos tener dos trabajos «activos», cada uno con su respectiva configuración de equipo y de habilidades, que podremos ir alternando de forma rápida pulsando un botón, lo que suma mucho a ese dinamismo que comentaba previamente. En mi experiencia personal yo solía combinar trabajos basados en el combate cuerpo a cuerpo con trabajos basados en la magia porque el resultado solía ser explosivo. Por ejemplo el mago blanco o el tirano para aumentar las estadísticas y posteriormente reventar a pollazos hasta al apuntador con un bruto o un berserker o por poner otro ejemplo un mago negro para desatar el infierno con magias poderosísimas combinado con un monje para recuperar PM encadenando combos y ataques rápidos. En resumen, combinaciones tantas como pelos tenéis en los huevos (Salvo mancebos). Yo al principio era reacio a esta mierda de ir cambiando de trabajos pero lo cierto es que el juego gana muchísimo si te pones a experimentar y a hacer el capullo mezclando trabajos y organizando así estrategias. Dicho de otro modo, centrarse en un trabajo es la paja sucia y estándar mientras que ir cambiando y alternando es la paja deluxe con lubricante, búsqueda bibliográfica pornográfica y vagina en lata. Vosotros decidís, piratas (¡MORÍTE CAOS HIJUEPUTA!).

Enemigos y Jefes : En cuanto al diseño de los enemigos sí que me ha gustado, pese a que se repiten un poco y reciclan, como era de esperar, criaturas míticas de la franquicia Final Fantasy como podrían ser los Ariman, los Molbol y los Tomberi (Estos últimos unos tremendos hijos de puta). Sin duda lo que esperaría un aficionado a los videojuegos de la franquicia Final Fantasy. Pero de este apartado me quedo especialmente con el diseño de los jefes, tanto artístico como jugable, pues me han parecido muy divertidos y algunos incluso impresionantes. Diseños como el de Caos Latente (¡MORÍTE CAOS HIJUEPUTA!), los cuatro demonios elementales o el Bégimo dan para tremenda paja.

El diseño de algunos enemigos da para paja dura.

Gráficos, música y diseño de escenarios : Churriguerete, churriguerete… Si bien los gráficos no son horrorosos, sí que están bastante por debajo de lo que se puede alcanzar en la actualidad, lejos de títulos como FFXV o FFVIIR de la propia Square. Aún así, tampoco son ningún despropósito como he oído mencionar por ahí. Gráficos correctos y que cumplen su cometido sin más. En cuanto al diseño de escenarios sí que es un poco más zurullo. Salvo algunos escenarios como el Templo del Caos (¡MORÍTE CAOS HIJUEPUTA!) y alguno de los bosques, el diseño de los mismos tanto artístico como a nivel jugable me ha parecido bastante mediocre, pues se limitan a ser pasillos con un par de bifurcaciones con poco o nada que decir. No obstante mi opinión sobre la música es diametralmente opuesta pues la banda sonora da para orgasmo acústico con melodías como la del Templo del Caos (Que no sé si saldrá de otro Final Fantasy) y melodías procedentes de otros Final Fantasy como el Bosque de la Niebla de FFIX o la Caverna de las Llamas de FFVIII. Como la música compensa lo gráfico… Champiñonaco amarillo.

El diseño de escenarios de este Final Fantasy es la hostia de merdellón.

Rendimiento : Jugando en PlayStation 5 y en versión de prioridad a 120 FPS he de reconocer que quedaban bastante cutres, más teniendo en cuenta que no estamos ante una erección gráfica, las rascadas que pegaba el juego en algunas escenas (Sobre todo cuando enfocaban pelitos de barba o genitales, como se nota que a Nomura le gusta el nardo bien rasurado). Luego curiosamente durante los combates que es cuando más brilli brilli y más purpurina (¡MORÍTE CAOS HIJUEPUTA!) hay en pantalla lo cierto es que el juego iba como la seda. Tampoco es que fuese algo muy recurrente o que llegase a molestar, pero voy a penalizar a Nomura y compañía por desviar los fondos para optimizar este FF y fumarselos en la división de Kingdom Hearts.

Balance Final: ¡MORÍTE / CAOS / HIJUEPUTA!

Llegados a este punto poca leche queda ya que ordeñar de la teta de vuestra madre. Sin ser una obra maestra, Final Fantasy Origin es un muy buen juego, ideal tanto para aquellos amantes de la saga como para aquellos amantes de los juegos de acción que busquen una experiencia diferente y desafiante. Yo soy el primero que se caga en Square-Enix y en su basura de políticas a cavidad rectal rebosante, pero también hay que tener criterio y saber reconocer los méritos de la compañía cuando hace las cosas bien, aunque la opinión populosubnormal y la moda digan que hay que zurullear a Square siempre que se pueda (Menos mal que he mandado a tomar por culo las redes porque con Final Fantasy XVI me las veo venir…). En cambio, para contentaros a todos, sí que diré que os podéis cagar en Nomura y en su madre y en la reputísima mierda de Kingdom Hearts (¡MORÍTE CAOS HIJUEPUTA!).

Dicho esto, pasemos a la tan deseada entrega de galardones:

Y a la eterna pregunta… ¿Merece la pena (¡MORÍTE CAOS HIJUEPUTA!) soltar la gallina para pillar el Fantasía Fnal el Orígen: Extraño del Paraíso?

4 comentarios sobre “¿Tan malo es Fantasía Final el Origen: Extraño del Paraíso?

  1. Tenía ganas de darle caña ya tras lo que me comentaste la otra vez por audio pero ahora tras leerte aquí, tengo aún más ganas, más después todo los chistes de Caos (¡MORITE CAOS HIJUEPUTA!) Se que la trama y los pjs serán full memes, pero es que le tengo hasta más ganas que a Elden Ring, así que probablemente en algún momento del año, caiga y le de como dios manda, porque este tipo de obras, me llaman como dios…

    Por lo demás mi dieses Arald multitulero experto, por este gran post de aclaración sobre porque este juego no es lo que nos vendieron. Un besito 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias por comentar Spi! Pues lo de la trama tampoco te creas que es tan meme, tiene sus cosillas random pero, sobre todo de cara al final, a mí me pareció muy interesante. Si tienes ganas de jugarlo adelante porque merece la pena. No será la mejor paja de tu vida pero oye, pajilla buena desde luego. Para mí Elden Ring es muy superior pero es un rollo bastante distinto, además de que este Final Fantasy es bastante más ligerito.

      De nuevo gracias por pasarte Spi. Ya nos contarás cómo ha ido cuando lo juegues y ya nos dirás si la prensa y el populacho tenían razón o es mi tula la única portadora de la verdad. Un besín.

      Me gusta

  2. Solo puedo aportar lo siguiente a tu tremebunda entrada: MORITE CAOS HIJUEPUTA XDDD

    Desde luego, al que tenga un mal día, que se pase por cualquiera de tus entradas porque si no se echa unas risas es porque realmente está en lo más profundo del pozo.

    Yo lo tengo comprado desde el día 1, lo compré por el steelbook, no me escondo. Aunque no me espero que sea la mierda que han dicho que es, y que tu confirmas que no es. El juego parece tener buenas ideas, aunque ese plantel de personajes que, como bien apuntas parecen sacado de una peli porno casposa, me resulte cuanto menos lamentable.

    No me termina de convencer demasiado lo del pluriempleo, ya sabes que yo soy fiel a mis caballeros de tremenda tula y oronda huevada, pero vaya, todo será cuestión de probarlo y ver cómo funciona.

    No creo que tarde mucho en ponerme con él, así que ya te iré contando. Como siempre, mi enhoabuena por tu naturalidad a la hora de buscar una buena excusa para hablar de tulas. Besitos, princeso.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias por pasarte y por tu apreciación hermoso Suso! Lo del pluriempleo no te agobies porque no tiene nada que ver con los RPG tradiciones. Aquí vas cambiando de trabajo a golpe de botón y de forma instantánea, hasta puedes empezar un combo siendo mago y luego pasarte a caballero de tula prominente. Yo normalmente jugaba y me pasaba por al piedra a todo ser viviente siendo caballero, guardando magos y luchadores para cosas concretas como curar, dopar o cargar rápido la barra de PM. Así que ya sabes, si fuiste un golas que lo tiene desde el primer día en la estantería ni dudes en darle un tiento si quieres algo más frenético que un Souls pero sin llegar a la bacanal del Hack N’ Slash.

      Gracias por tus apreciaciones sobre el humor tulesco y el amor por las gónadas. Son muy importates para mí. Un saludo y un choque de tulas Suso (MORÍTE CAOS HIJUEPUTA).

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s