Kingdom Hearts: La mayor Estafa de la Historia del Videojuego

Como aquella vez que te cercenaste el escroto con la cuchilla de afeitar porque pensabas que así ella creería que la tienes más grande, hay heridas que nunca cicatrizan y Kingdom Hearts, en mi caso, es una de ellas. No hace mucho hablé un poco de Kingdom Hearts en una entrada cuyo título era una clara declaración de intenciones, Los 6 JRPG que más me han Decepcionado, y hace cosa de un año estuve a punto de publicar otra sobre la saga pero que, por motivos del directo, jamás llegó a ver la luz. Por tanto, como podréis intuir, este es un tema al que le tengo ganas desde hace tiempo, más que perro a perra en celo, por lo que aprovechando toda la bacanal que se montó alrededor de los eventos del 20 aniversario de la saga y del anunció de Kingdom Hearts 4 he decidido recolectar todo el odio acumulado durante las pasadas dos décadas para darle forma de texto y plasmarlo en vuestra retina y en vuestros maltrechos corazones… «¡Pero Arald! ¡Superalo! ¡Deja de atosigar a una saga que hace años que te dejó de interesar y dejános vivir a sus humildes seguidores en un perpétuo sueño húmedo con Nomura!» Querido fanboy… Ni de puta coña.

Antes de nada, ante todo lo que voy a dar aquí es MÍ opinión, que es SOLO MÍA y de nadie más, y por ende no tiene que coincidir con la tuya. Triste me parece tener que decir esto cuando lo más fácil es sudar de la opinión de un barbas de internet como yo si no te gusta o no estás de acuerdo con ella. Pero visto lo visto al tratar un tema tan escamoso toda precaución es poca, pues parece que hay en riesgo muchas gónadas de cristal de preescolares atrapados en cuerpos con el perineo peludo. Pero bueno no me enrollo más y vamos al lío. Si hay una saga en el mundo del videojuego con la que hay que cebarse por la tomadura de pelo que es para sus seguidores esa es Kingdom Hearts, pues no por nada pienso que es la mayor estafa de la historia del videojuego. La gallina de los huevos de oro de Square-Enix nació como una orgía chunga entre personajes de Final Fantasy, personajes de Disney y personajes de diseño propio con una clara desproporción entre los pies y el resto del cuerpo. Esta amalgama de conceptos tan variopintos, que parecía más sacada del plató de First Dates que de lo que se hubiese podido esperar de la Square de aquel entonces (Aunque la cosa ya apuntaba a que los porros volaban por las sucursales de la compañía nipona viendo que solo unos meses después se lanzaría ese brillante Final Fantasy X-2), contra todo pronóstico funcionó bien, la hostia de bien me atrevería a decir.

Si se cumple el dicho de que el tamaño del nardo es proporcional al de manos y pies… ¡Tremenda tula se debe gastar el Sora!

Por todo ello yo fui el primero que estaba allí, en pleno brote puberal, pasándolo teta con Kingdom Hearts pese a que el temible mago negro del juego fuese el estéril del Pato Donald, a que Cloud pareciese sacado de un videoclip de Tokyo Hotel, a que Squall se llamara León (Nunca entendí esta mierda), a que constantemente había connotaciones fálicas con el arma del protagonista que tenía forma de llave, a que a nadie le importara un carajo la Nave Gumy de los cojones o a que el putísimo «rey de la baraja», el que partía el bacalao dentro del lore del juego, fuese el jodido Mickey Mouse. Todo eso daba igual. El videojuego era divertidísimo, aunaba a esos personajes de Final Fantasy que tanto deseaba ver por aquel entonces bajo una misma bandera (aunque en la práctica fuesen meros actores secundarios), tenía una banda sonora que te hacía vibrar, tenía el mundo del «Torneo de Hércules» que era la polla y te plantaba un enfrentamiento épico y definitivo contra Sephirot. Kingdom Hearts era, y es a día de hoy, uno de mis videojuegos favoritos de PlayStation 2. Sin lugar a duda uno de esos videojuegos que marcaron mi infancia. Para rematar la faena, el videojuego coronaba con una cinemática final que actuaba a modo de cliffchanger y que me mantuvo meses alucinando, cual chaval que visualiza su primera película para adultos, y especulando en cómo iba a continuar toda aquella locura en su segunda parte. Entonces… ¿Qué fue lo que hizo que se fuera todo a la puta? Pues que llegó esa tan ansiada segunda parte…

Cuando era un chaval, el rollo Emo-Naruto-Dark del cliffchanger de Kingom Hearts 1 me la ponía como los mástiles de la Niña, la Pinta y la Santa María.

Aquí podría retrotraerme a la entrada que os compartía al inicio de este texto pero prefiero volver a relatar aquellos fatídicos acontecimientos. Era el año 2006 y me enteré de que había salido a la venta Kingdom Hearts 2. No tardé en hacer acopio de lubricante genital, de un DVD Verbatim virgen y de una ISO calentita de mi página de Torrents de confianza. Con el juego en una mano y con la tula lista para entrar en acción en la otra, me fui a casa de un colega también aficionado al primer Kingdom Hearts para compartir ese momento que llevábamos años esperando. Y bueno, supongo que el 99% de los jugadores que jugastéis a Kingdom Hearts 2 en aquella época viviriáis lo mismo que vivimos nosotros en aquel entonces… Sinceramente, ojalá me hubiesen engañado con la ISO, algo para nada infrecuente en aquel entonces, y en vez de contener Kingdom Hearts 2 hubiese contenido un Busty Hearts 2 protagonizado por mujeres con pechos turgentes y hombres con miembros del tamaño de los pies del protagonista de Kingdom Hearts. Solo diré que no hacía falta ni comprar el juego para oler el tufillo del porro que se fumaron los desarrolladores pues este se olía incluso al descargar la ISO. Habéis acertado, mi colega y yo nos quedamos con cara de: «¿Qué puta mierda es esta?». Cara que mantuvimos durante la práctica totalidad del juego… ¿Qué cojones pasó con aquel magnífico cliffchanger del final secreto de la primera entrega que tanto nos hizo alucinar? ¿Por qué parecía que faltasen cachos de historia por todas partes? ¿Dónde estaban el puto pato Donald y quiénes eran esa panda de comedonetes sacados de un anuncio de Disney Channel que protagonizaban los primeros compases del juego? ¿Qué mierdas estaba pasando? La respuesta a nuestras preguntas no tardó en llegar.

El primer Kingdom Hearts es, y será, uno los del videojuegos que marcaron mi hinfansia.

Poco después de haberme iniciado con el juego, entre visita y visita a la tan famosa por aquel entonces web de «Petardas», me dió por informarme a cerca de la historia de Kingdom Hearts 2 para ver si esclarecía de dónde habían salido esos personajes como Axel que me la ponían oronda como la maroma de un barco (Hasta llegué a llevar una temporada en el perfil de MSN una foto suya pa’ hacerme el shulo y ver si engañaba a alguna incauta. Evidentemente no funcionó.).

Axel te preñaba con la mirada.

Y… ¡Sorpresa! ¡Resulta que tenías que jugar a un juego de cartas de Game Boy Advance para enterarte mínimamente de qué iba toda la movida de Kingdom Hearts 2! Kingdom Hearts Chain of Memories, un juego que no me aventuraré a decir si es bueno o malo, pues no lo jugué más allá de un par de minutos, pero que no me atrajo nada en absoluto. Y aquí es donde empieza toda mi inquina hacia la saga ya que Square-Enix, en vez de ser una compañía respetuosa con el consumidor y clarificar los sucesos de este Chain of Memories en Kingdom Hearts 2 a modo resumen o cómo les saliese de los cojones, decidió que lo mejor era estafar a los que tanto se emocionaron con el primer Kingdom Hearts y «obligarles» a pasar por caja para jugar a un juego menor encima de otra plataforma, y que a priori a nadie interesaba, para poder dar sentido a la historia de Kingdom Hearts 2. Pero la cosa no terminó ahí, ya que unos años más tarde salió una entrega rediseñada de este Kingdom Hearts de cartas para PlayStation 2 por la cual tenías que volver a pasar por caja y que nunca llegaría, al menos en aquella época, a estas tierras europeas en las que tanto gusta lamerle los cojones a Nomura.

Así lucía la primera sodomización de Nomura hacia los fans de Kingdom Hearts.

Os lo digo corazón y nardo en mano, esa fue una de las mayores decepciones que he vivido en el ámbito del videojuego. Todo esos eventos me hicieron sentir como si mi lindo trasero hubiese sido engañado y profanado. Por estos motivos me siento con todo el derecho del mundo, y porque me sale de los cojones oara qué nos vamos a engañar, de seguir quejándome de por vida del capullo de Nomura y de los usureros de Square-Enix, más aún cuando siguen tirando de nostalgia para estafar a un mayor grupo de jugadores si cabe. Por suerte no me gasté un solo duro en toda aquella mierda y me desapegué rápidamente de la franquicia porque el tufillo que hacía a timo empezaba a echar para atrás. Menos mal porque aquello solo era el principio de la que es para mí la mayor estafa del mundo del videojuego. Hablo de estafa porque no se han cortado un pelo en seguir haciendo las mismas mierdas para pescar a incautos creando hype y abriendo interrogantes sin parar sobre la marcha para que la gente siga enganchada a la telenovela mientras se gasta dinero en productos menores que aportan pequeñas dosis de información, necesaria para entender la totalidad del juego cada vez más enrevesado y sinsentido, sin que haya un horizonte final o un cierre claro para la historia más allá que el de seguir apilando billetes. Una agonía que parece eterna y que sinceramente no entiendo como se sigue consumiendo.

El elenco de Kingdom Hearts parece que, mientres de dinero, jamás tendrá fin.

Me quejo del primer Kingom Hearts pero es que lo de Kingdom Hearts 2 y posteriores ya fue el despolle máximo. En Square-Enix tuvieron los santos cojones de repetir la jugada de Kingdom Hearts y plantar un cliffchanger apoteósico en Kingdom Hearts 2, sin haber cerrado el interrogante que abría el previo, para que la gente se flipara y posteriormente vender, no solo uno como en el caso de Chain of Memories, sino hasta un total de ocho juegos. Habéis leído bien… ¡OCHO PUTOS JUEGOS MENORES, repartidos en distintas plataformas, hasta el lanzamiento de Kingdom Hearts 3 en 2019! Nada más y nada menos que 15 años de espera y 8 videojuegos con los que mantener el mercado vivo y sacar tajada para continuar con un «título numerado principal» (Que para joder más la marrana la «crítica general» lo tacha de decepcionante). Por supuesto he sacado de la ecuación los 10 recopilatorios, remakes, mix y su puta madre que también fueron desarrollando paralelamente y que por supuesto no escatimaban en contener pinceladas argumentales exclusivas que justificasen la compra y que llevasen a la fanaticada a pasar una y otra vez caja para enterarse de la totalidad de su historia. A las pruebas me remito y es que no conozco ningún producto ni saga del mundo del videojuego que sea más irrespetuoso con el consumidor que Kingdom Hearts. Evidentemente respeto que cada uno se gaste el dinero con lo que le salaga del nardo, como si se lo quieren gastar en pisotones a los huevos, pero pagar por esto… Hostia puta pagar por esto…

Tócate los huevos Nicolás…

Aunque desde Kingdom Hearts 2 he mantenido esta posición de malestar hacia Kingdom Hearts, como buen mentecato que soy también cometo errores. Aupado por la nostalgia hacia una hinfansia, cada vez más lejana, que me produjeron los anuncios de Kingdom Hearts 3, decidí darle otra oportunidad a la saga comprando una de esas compilaciones ReReMixCodedMierdaRePlusTuMixPutaReMadre. A dicha compilación empecé a jugar por el juego de PSP, el que por aquel entonces creía que era el primero cronológicamente desde el punto de vista argumental. No tardé en ver que nada seguía sin tener ningún puto sentido, que tenía que jugar a juegos que no habían salido de Japón ni de América para enterarme bien de qué iba todo y que ni viendo videos de YouTube se apañaba eso. Pero sobre todo sentí que ya no me interesaba una puta mierda lo que me tenía que contar el caganueces de Nomura con Kingdom Hearts. Sentía que me había «hecho mayor» para disfrutar de algo que, si bien a mi yo adolescente con toques emo fascinaba, a mi yo actual no le aportaba absolutamente nada. Como colofón final, los clavos en el ataud los terminaron poniendo el hecho de que Kingdom Hearts 3 fuese un lanzamiento incompleto a completar con DLC (y que, para variar, al parecer no resolvía nada de la historia) y que se continuase con la política de juegos interepisódicos menores como el reciente juego musical y algunos títulos para móviles. Lo siento pero yo estoy en una fase de la vida que paso de soltar billetes y dar palmas mientras se me cagan a recto rebosante y sin ningún pudor en la cara.

Un día cualquiera en las oficinas de Square-Enix de la división de Kingdom Hearts.

Dicho esto, no es de extrañar que el trailer de Kingdom Hearts 4, el cual ha hecho que se vertiesen litros y litros de esperma en redes, a mí me resbalase, no solo porque lo que vi no me resultó nada atractivo, sino porque me pareció un fumar del mismo porro mostrando a los aficionados de la saga lo que quieren ver para luego seguir estirando del chicle con la política de juegos menores, compilaciones y lluvias doradas que llevan los de Square-Enix con Kingdom Hearts durante los últimos 20 años. Me gustaría equivocarme, me gustaría que se tratase con respeto a los aficionados de una saga de videojuegos que dejó huella en la infancia de muchos de nosotros, pero viendo como trabaja la compañía en general, y con Kingdom Hearts en particular, pienso que terminaré ganando la apuesta.

Lo siento pero el trailer de Kingdom Hearts 4 huele a más de la misma mierda.

Lo cierto es que quería dedicar una parte destacada de la entrada a los fanboys de Kingdom Hearts, pues a fin de cuentas ha sido la reacción de estos en Twitter al trailer de Kingdom Hearts 4 el detonante que me ha llevado a escribir esta entrada. No me voy a extender pues he hablado harto y tendido de los fanboy en este blog y la conclusión es que son todos iguales, que donde no hay mata no hay patata y que más vale tula en mano que ciento volando. Simplemente decir que me parece bastante lamentable el como se ha censurado, insultado y acosado a aquellos usuarios que, descontentos con la saga y para nada convencidos con este trailer, han dado su opinión sacando a la palestra las muchas, y evidentes, vergüenzas que tiene Kingdom Hearts. Eso por no mencionar como se ha ido a degüello con cuentas que han tratado el tema con clave de humor y eso que toda esta pantomina de Kingdom Hearts es, cuanto menos, de puta risa.

Para ir cerrando me gustaría dedicarle unas líneas a Square-Enix la cual me parece a día de hoy la compañía de videojuegos más timadora, usurera y anticonsumidor de la industria, adelantando por la derecha a toda velocidad y follándose y refollándose a Nintendo, que es la reina de todo este cotarro por excelencia. Ya sabeís que soy un loco de mierda de Final Fantasy, pero eso no me impide ver el malhacer de una compañía que lleva veinte años (Efectivamente, coincidiendo con la salida de Kingdom Hearts) pervirtiendo videojuegos muy queridos por la comunidad, creando productos y «multiversos» mediocres y poniendo constanemente en práctica algunas de las políticas más nocivas para los consumidores de videojuegos (Juegos incompletos con DLCs de primer día para completarlos, historias sin terminar, remasters pochos…) ¡Ojo! No digo que no hagan productos buenos, pero no me digáis que cuando sacan un videojuego de Square-Enix ya se da por sentado que va a salir con DLCs necesarios para entender bien la historia, a medio cocer o con cualquier otra putada porque son los primeros que se suben al barco de todas estas mierdas sacadineros. Y porque no me he puesto a hablar de como están tratando de estirar de una forma tan descarada del chicle de Final Fantasy VII con el engañabobos ese de la compilación y de como están jodiendo la marrana con ello convirtiéndolo en otro Kingdom Hearts (Y eso que a mí la primera parte de Final Fantasy VII Remake me explotó la cabeza y me parece una jodida obra maestra). pero bueno, la tertulia sobre Final Fantasy VII mejor la dejámos para otro día que ya no cabe más bilis en esta entrada…

Huele un poco a Final Fantasy VII en tu Kingdom Hearts…

6 comentarios sobre “Kingdom Hearts: La mayor Estafa de la Historia del Videojuego

  1. Tremebunda entrada llena de tulas e hinfansias destruidas. Como bien sabrás, estas son las que más disfruto.

    Por mi parte, compartimos una historia bastante similar, con la salvedad de que mi historia empieza y termina en Kingdom Hearts 1. Se podría decir que hasta la llegada del dos, tu historia y la mía son prácticamente un calco. Se me puso como la pata de un perro envenenado, no porque me atrajese la idea de mezclar personajes de Disney y de FF en tremenda orgía, sino porque la fórmula, en realidad, era terriblemente adictiva.

    Tanto a un colega como a mí, nos cayó el juego unos reyes (teníamos ya los huevos peludos, pero los Reyes aún nos dejaban algún que otro juegardo) y nos lo gozamos como enanos. Luego llegó el 2, y a mi colega se le puso como la vena de un cantaor, pero yo decidí pasar y… menos mal. Un día fui a su casa, y me bastó con un rato viendo aquello para tirarme de los pelos.

    Años más tarde, quise dejar de lado mis prejuicios por lo visionado aquella tarde, y decidí darle una oportunidad a la saga aprovechando la salida de la tercera entrega y… bueno, en vista del cristo que montó Square a base de juegos menores y que la historia era un culebrón de tres pares de cojones, decidí pasar.

    Pero el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, y estas pasadas Navidades, dejándome llevar por el espíritu navideño, la nostalgia de la hinfansia y el precio, me compré el supermegaultra remix que salió para PS4 (inserta aquí sticker de «Can you believe this nigga»). Obviamente sigue ahí parado, no le tengo muchas ganas, pero ni que sea por rememorar el primero (que también podría hacerlo en PS2 pues aún lo tengo), supongo que habrá valido la pena.

    Lo dicho, tremenda entrada, Arald.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Tremebundas impresiones y tremebundos tropiezos, en plural, amigo Suso (Aunque ese que comentas de por medio no sé si llegó a ser consumado)! En cualquier caso pringaste y tropezaste como yo pringué con el Remix ese, algo comprensible pues estamos acostumbrados a tropezar con nuestras monstruosas tulas.

      Que el maldito Kingdom Hearts ha jodido muchas vidas es un hecho y por lo que comentas parece que hayamos vivido una vida paralela al respecto. Ahí tenemos nuestro Mix cogiendo polvo, a la espera que pringuemos de nuevo, aunque yo como tú tengo claro que sería, a lo sumo, para rememorar KH1 como juego autoinclusivo olvidándome de todo lo demás.

      Gracias por pasarte a comentar Suso ¡Un saludo y un choque de tulas!

      Me gusta

  2. Puto Nomura, ojalá lo atropelle una Gandola, a él y a los directivos de Square.

    Totalmente de acuerdo con la entrada amigo Arald, la verdad es que es una lastima, que este todo aquí tan desorganizado, tan mal ejecutado y con la mente de principalmente hacer billetes, pero cómo ya hablamos una vez, es lo que pretende hacer esta empresa últimamente con todo, invirtiendo poco y nada en franquicias que merecen más reconocimiento o un revival en condiciones, así de como invertir algo más en otras intentando de paso estirarlas lo máximo posible, para obtener el mayor redito, con el menor esfuerzo.

    Con KH en particular hemos llegado al punto de que Nomura, ha quedado como un imbécil, un eterno adolescente, que se flipa, pero no sabe escribir y que lo único que sabe es llenarse la boca con un montón de mierda que solo él entiende, ya en su momento la franquicia estaba agotada, hasta mucho antes de salir el KH3, ahora simplemente es de vergüenza, todo por intentar sacar beneficio y mantener las zumbadas de este señor un día más. Pero bueno, cada cual es libre de dispensar su dinero cómo quiera, eso sí, al igual que con AC, yo me bajó ya del barco para no volver y si juego algo de la saga, serán juegos anteriores, que de verdad me molasen en su momento, porque es para pegarse un tiro en la ingle, con todo esto.

    Por lo demás, otra gran entrada, un beso 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias por comentar Spi! La verdad es que pocos temas como el de KH veo que hagan hervir tanto a la gente y lo que más me sorprende es que siga siendo un éxito la franquicia con todas las payasadas que han ido haciendo Nomura y los de Square-Enix con estos videojuegos… Aunque yo sí que guardo la esperanza en determinadas sagas de Square, lo cierto es que cada vez veo con más temor lo que puedan llegar a hacer con aquellos videojuegos que me gustan (Con FFVII Remake estoy temblando y con FFXVI no me extrañaría que se metieran en el zipizostio multivérsico y de vender mil y un DLC y versiones). A ver si hay suerte y se dejan el gilipollismo y las putadas únicamente para los fans de KH XD (Aunque viendo lo de que van a invertir más en NFT y tal… No quiero ser agorero pero pinta mal la cosa XD)

      Yo, como tú, también me quedo fuera del barco y ahí se estampen mucho con KH4 XD Un saludo y gracias por comentar Spiguelín.

      Me gusta

  3. Estoy completamente en desacuerdo, yo he jugado toda la saga y puedo decir con toda certeza que no hacía falta jugar el chain of memories para jugar kh2 y entenderlo, porque en el propio juego te lo explican para empezar, y si no es en kh2 te lo explican en el 358/2 days, no se llama estafa, se llama mercado, es como decir que infamous second son es una estafa gigantesca porque el juego salió para ps4 y no puedes jugarlo sin haberte pasado los 2 anteriores, que salieron para ps3. Literalmente no hay ninguna estafa aquí, y solo te basas en que para jugar un juego y entenderlo tenías que jugar otro que era de otra consola, eso no es una estafa, si no te gusta el juego no lo juegues, así de fácil, hubiera sido mejor si hubieras hablado de lo ocurrido con kh3 para switch, que Esquare quiso hacer una versión cloud porque engañaron a los fans diciendo que el juego requería demasiados requisitos para la consola siendo eso mentira.
    Eso SI es una estafa, pero que para entender un juego tengas que jugar otro antes de ese? Señorito, eso ocurre con cualquier franquicia que sea catalogada como «saga».
    Lo mismo que dices que ocurre con kingdom hearts ocurre con god of war, que entre el 1 y el 2 hay que jugar los dos juegos de psp

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s