Mi repulsa por los Servicios de Videojuegos: Game Pass y PSPlus NewMaxUltraPower

Toca dejar descansar un poco a From Software (No será por material que tengo preparado, porque me da que os vais a aburrir de tanto «Souls» las próxiams semanas…) y dar de comer a aquella feligresía ansiosa de bilis y que no está interesada en los videojuegos de dicha compañía. Porque sí, el tío Arald piensa en todos vosotros y no quiere que nadie se quede sin su pizquita de contenido blasfemo y nocivo.

Hoy os traigo otro de esos temas de barra de bar más trillados incluso que el debate sobre el precio de la energia eléctrica y los carburantes. Un tema del que no había hablado aún en el blog y que es de retrasada actualidad. Hablo de retrasada porque, como es costumbre, a esta santa casa las noticias llegan días, e incluso semanas, después de que estén en boca de toda la comunidad jugadores y a fecha de esta publicación los incendios ya se han apagado y la gente ya esta hablando de otras cosas… Y es que en Save Game? somos así, al igual que cuando curas un buen jamón, aquí nos gusta esperar un tiempo y dejar que las noticias maceren para poder tener una visión más completa del debate. Como habreís podido intuir gracias al título de la entrada, si no sois unos torreznos, hoy voy a hablaros de servicios de videojuegos, un tema cuanto menos delicado y peliagudo, pues creo que son pocos los temas relacionados con el mundo del videojuego capaces de romper más infancias y de ofender a más madres. Por este motivo no sé si escribir como de costumbre, tranquilamente desde la cubierta de mi yate y con el copote de brandy en la mano, o bien de una forma más segura, poniéndome un «kevlar» y un casco y atricherándome en las bodegas del navío.

¿Qué por qué digo esto? Podéis llamarme exagerado, pero la última vez que hablé negativamente de Game Pass en Twitter, su amistosa y para nada intolerante congregación de allegados vino hasta este blog a ponerme de puta para arriba ¡Y ojo! Todo por citar una para nada marrullera cuenta imparcial dedicada a XBox y decir con buenas palabras, pues todavía no me había comprado el diccionario de improperios y vilpendias, que los servicios como Game Pass no me gustaban porque algunos de los videojuegos que incluian tenían fecha de caducidad, a colación de una noticia que decía que unos videojuegos se iban a retirar en el plazo de un mes del servicio. Mirad que suelo soltar mierda por mi deliciosa boca en estos lares, pero creo que nunca he llegado a ofender a tantos hispanoablantes en mi vida sin una sola palabra malsonante de por medio… No diré que no hubiesen réplicas amistosas y por parte de gente normal, pero un porcentaje que fácimente superaría el 50% consistía en burlas, insultos y acoso ¡Hasta vinieron a este santo blog, que no visita ni mi madre, a decirme que no me gustaban los videojuegos y que me dedicaba a aprovecharme de la guerra de consolas para rascar visitas! Al final incluso me hicieron llorar porque llegaron a decir que mis entradas eran estupidas… En eso último desde luego creo que no se equivocaban. En cualquier caso vamos al lío.

¡GUEIMPESS A UNEURO! ¡VUENO, VONITO Y VARATO! ¡SI NO JUEGAN GUEMPESS NO SON AFISIONADOS A LOS BIDEOJUEGOS!

Tras esta breve introducción, y como aquí tenemos más huevos que espalda, voy a dar a pies juntillas mi opinión sobre los servicios de videojuegos en base a la «reciente» (¿Que hará cosa de un mes?) noticia de que Sony ha presentado para PlayStation su propio servicio de videojuegos al más puro estilo Game Pass de Micrososft. Como era previsible el avispero se agitó y tanto los de la congregación del Game Pass como los fanboy de Sony acudieron en masa, como gorrinos que se lanzan al barro para devorar un último trozo de bazofia, a aportar su educada y fraternal opinión al respecto. De este modo convirtieron Twitter y otros foros de debate de videojuegos en un remanso de paz y de concordia el cuál apetecía visitar porque sabías que no ibas a estar leyendo a individuos llenos de complejos soltando mierda e insultándose como críos. Que bien hice en alejarme de todos esto fregados… Pero entrando en materia, no voy a hablar de los contenidos ni de las características de este nuevo servicio, pues el compañero Emilio de Retroactual nos deleitó hace unas semanas con una entrada al respecto donde viene todo muy bien explicado (La evolución de Playstation Plus), sino que voy a exponer mi opinión sobre estos servicios en general.

Tras el anuncio de Sony la respuesta no se hizo esperar y las redes se llenaron de gilipollas de «verde» y de «azul».

Mientras que soy un consumidor habitual de este tipo de servicios cuando hablamos de cine, series o música, cuando se trata de otras de mis aficiones como lo son los videojuegos o la lectura soy bastante reacio a ello. Dejando de lado la protoerección producida por la idea de acumular cartón y plástico propia del amante del formato físico, este rechazo a unos medios y no a otros viene en mi caso dado sobre todo por un criterio de temporalidad y capacidad de dedicación. Mientras que una película o una serie es algo que normalmente puedo finiquitar en unas pocas horas, un videojuego o un libro por lo general suelen demandar más tiempo, el cual en mí caso, salvo que no duerma, escasea. Este es el principal motivo que hace que sea muy selectivo con productos a los que sé que voy a dedicar mucho tiempo como sería el caso de los videojuegos. A esto se le suma que jugar a videojuegos supone un mayor esfuerzo intelectual. Mientras que cuando estoy hecho polvo después de un duro día de trabajo y de paternidad puedo ponerme sin ningún problema el último capítulo de «Café con aroma de mujer» en Netflix, se me hace una montaña darle a Dark Souls porque no tengo el culo listo para la batalla. Por estos motivos, cuando me pongo a jugar, quiero aprovechar hasta el último minuto de mis escasas sesiones de juego y esto hace que antes de jugar a un videojuego este haya pasado una preselección bastante rigurosa, por lo que tengo muy claro que a eso es a lo que quiero jugar, a algo que verdaderamente me apetezca.

¿Y qué tiene que ver el nardo con la velocidad? Pues resulta que este concepto de preselección rigurosa de videojuegos pienso que va un poco en contra a tener una selección estanca de videojuegos como ocurre con estos servicios ¿De qué me sirve tener 300 o 400 videojuegos a mi disposición si al que me apetece jugar no está dentro de la lista? ¡Que cuidado! Con tantos títulos disponibles es probable que más de uno y de dos me interesen, pero que justo en ese momento en particular sean preferencia pues es bastante más complicado… Además, el hecho de llevar los deberes hechos de casa y tener tan claro lo que quieres jugar anula un poco esa «ventaja» que tienen esos servicios de «prueba y prueba hasta que encuentres algo que te guste». En mi caso el 99% de las veces tengo que hipotecar horas de sueño para jugar a videojuegos, con las consecuencias que ello trae para mí infame bienestar, por lo que el probar por probar videojuegos no entra en mis planes. Una sesión de juego desaprovechada de esta manera para mí supone un retorcer de huevos, algo que termino pagando a la mañana siguiente y que no me ofrece recompensa alguna. Por tanto esa cantidad sobre calidad, entiéndase calidad como experiencia que para mí personalmente sea satisfactoria (Apunte que hago para los ofendiditos de mierda), no me compensa en absoluto en aquellas aficiones como los videojuegos que implican mucha inversión de tiempo y, para que se me entienda, sacrificio, aunque no me guste empleer la palabra en este contexto porque los videojuegos van de disfrutar.

Invertir tiempo en probar videojuegos pienso que es una de las grandes ventajas de estos servicios, aunque mi yo actual no la sabría aprovechar.

Otra cosa que no me gusta de estos servicios es la caducidad de parte de sus contenidos. La presión de que X videojuego abandone el servicio en días es algo que no llevaría demasiado bien, menos cuando por norma general suelo tardar semanas en terminar los videojuegos a los que juego (Aunque últimamente he cogido un «turbo» un poco insano en este aspecto). Si bien estos videojuegos permanecen meses dentro del servicio, puede que cuando te apetezca jugarlo o simplemente cuando te suscribas, ese videojuego que te interesa este en la cuenta atrás de su retirada. Está claro que siempre tienes la opción de costearte el videojuego y continuar jugándolo una vez retirado del servicio, más cuando en servicios como Game Pass estos títulos suelen presentar ofertas de lo más jugosas. No hay que ser mentencato, está claro que utilizar un servicio no excluye que puedas comprar videojuegos y viceversa. No obstante, pienso que pagar por una suscripción para luego tener que pagar por un videojuego incluído en la misma carece de sentido, para ello directamente me compro el videojuego y a shuparla illo.

Evidentemente tampoco todo es quimera y soy consciente de las ventajas que tienen también este tipo de servicios. Además de las ofertas que mencionaba con anterioridad y del bajo coste de las suscripciones, por poner otro ejemplo, hay algunos videojuegos que solamente pueden jugarse en una determinada plataforma a través de este tipo de servicios, como sería el caso de los videojuegos de PlayStation 3 en PlaySation 4 y 5 a través de PSNow o la promesa de videojuegos de PS1, PS2 y PSP con la nueva suscripción Premium de PSPlus. Si bien esto podría llegar a resultarme apetecible, a la postre hay tantos videojuegos actuales que me interesan que el tema del «retro» es algo que sé que terminaría por no utilizar. También echo la vista atrás y si estos servicios hubiesen existido en mi época moza hará unos quince años… ¡Oh mamma! Sin ningún puto duro más que para juergas y escarceos y con demasiado tiempo libre, hubiese sido un verdadero paraíso terrenal el tener por cuatro pesetas esa cantidad ingente de títulos y de horas de vicio. Solo con decir que en aquella época pagaba las mensualidades de World of Warcraft con el pensamiento de que por la quinta parte de lo que me costaba un videojuego tenía todas las horas de vicio que quería…

Centenares de videojuegos por un precio irrisorio. Sin duda para muchos aficionados a los videojuegos esto es como un sueño hecho realidad.

Para ir cerrando esta apología al odio simplemente decir que el tema de optar por jugar en servicios, copias físicas, juegos digitales, streaming… es una decisión muy personal que depende de la situación y el perfil de cada uno. Si bien ahora repudio estos servicios, a mí mismo hace unos años se me hubiese hecho el culo fanta de limón si hubiese tenido un Game Pass o un PSPlus NewMaxUltraHDFreeSyncUSB3.0TeraFlopping. Y no descarto que en un futuro pueda volver a interesarme de nuevo por estos servicios… Con esto último, y con toda la entrada en general, simplemente quería subrayar que todo es cuestión de gustos y que no hay que sentirse atacado porque fulanito diga que no le gusta el Game Pass y topota diga que no le gustan los juegos físicos. Todo depende de cada uno. No hay una mejor opción ni una compra inteligente, lo que hay son gilipollas con mucho tiempo libre incapaces de respetar, y mucho menos entender, una opinión diferente y que se dedican a dar por culo a aquellos que piensande un modo distinto a ellos.

6 comentarios sobre “Mi repulsa por los Servicios de Videojuegos: Game Pass y PSPlus NewMaxUltraPower

  1. No hay motivo (o no debería) para ser linchado por una opinión como esta, máxime cuando se ha argumentado perfectamente. Lo único que puedo añadir es que, como sucede con cualquier producto de masas, el tipo de público al que va dirigido, si bien puede ser muy variado, suele ser más del perfil del consumidor activo. Es decir, de aquellos que dedican más tiempo a esta afición y pueden permitirse no solo probar sino jugar, y tal vez completar, un mayor número de juegos. Como bien comentas, si hubieran existido en tu época moza, tu percepción sobre ello puede que fuera muy distinta.

    A mí, como creo que comenté en mi último post, me va a venir muy bien para poder probar material sin tener que invertir en su compra previa, aunque me da que acabaré probando cuatro cosas de entre la oferta que haya disponible, que se presume será amplia. Pero bueno, será una manera de mantener el interés por los videojuegos más allá de las noticias y lo que comentamos a diario, porque sino me veo sin jugar a uno durante yo qué sé. Llegado el momento probaré el nuevo Plus y, según sea lo que me encuentre, veré si lo mantengo o no.

    Como siempre, un gran artículo Arald. Saludos y no te inquietes por lo que te puedan decir cuatro amargados…

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por comentar y por pasarte Emilio! Tienes razón en que nadie debería ser linchado por exponer su opinión especialmente si esta es respetuosa y argumentada pero ya sabes que hay gente no suele llevar demasiado bien que haya otros que piensen distinto o que tengan distintas prioridades (Tanto en el ámbito del videojuego como fuera de este).

      Sobre lo del consumidor activo tienes toda la razón. Estos productos cuentan con numerosas ventajas que se ajustan más a un tipo de jugadores que a otros.

      Muchas gracias de nuevo por pasarte Emilio. Ya nos irás relatando cuál es tu experiencia con el servicio ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

  2. Gran entrada, como de costumbre, hamijo Arald.

    Yo por mi parte no tengo mucho que aportar, en realidad mi opinión es relativamente similar a la tuya, pero con algunos matices.

    Para mí, son servicios que como opción están bien, pero insisto, como OPCIÓN. Como a ti, de nada me sirve tener 500 juegos a mi entera disposición cuando apenas dispongo del tiempo para jugarlos. Más allá de que sienta una tremenda predilección por el formato físico, si quiero algo, me lo compro y lo reviento. Pero tener un catálogo tan grande a mi alcance, lo único que lograría es saturarme. De hecho, ya me pasa con cosas como Movistar + (y lo tengo porque me entra con el Internet), en donde hay tanta oferta, que nunca encuentro árbol en el que ahorcarme.

    No niego que si esto me hubiese pillado con 20 años y cuatro duros, muy probablemente hubiera sucumbido a sus encantos… o quizá no porque me gusta demasiado acumular cajas de plástico. Pero vaya, como te decía, lo veo bien como opción, pero no me gusta pensar que en el futuro, muy probablemente, sea la única opción.

    En fin, me han faltado tulas, pero me ha gustado mucho. Aquí te dejo mis dies.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por comentar Susete! Cada vez estoy más convencido de que en otra vida fuimos dos cojones dentro de un mismo escroto porque poco o nada puedo añadir o matizar sobre lo que comentas porque pienso exactamente igual.

      A mí con Netflix, Amazon… me pasa exactamente igual. Al final inviertes más tiempo ojeando el catálogo que viendo algo que te interese, e incluso como nos ha pasado a veces a mí mujer y a mí que despues de media hora buscando «qué ver» hemos terminado enchufando la tele o cargando alguna película piratilla. Efectivamente como opción y complemento muy bien, pero como método único de consumo, al menos en el momento actual, no lo veo.

      ¡Un saludo y gracias por pasarte Suso! ¡Un choque de tulas que sé que lo has echado en falta! (¿Sabes que hay un portal de alquiler de pisos que se llama «mitula»? XD)

      Me gusta

  3. Pues no he visto la entrada tan llena de odio o improperios para considerarla negativa, solo te he visto dar tu opinión al respecto y decir porque este tipo de servicio no es para ti, simple y llanamente, sin títeres de por medio, no se, en la linea de siempre y ya.

    Ya sabes que yo lo veo de otra forma, y si estoy de acuerdo en estos servicios, así como emplearlos, porque mi situación es muy diferente, eso sí, lo que no me parece es que vengan pibes random a quejarse porque tu opinión, no es igual a la suya, esos se pueden ir a comerles los huevos a sus padres, ya sean microsoft, sony o del charco de la pava. Al final este mejor o no, son por los desgraciados estos de la guerra de consolas, que hay tanta mierda alrededor de servicios como estos y en internet.

    Eso sí, dado el precio, dudo que por ahora utilice el servicio de Playstation. Muy buena entrada Arald, un beso 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias por pasarte y comentar Spi! Lo cierto es que no he visto ningún hooligan ni por aquí ni por Twitter, supongo que será porque ya no soy un Influenser como lo era antaño porque ya sabes que es tocar Game Pass y la gente se te echa al cuello…

      Al final estos servicios, al igual que cualquier otra forma de consumir videojuegos, no dejan de ser opciones, lo que es positivo pues permite jugar a cada uno como más le convenga y venga en gana. Yo por el momento porque no me interesan, pero no descarto utilizarlos en el futuro. El servicio de PlayStation tampoco creo que lo use de momento, a no ser que pusieron algo interesante de PS1, PS2 o PS3 por lo que me quemase el culo jugar. En ese caso igual echaba un mesecillo.

      Gracias de nuevo por sarte y comentar Spi. Un besico.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s