Elden Ring: La Octava Maravilla del Mundo del Videojuego

Anda que menuda cursilada de título de entrada me he marcado… Después de desafiar las leyes de la biología y de la partenidad para completar Elden Ring y tras sentirme bastante merdellón por el vacio existencial causado por el hecho de haber terminado el juego, ha llegado el momento de sentarse a reflexionar y a escribir cuáles han sido mis impresiones (Esta vez definitivas) sobre el videojuego de moda. Sin pretenderlo, casi hago una tijereta entre esta entrada y la previa sobre mis impresiones iniciales, pero es que le he metido una tralla tan jodidamente intensa al juego la última semana contra viento y marea que jamás hubiese imaginado que podría haberlo terminado en este lapso de tiempo. Además, el final me ha llegado un poco de forma inesperada, como hostión de madre imprevisto, ya sabéis, de esos que no sabes que se están rifando hasta que te caen. Podría haber dilatado un poco la escribición de esta entrada, pero tengo pensado traer las próximas semanas más contenido de Elden Ring (No os creáis nada) y quería poner en primer lugar sobre el papel la tradicional exposición de impresiones y colecta de champiñones propia de la sección Let’s Play! A ver qué mierda sale de aquí porque vamos, terminar Elden Ring me ha dejado tocado y hundido…

Experiencia Global : ¿Puede haber en el mundo del videojuego algo tan gratificante a la par de hiriente? Elden Ring es como esa rosa roja brillante de enmedio del rosal, una rosa que embelesa tus sentidos y apacigua tus penas pero que cuando te retiras porque has acabado de olerla, no te has dado cuenta de que te has pillado el escroto con la zarza de espinos y te has terminado haciendo una carniceria enmedio de tanto disfrute sensorial. A riesgo de sonar repetitivo, pues últimamente estoy bastante facilón en lo que a videojuegos se refiere y prácticamente todo lo que juego me parece la polla, he de decir que Elden Ring me ha parecido no solo la polla, sino la polla con sendos cojones. Para mí, de las mejores experencias que he tenido jugando a videojuegos, adelantando por la derecha y a toda velocidad a todos esos títulos de ensueño que he ido comentando en el blog desde Yakuza Like a Dragon. Esta vez, y me sorprendería mucho equivocarme, estamos ante el que para mí será el Save Game? GOTY de 2022 (Pedazo de Spoiler bloguero que os he metido). Mi experiencia con Elden Ring como videojuego la definiría como única, trascendental y meritoria de pasar a formar parte de ese Olimpo de mis videojuegos favoritos de todos los tiempos. Aunque empecé a jugar con dudas, Elden Ring me atrapó desde el minuto uno y durante todo el viaje me ha hecho disfrutar de ese sentimiento tan especial de estar construyendo mi propia aventura que pocos videojuegos, por no decir ninguno, hanían conseguido previamente. Es difícil de explicar si no se experimenta. Si la experiencia de mundo abierto con Zelda Breath of the Wild es similar, entiendo que sea uno de los juegos mejor valorados de los últimos tiempos, algo que yo no comprendía hasta que probé en mis carnes este Elden Ring. En mi caso, cada vez que encendía la consola y ponía el juego se me pasaba el tiempo volando y luego, durante la noche y el día, me era inevitable no llevar mi mente a las Tierras Intermedias para ver cómo afrontaría los siguientes pasos de mi aventura o alucionar con qué nuevos regiones me esperaban. Como decía al principio del párrafo, el hostión al terminar el juego ha sido tal, que me ha llegado a afectar negativamente, algo que me ha pasado en muy contadas ocasiones. Pero cero dramas tetes, un clavo saca a otro clavo y en menos de veinticuatro horas ya estaba dándole a Demon’s Souls más feliz que una perdiz. Eso sí, no descarto en un futuro próximo hacer una segunda vuelta al juego construyendo una nueva aventura con una clase de personaje diferente y tomandos distintos caminos y rutas. Tras esta intensa y romántica felada, pasemos a cosas más pragmáticas…

Elden Ring solo se puede definir mediante la expresión «putísimamente maravilloso».

Duración : A mí Elden Ring me ha durado entre 45-50h, una duración justa y óptima desde mi punto de vista, teniendo en cuenta lo extenso que puede llegar a ser el título. He de decir que para lograr sacar ese tiempo me ha tocado doblegar las leyes del tiempo, la biología y la paternidad, llevando a mí cuerpo a un éxtasis físico y psíquico que ni en los mejores tiempor de la «Ruta del Bacalao». El café, el estar acostumbrado a las malas noches por los niños y el disfrute videojueguístico extremo, han hecho que este experimento del sueño ruso en forma periplo de trasnochamiento y maquinitas, más propio de un adolescente, no haya supuesto para mi ser un mayor contratiempo. Tampoco es que haya ido a capullo descubierto a terminar la historia del juego, ya que con dicho tiempo de juego he podido hacer una cantidad para nada desdeñable de contenido secundario, dejando en el tintero y para una segunda vuelta una zona oculta que descubrí que existía una vez completado el juego al buscar dónde cojones estaba el enfrentamiento con Malenia tras ver que no era el jefe final del juego, algo que yo erróneamente creía. Evidentemente, el mapa del juego es tan gargantuesco, al igual que las posibilidades que ofrece, que puedes hacer una partida todo lo larga que quieras. Si te dedicas a mirar debajo de cada peñasco desde luego le sacarás 100 o más horas al juego… Y entonces es cuando vienen las lamentaciones de que las mazmorras y jefes secundarios son repetitivos y que mucha gente acaba aburrida de ellos. La solución: hacer otro tipo de contenido ya que es de ser cuanto menos gilipollas el obligarse a hacer algo que a uno no le apetece si hablamos de una afición como son los videojuegos. Respeto que cada uno juegue como le salga de sus santas gónadas, pero pienso que en este tipo de juegos la virtud está en ser comedido y no obsesionarse demasiado en hacer y mirar todo. Por suerte, yo hace tiempo que dejé atrás esa mentalidad completista obsesiva y compulsiva y es una de las mejores cosas que me han pasado como jugador ya que me ha permitido disfrutar de géneros, como el mundo abierto, que antes incluso repudiaba. Esto supone que no me importa dejar por explorar esa cueva cochambrosa que se ve en una montaña de a tomar por culo si en ese momento lo que me apetece es avanzar en la historia o buscar otro tipo de desafío. Ya dejaré para enriquecer otra partida esas mazmorras no exploradas. Y después de esta tan necesaria lección sobre cómo aprender a disfrutar de los videojuegos llega el momento de hablar de otro tema muy eb la boca de todos: la dificultad.

Dificultad y Asequibilidad : Hace unos días escribí una entrada sobre mis impresiones iniciales al respecto así que no seáis mentecatos y pasad a leerla (Os dejo el enlace para aquellos que no sois capaces de levantaros del sofá ni para echar un meo: Millasaki y el Poder de la Amistad: Análisis de la Asequibilidad de Elden Ring). Reitero lo expuesto en la entrada previa una vez completado el juego: Elden Ring es, desde mi punto de vista, el Soulslike más fácil y asequible de From Software hasta la fecha gracias a que en cierto modo cada uno puede ajustarse la dificultad como desee, especialmente en base al uso o no de invocaciones y de cenizas de invocación. Utilizando lo último y con un personaje de Fuerza / Armadura Pesada (Que menos mal que los Soulsbro más ilustres decían que no valía ni para vender cupones en Elden Ring), el juego me ha parecido un paseo y no ha habido ningún jefe que se me haya atascado salvo el viejales de Margit, el Enjuto (el primer jefe del juego). Huelga decir que esta experiencia de juego poco o nada tiene que ver al ir sin invocar y a pecho descubierto contra los jefes. No puedo evitar rerir a carcajadas cuando veo a algún Soulsbro de los de «no a los modos fáciles» y «respetar la visión del autor» quejarse con el ano y el recto en llamas de que los jefes son difíciles e injustos si no se invoca. Karma bitches!

Soulsbro No Invocadores, tened el culo calentito y preparado que aquí llega tío Radahn a daros vuestro merecido.

Argumento y Narrativa : Si bien creo que en Elden Ring las cosas están mejor explicadas y quedan más claras que en Dark Souls, juego el cual nadie ha entendido hasta que ha visto un vídeo explicativo de YouTube tras completarlo, veo que siguen estando presentes esos vacios narrativos que son difíciles de llenar si no se hace un exhaustivo trabajo de documentación sobre la marcha. Entiendo que la gracia de la narrativa del juego es no enterarse de una puta mierda y recurrir al romanticismo de los foros y de las redes para saber, a raíz de los debates, cuál es la sorpresa que trae el pastel. No voy a negar que a mí me gusta mucho en este tipo de juegos el hecho de que la aventura no esté guionizada y que te dejen ir a tu aire, pero no puedo premiar con la excelencia la falta de contexto de muchas situaciones como algunos enfrentamientos contra jefes o el desarrollo del algunas misiones. Aunque en este aspecto sí que veo una evolución y una mejora respecto a otros títulos del estudio, en estos momentos, aunque lo respeto, no estoy en esa fase romántica de sumergirme y disfrutar en foros al leer las teorías de cuatro colgados con demasiada dedicación y mucho tiempo libre. Y bueno, aquí estoy yo hablando de argumento y narrativa sin tener ni puta idea de qué va el juego, a la espera de ver un par de vídeos que me aclaren la movida…

Misiones Secundarias : Si no querías caldo, toma dos tazas ¡Millasaki hijueputa! He aquí el talón de Aquiles de Elden Ring, su criptonita, la venérea que nunca deseaste. De nuevo tenemos la ración tradicional de From Software de diálogos crípticos y escuetos, indicaciones imprecisas y NPC que desaparecen por arte de magia y nunca más se supo nada de ellos (Hasta que en ocasiones encuentras su cadáver), todo ello sin un registro de misiones que te diga con quién has hablado o que misión te ha encomendado. Nada nuevo bajo el astro rey, solo que en esta ocasión esta magia viene agraviada por tener lugar en un mundo inmenso en el que buscar al NPC de turno se convierte en encontrar una aguja en un pajar y los encuentros con dichos NPC son mas cosa de casualidad que de intencionalidad. A tenor de esos son muchos los jugadores que han tenido que recurrir a guías o a experiencias de terceros para completar algunas de las misiones más largas y enrevesadas del juego. Evidenteme la reacción a esto no podía hacerse esperar y no han tardado en aparecer los Soulsbro de turno quejándose de que haya gente que mire guías y pegándose el moco de que ellos han completado las misiones sin guía (Algo que es infinitamente más probable que el hecho de que uno de esos sujetos haya mojado el churro en el último año). Misiones como la de Ranni y Blaidd se me antojan harto complicadas e incluso imposibles sin guía, especialmente en puntos como cuando Blaidd decide meterse en una de esas «cárceles» del mapa por la puta cara (Adivina que tienes que encontrarlo ahí…). Por tanto a todos esos Zampaheces que van de listos, haciendo alusión al nombre de NPC más ludonarrativo que tiene Elden Ring, simplemente decirles que vuelvan a meterse la cabeza dentro del culo y que dejen jugar a los demás como les venga en gana, que nadie ha venido a pedirles su opinión. En mí caso particular me vi obligado a consultar una guía para completar la mencionada misión de Blaidd, pues me interesaba la trama de los personajes, y después tuve que consultar en un par de ocasiones más para ver cómo proseguir en el área de Liurnia porque me quedé atascado.

Elden Ring ofrece múltiples subtramas de lo más interesante. Eso sí, ni de puta coña las completas sin ayudas externas de guías o consejos de terceros.

El Mundo Abierto : Sin duda el mayor atractivo del juego. El mapa de Elden Ring es inmenso y, tal y como comentaba previamente, te ofrece mil y una posibilidades para que construyas tu aventura como desees sobre la marcha. Por ejemplo, yo había días que me dedicaba a explorar cuevas y catacumbas, pues era lo que me apetecía, mientras que había otros en los que simplemente me dedicaba a alcanzar aquellos puntos del mapa que mayor interés me suscitaban para disfrutar de la exploración y encontrar alguna recompensa inesperada. Como puntualización decir que los puntos de interés del mapa se van desvelando a medida que los descubres, por lo que te puedes olvidar del agobio de tener un mapa sucio y atestado de iconos. Además, la exploración es muy cómoda gracias a facilidades como el viaje rápido y gratuito entre «puntos de gracia» así como a la velocidad que otorga montarte a tu jamelgo (Afortunad@s con caballo en 3, 2, 1… ¿Recuerdo desbloqueado?). De nuevo incidir en el aspecto de ser comedido, buscar la diversión y no ser un puto agonías con el completismo, pues pienso que a muchos puede llegar a arruinarles la experiencia por la cantidad abrumadora de contenido que ofrece Elden Ring. Sin duda este sería el primer consejo que le daría a alguno de mis feligreses que fuese a empezar con el juego.

Elden Ring pone a disposición del jugador un mundo inmenso y lleno de posibilidades.

Jugabilidad : Respecto a la «jugabilidad bruta», Elden Ring toma el sistema de combate y de RPG de Dark Souls como base y lo enriquece y mejora con nuevas mecánicas tales como la contraguardia, las cenizas de invocación o las cenizas de guerra (Eso por no contar la infinidad de nuevos armamentos y hechizos de los que dispone el juego). Mención especial a la capacidad de salto, habilidad que supone un cambio radical en lo que a exploración, desplazamiento y combate se refiere, pues otorga infinidad de posibilidades gracias a una nueva dimensión de «verticalidad» en los escenarios nunca antes vista en los Souls de From Software (Se acabaron los saltos chusteros rodando para alcanzar plataformas). Por último es necesario mencionar de nuevo al peculiar rocín cornudo que nos acompañara en la aventura, Tormentera, cuyo sexo es un misterio hasta que algún mamporrero experimentado pueda sacarnos de dudas. A lomos de nuestro jamelgo vamos a poder movernos con mayor rápidez y también vamos a poder combatir, habiendo enfrentamientos que cambian totalmente de enfoque según empleemos o no el recurso de la montura. En Elden Ring va a haber enfrentamiento contra criaturas colosales, «literalmente», cuyos embates son capaces de cubrir la totalidad de la pantalla (y más), siendo necesario recurrir a la velocidad de nuestro corcel para mantenernos a una distancia prudencial del enemigo y a salvo de sus ataques.

La nueva mecánica de «Contraguardia» es el parry barato y facilón para aquellos mancos como yo que tenemos menos reflejos que una loncha de choped.

Los Jefes : Uno de los aspectos más característicos y que más da que hablar de los Souls, bien sea por su lore o por el desafio que suponen, son sus jefes y Elden Ring no es una excepción. A mí personalmente en este aspecto el juego me ha gustado, pues cuenta con gran variedad tanto de minijefes como de jefes. He leído críticas que dicen que estos últimos son mediocres y carecen de la «presencia» que tenían algunos jefes tradicionales de Dark Souls. En lo segundo estoy de acuerdo, pero es que como los jefes del primer Dark Souls, muchos de ellos conocidos por el populacho pues forman parte de esa «cultura gamer» (Ornstein y Smough, Artorias, Sif, Gwyn…), tampoco los ha habido en otros videojuegos de From Software, así que no sé de qué cojones se extraña tanto la gente… A mí jefes como Radahn, Malenia o Godwyn sí que me han sorprendido bien por su diseño o bien por sus mecánicas y pienso que cumplen con creces y que están a la altura. Concuerdo con que algunos de estos jefes son bastante acosadores y tienen unas combinaciones de movimientos un tanto injustas, pero también es cierto que el juego está pensado para usar invocaciones así que quien no las use… ¡A JODERSE! Siento repetirme pero ufff… Que a gusto me quedo remarcando esto. Me encanta ver como los típicos Soulbro intransigentes, frustrados porque un jefe de turno los mapa por ser «injusto», beben ahora de su propia medicina.

Salve Godwyn y la facilidad que tiene para abrirte el melón en décimas de segundo.

Apartado Técnico : Si bien Elden Ring no brilla por su apartado gráfico, este es más que correcto. Tanto los personajes como los escenarios pienso que cuentan con un diseño artístico excepcional que tiene reminiscencias tanto de Dark Souls como de Bloodborne. En cuanto al apartado sonoro… Si bien la banda sonora me ha gustado y creo que acompaña muy bien a lo mostrado en pantalla, lo cierto es que me ha faltado esa epicidad sonora de títulos previos. Por esta pijada acústica Elden Ring no se lleva la paja máxima en este apartado.

Rendimiento : De todo he oído respecto al rendimiento y de nuevo más kilos y kilos de mentiras que de polvos blancos en la sede de un partido político. La verdad es que me tiene ya bastante hasta el rabo, y no es la primera vez que me quejo de esto, el ver como los cuatro anormales de turno utilizan el tema de los bug, en la mayoría de casos mediante la hipérbole y la exageración, como arma arrojadiza en disputas de patio de colegio tanto en Twitter como en foros. En mi caso particular, jugando a la versión de PlayStation 5, tras unas 50 horas de juego, solo he tenido algún problema aislado de carga de texturas al utilizar el viaje rápido hacia Liurnia (Carga de texturas en aproximadamente un segundo únicamente en el momento del teletransporte, desde luego algo que no se puede consentir y que me ha jodido la inmersión) y también he visto a algún enemigo volador que se quedaba enganchado en algún arbol o muro. Nada más. Puedo entender el descontento de los jugadores de PC por el mal rendimiento que mostraba el juego en esa plataforma, pero aquí yo vengo a contar lo que experimento en mi carne trémula y solo puedo decir que a mí Elden Ring en Plei 5 me ha funcioando como la seda…

A nivel técnico y de rendimiento Elden Ring cumple con nota. Una lástima por ese apartado sonoro que no te hace vibrar como en otros títulos de From Software.

Fenómeno Social : ¿Pero que tacha te has fumado Arald para introducir este apartado en tu riguroso y para nada subjetivo análisis? Aunque suene a excusa burda y barata para aumentar el contador de champiñones verdes de Elden Ring para que de este modo parezca una putísima maravilla y no un «videojuego más», creo que no está de más tener en cuenta este apartado en estos videojeugos capaces de que crear un movimiento social a su alrededor que contribuya positivamente a la experiencia de juego. Aunque siempre recomendaré jugar a Elden Ring de la forma más pura y casta posible, he de reconocer que una vez metido en el lío el ir comentando y compartiendo experiencias, curiosidades y descubrimientos con otros jugadores puede enriquecer la experiencia de juego. Del mismo modo, tal y como adelantaba en el apartado del argumento y aunque en el momento actual, por cuestiones de tiempo y organización vital, rehuya un poco de la teorización y las pajas mentales sobre el significado del argumento, esta interacción social también puede ser útil para enterarte un poco más de la película cuando vas tan perdido que ya no sabes ni dónde tienes el agujero para cagar. Aunque esto no tiene que ver estrictamente con el juego, es algo que me apetecía valorar positivamente porque pocos son los videojuegos capaces de producir semejante reacción social y porque este es mi blog y aquí puntúo y hablo de lo que me sale de los huevos.

Balance Final: 9798795975143127645795764574578 / 2 / 1

Una puntuación final que desde luego dista de la perfección micótica, por debajo de otros videojuegos que he ANALizado rigurosamente en el blog, y aún así tengo la plena seguridad de que Elden Ring será mi GOTY de este año… ¿Por qué os castigo con tremenda contradicción? No es por mentecadismo, sino para reflejar el poco sentido y practicidad que tienen las valoraciones numéricas y los desgloses por apartados cuando estamos hablando de un producto en el que lo que verdaderamente cuenta es el conjunto y la experiencia subjetiva con el mismo ¿Qué cojones me importa que un juego rasque gráfica o narrativamente si ha supuesto el mayor pajote videojueguístico que he tenido en años? Tampoco es que me cague totalmente en el trabajo del típico ANAListo de turno, pues considero que puede ser interesante una descripción desglosada de los distintos apartados que ofrece un juego, lo que me cago es en los números que no aportan nada sustancial y que son incapaces de simplicar algo tan complejo como es la experiencia de juego. Entiendo por tanto que muchos ANAListos le hayan cascado un puto 10 a Elden Ring pese a sus taras porque el juego les ha reventado la cabeza como a un servidor, pero hay que ser consciente de la futilidad y subjetividad de dicho valor numérico y son los medios «profesionales» los primeros que deberían alejarse de esa conceptualización de vender la nota de los videojuegos como algo objetivo e irrefutable. El problema es que dudo mucho que algo así ocurra pues supondría que perdieran ese estatus de privilegio y de autoridad dentro del mundo de la crítica del videojuego que la comunidad les hemos otorgado de una forma errónea y un tanto irresponsable. Y no me extiendo más que hace poco escribí todo un alegato sobre este tema..

Después de esta reflexión y debacle ludonarrativa que seguro que os ha dejado con el escroto colgandero, llega el momento de que la entrada llegue a su fin entre llantos de dolor tal y como me ocurrió cuando terminé Elden Ring. Al final creo que pese a mis dudas e inseguridades iniciales la entrada ha terminado quedándome más resultona que merdellona, lo que es de agredecer. Llegados a este punto no puedo hacer otra cosa que solucionar la desazón de vuestras vidas recomendandoos jugar a Elden Ring. Elden Ring es un videojuego que hay que jugar en esta vida a mínimo que os interesen los RPG y cuanto más virgenes de contenidos lleguéis al mismo mucho mejor, pues la experiencia pienso que será mucho más sorpresiva y gratificante. Cuando lo juguéis ya me agradeceréis el orgasmo videojueguistico que os ha recomendado el tío Arald.

¡Felation felatorum! Tras este baño con extracto seminal que ha supuesto Elden Ring para mi persona, pasemos a la tan ansiada entrega de galardones:

Y a la eterna pregunta… ¿Merece la pena ganarse cuatro chapas como ANALista o chapero para de este modo poder soltar la gallina y comprar Elden Ring?

4 comentarios sobre “Elden Ring: La Octava Maravilla del Mundo del Videojuego

  1. Maldito Arald que te compro Millasaki con los billetes para que le hicieras una paja a su videojoc…

    Ya en serio, pese a que me duela no tengo mucho más nada que añadir que no hiciese ya en tus experiencias iniciales, porque aunque como ya dijimos, tengo cosas pendientes (Aunque al paso que vamos me veo dejando aparcando el Demon’s) y está todo el hecho de que me gusta jugar las cosas con tranquilidad a mi bola, sin necesidad de tener a todo el mundo hablando de lo mismo. Así que probablemente en algún momento de este año, caerá Elden Ring, pero prisa ninguna, porque por suerte poco más alla de los spoliers de como funcionan elementos mecánicos y la waifu esa que te da abrazos, sigo más o menos igual que cuando no sabía nada, por lo tanto puedo meterme a la experiencia cuando los billetes y las ganas lo permitan.

    Sin más me voy, no sin decirte que no es buena idea hacer cosas con las bolas en un campo de rosas, que luego no veas para curar la hemorragia. Un beso y un saludo 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por pasarte y comentar Spi! La verdad es que parece que el Millasaki me ha untado bien porque llevo un vicio insano a los Souls y se van a venir varias cositas al blog al respecto XD

      Sobre Elden Ring déjate de moñadas y juégalo XD Aunque si quieres terminar Demon’s Souls mejor hazlo antes porque después de saboreal las mieles de la comodidad del Elden el regreso a las mecánicas más clásicas se hace durete. Pase el tiempo que pase hasta que lo juegues, continúa yendo lo más virgen posible porque ya te digo que la experiencia sin saber nada es una pasada.

      ¡Un saludo y gracias de nuevo por pasarte Spi! Tomo nota sobre lo de las bolas. Huevos y campo nunca fueron buena combinación.

      Me gusta

  2. Debo reconocer que me ha dado tiempo a sacudirmela apenas tres veces antes de llegar al clímax. Ya no por el contenido, sino por su redacción. Creo que, de los últimos tiempos, es una de las mejores entradas que recuerdo en cuanto a alusiones fálicas y escrotiles. No puedo más que dejarte mis dies por aquí.

    En cuanto al juego poco te puedo decir, me alegra encontrar algo que no llora por el mundo abierto. Yo ya te lo diré cuando llegue, cosa que tardará pues, como sabrás, justo ayer empecé Demon’s Souls.

    Pero vaya, que haya ganas, muchas ganas de catarlo y más aún con la cantidad infame de referencias a Berserk que he podido ver (o sea, Blaidd es el puto Guts directamente XD).

    Me quito nuevamente el sombrero ante semejante entrada que te has marcado. Celebro que lo hayas disfrutado y espero que con Dark Souls 2, puedas compensar ese vacío que te ha dejado Elden Ring.

    Besis de fresi.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias por pasarte y comentar Susete! Las alusiones al miembro viril eran necesarias pues aún semanas después la erección de Elden Ring es mantenida XD

      Si tienes pensado meterle caña a los juegos del Millasaki haces bven empezando desde el primero porque al volver atrás como estoy haciendo yo, aunque los juegos siguen molando, se nota la rascada de algunas mecánicas.

      Yo por el momento con DS2 encantado, hasta tal punto que no descarto ya que estoy en racha y voy envenenao darle después a DS3. Ya os iréis enterando… ¡Un saludo y un choque de tulas Suso! ¡Nos vamos leyendo! 🙂

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s