¿La muerte inevitable del Formato Físico?

Hoy vengo a reflexionar un poco y a aportar mi opinión sobre uno de esos temas que son recurrentes en las tertulias sobre el mundo del videojuego. Hablando de tertulias, precisamente la idea de escribir sobre este tema surgió tras una que tuve en un grupo de Telegram en el que nos reunimos para debatir e intentar cambiar el mundo algunas de las mentes más sabias y privilegiadas de la blogesfera videojueguil. Lo que antaño parecía un cuento de viejas para asustar a los jugones más acérrimos hoy en día es una realidad palpable y es que el mercado digital del videojuego ha llegado pisando fuerte y está cada vez más presente en consola tras haber devorado casi por completo al formato físico en el PC. Términos como consola «only digital», servicios como Gamepass y modalidades de juego como el streaming están cada vez más a la orden del día, haciendo que los testículos de los jugadores de bien, como un servidor, se estén tornando como pasas al ver que el formato físico pierde terreno frente a la imparable digitalización. El milenarismo, perdón, la digitalización total va a llegar… Y yo me pregunto: ¿Es esto tan malo? ¿Realmente los amantes del físico debemos palidecer como si nos hubiesemos pillado el escroto con la cremallera del pantalón? Reflexionemos al respecto.

La era del formato digital va a llegar, va a llergar… ¡DEJÁME HABLAR! ¡DEJA HABLAR A LA MINORÍA SIsisilenciosa…!

Yo siempre he sido un amante del formato físico, siempre he preferido tener tacto humano a ver una película de contenido para adultos. Para aquellos que nos criamos entre cajas de cartón para los cartuchos y envoltorios de plástico para los discos, el sujetar un videojuego entre las manos tiene algo especial, algo ritual, que nos hace sentir bien y que supongo que las nuevas generaciones, tan acostumbradas a la comodidad de los productos digitales, no son capaces de entender. El ir a un comercio y pasar los dedos por los estantes de videojuegos para recoger toda la mierda que han dejado aquellos que pasaron a sobar las cajas antes que tú, el abstraerse viendo carátulas de videojuegos en una tienda para luego no comprar ninguno, el adictivo olor a plástico chino que hacen los videojuegos nuevos cuando abres el precinto, el embelesamiento que produce el soñar con aquellos manuales ilustrados de antaño al ver que al abrir la caja de un videojuego únicamente incluye un disco y un papelote de publicidad… Son experiencias difíciles de explicar y mucho más difíciles de comprender para los hijos de la era digital. Tal vez gastemos más en «Pronto Atrapapolvos», tal vez seamos un poco diógenes y nos guste acumular mierda en forma de plástico y cartón, pero así somos felices.

Entre tanto plasticucho no sé dónde he dejado mi polla.

Los amantes del formato físico también somos empíricos, creyentes de lo tangible, nos gusta la seguridad y la sensación de pertenencia que aporta tener un videojuego entre la manos o en la estantería. Aunque cuando terminemos un videojuego sepamos que no lo vamos a volver a jugar en nuestra vida, nos gusta saber que ese videojuego va a estar ahí cuando cierren las tiendas digitales de turno y muchos incrédulos que apostaron por el digital se queden tirados. Así nos sentimos seguros, tal y como sentenciaría un spot publicitario de Ausiona. Me da tranquilidad el saber que voy a poder rejugar «siempre» aquellos videojuegos que compre, aunque dentro de veinte años cuando vaya a jugar de nuevo a The Medium, porque se haya convertido en un título de culto que se ha revalorizado con el tiempo, lo haga por comodidad en una versión digital para la plataforma del momento o de forma indecorosa gracias a los placeres que ofrece el Caribe. Además el formato físico es legado. Podremos complacer a nuestros hijos monstrándoles nuestra colección de videojuegos y contándoles nuestras batallitas para convertirlos así en jugadores de bien y que no sean unos niños rata más del Fornite.

No os hagáis los estrechos que para jugar a cosas retro ya sabéis que en el Caribe todo vale.

Sumado a lo previo hay que tener en cuenta que los amantes del físico somos hijos del LAN, de las tardes de consola y bocadillo de choped o Nocilla rodeados con los amigos. Por tanto nos gusta aferrarnos a esa ilusión de que podremos llevar los discos o cartuchos de juego a casa de un colega para compartir, ya siendo adultos, cervezas y torreznos entre risas, vicios y tirones de cable a grito de «¡Hijo de puta!» cuando veamos que estamos perdiendo una partida en un juego de lucha. Curiosamente este, junto con la posibilidad de intercambiar discos, fue uno de los principales motivos que hizo que apostase por el formato físico cuando me compré PlaySation 4 y se me planteó el dilema de «Físico Vs Digital». Y aunque paradojicamente no he vuelto a jugar en casas de terceros a videojuegos y jamás he intercambiado ningún videojuego desde aquel entonces, no me arrepiento en absoluto de mi decisión (Como se nota por mis constumbers y creencias que soy un pollavieja que pasó directamente de PlayStation 2 a PlayStation 4).

Rúlate esas fotos de Galadriel que así tengo material para el pajuel.

Puede que mis motivos sean minios, objeto de burla o de satira, pero yo seguiré apostando por el formato físico… ¿Por qué Arald? ¿A caso el formato digital no ofrece más comodidades? Sí señor, el formato digital ofrece más comodidades, pero yo me gasto el dinero en lo que me sale de mis santos cojones y nadie tiene que venir a decirme en qué gastar lo que me he ganado con el sudor de la frente, que últimamente hay mucho iluminado que se cree con potestad de decidir en qué nos gastamos el dinero los demás. Inquinas y risas a parte, seguiré apostando por el formato físico porque me genera satisfacción todo ese proceso, llamémoslo ritual, desde que compro un videojuego en un comercio físico o digital hasta que tengo el disco entre mis manos y lo introduzco en la consola. Puede que sea absurdo y poco práctico, pero a mí me hace sentir bien y eso es lo que cuenta. Del mismo modo, también me resulta agradable contemplar mi modesta colección de videojuegos cuando paso por mi «habitación de las maquinitas» (Que comparto con la plancha y el trastero de los juguetes de los niños, todo sea dicho). Me gusta, fuera de horario videojueguil, pasar por allí con cualquier excusa y poder revisar las cajas de juegos que ya he completado, pues es algo que suele traerme buenos recuerdos de los mismos.

En serio tíos esto ya no tiene gracia… De verdad… ¿Dónde está mi polla?

Tras esta breve alegoría al formato físico con la que queda más que justificada mi pasión por el mismo pasemos a la siguiente cuestión que, como en esta casa somos pro-Fernando Arrabal ebrio, planteo de la siguiente manera: ¿El milenarismo va a llegar? Yo pienso que sí, pues los indicios apuntan a ello… ¿Pero esto va a suponer el fin del formato físico y de las consolas tal y como las conocemos hoy en día? Yo, por el momento, creo que no. Si bien algunos de aquellos compañeros con los que decía que había debatido sobre el tema defendían que la presente iba a ser la última generación de consolas en pos de una serie de servicios de streaming que pondrían fin a la necesidad de un hardware específico para jugar, yo creo que todavía estamos bastante lejos de este punto. Si bien servicios como NVIDIA GeForce Now están empezando a despegar y ya son varios los títulos de Nintendo Switch que se juegan a través de la nube, en el mundo de las consolas veo que la cosa está todavía bastante verde. En el caso de Sony no se ve una clara apuesta por este formato, aunque haya dado algunos pasos con la PS5 All Digital y con PsNow, mientras que en el caso de Microsoft sí que se ve una clara apuesta por el formato digital pero el tema de la nube está un tanto en bragas a mí parecer (Mucho se habla de XCloud pero no hay todavía nada demasiado tangible…).

Ser de luz y visionario. Fernando Arrabal ya predijo a principios de siglo que nadie se resistiría a las ofertas de Steam ni a los placeres de la nube.

Parece que tanto la industria como la comunidad están avanzando hacia un horizonte digital, pero pienso que aún no con un paso lo suficientemente firme como para que no tengamos una PlayStation 6 o una nueva consola de Nintendo. Del mismo modo tampoco creo que el formato físico vaya a desaparecer a corto plazo. Puede que en el futuro sea menos rentable que en la actualidad debido a la imposición del mercado digital, los servicios y la nube, pero pienso que el formato físico sigue teniendo el público suficiente como para que las compañías lo mantengan durante muchos años más (No por nada Microsoft, el claro representante de la digitalización, sigue sacando una parte importante de sus productos en formato físico). Tampoco quiero apelar a la responsabilidad de nadie en este aspecto pues cada uno es libre de gastarse las pelas en lo que quiera sea partidario o no del formato físico, lo único que diré es que si os gusta el físico y queréis que perdure no seáis gilipollas y no paguéis por ese timo de las cajas de plástico vacías y con un código de descarga. Esto último es el verdadero cáncer para el formato físico. Si queréis tener la caja de plástico de postureo en la estantería mejor encargádsela a algún artesano que haga reproducciones y no fomentéis una práctica comercial tan de puta mierda.

Apoyando al formato físico, sí señor.

¿Y qué pasará cuando llegué la digitalización y el físico desaparezca o esté en claro peligro de extinción? Pues por mi parte ni me voy a cortar el nardo ni me voy a pellizcar los huevos. Cero dramas. Aunque mientras exista seguiré apostando por el formato físico a mí lo que me interesa, más allá de todas estas historias, es el videojuego y la experiencia que me ofrece. No negaré que el formato me influya a la hora de dar prioridad a un título sobre otro, pero lo que tengo claro es que si me apetece mucho jugar a un videojuego me la suda que esté en digital o en genital. Si me veo a la postre obligado a jugar en formato digital o en la nube en vez de enranciarme, como veo que hacen muchos, apostaré por la decisión inteligente de entregarme a las ventajas de dicho formato, tales como la inmediatez, la comodidad o el no tener que acumular cajas infames de plástico en mi casa, mientras sigo disfrutando de los videojuegos.

Por el momento esta es la única nube que me interesa.

Aunque la digitalización parece que vaya a ser el futuro, creo que hablar de cómo será ese proceso de digitalización o de cuál será el sino del formato físico o de las consolas tal y como las conocemos es sacar conclusiones un tanto precipitadas. Nadie tiene una bola de cristal que le permita ver el futuro y saber cual será el devenir de los acontecimientos respecto a la evolución de la industria del videojuego (Salvo que estés hasta arriba de hongos y demás drogas o seas un ilustre como Rappel, la Bruja Lola o el Maestro Joao). Yo particularmente seguiré por el momento apostando por el formato físico y el consumo de videojuegos tradicional. A fin de cuentas, cuando llegué el apagón mundial y la era digital toqué a su fin seremos nosotros, los heraldos del formato físico, los que sobreviviremos gracias a que podremos construir armaduras de discos y plástico y armas con hardware obsoleto. El mundo será nuestro camaradas… ¡Larga vida al formato físico!

Somos los guerreros del mañana y el mundo se postrará a nuestros pies… ¿De qué os sirven ahora los 300 juegos por 1€ del GamePass?

6 comentarios sobre “¿La muerte inevitable del Formato Físico?

  1. Sabes, amigo Arald, que siempre he sido un ferviente defensor de lo físico, si bien no le he hecho nunca ascos a lo digital a excepción de la Nube. Sin embargo, recientemente decidí acercarme a ella más allá de una mera prueba, y mi experiencia no solo no ha sido mala sino incluso placentera…

    ¿Quiere decir esto que, de buenas a primeras, me he pasado al «otro lado»? No, quiere decir que soy más flexible, pues estoy en un momento de la vida en el que ya no me merece la pena preocuparme por algo que sé de sobra que no va a ir por los derroteros que yo habría deseado. En otras palabras y como tú también comentas en el post, lo digital es imparable y si se quiere seguir en esto al día, tocará aceptarlo y abrazarlo. No hay alternativa, a no ser que decidas quedarte en un punto concreto y mantenerte ahí.

    Yo pensé en hacerlo durante un tiempo pero también siempre me interesé por lo nuevo. Siempre he estado atento a las novedades, aunque en su mayor parte luego no sean de mi agrado pero nunca se sabe cuando puede aparecer ese algo que sí te gusta, por lo que al menos un vistazo diario conviene echar. Ahora ya no tengo en mi mente ese pensamiento de estancarme, quiero avanzar, seguir adelante sea hacia donde sea que este camino lleve. Por otra parte, siempre estaré a tiempo de dejarlo si no me siento a gusto…

    Y aunque ya lo hemos hablado, yo sí pienso que más pronto que tarde el físico desaparecerá tal y cómo lo hemos conocido al menos. Y también creo que esta será la última generación de consolas con la misma condición. Si luego me equivoco y sale una más pues habrá salido y no pasa nada, pero todo lo que veo me inclina a intuir que, como mucho, veremos versiones PRO de las consolas actuales pero no nuevas máquinas. Es más, me atrevo a decir que dichas versiones, de salir, serán solo digitales porque lo digital es el futuro, y la industria siempre ha ido, va e irá hacia allí.

    Que nadie crea que las compañías piensan en los jugadores veteranos a la hora de lanzar nuevos títulos o hardware. Y no, los recopilatorios y maquinitas retro no son una prueba, solo una moda que sigue viva pero desde luego no con la fuerza con la que comenzó durante la generación PS3/Xbox 360. Y como moda, antes o después desaparecerá. Todos esos productos salen porque son fáciles y baratos de producir, y mantienen «contentos» a los fans pero el grueso de los usuarios, los jóvenes, van en otra dirección, esa que a muchos no nos gusta por diversos motivos pero en la que nuestra opinión no cuenta. La industria siempre pensará más en los jóvenes. Nosotros tuvimos nuestro momento, ahora es el turno de otros y estos, algún día, tendrán que dejar paso a los que vayan después.

    Definitivamente (y con esto termino este post dentro de un post), yo he llegado a la conclusión de que no hace falta ya darle tanta importancia a algo que, como todo en esta vida, está sometido a la evolución y al cambio. Y si ello significa su desaparición, que así sea. Lo que conservemos ahí estará mientras lo queramos o, por lo menos, mientras funcione porque, desde luego, no será para siempre. Luchar por la supervivencia del formato físico es un esfuerzo vano, una guerra perdida de antemano, y yo personalmente ya no tengo ganas de pelear…

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por pasarte y por comentar Emilio! ¡Tremenda disertación te has marcado! Como bien dices una entrada dentro de una entrada XD Y la verdad es que suscribo «casi» todas tus palabras. Pienso que el camino que has tomado es el adecuado, el de centrarse en disfrutar de la afición dejando de lado trivialidades como los formatos. A fin de cuentas este hobby va de disfrutar del videojuego y aunque el formato físico pueda suponer un «plus» para aquellos a los que nos gusta, nunca debe suponer una cadena o algo que nos impida disfrutar de los videojuegos. Siguiendo tu ejemplo, cuando llegue el momento de pasar al formato digital o simplemente cuando me apetezca jugar a un juego que sólo este en formato digital o en la nube, lo haré con gusto. Como bien dices: avanzando y sin estancarme.

      En cuanto al «casi» venía por el tema del final relativamente inminente de las consolas tal y como las conocemos. Yo pienso que todavía es pronto para que no veamos una nueva generación, pero desde luego todo esto es jugar a adivinar y hablar por hablar porque tampoco tengo una bola de cristal que me diga cuál será el futuro. En cualquier caso, sea con o sin nueva generación de consolas, mientras siga habiendo videojuegos seguiré disfrutando de ellos.

      De nuevo muchas gracias por pasarte y comentar Emilio. Es un placer leerte y debatir contigo. Un saludo 🙂

      Me gusta

  2. Estoy muy de acuerdo con todo lo expresado aquí, pese a que estemos ante un tema tan trillado como es: físico vs digital.

    Yo también soy muy fan del formato físico, a día de hoy lo sigo comprando y disfrutando, por lo que si por mi fuera que no desapareciera, ni a corto ni a largo plazo, sin embargo al igual que tu y muchos otros si noto esa tendencia a la baja, especialmente en sistemas microsoft que ya casi todos los nuevos lanzamientos son digitales (Por ejemplo el Edge of Eternity sin irnos más lejos) pero aun así, no creo que sea su final, se lo dije a Emilio en su momento y lo mantengo ahora, la gente no va a dejar de comprar sus juegos en tiendas y aunque sufran una evolución, se vuelvan más para cierto público o vean cambiada su forma de adquisición, dudo que dejemos de ver cajas, cartuchos y discos, es más con la voragine que esta teniendo ahora el coleccionismo, veremos todavía un auge mayor de gente buscando, comprando e intercambiando videojuegos. Es más yo sigo prestándome cositas de vez en cuando con un par de colegas y tan bien como hace muchos años, la verdad.

    Respecto al digital, la única putada es que realmente nunca eres propietario per se de lo que consumes y estás supeditado a lo que las empresas hacen con sus IP o tiendas digitales, pero al contrario que otros, tengo fe en que conforme se vaya imponiendo la supuesta digitalización, la gente luche por que sus bibliotecas se mantengan y migren entre sistemas, como bien hace la empresa de Bill Gates con todo lo que es retrocompatible y poco se suele comentar… Pero por lo demás al igual que tu, mientras quiera seguir jugando, si no me queda otra seguiré acudiendo al formato que más me interese, si solo es digital, pues solo jugaré así, porque encerrarse en bajarse del carro o quedarse anclado en el pasado, no lo veo la solución más optima en esta situación.

    Bueno con esto y un bizcocho me despido que se me ha quedado el comentario muy largo, buena entrada, un saludete 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por pasarte y comentar Spi! Como te gusta que trate temas trillados, pero ya sabes que yo lo hago con un «cariño» y una «dedicación» que no verás en otros lares XD Estoy muy de acuerdo contigo, yo también pienso que al formato físico todavía le queda bastante vida por delante y que aunque sea un mercado minoritario las desarrolladoras no lo abandonarán tan fácilmente. Que se estén sacando ediciones físicas de títulos indie porque venden es un buen indicador de esto. Pero a la postre, físico o digital, lo importante es disfrutar de un buen vicio.

      Respecto a lo que comentas de la propiedad de lo digital tienes toda la razón, sin duda la mayor putada que tiene, y es una putada de gran calado, es esa «no pertenencia», con el riesgo de que cierren una tienda digital o eliminen un producto y te quedes sin algo que habáis comprado. A nadie le gusta que le quiten algo por lo que ha pagado desde luego, pero al menos yo son muy pocos los juegos que re-juego después de haberlos completado. Por lo que, aunque sí que habría cierto drama con esto, tampoco se me iría la vida en ello no sé si me explico XD

      En definitiva, que muchas gracias por pasarte y comentar Spi. Es un placer debatir contigo. Un saludo 🙂

      Me gusta

  3. Vine aquí buscando una crítica destructiva al Game Pass, y me encuentro con una oda al mejor formato sobre la faz de la tierra xD

    Me gusta mucho lo que comentas de que las cajas vacías con el código de descarga son el auténtico asesino del formato. Para mi no es más que otra forma de desincentivar la compra de juegos en físico y algo que, para mí, resulta incomprensible ¿para qué quiero llenar la estantería de cajas vacías? no soy capaz de verle el sentido.

    Por otro lado, el día que desaparezca el formato físico (al que yo sí que creo que no le quedan muchos años), yo seré uno de esos que se enrancie XD posiblemente vuestra postura sea mucho más inteligente que la mía de cara al futuro, pero es un aro por el que, a corto plazo no estoy dispuesto a pasar. El día que termine los cerca de 500 juegos que tengo, entonces ya veré si me aburro y decido poner el culo pagando una suscripción mensual o invierto ese dinero en seguir comprando cajas de plástico de otra época XD

    Bonita entrada, hamijo Arald, aunque esperaba más sangre y bilis. ¡Larga vida al formato físico!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias por pasarte y por comentar Suso! La mandanga para el Game Pass la tengo reservada para una entrada en particular que anda rondando por mi cabeza y que supongo que tarde o temprano llegará XD Sobre lo que comentas de enrenciarte con el formato físico… Bueno, toda posición es respetable, yo por el momento me aferraré a ello pero si un día tengo que elegir entre jugar o no algo que me guste por cuestiones de formato sí que estoy dispuesto a tirarme a la piscina (Chssst… ¿Sabes que por un leuro tienes 300 juegos en el GUEIMPESS?). Lo de las cajas de plástico vacías es terrorismo y un claro ejemplo del rumbo absurdo que se está tomando con todo este tema del coleccionismo donde parece que se de más valor al postureo que a los videojuegos (Esto creo que da para debate XD).

      ¡Un saludo y de nuevo gracias por pasarte Suso! Tranquilo que en esta casa es cuestión de tiempo que haya escapes considerables de sangre y bilis XD

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s