Notas, ANAListas y Metamierda

Aquí estamos de nuevo para tratar uno de esos temas que están más manoseados que vuestro anacardo el día de Acción de Gracias (Ya os gustaría piratillas…). Un tema que suscita debate y que, aunque recurrente, no había tratado aún en esta santa casa. Es lo que tiene escribir y opinar sobre videojuegos cuando no juegas, que tienes que rellenar la escaleta con este tipo de contenido de mierda. Eso, y también que os va más la marcha que a los que escriben en Metacritic la absenta. Prueba de ello es que este tipo de entradas generan más visitas y erecciones que aquellas en las que me limito a profesar únicamente amor del puro (Vease el cariño y el puritanismo con el que escribí sobre Edge of Eternity para que por allí no se pasase ni el cabrón que te llama veinte veces para colarte la fibra de Jazztel). Así que volvamos a tomar la senda del libertinaje y la obscenidad y convirtamos esto en un tugurio destinado al vicio y al placer para hablar de Metacritic, de notas, de anal-istas y de consumidores mononeuronales (Con unos cuantos ejemplos de rigurosa actulidad como no podía ser de otra manera).

Arald, ¿y por qué te tomas la molestia de perder el tiempo para hablar de toda esta desfachatez? Pues, querido feligrés, porque la reciente polémica respecto a las notas de Elden Ring ha sido la gota que me ha inflamado el nardo dentro de un contexto en el que: notas, comparaciones odiosas y analistas marca Don Simón, llevan tocándome las pelotas ya varias semanas. Yo las notas suelo pasármelas por el perineo y jamás he sido una persona que las haya empleado como instumento para decidir si comprar o no un videojuego. Unas buenas notas pueden hacer que sienta más curiosidad por un título, pero jamás serán motivo suficiente para su compra o para disuadirme de probar un videojuego que a priori me interese (Y a la hemeroteca me remito, pues si hiciese caso a las notas me hubiese perdido muchos videojuegos que considero verdaderas joyas en los útimos años…). Aunque unos pocos tratemos de este modo a las notas de los videojuegos, el problema radica en que la marabunta de seres procrariota que se hace llamar «Comunidad Gamer», en un alarde de borreguismo, toma estas notas como un dogma a la hora de determinar si comprar o no un videojuego lo que termina ejerciendo un efecto dominó sobre el éxito comercial del título y sobre la intencionalidad de los desarrolladores de crear o no segundas partes. Además, estas notas terminan usándose como arma arrojadiza en disputas entre gilipollas, como elemento para «endiosar» determinados títulos (lo que a su vez sirve como arma arrojadiza en disputas entre gilipollas con complejos) y, lo que me jode de verdad, como instrumento para desmerecer y hundir injustamente a determinados videojuegos, lo que tiene unas claras consecuencias negativas tanto en su recepción como en el interés de un estudio en desarrollar segundas partes.

La triste realidad de la idiocia y falta de capacidad crítica actual a la hora de tomar una nota como criterio para probar o comprar un videojuego.

¿Pero que son las notas? Parece que haya que explicarlo todo porque que no comprendo por qué a la gente le cuesta tanto entender que las notas no son más que la OPINIÓN PERSONAL de un individuo respecto a un videojuego que busca hacer una reducción a lo absurdo, tratando de plasmar en una cifra numérica la compleja experiencia que supone un jugar a un videojuego. Recalco lo de opinión personal porque parece que tanto análisis como notas son algo que se intenta colar como algo objetivo, cuando lo único objetivo es la idiocia de aquellos que se creen estas notas a rajatabla. Y a las pruebas me remito pues son varios los casos de analistas y medios que por un mismo error han crucificado a un título y han perdonado a otro o que han ensalzado o hundido a un título por ser exclusivo de una determinada plataforma. Bienvenidos a la fiesta de la objetividad donde recibiréis una dilatación anal gratuita por el simple hecho de vendaros los ojos. El último ejemplo de esto que denuncio, y mi inspiración para escribir esta entrada, es el sinsentido que ha habido con Elden Ring debido a la contradicción manifiesta entre unas puntuaciones perfectas otorgadas por diversos analistas que en el propio análisis reflejaban su disconformidad con aspectos gráficos y técnicos… ¿Soy el único que no le encuentra ni un puto sentido a esto? Que sí, que a mí me la suda lo que hagan los analistas anales con las notas de Elden Ring, como si quieren rebuznar con los cojones de Miyazaki metidos en la boca, pero lo que me toca las narices es que por errores similares se haya hundido a otros videojuegos por ser menos conocidos o porque simplemente la moda era puntuarlos negativamente. Porque no se nos olvide, las notas son el respaldo perfecto para que ese rebaño de subnormales que no ha tocado un videojuego en su vida mantenga a un título, que evidentemente no ha jugado para crearse una opinión personal del mismo, bajo el mantra de «mal juego» o de «buen juego», aunque de esto hablaré más adelante… Hablando en plata, las notas las definiría como una mierda inservible que no refleja la realidad de un videojuego y que a la postre más que ser algo positivo termina siendo algo negativo tanto a nivel de opinión pública como a nivel comercial.

Y profundizando en el ano, digo en los analistas, pienso que también se está perdiendo un poco el norte respecto a la naturaleza del analista y del análisis de videojuegos. El análisis de un videojuego no deja de ser la expresión, más o menos estructurada, de la opinión personal (Y que no os intenten vender lo contrario, porque ese toque de subjetividad está presente hasta en la descripción más aséptica de una mecánica) de un jugador sobre un videojuego con la finalidad de mostrar las características de dicho videojuego a un público. En resumen, un escaparate donde ver cuáles son las características de un videojuego aderezado con un toque personal que debería entenderse como tal y no como un mensaje sagrado e inequívoco que ha legado Cristo a los mortales. Sin desmerecer el trabajo de algunos analistas, pues hay algunos que hacen un muy buen trabajo, lo que quiero que quede claro es que como norma general no estamos hablando de figuras de autoridad respaldadas por una formación profesional sino de personas avaladas por su experiencia jugando a videojuegos (Y a veces ni eso…) o por la universidad de mis cojones. El analista puedes ser tú, puedo ser yo o puede ser un chaval de quince años que un medio tiene esclavizado por cuatro cochinos duros. Por no mencionar que muchos analistas se ven obligados a completar un videojuego a cagaprisas, incluso sin acabarlo, para poder tener su análisis al tiempo que les exige el medio en el que trabajan. Esto, como es lógico, implica que esa experiencia de juego que están volcando en su nota no sea la misma que la de alguien que se toma su tiempo para disfrutar y explorar las distintas posibilidades que ofrece un juego (No es lo mismo una pajilla rápida porque en breves van a pasar a buscarte tus amigos que una pajilla deluxe con planificación, búsqueda de material de calidad y tomándose uno su tiempo). Por tanto, querido borrego, creo que va siendo hora de que empecemos a concebir los análisis que están bien hechos, que no todos, como una buena fuente de información sobre las características de un videojuego y no como una experiencia que pueda extrapolarse a la totalidad de jugadores.

A veces se toman como una ley ANALisis de un riguroso nivel, como el del presente ejemplo.

¿Y entonces que es Metacritic? Pues la media de las mierdas, una mierda más grande que un carro tirado a caballos que parece que la gente se tome como el nuevo evangelio de Cristo. Un valor numérico cínico que obvia aquello relatado dentro del texto de un análisis, que a fin de cuentas es lo importante. Cuando pienso en Metacritic me recuerda al poso que se queda en el recipiente de la escobilla del váter, una amalgama de la mierda de toda la semana… ¿Es realmente esa la herramienta que queremos usar a la hora de decidir si nos interesa o no un videojuego? ¿No es preferible una documentación más exhaustiva en base a análisis escritos, gameplays o capturas del videojuego? Yo la respuesta la tengo clara ya que gracias a ese pequeño esfuerzo de documentación he jugado a videojuegos que me han parecido joyas y que han sido machacados en esta página y he esquivado balas de videojuegos que no me hubiesen gustado en absoluto y que han sido ensalzados en Metacritic.

Nunca una entrada sin una puyita a TLOZ Ocarina of Time. Los comentarios destacados de Metacritic sobre el juego con un Poker de Gilipollas en portada: Reparte carnets, Fanboys, Haters y Trols.

Al final, la nota de Metacritic no deja de ser la media de la nota que han puesto según su criterio personal unas 50-70 personas (Perdonad que me repita como el ajoaceite pero es que a la gente parece que esto no le entre en la cabeza). La absurdez es tal que a esta nota de los «profesionales», cuyo aval como ya he mencionado previamente no deja de ser el de alguien que juega a videojuegos sin más, se le da más valor que a las notas masivas de cientos o miles de usuarios en la misma Metacritic o en plataformas como Steam. Que no digo que estas notas masivas sean también una mierda por el mal uso que se hace de las mismas, pues solo hay que ver el nido de víboras, fanboys y tóxicos que hay en la caja de comentarios de Metacritic, pero puestos a elegir suponen una muestra más representativa de la realidad que la nota establecida por la prensa. Un claro ejemplo es el caso que comenté recientemente con Days Gone, vapuleado por la prensa pero con un merecido reconocimiento por parte de los usuarios ¿Esto implica que las notas de los usuarios sean la panacea? Pues no, pero es un claro ejemplo de por qué las notas en los videojuegos son una mierda contradictoria que no debería existir.

Las nota de los usuarios podrían ser una herramienta útil pero como somos gilipollas con mucho tiempo libre las empleamos con subnormalidades como el famoso «Review Bombing».

Y ya para ir cerrando voy a hablar de un fenómeno muy relacionado con el tema de las notas en los videojuegos que seguro que muchos habréis experimentado. Si como sociedad ya teníamos poco criterio solo faltaba que llegaran los influmierdas y derivados para acabar de idiotizar a la gente (Ojo, que tampoco les culpo a ellos, que al final el subormal es el que repite como un lorito y no el que transmite el mensaje). La frase de «lo que hace el mono, lo hace la mona» cobra especial sentido en este debate cuando constantemente vemos vemos que por cuestión de moda un videojuego es linchado o ensalzado por gente que… ¡NI SIQUIERA LO HA JUGADO! Y en la mayoría de casos es la nota de Metacritic el argumento que esgrimen estos anormales para defender su postura. Esto ya es el súmmum de la gilipollez humana. Lo siento pero es que es un tema que me escama muchísimo. Podría contar a decenas la de veces que algún iluminado ha venido en Twitter a meterse conmigo para decirme que X videojuego que me gusta es «una mierda» o «injugable por sus bug» y que no ha sabido responder, o ha respondido con una falacia propia de una persona que no ha tocado el juego, cuando le he pedido argumentos. Si esto fuese algo puntual siquiera lo mencionaría, pero es algo tan masivo que se ha llegado al punto de hundir a determinados títulos que no mereceían ese trato… Recuerdo por ejemplo por ejemplo la gran campaña de desprestigio que hubo hacia Death Stranding, alimentada por los de siempre, cuyas falacias aún se siguen repitiendo hoy en día por personas que nunca han jugado al juego.

Un claro ejemplo de la imparcialidad y «objetividad» de algunos medios «profechionales» (Que por supuesto hacen media en Metamierdas).

En definitiva, toda esta basura de las notas y sus consecuencias negativas no deja de ser el síntoma de una sociedad acomodada, acostumbrada a la inmediatez y a la recompensa sin esfuerzo, que es incapaz de invertir siquiera treinta minutos en informarse convenientemente de un determinado asunto. Esto sumado a un imperante borreguísmo da como resultado un caldo de cultivo perfecto para todas estas pantomimas que tenemos que tragar aquellos a los que nos gusta compartir nuestra afición por los videojuegos en la red. Llamadme loco, pero tal vez deberíamos dejar de apretarle la soga a los analistas y darles tiempo para que pudieran hacer un mejor trabajo en vez de exigirles inmediatez. No sé, igual son un raro por preferir un análisis de un individuo con tiempo y dedicación que no el de alguien al que han obligado a pasarse en 48h un juego que dura 30h o por preferir un texto que me indique cuáles son las características de un videojuego y la opinión de un jugador sobre el mismo que no un valor numérico que no sé de dónde cojones ha salido. Tal vez, como amantes de los videojuegos deberíamos mandar a tomar por culo las notas y todo el lastre que conllevan y empezar a documentarnos con criterio y sentido común. Pero, sobre todo, deberíamos empezar a jugar más a videojuegos.

Sed seres de luz con criterio y jugad a MediEvil Remake.

8 comentarios sobre “Notas, ANAListas y Metamierda

  1. Coincido plenamente contigo: las notas deberían desaparecer, tanto por parte de los «profesionales» como de los usuarios. ¿Quieres análisis? De acuerdo, pero sin valoración final más allá de una opinión que el redactor, si así lo desea, nos ofrezca. Pero el resto debería ser información útil (contenido del juego, funcionamiento del mismo, posibles problemas, etcétera), siempre siendo conscientes de que la percepción subjetiva de quien escribe va a quedar inevitablemente reflejada en el texto y que este no ha de coincidir con la del lector.

    Y decimos «profesionales» porque lo son quienes cobran por ello, tengan o no formación específica en videojuegos o más o menos experiencia en número de títulos jugados y tiempo dedicado a los mismos. De modo que si esta gente, que no siempre está todo lo preparada que, se piensa, debería, mucho menos aquellos que cascan desde la comodidad de su silla gamer sin haber picado una linea de código en su vida o haber hecho siquiera un mísero garabato en cualquier programa de diseño gráfico, muchos de los cuales no tienen por lo visto nada mejor que hacer con su vida que trastear con estas cosas sin saber (o sabiéndolo, que es peor) que sus tonterías influyen en la opinión que luego tendrán otros y que, en consecuencia, puede hacer que un juego reciba o no una nueva entrega o contenido adicional. Lo peor es que incluso las propias compañías hacen caso de estas notas así que mientras ellos lo hagan, ¿cómo no lo van a hacer los fans de las mismas?

    Bueno, y ya de lo de Elden Ring casi prefiero no decir nada porque tengo mis sospechas de que pueda haber ahí algo más que un criterio unificado en cuanto a gustos o, como suele pasar también, que hay que seguir la moda políticamente correcta y todo lo que sea decir lo contrario será motivo de linchamiento. Y claro, ningún medio quiere tener mala reputación en ese sentido (aunque ya la tengan en otros). En una palabra, por si no se me entendió… maletines.

    Juegos que se endiosan o que se hunden sin merecerlo, guerras absurdas entre usuarios (eso de «vive y deja vivir» no está en el diccionario de muchos, visto lo visto) y tantas cosas más han convertido este mundillo en algo muy desagradable. Por suerte también está la otra cara de la moneda, esa en la que estamos muchos y donde convivimos en paz, disfrutando de lo que nos gusta y compartiendo nuestra felicidad con los demás. Compañero Arald, deja que las ratas se pudran en sus cloacas. No merece la pena invertir tiempo y energías con esta clase de gente aunque ello suponga no poder disfrutar luego de artículos como este…

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por pasarte y comentar Emilio! La verdad es que no podría estar más de acuerdo con todo lo que dices pues lo suscribo línea por línea. Al final todo este mundo de notas y análisis si existe es, como bien apuntas, porque la propia comunidad es quien alimenta a la bestia. Si los usuarios se pusieran de acuerdo para poner fin a las notas estas se terminarían, el problema es que lo veo muy improbable pues el grueso de la comunidad de jugadores se conforma y contenta con este valor numérico y lo terminan tomando como «la verdad» sobre un videojuego en cuestión. La consecuencia pues todo lo que hemos ido apuntando: manipulación, maletines, notas de metacritic que sentencian si continuará o no una saga… Pero bueno, si como sociedad somos incapaces de ponernos de acuerdo en cosas mucho más importantes no lo vamos a hacer con los videojuegos y es que es muy dificil concienciar a alguien para abandonar la comodidad de una nota por el esfuerzo que supone leer un análisis…

      Al final es lo que tu dices, pasar del tema pero el problema es que todo esto da bastante asco y aunque intentes mantenerte al margen de ello termina salpicándote, o bien porque te enraracen un debate sobre videojuegos o bien porque un juego que te gusta es hundido sin mucho argumento y te quedas sin una segunda parte. En el fondo espero que este tipo de textos sirvan para abrir los ojos a algún incauto que se deje caer por aquí aunque viendo como estás las cosas lo dudo mucho… Pero en fin, al menos nosotros disfrutamos debatiendo de estas cosas.

      ¡Un saludo y gracias de nuevo por pasarte Emilio! 🙂

      Me gusta

  2. Oh sí, joder, este sí es mi Arald.

    A ver, entre tu post y el comentario de Emilio, poco puedo aportar a tan magno texto más allá del bulto que ha aparecido en mi entrepierna. Además es un tema que, como diría nuestro amigo Spiegel Seagel, está muy sobado, y mi opinión sobre las notas ya sabes cual es. Por mi como si desaparecen, jamás me he comprado ni me compraré un juego por su nota.

    No obstante, quería dejarte mis dieses por aquí, pues se podrá hablar mucho del tema pero jamás de una manera tan excitante y escatológica.

    Como de costumbre, brillante texto. A ver si de una vez por todas, se van las notas a tomar por culo llevándose por delante a todos los gilipollas que las utilizan como argumento irrebatible.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por pasarte y comentar Suso! Tu aportación fálica es recibida con las manos y el culo abierto como siempre 😀 Y me quedo con tu frase final a modo de sentencia resumen de la entrada XD Nosotros que únicamente queremos vivir en paz con nuestras maquinitas tienen que venir a tocarnos las narices con notas y con que MediEvil y RE 6 son malos sin siquiera haberlos tocado… Más tocarse el nabo y menos perder tiempo con notitas de internet.

      ¡Un saludo Suso!

      Me gusta

  3. Que vergüenza, este post es banal y superficial, al tocar un tema tan veces tratado, cuando las minorías oprimidas por el videojuego también merecen una mención, mientras son relegadas a las profundidades del abismo (?)

    Nah ya en serio, la verdad es que estamos de acuerdo, hemos llegado a un punto de fusión nuclear donde todo el tema de las notas da autentico asco. Como ya dije yo y cientos más, aplaudo más un medio donde los analistas tengan su tiempo para jugar los juegos, hablar de ellos con propiedad y sobre todo no verse forzados a poner numeritos al final de la redacción. No sé si el mundo seria perfecto, pero sí un lugar mejor, porque muchos juegos no entrarian en tela de juicio por ciertos números que sin ser bajos o suspensos implican romper las expectativas de un gran grupo de tarados, que solo quiere la excelencia, cuando ni saben lo que es.

    Por lo demás, coincidiendo con los compañeros que también te han comentado, ha sido muy gratificante leerte, pese a ser un poco lo de siempre.

    Un saludo 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por comentar y por pasarte Spi! Desde luego la entrada es bANAL puesto que la bANALidad y el sobeteo son la marca de esta casa. Toda la razón en lo que mentas pero el problema es que al grueso de la comunidad se la suda todo y quieren los análisis el día uno para ver si en razón a la nota pueden insultar a los de la «competencia» o pueden comprar el juego. La filosofía de las notas creo que esta demasiado arraigada como para que cambie pero desde luego donde haya un buen análisis con tiempo, dedicación y documentación que se quite lo demás. No sé si el mundo sería mejor, pero desde luego se bajaría toda esa chusma que toma las notas por bandera y que es incapaz de leer un solo párrafo de un análisis.

      Gracias de nuevo por comentar Spi. Un saludo 🙂

      Me gusta

  4. Excelente post, Arald!
    Tristemente metacritic hace muchísimo daño a la manera de pensar de los jugadores hasta puntos enfermizos, cualquier título por debajo del 8 ya es un juego mediocre, simplemente deberían desaparecer las notas y que la gente de verdad escuche la review y forme sus propias opiniones más allá de pregonar que su juego tiene un 98 en metacritic.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por pasarte y comentar Clawd! Suscribo totalmente tus palabras pues pienso también que Metacritic y derivados hacen más daño que bien por el mal uso que se hace de los mismo. Aunque sé que es mucho pedir pero pienso también que la comunidad debería ponerse las botas y obviar los valores numéricos para centrarse en el texto del análisis como bien apuntas.

      ¡Un saludo y es un placer leer tu comentarios Clawd! 🙂

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s