Entrada Iracunda: Gamer TM y Disociados Ludonarrativos (Especial 150 entradas)

Nunca lo habría imaginado hace unos años pero hoy estamos de celebración porque Save Game? ha llegado a la friolera de nada más y nada menos que… ¡150 entradas! ¡150 motivos para vivir y para que hagáis realidad vuestros sueños más húmedos y pecaminosos! He estado dudando bastante sobre cómo celebrar un evento de tal magnitud y he decidido hacerlo con aquello que sé que más os gusta… ¡Un baño de sangre! Atrás quedaron esos tiempos de felicidad en los que estás entradas especiales se celebraran con muestras de amor hacia el videojuego. Como dijo en su día el sabio de Gothmog (Lo he tenido que buscar en Google): «La edad de los hombres termina, el tiempo del orco ha llegado» al blog, y precisamente de unos seres similares a los orcos tratará la presente entrada. Pero no os preocupéis gentes de cristal, tengo en mente algunas entradas forjadas con amor y arcoiris para las próximas semanas, pero no para hoy… Hoy estamos de celebración… ¡Rompamos piñatas llenas de bilis! ¡Hágase el ardor! ¡Preparad el hemoal para aquellos que seáis de hemorroide fácil! ¡Hablémos de los GamerTM (Y derivados)!

Gothmog patrocina y suscribe lo mentado en la presente entrada.

Cuando consulto la Pokédex sobre la fauna irritante del ámbito del videojuego el grupo de los GamerTM ocupa un puesto de honor en ese Olimpo de perturbados, junto con otras especies como mis querídimos fanboy, los de «La Congregación del Gamepass», los especuladores… Como miembros honoríficos de esta farándula no quería hacerlos de menos y por este motivo he decidido ofrecerles un espacio y un merecido reconocimiento en estos mis dominios. Además, creo que es una época idónea porque creo que están de cría ya que con toda la movida que ha habido últimamente en Twitter sobre Final Fantasy y los JRPG estaban saliendo como ratas de embarcación que se hunde. Esto último en una clara analogía a esos roedores que protagonizan esa joya del mundo del videojuego llamado A Plague Tale Innocence, los cuales no dudaban en devorar a Amicia cuando se introducía en sus dominios, del mismo modo que estos GamerTM salían a la palestra para acosar a aquellos que celebraban la fiesta del JRPG dando opiniones favorables sobre Final Fantasy. Porque claro, no se puede ser aficionado al género JRPG si te gusta Final Fantasy u otras sagas populares y no has probado ni te la has machacado con los Trails of, los SMT o los JRPG clásicos de SNES y de la primera PlayStation (Sí, estoy dolido con el tema).

Centrándonos en el tema en cuestión, cuando consultamos la Pokédex sobre los GamerTM, que en otras regiones reciben también las acepciones de «Truegueimers» o de «Reparte Carnets», observamos que tienen un doble tipo que sería Prepotente/Gilipollas, siendo poco efectivo si los enfrentamos a otros seres del tipo Sectario como lo serían por ejemplo los fanboys. En cuanto a su naturaleza suelen ser del tipo «Me hago el Shulo en redes pero duermo con un pijama de Peppa Pig», en una clara alusión al hecho de que si tienes que sacar pecho y presumir con algo como sería el ir de enterado de los videojuegos en redes para dejar en mal sitio a terceros es porque en tu vida pues no te tiene que ir demasiado bien. Y no, no voy a pedir disculpas por estas duras palabras porque pocos son los individuos de las redes que me resulten tan irritantes como estos susodichos. En cuanto a su lista de ataques son destacables algunos como «Olor a tocino», «El piromántico en Dark Souls es de mancos», «Señora, permítame que le aconseje sobre este Boss» o «Tengo un platino y tú no». Supongo que con esta descripción todo el mundo se habrá hecho ya una idea de quienes son los protagonistas de esta entrada y probablemente conocerá a más de uno. Como podréis observar, aquí hay mucho olor a naftalina y a sudor perineal.

– Nena, ¿quieres ver como tiro a Gwyn de Dark Souls con una cachiporra y yendo en pelotas?

¿Y por qué me resultan tan irritantes? Pues porque si sobre mis gustos y aficiones no ha tenido ni voz ni voto ni mi propia madre, pues mucho menos la va a tener un barbas de internet que no me conoce absolutamente de nada. Es ese tono prepotente, ególatra y burlesco lo que me saca de mis casillas, un tono que queda reflejado en el cancionero que parece que lleven estos seres a todas partes y del cual voy a transcribiros algunos extractos que seguro que a muchos os resultan familiares: «Si no has jugado a X juego no te puedes considerar aficionado de Y género», «Si te gusta X es porque no tienes ni idea de videojuegos», «Yo es que llevo jugando desde X año», «Yo vengo de las recreativas de los 80», «¿Qué me vas a decir si yo tengo el platino?», «Si utilizas ese objeto es que eres un manco» o, mí favorita, «Cómo puedes decir que eres aficionado a X género si no has jugado a Y videojuego». Y así sucesivamente. Se trata pues de una especie de «bullies» modernos, la evolución de aquellos a los que en su día les quitaban el bocadillo de mortadela con olivas en el patio del colegio y que ahora han visto en la red un filón para vengarse por su frustración convirtiéndose en una especie de acosadores que se dedican a tocarle los cojones al resto de jugadores yendo de sapiencias y de autoridades en el medio. Lo siento, pero es que intentar medírsela con algo como lo son los vieojuegos me parece jodidamente triste y ridículo.

– ¡Nintendo 64 es la mejor consola de la historia y la más influyente y si no piensas como yo es que no tienes ni puta idea de videojuegos!

Pero la cosa no se queda únicamente en atacar los gustos en videojuegos de los demás, los GamerTM, en su ansia de que les hagan el caso que no les ha hecho la sociedad, también arremeten en la forma en la que otros disfrutan del videojuego. Te puede gustar un juego «aceptado» pero vas a ser carne de cañón si no juegas cómo a sus señorías guste, y esto me parece ya el acabose y el top de estos espécimenes que no se lavan la ropa interior. Están a la orden del día los menosprecios por jugar en cierto nivel de dificultad, por utilizar cierto personaje, por utilizar determinados objetos… Esto último lo he visto especialmente cuando se habla de Dark Souls y derivados, donde he llegado a ver burlas e intentos de desacreditación por gilipolleces como serían emplear un determinado tipo de arma o utilizar un rol como el mago o el piromántico con el argumento de que de ese modo «el juego es demasiado fácil» y claro, eso no es aceptable según los estándares de estos GamerTM. Igual que a estos individuos les gusta tanto en base a su experiencia con los videojuegos decirnos cómo debemos jugar los demás, creo que nosotros deberíamos esgrimir como argumento nuestra experiencia como seres humanos para decirles que deberían salir al campo a gritar con el dedo metido en el culo y no volver a la sociedad para que de este modo hicieran un favor a la humanidad. Si en vez de fijarse tanto en cómo juegan los demás se fijaran más en como funcionan sus genitales pienso que no tendríamos semejante problema.

– ¿¡Y este dice que es aficionado a los Survival Horror si solo juega que a Resident Evil y encima guardando partida y curándose!? ¡Le quitaré el carnet!

Pero esto no acaba ahí pues, al igual que todo Pokemon que se precie, los GamerTM tienen su propia versión varicolor o «shiny»: Los «Disociados Ludonarrativos» ¡Ojo al «fuego amigo»! Sigo hablando de individuos que esgrimen su «experiencia» y «conocimiento» sobre los videojuegos para dejar en mal lugar a los demás, no hago referencia a esa corriente que está ahora de moda de buscarle los tres pies al gato analizando el videojuego desde el prisma de las artes y de las ciencias. Estos últimos, aunque estas movidas a mí no suelen interesarme un carajo, sí que pienso que hacen un trabajo encomiable para a quien le interesen este tipo de visiones alternativas y complementarias del videojuego. No me voy por las ramas y vuelvo a lo que nos atañe: Los «Disociados Ludonarrativos». Estos surgen de los círculos en los que se hablaba de cine y en los últimos años han empezado a saltar, como cucarachas, al ámbito del videojuego. Se trata pues de seres que son similares a los GamerTM con la peculiaridad de que se han metido por el culo el enema de la intelectualidad, por lo que en su diarrea verbal ese tono de sapiencia y prepotencia, que es mayor si cabe que el de sus congéneres, viene aderezado con palabros, expresiones y reflexiones que no entienden ni ellos ni su puta madre. Recurriendo al refranero español: Aunque la mona se vista de seda, mona se queda o aunque adereces un truño con cúrcuma y cebollino, pues sigue siendo truño y además me comes el pepino (Por respetar la rima). En resumen, estamos hablando de individuos que recurren al argumento de que tienen un «conocimiento superior», por lo general made in Wikipedia porque se suele oler de lejos que no tienen ni puta idea de lo que hablan, para desacreditar a terceros, ridiculizar a los demás cuando dan su opinión sobre un videojuego o intentar imponer sus gustos.

– Las mejores películas son las primeras de Chaplin y quien diga lo contrario no tiene ni puta idea de cine. – Pero… ¿Qué tienen esas películas que las hacen tan buenas como para afirmar que son las mejores? – Pues… Que están en blanco y negro y esas cosas.

Si bien los «Disociados Ludonarrativos» escasean más que los GamerTM por el momento, mi inquina hacia los mismos es igual o incluso mayor porque ya vengo con la mano calentita de una época ancestral en la que opinaba en foros sobre cine y me crucé con más de uno de sus predecesores «cinéfilos». Aunque en el videojuego lo he sufrido a menor escala, sí que es cierto que en más de una ocasión me he cruzado con alguien que ha intentado argumentarme por qué no deberia gustarme un juego o por qué debería gustarme un juego más que otro porque claro, que voy a saber yo de mis gustos que no sepa un tocaflautas de internet que siquiera me conoce. Además, aunque esto ocurre sobre todo en el cine, hay mucho postureo al respecto de endiosar fumadas, sobre todo dentro de los videojuegos indie, que no hay por dónde cojones cogerlas. Pero bueno, aquí estamos para hablar de videojuegos y si a ti te gusta el indie de turno porque sabe trasmitir a través del pixel, la dificultad y la música la melancolía de la pérdida y el pesar de la depresión me parece estupendo, pero no vengas a mí a tocarme las narices porque me guste otro tipo de videojuego porque el pesar de la depresión lo siento yo cuando leo este tipo de polladas de alguien que va de sapiencias y de filósofo de garrafón y que probablemente diga eso porque se lo ha leído a otra persona que sí que entiende sobre el tema.Vamos, que os podéis disociar los huevos de nabo con unas tijeras que eso sí que es lúdico y ya de paso pues no perpetuáis vuestra estupidez.

– El nuevo videojuego de MeTocasLasCastañasSoft es de lo mejorcito dentro del panorama indie de los últimos años en un claro alegato a la la filantropía al introducir una mecánica que consiste en introductirte el mando en la cavidad anal para sentir la vibración inteligente a través del recto mientras un muñeco amorfo te escupe en la cara. GOTY 10/10.

Dicho esto, esta entrada ya va tocando a su fin porque ya me he desahogado lo suficiente. La entrada ha sido corta e intensa y posiblementeel escrito en el que más vocablos malsonantes he utilizado pero… ¿Y lo agusto que me he quedado? Eso ya no me lo quita nadie. En definitiva, hay que aprender a disfrutar de los videojuegos y hay que dejar que los demás disfruten libremente de ellos pues a fin de cuentas la finalidad de este ocio no es otra que disfrutar y pasar un buen rato. En algo tan subjetivo como lo son los videojuegos lo normal es que cada uno tengamos nuestra opinión y dificílmente esta va a coincidir con la de todo el mundo. No hay que creerse más que nadie por tener más experiencia como jugador o porque te guste un determinado tipo de videojuego ni tampoco hay que señalar a nadie por sus gustos como jugador o porque ha decido emplear ciertas opciones de juego, como sería por ejemplo un modo fácil. Hay tantas formas de entender y de disfrutar del videojuego como jugadores existan. Por tanto hay que aprender a respetar las opiniones y gustos ajenos y no entrar en trifulcas absurdas porque fulanito ha dicho que Final Fantasy IX no le gusta y es una mierda. A ese fulanito no hay que hacerle caso, pero no porque cada uno disfruta de los videojuegos a su manera, sino porque no tiene ni puta idea de lo que habla y me cago en él hasta por respirar y bien que le disociaria la cabeza con un pedrusco por soltar tan absurdas falacias. Si es que a quién quería engañar con tanto tono amoroso en este último párrafo…

– FINAL FANTASY IX NO SE TOCA…

4 comentarios sobre “Entrada Iracunda: Gamer TM y Disociados Ludonarrativos (Especial 150 entradas)

  1. Desde luego, te has quedado a gusto, jajaja. Pero sí, tienes razón y entiendo perfectamente tu postura (y cabreo). Hay mucha gente que se dedica a decir al resto lo que tienen que hacer en vez de, simplemente, jugar y entretenerse. Es muy triste que haya personas así pero, por desgracia, las hay. Y lo único que podemos hacer, si no queremos complicarnos la existencia y malgastar tiempo y energías, es dejarlos solos con su amargura hasta que se cansen y la tomen con otra cosa…

    Muy buena entrada, Arald. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por comentar Emilio! 🙂 Es tal y como dices, al final lo mejor es pasar y centrarte en aquellas personas con las que se puede debatir sanamente sobre la afición ya que eso es lo que verdaderamente suma. Pero bueno, desahogarse de vez en cuando con entradas como esta la verdad es que también sienta la mar de bien XD

      ¡De nuevo muchas gracias por comentar Emilio! ¡Un saludo! 🙂

      Me gusta

  2. Joder, ha sido magnífico, simplemente magnífico XD esa manera de cargar contra los «truegueimers» como los llamamos en mi región (guiño, guiño) y especialmente contra los Disociados Ludonarrativos, me han llegado al corazón. Es posible que de haberte tenido delante te hubiera besado (no homo, por supuesto).

    Toda la fauna que has tratado me parece irritante, pero sin duda para mi, los peores son los Disociados Ludonarrativos a los cuales odio con lo más profundo de mi ser. Esa gente que la ves y con solo mirarles a sus ojos de pulpo, sabes que dan la mano blandito. Los odio con todo mi ser XD

    El resto simplemente me parecen gilipollas que no saben que hacer con su vida y sienten la necesidad de meterse con los demás tratando de compensar así el hecho de que la tengan como un anacardo.

    Una vez más, me quito lo que viene siendo el sombrero, y los calzoncillos si hace falta. Dicho todo lo anterior, enhorabuena por las 150 entradas xD

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por pasarte y por comentar Suso! Ya sabes que yo cualquier beso y quitada de calzoncillos, no homo, la acepto con los brazos y el ojete abiertos 🙂 Yo también odio más a los Disociados Ludonarrativos porque mi historia con ellos es ya de muchos años y hasta he conocido a varios en persona, más que de videojuegos hablo de pseudointelectuales cinéfilos y políticos. Y no los trago pero nada en absoluto. Menos mal que pronto los eliminé de mi vida porque vamos, hablar de cualquiera de «sus temas» con ellas era sinónimo de úlcera gástrica.

      ¡Muchas gracis de nuevo por comentar Suso! La analogía del anacardo me la apunto que me parece buenísima XD

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s