El Kena: Peyote y Hacendado en PlayStation 5

Despedimos 2021 sacando a pasear al Arald más crítico e iracundo para hablar de uno de esos videojuegos que prometió las mil y una maravillas y que nos terminó dando gato por liebre. No soy una persona que se suela arrepentir de sus actos y me gusta seguir la máxima de «lo hecho, bien hecho está» (O más bien «si la cago, la cago hasta al fondo y a lidiar con ello»), pero en este caso en particular he de reconocer que los cincuenta pelotes que me gasté en la versión física del juego aún me siguen doliendo. Ojalá me los hubiese comido o bebido porque vamos… En definitiva, no tenía pensado escribir sobre el Kena (Me gusta ese deje cani que le otorga el artículo «el») pero el otro día, mientras conducía de vuelta a casa tras recoger al niño del colegio, caí en la cuenta de que los desarrolladores del juego se habían metido buena cosa de peyote cuando idearon el concepto del juego y me surgió la necesidad de hablar de ello.

Rodeado de tantos cogollos como para no terminar colocado…

En líneas generales, el Kena me recuerda a lo que experimenté con The Medium (Ese juegazo que hace unos meses puse de vuelta y media y que se ganó ese merecidísimo segundo puesto en la gala de videojuegos que más ganas me han dado de potar este 2021). Ambos son juegos de presupuesto medio desarrollados por estudios pequeños, que lucían geniales en sus presentaciones y que generaron mucho revuelo en redes, pero que a la hora de su lanzamiento han terminado rascando más que mi tía abuela sacando el coche del aparcamiento de Mercadona. Desde mi punto de vista ambos han terminado quedando como títulos que yo calificaría de «mediocres» o «del montón». Ya que hablamos de Mercadona, y para que nos entendamos, lo definiría como un videojuego marca Hacendado. Esto no es una opinión vacua pues a continuación os voy a presentar mi completamente objetivo argumentario con ese sistema de calificación de champiñones alucinógenos, término acuñado por mi compañero Suso del blog Dosentuf, que estoy poniendo de moda por estos lares en las entradas más recientes. Sin más dilación… ¡Al turrón! (Toma pareado de mierda):

Apartado artístico y técnico : Para no empezar malamente este riguroso análisis, voy a hablar del que es el principal caballo de batalla de el Kena y el que hizo que muchos nos quedasemos prendados de este título cuando se anunció: su apartado artístico. Sin duda ese arte tan característico, que muchos describen como de película de Pixar pero que a la postre se ve jodidamente mejor que cualquier película de animación, es la principal baza que tiene el juego (y diría que única, aunque no quiero adelantar acontecimientos). Está claro que el Kena es un juego que entra por los ojos y esto se ve reflejado en la calidad de las cinemáticas así como en el diseño de personajes y de escenarios. Pero aún así tengo un «pero» para esta parte y es que los escenarios son jodidamente monótonos: pasamos del bosque a la aldea y de la aldea al bosque y así durante todo el juego. Es cierto que hay alguna cueva, algún templo, un poco de nieve… Pero es algo anecdótico. Teniendo un apartado gráfico tan potente la verdad es que es una pena que no incluyesen más variedad de entornos porque en mí caso acabé bastante aburrido de ver durante prácticamente todo el juego los mismos paisajes. En cuanto a la música ninguna queja, aunque no creo que deje ninguna melodía para la posteridad. Por último mencionar que en lo referente al rendimiento técnico, en PlayStation 5 funciona a la perfección, sin errores y sin ningún tipo de problema gráfico.

Los escenarios son muy bonitos y muy vistosos, pero vamos a estar viendo los mismos entornos durante casi todo el puto jugo.

El concepto : El Kena es uno de esos videojuegos que tras terminarlo te deja con la sensación de no tener ni puta idea de por qué los desarrolladores han hecho lo que han hecho y piensas que se metieron un buen viaje con peyote cuando crearon la obra. Seamos sinceros: ¿A quién cojones va dirigido este producto? Porque tenemos un juego con un apartado artístico y un argumento muy de película Disney y con unos puzzles y un plataformeo que podría completar un niño de tres años, pero que a la hora del combate te plantan como primer jefe un señor con un madero que a la primera hostia que te mete te manda a Cuenca sin billete de vuelta. Llamadme loco pero ese sistema de combate con unas mecánicas basadas en el contraataque, la esquiva y el combate técnico-táctico, que recuerdan mucho a Dark Souls, no pegan en absoluto con todo lo demás que presenta el juego. No es de extrañar que en redes la mayoría de comentarios que me he encontrado fuesen del tipo: «Jajaja muy bonito todo pero ni de coña juego al Kena en dificultad «Maestro»». Tampoco es que esto sea algo estrictamente negativo, pero la verdad es que yo me esperaba algo más relajado y me pilló un poco con el culo al aire. Es chocante ir recolectando esas criaturas tan adorables llamadas Rot (Que significa eructo en mi tierra, ojo al dato), con su respectiva animación más adorable si cabe, y que a continuación aparezca un enemigo que te calce una hostia que te haga sangrar hasta por el culo.

Estos pequeños y adorables cogollos llamados Rot constituyen la cara más amable de el Kena.

Más genérico que Hacendado : He aquí mi principal queja del juego. No soy una persona que se deja convencer únicamente por unos gráficos bonitos y más allá de los gráficos, desde mi punto de vista, el Kena es un videojuego que no aporta absolutamente nada. Así es, yo definiría a el Kena como genérico, descafeinado y sin espíritu (Ahora parece que sea yo el que le haya dado al peyote). Que sí, que el apartado artístico es la hostia y todo lo demás, pero si éste no viene acompañado de una buena historia o de una jugabilidad entrañable es algo que queda, a mi entender, muy cojo. Tras mis dos primeras horas jugando a el Kena me sentía exactamente igual que al principio, pues la experiencia jugable no me había transmitido nada, no tenía esa sensación de que el juego me estuviese aportando algo. Tras terminar el juego la sensación era exactamente la misma: la sensación de haber jugado a un producto genérico con una capa de maquillaje bonito. Lo que pienso es que han intentado hacer un videojuego de acción-narrativa, de esos a los que nos tiene acostumbrado Sony en los últimos tiempos, y se han quedado en un quiero y no puedo. Y esto es un poco lo que se ve si desglosamos las mecánicas del juego: tenemos un poco de esto y de aquello (Plataformeo, exploración, combate táctico, toques RPG con desarrollo del personaje, mecánicas con arco…) pero sin llegar a profundizar ni llegar a destacar en nada. Han echado todos los ingredientes que tenían en la cocina en el caldera y ha salido lo que ha salido… Peor que cuando intentáis sorprender a vuestra pareja con alguna receta que habéis sacado del internet y la cagáis a base de bien (Salvando, admitase la publicidad, que sigaís los consejos de Presstartcook, que de ahí si que salen cosas bien riquinas). En definitiva, y contradecidme si pensáis lo contrario, es uno de esos videojuegos que a los dos meses de haberlo jugado ya te has olvidado de él.

Las mecánicas de el Kena son muy sosas y los puzzles y las secciones de plataformas carecen de interés y no suponen ningún reto.

El Dark Souls de Hacendado : Seguimos hablando de marcas blancas para hacer referencia a aquel aspecto que junto a los gráficos pienso que más puede llamar la atención si jugamos a el Kena: el combate. Sí, ese combate que como previamente adelantaba no tiene ningún puto sentido conceptualmente. No obstante, teniendo en cuenta la nula profundidad del resto de aspectos jugables que tiene el juego, he de decir que el combate sea probablemente lo único que le de algo de «chicha» al conjunto. Aunque la variedad de enemigos es mínima y los combates pecan de repetitivos, lo cierto es que los jefes finales de cada «episodio» (Los que hayáis jugado entenderéis de lo que hablo) sí que son bastante divertidos y desafiantes, además de ser interesantes conceptualmente. Si tuviese que escoger uno me quedaría con el enfrentamiento con Toshi, el más difícil del juego, el cual me pareció un claro homenaje a Gwyn de Dark Souls.

Hablando del diseño de los enemigos, el señor Toshi es uno de los pocos que consigue salvar los muebles.

Las mecánicas de combate propiamente dichas no están mal en general. No hay mucha variedad ni profundidad al respecto, pues las acciones de la vara, el arco y las bombas espirituales son bastante limitadas, pero yo le daría el aprobado. Los combates, como comentaba con anterioridad, se basan mucho en el contraaque y la esquiva y tienen la virtud de ser bastante rápidos y dinámicos. Como aspecto negativo señalaría que la fijación de objetivos es nefasta, algo que supone un traspié importante ya que necesitaremos recurrir a ella para utilizar las flores que nos van a servir de curación (Algo que puede ser totalmente una odisea si se interponen varios enemigos a nuestra fuente de curación). Me resultaba muy molesto el hecho de que el enemigo tuviese que estar muy centrado en el campo de visión para que quedase fijado y aún más molesto que con lo que fallaba este sistema se perdiese el objetivo cada vez que utilizaba el arco.

La fijación de objetivos, algo primordial en el sistema de combate de el Kena, es nefasta pues el botón para realizar dicha acción falla más que una escopeta de feria.

Argumento : Y para ir finalizando me gustaría dar un par de pinceladas a la parte argumental la cual, en la misma línea que el resto, también peca de ser bastante sosa. El Kena se enmarca un contexto así muy zen, espiritual e indochinobudista (peyote) para contarnos una historia sobre conocerse a uno mismo y superar aquellos temores que nos impiden alcanzar nuestras metas en la vida (sinceramente no sé si me he pegado una inventada con esto, pero a mí es lo que me dió a entender el juego) con un bonito aderezo de fraternidad, amistad y amor. Todo ello muy pintado de arcoiris, mientras tanto un señor con un madero nos empalará cual actriz de Holocausto Canibal. Me cuesta también hablar en positivo de este apartado y es que yo que sé, tampoco es que lleguen a profundizar demasiado en la protagonista, eje central del argumento, como para que verdaderamente te importe su sino o te atrape su historia. En resumen, que terminé el juego y lo que se me vino a la cabeza fue un: «Bah, menos mal que ha sido corto. A ver cuál es el siguiente videojuego».

Los señores con maderos serán una constante en el Kena y después del primer hostión que os calcen os empezaréis a acercar a ellos con el culo bien apretado.

Balance Final: 1 / 2 / 2

Como habréis podido extraer de mi riguroso y para nada subjetivo análisis, el peyote y las marcas blancas no son buenas compañeras de viaje si lo que se pretende es desarrollar un videojuego memorable ¡Pero ojo! Aunque haya puesto a el Kena de vuelta y media lo he hecho por ser un juego bastante sosete, no porque el juego sea realmente un truño. Eso sí, ni de coña os recomiendo gastaros cincuenta pavazos con este juego (Como me duele cada vez que lo pienso…). Por si no os ha quedado claro y a modo resumen: el Kena un videojuego entretenido sin más, aunque rozando la fina línea que separa entretenimiento de aburrimiento, al que podéis echar un tiento si os lo regalan y no tenéis nada mejor que hacer.

Y como no podía ser de otra manera, pasemos a la maravillosa entrega de galardones:

Y por si tenéis la comprensión lectora de una gamba y no habéis captado el mensaje os insisto con la pregunta de rigor… ¿Merece la pena comprar marca Hacendado para ahorraros una pelas y poder soltar la gallina con Kena: Bridge of Spirits?

6 comentarios sobre “El Kena: Peyote y Hacendado en PlayStation 5

  1. Yo estuve tentado de comprarlo en su momento pero no ha sido tu análisis lo que me echa para atrás, ya que lo descarté mucho antes. No sé, había algo en él que no terminaba de convencerme, aunque no sabía lo que era. Y ante la duda tampoco era plan gastar un dinero que podía emplear en otra cosa o, también, en ahorrar, que buena falta me hace. El caso es que no lo adquirí y no me arrepiento de ello. Quizá algún día, si lo encuentro muy barato o, mejor aún, si puedo aprovechar alguna promoción de tiempo gratuito o precio ridículamente bajo del PS Now y para entonces está ahí disponible le dé un tiento. Quien sabe, a lo mismo me sorprende pero me da que va a ser que no…

    Buen análisis, Arald, como siempre en tu linea. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por comentar Emilio! 🙂 Pues la verdad es que la intuición, a diferencia que a mí, no te falló. Yo me dejé engatusar por el apartado visual y he salido escocido y decepcionado. A ver, tampoco es que el juego sea terrible, pero a mí personalmente me pareció soso y aburrido. Con esta experiencia y la de The Medium me parece que a partir de ahora voy a ser bastante más cauto con los videojuegos de presupuesto medio, especialmente aquellos que tienen detrás una gran promoción.

      ¡De nuevo muchas gracias por comentar Emilio! ¡Es un placer debatir contigo! ¡Un saludo! 🙂

      Me gusta

  2. Pues mira que pinta bien el juego así a primera vista, pero como bien comentas si la jugabilidad en el ámbito de combate está así de rota y la historia no convence mal vamos… Aún así le daremos una oportunidad, eso sí, cuando baje de precio 😅😅😅.
    Un placer volver a leer tus escritos y poder echarnos unas risas a la par
    ¡Y gracias por mencionarnos!🤗🤗🤗

    Le gusta a 2 personas

    1. ¡Muchas gracias por pasaros y comentar compañeros! ¡Me alegro de que os hayáis echado unas risas! 🙂 Es lo que comentaba, no considero que el juego esté mal pero a mí si que me pareció algo soso y aburrido, lo suficiente como para no poder recomendarlo ahora mismo pues pienso que no vale lo que cuesta. En cualquier caso, si lo jugáis seguro que ideáis alguna receta ambientada que haga que merezca la pena el juego XD

      ¡Un saludo y de nuevo muchas gracias por comentar!

      Me gusta

  3. Bravo Arald, bravo. Como no te voy a certificar con mi sello mágico si de tanto darle al peyote del Mercadona te salen cosas como esta XD Tremendo, y me alegro que hayas tomado la sabia decisión de implementar definitivamente los champiñones alucinógenos para calificar cada uno de los apartados. Ese tal Suso de Donsestuf parece que te dio un buen consejo, tendré que pasarme por su blog.

    Pero al lío. Yo estuve tentado de pillarme El Kena (me gusta mucho que hayas canificado el nombre, muy de los 2000, sí señor) pero hubo cosas en la mirada de su protagonista que me hicieron mirarlo con recelo. Algo no me inspiraba confianza y quizá una de las cosas que menos confianza me inspiraba era ver a la gente tan jodidamente entusiasmada con un juego que trata sobre una niña que va con una vara rescatando eructos (mira que había leído veces lo de rot y nunca se me había ocurrido hacer esa asociación xD), y el hecho de que todos los escenarios que veía eran muy parecidos. Veo que mis sospechas se confirman y que hice bien alejando del Kena mis doblones de joro.

    En fin, que ahora más que nunca, invertiré mis dinericos en otros menesteres más de mi estilo y gusto.

    Repito, tremendo como siempre. Un abrazo tío.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por comentar Suso! 🙂 Pues sí, el sistema de champiñones ha venido para quedarse pues hay que contentar a la audiencia XD Es más gracioso que una puntuación y da un poco más de juego a la libre interpretación de cada uno. En entradas antiguas usé algo similar pero cambiando el color del texto, nada que ver a un buen rovellón desde luego.

      Lo cierto es que tu intuición te hizo un favor alejándote de el Kena. Yo pringué, y por partida doble con el reciente pringue de The Medium, así que creo que a partir de ahora voy a ser bastante más cauto con estos títulos de presupuesto medio que tanto intentan vendernos la moto. A ver, que el juego tampoco es una patada en las castañas, pero a mí sí que me resultó un poco tostón. Así que nada, ahórrate en este dinero y cómprate el puto Yakuza 7 que están que lo regalan.

      ¡Un saludo y me alegro de que la entrada haya sido de tu agrado Suso! ¡Nos leemos!

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s