Vampyr y cómo vivir siendo un Shupasangres

Mientras ultimo los detalles de la entrada «navideña» y decido si traer o no Yakuza Like a Dragon al blog, pues temo no hacer justicia a tremendo juegazo con mi prosa, he pensado que sería buena idea ofreceros como aperitivo una pequeña reseña de un título que me ha pillado bastante por sorpresa y que me ha encantado. En esta entrada voy a hablaros de Vampyr, un RPG de vampiros (evidente) que podríamos catalogar como de presupuesto medio, del cual no había oído hablar demasiado y que ha terminado dejándome el culo torcido (Placenteramente hablando). En cierto modo Vampyr me recuerda a Greedfall, otro RPG de la misma línea que en cierto modo también pasó por debajo de los radares y que me fascinó por igual. Aunque ambos juegos no son demasiado conocidos por el hecho de no ser grandes superproducciones, desde mi punto de vista son dos joyas ocultas, con una temática muy original, aptas tanto para los amantes del RPG como para aquellos que nos gusta el género pero que no nos gusta perdernos en mundos interminables (*Cof* The Elder Scrolls *Cof*).

Pero bueno, voy a dejar de lado Greedfall para centrarme en el título que nos atañe. Para esta entrada he decidido emplear un sistema de puntuación basado en «champiñones» del mismo modo que hice en su día con Oddworld Soulstorm. No es que sea algo necesario, pero me apetecía y la verdad es que quiero sacar rendimiento a las imágenes de los champiñones pues menudo curro me pegué buscándolas por Google. Así que lo que haré será comentar distintos puntos de interés del juego y otorgarles una puntuación del uno al tres (Rojo-Amarillo-Verde) y de este modo sacar un recuento final para que veáis a través de este sistema de puntuación, nada manipulado ni subjetivo, que el juego es la hostia. Así que sin más preámbulos hablemos de vampiros y de chupar sangre…

Si el protagonista de Vampyr fuese uno de estos seguro que querríais que os dejáse sin una sola gota…

Like a Fistro Brácula Condemor : No se puede hablar de vampiros sin hacer un in memoriam del mitiquísimo Conde Brácula. Después de este paréntesis de mierda que supongo que no interesará a muchos, uno de los puntos que más me han gustado de Vampyr es que como RPG sí que da en el clavo a la hora de hacernos sentir como un vampiro, un simulador de vampirismo vaya. En Vampyr encarnaremos personaje de Jonathan Reid, un vampiro neófito en una Londres de principios del siglo XX. No seremos un vampiro sexy como los de True Blood ni un vampiro metrosexual con alta predicción por el maquillaje como los de Crepúsculo, pero sí que seremos un vampiro bastante molón y relativamente sanguinario. Cuando hago referencia a sentirnos como un vampiro no solo hablo de la jugabilidad bruta y del sitema de combate, basado en ágiles movimientos y en el uso de la sangre que te hacen sentir como si fueses una criatura de la noche (Una criatura vampírica de verdad, no una de esas «criaturas» que te encuentras en tú barrio a las 3 de la mañana). Sobre todo el logro en este aspecto RPG lo veo en como a través de nuestras decisiones en el juego vamos a vernos en distintas encrucijadas sobre si queremos alimentarnos o no de humanos, con las consecuencias que ello conlleva a la hora de fortalecernos como vampiro o a la hora de alterar la estructura social de la ciudad, o si queremos convertir a algún humano en nuestra prole. Aunque no lo creáis de entrada esta capacidad de decisión con sus respectivos consecuencias hace que te metas mucho en el papel hasta el punto en el que hay ocasiones en las que te has de mantener firme como vampiro honrado que no devora humanos porque verdaderamente tienes ansia por zamparte a alguien que es un capullo y así nutrirte de una buena cantidad de experiencia (De esto hablaré a continuación). También mencionar que nuestro protagonista es pluriempleado y además de vampiro también es médico, algo que es importante a nivel argumental pero que a nivel jugable es más bien anecdótico más allá de poder curar a algunos humanos para evitar que su sangre este pocha. En definitiva os sentiréis como un verdadero vampiro, incluso aquellos que esteís acostumbrados porque aún sigáis chupando como sanguijuelas la sangre de vuestros padres.

Uno de los principales puntos fuertes del juego es su capacidad para que el jugador se meta de lleno en el papel del vampiro.

Amanerado Cullen Vs Vlad el Empalador : Esto lo adelantaba en el párrafo anterior y es que una de las cosas que más me han gustado del juego es que se otorga al jugador la potestad de decidir si alimentarse o no de los humanos. Por tanto podemos elegir ser un vampiro flojeras sacado de Crepúsculo con brillo de purpurina que no come un pimiento o ser un poderoso y sanguinario vampiro que se deleita en orgías de sangre. El tomar un camino u otro va a tener repercusiones tanto en el desarrollo como en el final del juego. Alimentarse de gente otorga enormes cantidades de experiencia por lo que vamos a poder desarrollar y hacer poderoso rápidamente a nuestro personaje pero también va a implicar que no podamos interactuar más con esas personas perdiendo diálogos, posibilidades, objetos y encargos secundarios. Yo elegí ser un vampiro honrado con sangre de purpurina porque quería desbloquear el final sexy e intimar con la «draculina» del juego y porque era un logro que verdaderamente me apetecía conseguir. Este tipo de «formas alternativas» de afrontar el juego, si se hacen bien como es el caso, me encantan pues son una forma de explorar otras esferas del videojuego y de moldear el camino a gusto del consumidor (Porque viendo el escalado de los enemigos del juego, que en determiandos puntos me sacaban hasta 10 niveles de ventaja, está claro que éste está pensado para que te zampes a más de uno por el camino). En cierto modo me recuerda a un trofeo que había en Uncharted: El Legado Perdido que consistía en llegar a X punto del juego sin disparar armas de fuego, algo que evidentemente aumentaba la dificultad del mismo pero que me permitió explotar mecánicas de sigilo y de cobmate cuerpo a cuerpo verdaderamente divertidas y que de otro modo probablemente hubiese dejado en el tintero pues lo rápido y sencillo hubiese sido abrirse paso a cañonazos. En el caso de Vampyr sentí exactamente lo mismo: rechazar ingentes cantidades de experiencia y tener un personaje más débil en combate a cambio de mantener una estructura social estable y ser fiel a mis principios vampirescos. De este modo, aún haciéndoseme el juego un tanto más difícil lo he pasado mucho mejor.

Nuestro principal dilema: Alimentarnos de humanos para hacernos rápidamente poderosos o sufrir de inanición.

Combatiendo a base de «golpes de remo» : El sistema de combate aunque está cortado con el mismo patrón que el de otros ARPG destaca por ser bastante ágil y basarse mucho en la esquiva, que todo sea dicho es muy sencilla de ejecutar. Este dinamismo en mí caso ha hecho que los enfrentamientos me hayan parecido interesantes y divertidos de principio a fin, pese a que considero que las acciones disponibles en combate puedan llegar a ser monótonas. Esto último se explicaria en el hecho de que aunque el juego ofrezca varias posibilidades (Armamento pesado, armamento ligero, armas de fuego, magia de sangre…) estas son bastante limitadas, acotando de forma significativa las posibilidades de personalización si las comparamos con otros juegos de su mismo género. Aunque a mí me dió igual porque así yo me lo pasé genial entiendo que pueda desagradar a jugadores que quieran explorar otros «roles» de personaje. En mí caso particular yo construí al personaje basándome en el combate cuerpo a cuerpo y en la regeneración de vida y energía. Mi arma escogida fue una especie de madero que daban al principio del juego y que gracias a su poder de ataque y su capacidad de aturdimiento dejaba seco a tollina bruta a todo enemigo que se me cruzaba ¿Para qué utilizar la magia vampírica si de un golpe de remo le puedo abrir la cabeza a todo aquel que se me cruce por delante? Además, el sistema de mejora de armas que incluye el juego permite que podamos llegar al final del mismo prácticamente con cualquier arma que consigamos, algo que para aquellos que somos tradicionales y no nos gusta cambiar mucho de parecer dentro de una misma partida viene genial. Mi queridísimo madero fue mi mejor aliado en la aventura desde luego.

El combate combina la acción con armas cuerpo a cuerpo o a distancia con movimientos veloces y el uso de habilidades de sangre.

La 10k nocturna de los vampiros : Continúo hablando de jugabilidad solo que en esta ocasión no tengo tan bellas palabras como en los párrafos anteriores. Bien es sabido por la cultura popular que los vampiros son seres con prodigiosas habilidades entre las que se encuentra un desplazamiento rápido y sostenible bien por contar con ultravelocidad, por poder levitar, por poder convertirse en murciélago y volar… Pero se ve que en Vampyr se olvidaron de este detalle y Jonathan Reid se tiene que patear la ciudad a pinrel, lo que hace es que sea un poco engorroso desplazarse por el mapa. Es cierto que el mapa no es demasiado grande, pero algún tipo de «viaje rápido» yo lo hubiese agradecido de sobremanera, especialmente en momentos avanzados del juego cuando la ciudad está infestada por enemigos que pueden partirte la cara con un par de golpes. Esto se me hizo pesado hasta el punto de que parte considerable de los encargos secundarios los desestimé porque tenía que ir de una punta a otra del mapa y se me hacía terriblemente tedioso el proceso. Y ya que estoy hablando de movilidad añadir que no hubiese estado de más, además de la brújula, disponer de un mini mapa que ayudara al jugador a situarse mejor en el mapa. La verdad es que hubiese agradecido ambas cosas, tanto el viaje rápido como el minimapa, y seguro que el bueno del vampiro Jonathan también lo hubiese agradecido ahorrándose varias ampollas y escaldaduras en los pies.

El mapa sin ser excesivamente grande resulta ser un coñazo si queremos recorrerlo con cierta «agilidad».

Narrando de forma truculenta la historia de Brácula : Aunque iba sobre aviso, uno de los aspectos que más me ha rascado dentro del juego ha sido su narrativa. Aunque el argumento no está mal y me parece interesante, debido a la forma de presentar los hechos al jugador yo había momentos que no sabía si estaba jugando a Vampyr, si estaba viendo el Condemor o si estaba leyendo Nosferatu. No negaré que sea problema mío, pero desde mi punto de vista los hechos se presentan de un modo bastante lioso y el argumento «principal» termina por diluirse entre tanto palabrerío. Todo se resume en un «mucho texto». Entiendo que es un RPG y que hay que leer, en eso no tengo problema, pero como te pares a leer todas las notas y diálogos que muestra el juego acabas como una puta cabra: Documentos infumablemente extensos con una letra tan pequeña que te deja vizco, diálogos reiterativos que aportan poco o nada, falta de solidez a la hora de establecer vínculos entre los personajes, confusión aportada por la toma de decisiones… Y todo esto con cierto aire de intrusismo pues has de leer mucha paja para sacar pequeños matices de la historia principal. Desde mi punto de vista bastante lioso y aunque se va entendiendo de qué va el asunto en líneas generales yo he de reconocer que cuando llegué al capítulo final y se desveló «el pastel» me quedé con cara de gilipollas al ver que no me había enterado de la misa la mitad. Y es que en el capítulo final te lo dan todo bien claro y mascadito, como si los desarrolladores se hubiesen dado cuenta del embrollo que habían montado y hubiesen querido que el jugador en vez de cerrar el juego con un enredo de cojones se fuese contento con un «Ah, filho da puta. Agora sim entendo!».

Señora, que le he preguntado cuál es el puto origen de la epidemia de vampiros no que si una primera de Pfizer y una segunda de Moderna son mejores que dos de Pfizer.

Aspectos técnicos y de rendimiento : A nivel gráfico y sonoro cumple aunque salta a la vista que el videojuego no es ningún portento. A nivel de rendimiento jugando con PlayStation 5 no he tenido ningún problema: cargas rápidas, fluido y sin caídas de FPS, sin errores… Sí que había leído en redes a algún usuario que en PlayStation 4 había tenido errores y problemas pero supongo que habrán sido cosas que han ido arreglando con parches y que a día de hoy están resueltas.

Los gráficos no te rompen el culo pero, la verdad sea dicha, el juego se ve de maravilla.

Balance Final: 3 / 2 / 1

En definitiva, Vampyr me ha parecido en líneas generales un muy buen juego que recomendaría tanto para amantes del RPG como para aquellos que deseen vivir en un videojuego su propia aventura vampírica. No negaré que haya algunos aspectos que podrían estar mejor pulidos pero como todo en esta vida no hay nada que no sea mejorable y en este caso tampoco es que sea algo estrictamente necesario o incómodo pues el juego es muy disfrutable tal y como está. La verdad es que sería genial que en un futuro pudiesemos ver más RPG de este corte encarnando otras criaturas fantásticas o con ambientaciones poco convencionales.

Y como ya viene siendo tradición pasemos a la tan ansiada entrega de galardones:

Y la pregunta eterna… ¿Merece la pena seguir chupándole la sangre a vuestros padres para comprar Vampyr?

3 comentarios sobre “Vampyr y cómo vivir siendo un Shupasangres

  1. Entro buscando tetas, y me encuentro con un vampiro que renuncia a su naturaleza vampírica con tal de ser socialmente popular. Que me devuelvan mi dinero, yo quería sangre y tetas.

    Más allá del engaño al que he sido sometido, he de reconocer que, pese a sus bondades, me temo que no es juego para un servidor. Ojo, que no tiene mala pinta, pero… mucho texto XD

    No obstante, siempre es bien descubrir juegos, como es el caso, un poco más tapados. De esos a los que por motivos X, no se les da bombo alguno. Así que me alegro que lo hayas disfrutado, aunque como te digo, no creo que llegue a darle su, muy posiblemente, merecida oportunidad.

    P.D. me gusta el sistema de champiñones alucinógenos, deberías usarlo más a menudo.

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Muchas gracias por comentar como siempre Suso! Las tetas quedan reservadas para aquellos que nos hemos pasado el juego siendo buenos y nos hemos llevado al catre a la vampira XD

    Aunque es un buen juego es cierto que te tienen que atraer los RPG y lo que ello conllevan para que te guste pues lo del texto hay puntos que es más que exagerado pesado. Por lo que te he oído comentar en otras ocasiones tampoco lo veo un juego para tí pero oye, siempre se esta a tiempo para caer en la droga dura del RPG y si llega alguna ves ese día pues te lo recomiendo.

    El sistema de champiñones tengo pensado usarlo más cuando se preste ya que me parece resulton y tuve que meterle caña a Google Imagenes para sacar unos que me gustaran XD

    ¡De nuevo muchas gracias por comentar Suso y nos vamos leyendo!

    Me gusta

    1. Cachis, entré para ver tetas y resulta que hay que pasarse el juego, y encima portándote bien 😦

      Ojo cuidado, que aquí donde me ves, había sido un devorador de RPG, sobretodo japoneses, hubo una etapa de mi vida en la que me dio fortísimo por ellos y no jugaba prácticamente a nada más. A día de hoy me siguen gustando, pero nunca encuentro el momento de ponerme con ellos. Ya no por la dedicación, porque al final en otros juegos me tiro también cientos de horas, sino por el hecho de que, a las horas a las que me pongo yo a jugar, o me pones algo movido o me duermo XD

      En algún momento de mi vida me gustaría recuperar el hábito del RPG, por el momento, me mantendré como hombre de acción XD

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s