¿Un GOTY inesperado? Hablemos de Tales of Arise

Cuando tome la decisión de retomar el blog y hacer un «remake» de su contenido decidí hacerlo dejando de lado esa faceta más «sentimental» que mostraba en el ecuador de este proyecto y retomar esa actitud más desenfadada y humorística de mis inicios, llegando incluso a transformar la presente sección, Let’s Play!, en un lugar donde lanzar puyas y reirnos de aquellos aspectos más cutres de los videojuegos. El problema de este enfoque radica en que en lo que a humor se refiere lo poco gusta y lo mucho cansa, tal y como pienso que me sucedió con mi reciente entrada sobre Luigi’s Mansion, y en que toda esta parafernalia humorística es difícilmente aplicable cuando encuentras un título que te parece redondo en prácticamente todos sus aspectos, como es el caso que nos atañe en esta entrada. Y después de esta reflexión de mierda que a nadie le interesa vamos al lío: llega el momento de hablar sobre (y besar a) Tales of Arise.

La saga Tales of es una saga que nunca me ha llamado demasiado la atención. Mi opinión de los dos únicos títulos de la saga que he llegado a completar, según tengo entendido los mejor valorados por los aficionados a la saga, dista mucho de lo que tengo que decir sobra Tales of Arise. No me escondo y lo diré alto y claro: Tales of Vesperia me pareció una soberana mierda que siquiera sé cómo tuve la paciencia de terminar (Algo que atestigüé, aunque mordiéndome la lengua, en este mismo blog siendo el juego peor valorado cuando aún ponía valoraciones en esta sección) y Tales of Symphonia si bien no me disgustó, tenía elementos como el combate, los diálogos intrusivos y el reciclado de escenarios que me aborrecieron de sobremanera. Y en cuanto a otros títulos de la saga bueno, la mayoría siquiera me han llamado la atención y los otros pocos que he llegado a probar siquiera llegué a jugarlos demasiado. En definitiva, una saga que, con respeto a sus aficionados, a mí siempre me ha parecido algo mediocre y que nunca ha terminado de interesarme. Con estos antecedentes no es de extrañar que de entrada ni se me pasará por la cabeza jugar a Tales of Arise. Pero bueno, la verdad es que el juego pintaba de puta madre y un amigo terminó comiéndome la cabeza para que lo comprara… y menos mal que lo hice.

Solo viendo artes promocionales y capturas del juego ya te das cuenta de que se avecina algo grande…

Aunque sigo manteniendo mi opinión sobre la saga, con Arise he encontrado la excepción que confirma la regla. Este título me ha llegado mucho a la patata, hasta el punto que lo considero mi GOTY personal de este año y uno de los mejores JRPG que he jugado en mi vida («Quasi res porta el diari!», que se dice en mis tierras). Entiendo y comparto el razonamiento de todos aquellos aficionados a la saga que he visto decir en redes sociales que Arise es un buen JRPG pero un «mal Tales of». Lo entiendo porque si hubiese sido un «buen Tales of» probablemente me hubiese limpiado el culo con el disco, dado el «amor» que profeso a la saga. Aunque el juego me ha fascinado, también reconozco que no todo ha sido un mar de rosas y que ha habido cosas que no me han terminado de convencer. Aunque lo mencionaré en la entrada, porque en en esta santa casa el espíritu dicharachero se mantiene y estamos para sacar punta de estas cositas, he de decir que hay que hilar fino y que teniendo en cuenta la obra al completo se trataría de nimiedades. Hablemos de Tales of Arise punto por punto:

Argumento y Ritmo Narrativo: Si bien el argumento no es del todo original, toma varias referencias de otras obras y utiliza bastantes tópicos, sí que sabe combinar todos estos elementos de una forma magistral dando pie a una historia sólida, muy interesante y con varios giros de guión que sorprenden y que te mantienen totalmente atrapado frente al televisor. Esto ha hecho, acompañado de un ritmo narrativo muy fluido en el que constantemente el jugador tiene la sensación de que esta avanzando en la historia y que está haciendo algo útil, que en ningún momento el juego me haya parecido aburrido. Cada día que pasaba jugando tenía ganas de volver a jugar y descubrir lo que me deparaba la aventura, cualidad que hoy en día puedo reconocer a muy pocos juegos. Para ser justos diré que al final hay un punto que se hace bastante espeso, como la última magdalena del paquete que se ha quedado dura y aunque está buena cuesta más que pase, aunque más que por tema argumental o de ritmo narrativo es por un tema de jugabilidad del que hablaré más adelante.

Un elenco excelente de personajes, los responsables de dar tanta vida al argumento.

Los personajes: Los fuertes pilares sobre los que se sostiene la trama. Me han parecido excelentes, desde los protagonistas hasta los villanos. Los seis protagonistas están muy bien escritos y tienen un diseño sobresaliente: no existe el típico personaje de relleno que ni pincha ni corta, aquí todos tienen su trasfondo, sus motivaciones y una evolución coherente con el argumento. Parte de este desarrollo de los personajes se puede ver en una serie de diálogos opcionales que irán apareciendo durante la aventura y que con un aspecto de «cómic» narrarán los puntos de vista de cada personaje respecto a temas de todo tipo, desde absurdeces hasta reflexiones bastante profundas. Este aspecto de los diálogos era algo que me asqueaba bastante de los otros juegos de la saga Tales of que he jugado, pues me resultaban intrusivos y aburridos, pero en esta ocasión no sé si es por su forma de presentación o por los hechos que narran la verdad es que me han parecido bastante entretenidos y fáciles de ver, por lo que recomiendo que si jugáis al juego no os los perdáis. Aunque mis personajes favoritos han sido Alphen y Kisara, no ha habido ninguno que me haya disgustado o que no me haya transmitido nada y esto es raro en mí. Pero más raro aún es que por gusto y no por obligación los haya utilizado y los haya llevado a todos en el grupo, algo que en prácticamente ningún JRPG hago. En cuanto a los villanos si bien es cierto que no alcanzan la misma profundidad que los protagonistas, tal vez con salvedad de Lord Vholran, el principal antagonista, la verdad es que no defraudan en absoluto. Y hablando de Lord Vholran, éste se cuela en mi Top de villanos favoritos de los videojuegos por su diseño, por la epicidad de sus enfrentamientos, por su transfondo y por su personalidad tan maníaca (No me gustaría cruzarme con este señor por la calle la verdad).

Aunque Lord Vholran parece un Sephirot del Hacendado nada más lejos de la realidad, este señor es la hostia.

Duración y Dificultad: En mi caso jugué con una dificultad de 3 sobre 6 (Un gran acierto ofertar tan amplio abanico de dificultades para que cada uno pueda elegir aquella que se ajuste más a la experiencia que desea). De este modo no he tenido demasiados problemas, aunque que reconozco que he sudado la gota gorda con algunos enfrentamientos. Con este nivel de dificultad he completado el juego en unas 30 horas, dedicando tiempo tanto a la exploración como al contenido secundario (Exceptuando aquel contenido post-game). Una duración óptima y más que suficiente para que tanto los personajes como la trama se desarrollen de una manera fresca y sin necesidad de entorpecer el ritmo de la narración con relleno vacuo, tal y como nos tenienen acostumbrados algunos de los títulos de este género. Para mí la duración idónea para un JRPG.

Jugabilidad: El sistema de combate es frenético pero controlable, espectacular y muy divertido. Desde mi punto de vista se trata de uno de los principales atractivos de Tales of Arise. Yo no es que sea mucho de ARPG, prefiero los turnos, pero últimamente estoy viendo algunos sistemas de combate como el presente que están haciendo que los huevos me toquen suelo y que me replantee mis preferencias en cuanto a JRPG. Además, el sistema se encuentra en constante evolución añadiendóse nuevas mecánicas y habilidades con el transcurso del juego que hacen que se sienta fresco y que no cansé. Pero, siempre hay un pero, esta sensación se pierde en el último cuarto del juego cuando dicha frescura termina por agotarse y el combate se vuelve monótono, tanto por mecánicas como por las características de los enfrentamientos, salvo que vayas alternando personajes.

El combate, espectacular y ágil, es una de las piedras angulares de Tales of Arise.

Respecto a la monotonía del combate que mencionaba en el párrafo anterior decir que en mi caso, que prácticamente controlaba solo a Alphen, al final del juego pasaba de intentar encadenar combos y me centraba únicamente en esquivar y en hacer spam de una misma técnica (Un poderoso golpe único de corto alcance del que ni de coña me acuerdo del nombre) porque era el modo que me parecía más rentable para hacer daño a los enemigos. En efecto, esta estrategia distaba del dinamismo y la diversión que ofrecía el combate encadenando combos y esquivas a lo loco. Y ya que estoy hablando de Alphen, me gustaría subrayar su particular e interesante mecánica mediante la cual se quema, literalmente, a sí mismo quitándose vida para utilizar los ataques más podersoso de su espada de fuego. Esta mecánica, que al inicio me parecía tan interesante y estratégica, también termina cayendo en desuso pues en los tramos finales de la aventura te puede llegar a consumir prácticamente todos los puntos de vida para realizar un daño que, aunque masivo, en mi caso al menos no me compensaba a la hora de derrotar a los enemigos en comparación a la estrategia que comentaba previamente. Y mirad que se trata de una mecánica que me gustaba pues me recordaba al típico colega que se sacrifica cocinando una bárbacoa para los demás y se termina quemando cuando le da la vuelta a las longanizas y a los chorizos con las pinzas…

Alphen quemándose la mano al sacar los chorizos de la parrilla va a ser una de las escenas más recurrentes de Tales of Arise.

Otro aspecto de la jugabilidad que me gustaría comentar por su relevancia es el de los PC o puntos de curación si no recuerdo mal (Tengo menos memoria que una Switch), una serie de puntos que se consumen utilizando hechizos curativos o sorteando algunos obstáculos del mapa. Lo menciono ya que se trata de una de las mecánicas más limitantes dentro del juego en el sentido de que van a ser una Espada de Damocles que tendremos sobre nuestras cabezas durante la mayoría de las mazmorras. Esto se debe a que para restaurar estos PC, si no disponemos de un campamento o de una posada, algo que no tendremos en las mazmorras, tendremos que utilizar una serie de objetos relativamente raros de conseguir y exageradamente caros durante los primeros compases de la aventura. Menudo negocio se llevan con los putos «geles de naranja», parece que la «crisis de los contenedores de China» ha llegado a Tales of Arise porque los objetos que restauran PC son un veradero atraco.

Diseño de Niveles: Poco que decir al respecto. Salvando la mazmorra final, que da un asco tremendo y que no entiendo por qué cojones decidieron hacerla así, el resto de escenarios y de mazmorras están, desde mi punto de vista, bastante acertados. Vamos a encontrar una gran variedad de escenarios y de mazmorras que aunque repitan mecánicas, debido a su diseño conceptual y su contexto argumental, termina dando la sensación de que son novedosos y originales.

Los escenarios, variados y con gran detalle, invitan al jugador a perderse en ellos.

Gráficos: A nivel gráfico y artístico Tales of Arise cumple con creces. El diseño de escenarios es una pasada, con una gran variedad de ambientaciones cargadas de detalles y con unas paletas de colores muy vivos y llamativos. Es muy fácil dejarse embelesar y perderse en los escenarios. El diseño de personajes desde mi punto también se encuentra en la misma línea y rozaría la excelencia. Lo único que me chirría de este apartado serían las cinemáticas estilo anime que me parece que quedan un poco «pegote», como las pasas dentro del paquete de combinado de frutos secos. No sé, prefiero de lejos las CGI con los gráficos del juego pues quedan mucho más naturales la verdad…

Las cinemáticas anime chirrían bastante aunque se les ve la buena intención.

Banda sonora: Me ha parecido excelente. Los distintos temas musicales están muy bien hilados y acompañan perfectamente a los acontecimientos que se desarrollan en pantalla. Subrayar con enfásis el «Battle Theme», una auténtica maravilla que, en sus distintas variantes a lo largo del juego, no te cansas de escuchar (Y eso que al final acabas con el culo escaldado de tanto combate). Os dejo un enlace de YouTube con la melodía:

Tras leer la entrada supongo que veréis que no me faltan motivos para considerar Tales of Arise mi juego favorito del año y un miembro más de mi Olimpo de JRPG. Motivos pienso que he dado de sobra así que no puedo hacer otra cosa que recomendaros el título pues, insisto, hacía tiempo que no me sentía tan atrapado por una historia ni me sentía tan a gusto jugando a un JRPG. Dicho esto pasemos a la tradicional entrega de galardones:

Y la pregunta imprescindible… ¿Recomiendo «soltar la gallina» y comprar Tales of Arise (Siempre y cuando os guardéis cuatro duros para invertir en geles de naranja)?

2 comentarios sobre “¿Un GOTY inesperado? Hablemos de Tales of Arise

  1. Yo estoy a medias con los tales of, porque hay algunos que me fascinan y otros que me horrorizan, pero en tónica general, sigo teniendo muchas ganas de ponerme con el arise, porque sin duda es el paso adelante que la franquicia necesitaba en todos los sentidos, ahora a ver cuando ahorro un poco y lo pillo.

    Un saludo 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias por comentar Spi! Yo te lo recomiendo mucho porque es algo totalmente diferente al resto de Tales of 😁 Es tal como dices, el empujón que necesitaba la franquicia 👌🏻 Si lo juegas ya nos cuentas tus impresiones.

      ¡Un saludo y de nuevo gracias por comentar! 😁

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s