¡Los Padres necesitamos un «Modo Fácil»!

Hace un tiempo que tenía pensado traer el que parece ser el tema más trillado y sobado dentro del mundo de los videojuegos (Incluso más que la pandemia y el volcán de la Palma si hablamos de actualidad). Sé que muchos lo aborrecéis, pero también es cierto que nunca había llegado a hablar de ello en esta santa casa y es, lejos de la pataleta habitual, un tema que me da especial rabia y del que pienso que se puede sacar mucha miga. Se me habían ocurrido varias formas de enfocarlo pero creo que la que más me acopla es la de «padre en apuros», pues no por nada me volví un casual tras convertirme en padre y pienso que es un enfoque que no se tiene demasiado en cuenta en los debates. Como si se tratara de un dolor menstrual, aquí tenéis vuestra ración mensual de «quiero un modo fácil para el Dark Souls», ahora, versión padre en apuros.

Como he comentado ya en muchas ocasiones la paternidad trae consigo innumerables cosas buenas que hacen meritoria la experiencia pero tampoco quiero engañar a nadie pues no esta exenta también de innumerables sacrificios. Relativo a esto último, por decirlo de algún modo y los que sois padres me entenderéis, la paternidad termina siendo como aplicarle a la vida la dificultad «Dante must die». O sea, la vida ya es lo suficientemente complicada como para que vayamos poniéndonos zancadillas a nosotros mismos en aquellos momentos de ocio como lo serían el jugar a videojuegos. Para que entendáis mi postura, en mi caso particular los videojuegos no son solo una afición sino que además son una herramienta que me permite abstraerme y en cierto modo lidiar con el estrés del día a día. Por ello, no tiene ningún puto sentido que jugar a videojuegos termine generándome más estrés que cuando por las mañanas no tengo ni media hora para deajarnos listos a mi hijo y a mí para ir al colegio y al trabajo. Me río yo de esos que sacan pecho porque han sacado un trofeo de platino o se han hecho un no-hit de algún jefe de Dark Souls, la de collejas que os esperan cuando vuestras responsabilidades vayan más allá de haceros la cama…

Pero no solo es esto, se me había olvidado comentar que cuando se es padre también se produce una regresión y un desaprendizaje en lo que a «habilidades de videojueguismo» se refiere en pos de máximizar otras habilidades como el cambio de pañal o la preparación de biberones. En la vida no hay puntos de habilidad para todo. Tal vez haya perdido habilidad hasta el punto de tener que jugar en modo fácil al Spiderman de PlayStation 5 para que no me hinchen los morros, pero en mi defensa he de decir que ahora soy capaz de cambiar un pañal y limpiar un culo dentro del coche en menos de diez segundos sin derramar una gota de mierda y sin que mi hija convierta la tapicería en la Capilla Sixtina. Y yo que por mi habilidad innata a los mandos cuando era un jovenzuelo se me consideraba el «terror de las maquinitas» en mi barrio…

Evidentemente esto es dificil de ver si no eres padre. Yo no me di cuenta de que las reglas del juego habían cambiado hasta que terminé el permiso de paternidad de mi primer hijo. Pasé de jugar prácticamente a diario a tener una o dos sesiones semanales que no excedían las dos horas. Esta situación me pilló jugando a Bloodborne y ya os podéis imaginar la magnitud del desastre. Me quedé atascado dos semanas en el enfrentamiento con Vicaria Amelia y estuve a punto de abandonar el juego, un juego que me fascinaba tanto a nivel artístico como a nivel jugable. Me resultaba imposible progresar en un juego que más que la habilidad lo que recompensa es la constancia y el tiempo de juego, cosas que de las que yo no disponía. Tal es esto que justo cuando estaba a punto de tirar la toalla tuve una semana de vacaciones durante la que puede sacar humo a la consola y que me permitió no solo completar el juego sino también conseguir su trofeo de platino. Sin esta semana de gloria, y al no disponer de un modo fácil que paliase mis carencias de horario, probablemente hubiese terminado perdiéndome una de las grandes joyas del catálogo de PlayStation.

La bicha de los cojones. Que dolor de cabeza solo de recordar el enfrentamiento con Vicaria Amelia.

Con estos antecedentes, creo que queda bastante claro que como padre la petición de modos fáciles en los videojuegos más allá de un capricho es una necesidad. No obstante también hay que respetar a aquellos que sin ser padres, bajo sus propias circunstancias, piden esos modos fáciles, por ello quiero reafirmar mi postura tal como he hecho en númerosas ocasiones en redes sociales: Yo estoy a favor de que los videojuegos traigan un selector de dificultad y no solo en el puto Dark Souls, sino en cualquier otro juego… ¿Por qué? Porque pienso que el poder elegir es algo positivo en el ámbito de los videojuegos (Bueno, y fuera también, porque si me tienen que meter sí o sí algo por el ano prefiero que sea un palillo chino que un extintor). El ofertar distintas opciones va a permitir que cada uno elija aquella experiencia de juego que más se ajuste a sus particularidades, por lo que por norma general habrá más jugadores contentos y más jugadores que vayan a probar el producto ¿Alguien es capaz de rebatirme esto? Porque coño, yo solo veo que consecuencias positivas tanto para el jugador como para el desarrollador. Del mismo modo que vemos con total normalidad que se puedan realizar ajustes gráficos, de sonido, de controles, de idioma… ¿Por qué no se ve con la misma normalidad que se puedan realizar ajustes de dificultad? ¡Si en esencia es todo accesibilidad mentecatos! Pues pese a ello hay gente que se opone y que se obceca en mostrar unos argumentos que jamás seré capaz de entender. Dejemos un poco de lado el debate de la paternidad y clasifiquemos a estos individuos según su argumentario para echarnos unas risas:

Los GamerTM: Para ponerse un poco en contexto cabe mencionar que gran parte de este debate tiene lugar en torno a los videojuegos de From Software, en concreto Dark Souls y derivados, donde parte de su comunidad luce la fama de ser un tanto competitiva, castiza y soberbia. En compás con esto último, y adolecidos por un tufo a bacalao y a ropa interior sucia, llega este primer grupo de usuarios que traen por bandera ese obtuso argumento de «si quieres un modo fácil, no lo juegues», mientras se pavonean de sus logros y de sus méritos en estos juegos en redes sociales creyéndose que son algo (supongo que porque no tendrán nada mejor de lo que sentirse orgullosos). Este sería un claro ejemplo del «donde no hay mata, no hay patata» y por tanto poco se les puede exigir a estos individuos, aunque sería interesante que viesen que este tipo de juegos se basan más en el apredizaje y en la inversión de tiempo que en poseer unas habilidades innatas de la hostia para el videojuego. Preparando biberones y papillas a las tres o las cuatro de la mañana me gustaría verlos.

Este GamerTM ha conseguido el trofeo de platino de la vida.

Los enterados: Una versión progre de los anteriores, pero en esencia más de lo mismo. En este caso hablamos de inviduos que esgrimen el argumento de que «un modo fácil pervierte la esencia del videojuego». Evidentemente, esto va todo adornado con mil y una florituras sobre el arte del videojuego, los deseos del autor, la experiencia ludonarrativa… y un sinfín de otras pajas mentales que ni ellos mismos entienden. Si vas de enterado y únicamente te quedas con la dificultad de Dark Souls… es que igual no estás tan enterado como piensas. No sé, llamadme loco pero ni que Dark Souls (O cualquier otro videojuego) no fuesen también narrativa, argumento, jugabilidad, diseño artístico…, elementos que por sí mismos también constituyen una experiencia que puede buscar el jugador. Un poco triste todo esto. Además, aquí ya se desprende en cierta medida el tufo que va a definir el siguiente grupo…

Para muchos Dark Souls consiste únicamente en esto. Muy triste.

Los paternalistas: Con cierta similitud, e incluso llegando a solaparse con los previos, llega el grupo que más nauseas me produce. Estos, no contentos con dar su opinión de mierda, se creen con derecho de decidir a qué deben jugar y cómo deben jugar los demás. Encima lo hacen con cierto tono pasivo-agresivo soltando la bomba desde la seguridad del burladero sin salir a la plaza a mancharse no sea que el toro les trinque por los huevos. El argumento: «si el juego te parece muy difícil o quieres un modo más fácil es que tal vez no sea tu tipo de juego, hay otros géneros de videojuegos que se ajustarán mejor a tí»… ¿Y tú que cojones sabes cúal es mi tipo de juego? ¿A caso conoces mis gustos? ¿A caso no puedo pedir un «modo fácil» o un «modo historia» porque deseo una experiencia más relajada dentro de un género de videojuegos que me gusta ya que tengo otras obligaciones al día más allá de hacerme la cama y limpiarme el culo al cagar? Lo siento pero es que este grupo de gente me saca de mis casillas…

¿Para qué vamos a admirar la estética de Sekiro si la única esencia y finalidad del juego es que nos trinchen como a un pavo y que nos destripen para hacer longanizas con nuestras entrañas?

Los de la risa: Después de blasfemar hasta la saciedad respecto a los grupos previos poca irascibilidad me queda, aunque la suficiente para dedicar a este último grupo. Cerramos pues la lista con estos «bullies» de pacotilla porque no son más que eso: aquellos a los que de niños les robaban el bocadillo de mortadela en el patio que ahora han encontrado en su etapa post-puberal la posibilidad de lidiar con su trauma y hacer lo que les hacían a ellos pero detrás de un monitor. Acoso, burla, insulto… Eso sí, muchas veces camuflado con un «pero no te lo tomes a mal, si lo de llamarte llorón era por las risas» ¿Las risas? Las risas que tendré yo cuando se te enquiste un pelo del culo y no puedas cagar.

Dicho esto, y valorando todo con cierta perspectiva, no veo más que una gran falta de empatía por parte de una comunidad de jugadores que no es capaz de ver más allá de su ombligo. No entiendo por qué tienen que atacar y criticar algo que siquiera les afecta (Aunque viendo cómo funciona la sociedad para muchos otros temas es algo que no me sorprende en absoluto). Además, me llama mucho la atención que personas que se muestran muy tolerantes y muy proactivas en la defensa de políticas de inclusión al leer su perfil en redes sociales, luego muestren una faceta completamente opuesta cuando se trata de este tema del selector de dificultad en los videojuegos. Incongruencias.

Una descripción perfecta.

Yo soy un defensor de los selectores de dificultad y de dar al usuario la opción de elegir. Además, últimamente suelo consumir los modos de dificultad más fáciles porque ya llevo mucho ajetreo por el día como para complicarme más las cosas cuando intento desconectar jugando a videojuegos ¿Eso me conviete en peor jugador? Creo que muchos deberían quitarse la venda de los ojos y ver que cada uno tiene sus condiciones particulares y que muchas veces no podemos dedicar tantas horas a jugar como nos gustaría o como cuando dichas condiciones eran diferentes, y no solo hablo de aquellos que somos padres. Comentarios como «pues si no tienes tiempo no juegues», «si quieres un modo fácil es porque no es tu tipo de juego», «si pides un modo fácil es porque no te gustan los videojuegos», «jugar en fácil es de mancos»… pienso que sobran bastante y son propios de personas infelices que buscan reafirmarse con sus méritos en los videojuegos desacreditando a los demás. Cuando podáis pavonearos de sacar tiempo para jugar a videojuegos mientras cumplís con vuestras responsabilidades del trabajo, los hijos, la pareja y la casa, en ese momento, tal vez pueda respetar vuestra opinión en contra de los selectores de dificultad en los videojuegos.

5 comentarios sobre “¡Los Padres necesitamos un «Modo Fácil»!

  1. Interesante punto de vista. Ya que has querido sacar el tema, me voy a atrever a opinar fuera de la desgracia que es tuiter para opinar por la limitación de carácteres.

    En mi caso personal, no tengo ni hijos ni botijos (y a este paso no sé si algún día los tendré, tampoco es que se me haya despertado el instinto paterno). Más allá de eso, tengo la desgracia de ser adulto (aunque no mentalmente) y las responsabilidades que ello conlleva. Por lo que, como la mayoría, el tiempo que tengo para jugar es limitado, una horita diaria y doy gracias de rascarla. Podría dedicarle algo más, pero lo que más me gusta en la vida es dormir, y de eso no me voy a privar. Lejos quedan aquellos años de perder la noción del tiempo delante de la pantalla.

    No obstante, si bien mi tiempo se ha visto limitado, mi manera de jugar ha cambiado radicalmente yendo hacía el extremo contrario y menos práctico: exprimir los juegos y dedicarles incluso meses, cosa que hace unos años era impensable para mí, que lo único que quería era probar cuanto más mejor. Deduzco que esto es fruto de lo que comentas, la falta de tiempo. Un juego al final requiere dedicación para dominarlo. Me he encontrado en no pocas ocasiones, que para cuando termino un juego, es cuando realmente lo domino y mejor me lo estoy pasando. De ahí que tiendo a alargar la experiencia tanto como me es posible. De ahí, que a mí sinceramente, me la traiga bastante al pairo que los juegos traigan o no selector de dificultad. Es más, suelo jugar siempre en dificultades intermedias, no por sentirme más pro que nadie, sino porque en parte busco un poco el reto, el estrés, algo que me obligue a estar concentrado al máximo en lo que estoy haciendo, para no poder pensar en otra cosa y olvidarme de las mierdas que acontecen en el mundo real.

    ¿Quiere eso decir que me opongo a los selectores de dificultad? Ni mucho menos, todo lo contrario, bienvenidos sean para el que quiera disfrutar de la experiencia de manera más «contemplativa». Al fin y al cabo a mí también me dan la opción de cómo quiero jugarlo. Nadie se está cargando nada, lo que pasa es que muchos de esos «trugueimers» quizá no lo sean tanto, y ante la posibilidad de irse al modo fácil, se tiren de cabeza para quitarse «faena» de encima de forma rápida.

    En cuanto a los Souls, yo no he jugado a ningún Souls todavía, es algo que tengo pendiente, pero puedo llegar a entender el razonamiento de «si le quitas la dificultad pierde la magia». Quiero decir, no me imagino un Ninja Gaiden fácil (bueno sí, la porquería del 3), creo que en parte esa dificultad endiablada forma parte de su personalidad. Pero no creo que ponerle un selector de dificultad se cargue la experiencia como dicen los hipsters del videojueguismo. ¿Lo quieres como se concibió? elige el modo que te ofrezca eso y deja el resto para el que no quiera algo tan exigente ya sea por tiempo, manquismo o falta de paciencia.

    Como digo siempre, que cada uno juegue como le salga del pijo, como bien has dicho, esto es una afición y cada uno la afronta como quiere. Los «trugueimers» que se queden en la cueva comiendo Doritos.

    En fin, que he vuelto a redactar un post dentro de tu post. Bienvenidos sean los selectores de dificultad, y gran entrada, compañero.

    Le gusta a 2 personas

    1. ¡Buenos días Suso y gracias por el comentario! 🙂 Al final como mencionas es cuestión de dar opciones a los jugadores para que puedan jugar tal y como les venga en gana. Yo he jugado bastante a los «Souls» y entiendo y comparto ese contrargumento sobre la «magia» pero a ello antepongo que cada uno debería ser libre, siempre y cuando el desarrollador lo oferte, de escoger la experiencia que desee. Si yo me quiero cargar la magia me la cargo y no tiene que venir ningún «truegueimer» (Me ha gustado XD) a decirme cómo debo disfrutar de mi tiempo libre y de mi afición.

      En cuanto a lo que comentas de exprimir los juegos a mí me pasa todo lo contrario aunque esto evidentement es cuestión de gustos y de preferencias personales. Yo soy incapaz de dedicarle a un juego más horas de las que precisa en parte porque tengo mil cosas pendientes y ansias de jugarlas, porque si se alarga mucho alguna historia (Sobre todo en RPG) se me termina haciendo bola y también y porque al final son pocos esos juegos que me motivan lo suficiente como para «sacarles el máximo provecho».

      De nuevo agradezco mucho el comentario. Es un placer debatir contigo Suso ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

  2. Lejos de todas las bromas del articulo, muy acertadas todo sea dicho xD Aportas una visión en la que creo que pocos se han parado a pensar cuando esgrimen todos estos argumentos y es en otros targets, que no sea el niñato adolescente o el pseudo-adulto sin responsabilidades, porque cada vez hay más gente que directamente no puede consumir los videojuegos ni en la misma forma ni en las mismas condiciones…

    Y que demonios, a veces hasta los que podemos estamos cansados de que nos digan como y de que manera tenemos que disfrutar algo que se supone que es un hobby. Si quiero jugar en fácil, jugare en fácil y si no gusta, pues que se aguanten, ya tengo suficiente con asuntos más importantes que tener medallitas en una pantalla, que poco van a hacer durante mi vida diaria…

    En fin Arald, gran articulo, un saludo 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por comentar Spiegel! ¡Es un placer leerte! 🙂 Toda la razón en tus palabras. Hay gente que parece que esté obsesionada con que se hagan las cosas como ellos quieran y digan cuando detrás de cada persona hay un mundo, unos gustos y unas condiciones totalmente distintas. Además, esas mismas personas son as primeras que saltan cuando alguien les sugiere que deberían hacer las cosas de otro modo. Yo siempre digo que mientras no me afecten a mí ni a los míos las cosas que hagan los demás… ¿Qué más me da que alguien juegue en fácil o en difícil? Si a mí no me afecta en absoluto XD

      Y como bien dices muchas veces la gente se queda con esa imagen del «llorón» o de alguien que viene a molestar en redes sociales y ni se paran a pensar que, por poner un ejemplo, esa persona que pide un «modo fácil» tiene una árdua jornada de trabajo sumada a sus obligaciones domésticas y lo único que desea al final del día como amante de los videojuegos es echar un ratito sosegado disfrutando de su mayor afición. Se creen que todo el mundo tiene horas y horas todos los días para dedicar a los videojuegos y a las aficiones y la realidad es totalmente opuesta.

      De nuevo gracias por comentar y es un palcer debatir contigo compañero ¡Un saludo!

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s