Más largo que una Indigestión: Así es Xenoblade Chronicles

Dos meses y cuatro días… ¡Más de dos meses para pasarme esta mierda! Se me han puesto hasta los huevos canosos mientras veía como Shulk y su grupo de compañeros, más faltos de personalidad que una patata, salvaban al mundo (Si se le puede llamar así a vivir en la chepa de un titán) ¡Me he hecho viejo! He sentido que empezaba el juego en la pubertad y lo terminaba casado y con hijos… ¿Y todo esto para qué? Para descubrir una de las grandes joyas del JRPG de la pasada década y llevarme una decepción por ser un absurdo ser que tiende a crearse unas expectativas demasiados altas de las cosas. Aunque me ha gustado, son varias las necedades de las que tengo que hablar sobre este título… ¿Porque para qué tenemos que hablar de las bondades, algo más que sobado por todas las páginas de videojuegos, si podemos echarnos unas risas con las penurias? A veces me planteo si debería renombrar esta sección con un título más acorde con la somanta de palos que me ha dado por solatarle a los juegos… Pero bueno, ¡empecemos con la carnicería! Avisados quedáis los del cutis sensible de que habrá más de un spoiler sobre la trama del juego.

La duración: Para ser justos de este punto voy a asumir toda la culpa pero es que coño, el juego se me ha hecho más largo que un día sin pan y que una mala resaca… ¡Y eso que me ha gustado! Un total de 42-43h realizando una parte relativamente importante del contenido secundario y pasándome el último tramo a correprisas y a capullo descubierto. Una duración decente y más que asequible para un JRPG pero que a mí personalmente se me ha eternizado debido, sobre todo, a factores externos (Que haya estado semanas sin poder jugar, que la Swtich sea mi consola secundaria y de preferencia a títulos de PlayStation…). No obstante he de decir que también ha influido la falta de motivación por mi parte al enfrentarme a algunos de los puntos más tediosos del juego. En definitiva, la lectura positiva que extraigo de Xenoblade en este aspecto es que me ha servido para reflexionar sobre cómo tendré que afrontar a partir de ahora este tipo de juegos: asumiendo que tardaré tiempo en completarlos, con paciencia, con calma y, como se dice en mi tierra, «a poc, a poc, com les gallines». No niego que me costará asumir estos nuevos hábitos.

El ritmo de la narración: Llamadme tiquismiquis pero esto del ritmo es algo a lo que últimamente le doy mucha importancia no solo a los videojuegos, sino a todo ello que me pretenda contar una historia. Estaréis de acuerdo conmigo que no es lo mismo que una historia vaya «in crescendo» que que no pare de sufrir gatillazos (Público masculino, vuestras parejas saben de lo que hablo). Xenoblade en cierto modo adolece de esto último: Al inicio el juego está genial, te inunda un sentimiento de aventura y te ves atrapado por la trama. El problema es que llega un momento, a la altura del Mar de Eryth / Ínsula, en el que la cosa se estanca un poco. Esto se debe más al lastre de la jugabilidad que al argumento en sí. Después de una serie de capítulos bastante soporíferos de nuevo el juego saca pecho para ofertar una recta final bastante decente (Eso sí, si la juegas en «Modo Relajado», copa y puro en mano, ya que de lo contrario agárrate los machos porque te toca ponerte a farmear y a perder el tiempo).

El maravilloso sistema de combate de Xenoblade, que en imagenes parece cosa seria pero luego es todo un mojonazo.

La jugabilidad: El verdadero lastre del juego, la piña en la pizza y la ensalda en la fiesta de la salchicha. No digo que la ídea de meter un sistema de combate y misiones al más puro estilo MMORPG sea mala, pero si no lo haces bien, al no contar con las «bondades» del juego en línea, es un sistema que está condenado a estancarse. Precisamente esto es lo que ocurre en Xenoblade. Las primeras veinte horas de juego no están mal, pero llegados a este punto en el que los personajes dejan de aprender habilidades y los combates se basán es buscar el culo y la riñonada de los enemigos para hacerles más daño y en cruzar los dedos para que te llegue una cura a tiempo, la verdad es que todo se vuelve un auténtico coñazo. La magnitud de este estancamiento es tal que incluso llega a lastrar el ritmo narrativo del juego dando lugar a una serie de capítulos que son un tremendo aburrimiento y un dolor de huevos, algo que es imperdonable (Los capítulos que se desarrollan en Mekonis incitan al suicidio, en serio). Además, en este sistema de combate, al controlar únicamente a un personaje y al tener que tener una formación más o menos cerrada (Pues no tienes objetos ni habilidades de curación potentes que permitan sustituir a la sanadora del grupo), se caga en cualquier estrategia que se te pudiese ocurrir para derribar a enemigos que tengan un nivel mayor que el del grupo. Al final la solución pasa por farmear niveles hasta igualar más o menos al del enemigo y atacar automáticamente como si estuviesemos golpeando una piñata… Pero no todo esta perdido, como sé que esto no gustará a muchos el tío Arald os trae una solución alternativa: el «Modo Relajado».

El «Modo Relajado»: Algo tremendamente positivo. Viene a ser un «modo fácil» y se trata de la deicisión inteligente en este juego: os ahorraréis más de una migraña y pasaréis el conducto rectal que supone el tramo de Mekonis como una caca suave y de las que no ensucia. Tal vez os quite puntos si os queréis ligar a uno o a una GamerTM de calzoncillo sucio o de braga vieja, pero ganaréis en calidad de vida. Yo me arrepiento de no haberlo activado antes del tramo final porque tengo la convicción de que hubiese disfrutado mucho más con el juego. Para pegarle a piñatas mejor hacerlo de forma relajada… Además, ¿qué narices? Si con este modo los «turbo» se cargan más rápido y el combate se vuelve más divertido si cabe. Dejaos de orgullos de gamer castizo e invertid en calidad de vida.

Máxima de vida: Relajad la raja que la vida ya tiene suficientes complicaciones como para que los videojuegos sean una de ellas.

Los personajes: Retomamos de nuevo los aspectos negativos para hablar del que debería ser uno de los pilares principales que sostienen un RPG. En este caso, salvando la honrosa excepción de Fiora/Meyneth y algunos personajes secundarios y villanos como Egil, Dickson o Zanza, los personajes son una tremenda castaña con menos carisma que un saco de patatas con pelo. Bueno, siendo generosos Shulk también se podría salvar porque al menos tiene más líneas de diálogo que los demás pero yo que sé, como protagonista es bastante sosaina y tiene menos evolución que un Tauros equipado con una Piedra Eterna. Después Melia también tiene alguna línea de más pero tampoco termina de arrancar. Y de los demás… Si es que son tan planos que no sé ni qué decir. Reyn es una piedra que se pasa el juego lanzando cañas a Sharla como si esto se tratará de la pesca del atún de la Almardraba, Sharla otra piedra que ni con todo el zipizostio de Gadolt sale a flote, Dunban más de lo mismo y Riki es como el Kimahri del juego (¿Alguien lo ha llegado a llevar en el grupo?).

Riki ronso al aparato.

El síndrome del niño roto: Lo adelantaba en el primer párrafo y es que cuando empecé Xenoblade tenía las expectativas por las nubes. Años oyendo magníficas opiniones del juego, inisitencias en que era un juego que no me podía perder, comparaciones con mis juegos favoritos… Pero bueno, aquí no puedo culpar a nadie más que a mí mismo. Evidentemente en cuestión de gustos nadie tiene la última palabra y probablemente si lo hubiese jugado en una época no tan aciaga de mi vida conservaría un mejor recuerdo del juego del que voy a conservar. Tampoco quiero ser fatalista porque desde luego me llevo un buen recuerdo, pues me ha parecido un gran JRPG, pero quizá no tan bueno como esperaba el día que lo comencé. En cualquier caso, tengo pensado lanzarme a la piscina y empezar con Xenoblade Chronicles 2 (Si no lo he empezado ya cuando se publique esta entrada).

Finalizada la «paliza gitana» llega el momento de recomendaros Xenoblade Chronicles. Os guste o no el género, es uno de esos títulos que quedan para el recuerdo. Eso sí, recordad el «Modo Relajado».

Y ahora procedamos a la tradicional entrega de galardones:

Y a la mítica pregunta… ¿Merece la pena desembolsar los pericos y soltar la gallina para comprar Xenoblade Chronicles?

7 comentarios sobre “Más largo que una Indigestión: Así es Xenoblade Chronicles

  1. Me gusta esto de que solo comentes las pegas, como bien dices, para las bondades ya tenemos a prensa pagada. ¿Acabo de decir eso? perdón, quería decir especializada.

    Yo lo compré para 3DS víctima del hype que me generasteis tú y sobretodo Drumiel con aquello de que estaba a la altura de FFIX. Por lo que leo en tu post, dudo que sea así, pero ya que lo tengo, habrá que probarlo. Eso sí, más adelante. Ya no te digo para la jubilación, porque ahora con eso de que nos quieren hacer jubilar a los 75, quizá me muero antes, pero en algún que otro momento me pondré con él xD

    ¡Un saludo amigo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues un poco esa va a ser la filosofía del blog, a echarse unas risas sacando pegas de juegos independientemente de que me gusten o no 🤣 Eso y usar un lenguaje más mal sonante que me paso el día sin poder decir un solo taco 🤷🏻‍♀️

      Si te gusta el JRPG yo creo que te gustará 😁 A mí en líneas generales si me ha gustado aunque reconozco que mi situación personal me ha lastrado bastante 😓 Y me fío completamente del criterio de Drumiel aunque está claro que a fin de cuentas en temas de gustos a cada uno le gusta un olor a culo distinto 🤣 Así que nada, cuando tengas tiempo juégatelo y ya nos cuentas 😁

      ¡Un saludo y gracias por comentar Suso! 😁

      Me gusta

  2. Me ha hecho mucha gracia todo el texto y aunque hay elementos que no estaré de acuerdo por lo que he estado viendo del juego, en tónica general mola, además me servirá de cara a cuando lo juegue porque todos los que me hablan de él, lo hacen hablando de la séptima venida de Jesucristo, así que para equilibrar ni tan mal xD

    Eso sí, como ya te dije suerte con el Xeno 2, porque muchos de los puntos que tu comentas aquí los tuve yo jugando a ese, más una trama infumable y un sistema de looteo digno de hacer llorar a más de uno, así que ya me dirás que te parece cuando lo juegues.

    Un saludo y muy buen nuevo formato 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por comentar Spiegel! 🙂 El juego tiene muchas lecturas y evidentemente depende de gustos. Yo lo veo un buen JRPG pero como bien dices no es esa séptima venida de Cristo que muchos me comentaron antes XD Después el nuevo formato… Bueno siempre voy a esperpetizar un poco más de la cuenta =P

      En cuanto al Xeno 2 entre lo que me comentaste por Twitter y un poco la saturación que traigo de este pues sí que lo voy a dejar un poco de lado hasta que me vea con ánimos, pero si es como comentas seguramente caiga entrada XD De momento le estoy dando al Luigi’s Mansion que lo veo bastante más fácil de diferir.

      ¡De nuevo muchas gracias por pasarte y comentar! ¡Un saludo! 🙂

      Me gusta

  3. Es uno de esos juegos que tengo pendiente desde hace mucho y, por la falta de tiempo, probablemente se mantenga así. De hecho, tras leer la publicación he estado a un paso de quitarlo de mi lista jajaja. Bromas a parte, la publicación ha sido muy divertida leer, me ha gustado mucho el enfoque que le has dado y las risas que me he pegado, enhorabuena por el post.

    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por comentar y bienvenido por estos lares zabigon! 🙂 Me alegro de que te haya gustado la entrada pero ya te advierto que exagero un poco las cosas XD Si te gusta el género y tienes tiempo sí que te recomendaría el juego porque, aunque no es una maravilla, sí que considero que está bastante bien.

      De nuevo gracias por comentar y espero que nos leamos de nuevo por aquí, ¡un saludo!

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s