¡Benvinguts a la Vila del Pingüí! Las caras del Terror de Resident Evil Village

Desde que empecé Resident Evil Village tenía claro que iba a escribir una reseña en el blog. Esto no podía ser de otro modo, pues se trata del videojuego de terror que más he disfrutado hasta la fecha y me aventuraría a decir que mi favorito dentro del género. Dicho esto, guardado en un cajón el alzacuellos que había tenido que comprar para ocultar mis huevos después de que se me pusieran de corbata tras mi primera sesión de juego, es el momento de hablar de la última entrega de la famosa saga de zombis, y demás monstrencos, de Capcom.

REVIII toma el relevo de REVII y, desde mi punto de vista, alcanza el cenit de esa fórmula de terror visceral, que mostraron en REVII, y ese aroma a Survival Horror clasicón que se había perdido con la trilogía REIV-VI. Si bien es cierto que esta nueva entrega está más enfocada a la acción que su predecesora, pienso que los desarrolladores han sabido canalizar dicha acción para terminar generando una sensación de tensión y en última instancia terror. Esto, por ejemplo, se hace patente con el uso de la munición. La munición en REVIII nunca falta, al menos en dificultad “Normal” que es en la cual voy a basar toda esta entrada, porque Ethan da una patada a una piedra y le caen dos kilos de metralla al suelo. No obstante, todo el tiempo yo tenía la sensación de que me iba a quedar sin munición, cosa a la que contribuía la dureza de la mayoría de los enemigos y el hecho de que se moviesen más que los precios cuando les apuntaba con un arma. Todo esto relativo a la munición, para mí fue como una Espada de Damocles que sentí durante prácticamente la totalidad del juego (A excepción del escenario en el que controlas a Chris “Peligroso” Redfield, del cual hablaré más adelante).

Esta no es más que una de las múltiples píldoras de terror que tiene reservado REVIII para el jugador y es que, pese a ese mayor enfoque en la acción, que termina tergiversándose como mencionaba previamente, pienso que REVIII es una alegoría y un homenaje al género de terror tanto en los videojuegos como en el cine y en la literatura. Aquí tenemos terror para todos y para todos los gustos, lo que para un aficionado al terror como yo es como la miel en la boca del oso, y un tratamiento ideal para los hemorroides porque, inevitablemente, en un momento u otro vas a terminar con el culo más apretado que un paquete de azúcar. Esto se puede ver en que cada tramo del juego, representado por cada uno de los jerarcas que controlan la aldea en la que transcurre la acción, alude a un tipo de terror. Voy a hablar un poco de cada una de estas partes:

  • Introducción: Amantes del terror rural, como yo, en esta parte vais a encontrar el éxtasis. Una aldea pérdida en los Cárpatos, sectas y cultos chungos, hombres lobo… ¿Qué más se puede pedir? Que quitarán al hombre lobo a caballo y al barbudo gigante del mazo ya que rompen un poco la magia del momento. Perdonado esto, la verdad es que esta parte cumple bastante. No es que lo pasará excesivamente mal aquí, porque como buen aficionado masoquista al terror estaba más preocupado por disfrutar de la ambientación y de los escenarios y de “vivir” esa escena de la emboscada que me recordó muchísimo a la película Aullidos (Creo que se llamaba así).
  • Castillo Dimitrescu: La parte que se centra en la MILF del juego que, según he podido intuir por lo que veo en redes, ha sido la responsable que más de uno acabe con el nardo escaldado. Pajas a parte, esta sección del juego es la que más me ha recordado a un RE clásico: exploración, pasillos estrechos, munición escasa, puzzles para preescolares… Y aquí es donde yo empecé a pasarlo mal, especialmente cuando la gigantona empieza a perseguirte por el lugar. Los huevos al suelo en ese momento en el que abres una puertecita y te das de bruces con la bicha. No hace falta ser un lince para saber cuál es el germen del terror en esta parte: el acoso por parte de una señora de Teruel que quiere convertirte en vino y morcillas mientras tienes que ir explorando y resolviendo los misterios de un castillo tenebroso.
  • Beneviento: No se si besar a Capcom o cagarme en ellos. Menuda genialidad de escenario. Soy muy asiduo al terror, especialmente al cine, y suelo estar acostumbrado a estas mierdas pero he de reconocer que en esta parte lo pasé verdaderamente mal… y me gustó. En Beneviento se hace gala de un uso, desde mi punto de vista magistral, del terror psicológico, que a fin de cuentas es el que más termina calando en las personas. Desde la inquietud de no saber qué narices está pasando ni de dónde te va a venir la hostia, a ser acosado por un feto carnívoro que no para de perseguirte rascándote la espalda y del que te tienes que esconder debajo de una cama. Y el ascensor, ese puto ascensor al que llamas y jamás sube… Se me atan los huevos a la garganta solo de recordarlo. Una verdadera maravilla con un uso excepcional de los efectos sonoros. Necesito más de esta mierda en futuros videojuegos.
  • Moreau, el enjuto: Y después de la genialidad de Beneviento llega esta parte que no sé muy bien como analizar desde la perspectiva del terror. No sé si lo que pretendían era generar asco, con las babas verdes estilo Moquete de Cazafantasmas que inundan el escenario y el engendro de Moreau vomitándote a los pies cual amigo que se ha pasado con el vodka, aunque es algo que no le llega ni a la suela de los zapatos a la “comida” en la casa de los Baker de REVII. Otra opción es que pretendiesen que el jugador estuviese tenso y lo pasara mal teniendo que resolver los puzzles del escenario a contrarreloj para no ser devorado por la sardina ahumada que mora las aguas. Y tercero, y creo que por ahí van los tiros, la idea que tenían era que el jugador tuviese un miedo constante de que en cualquier momento el escenario se convirtiese en un clásico “nivel del agua”. En mi caso doy fe que esto último era algo que me preocupaba de verdad. Menudo canguelo si de repente hubiese empezado a sonar la música de los niveles acuáticos de Super Mario Bros…
  • El fuerte: Si bien aquí tampoco hay un enfrentamiento con un jerarca, creo que el escenario es lo suficientemente extenso y profundo como para considerarlo a parte. Aquí la tensión nace del acoso permanente de los hombres lobo, llegando en ocasiones a haber incluso unos diez a la vez en pantalla. Es el momento de sacar la artillería pesada y vaciar los bolsillos de esa preciada munición que habías ido ahorrando durante los escenarios previos. De nuevo la acción convertida en tensión, y en esta ocasión yo lo pasé bastante mal viendo como me quedaba peligrosamente sin munición mientras los enemigos reaparecían sin cesar, llegando incluso a pensar que éstos eran infinitos y que tenía que avanzar para que dejaran de aparecer.
  • La fábrica de chocolate: Llega el momento de enfrentarse al pecholata, al jerarca más molón de los cuatro, Heisenberg, el cuál es mi personaje favorito de la entrega. Este escenario desde mi punto de vista es un remix de todo lo que habíamos experimentado previamente: exploración y puzzles, hordas y escasez de munición, acoso por parte del tío del taladro, pasillos oscuros donde acechan mostrencos biónicos… ¡Y tíos con taladro que usan jet-packs! La fábrica alberga explotación del trabajador, jornadas partidas y muchos otros horrores. Sin duda un escenario que pone al límite las habilidades de jugador y, en mí caso, el que más veces me hizo visitar los puntos de guardado. Y todo debería haber acabado tras esa épica batalla de mechas frente a Heisenberg, pero Capcom tenía un as en la manga…
  • Lo estabais deseando, lo estabais esperando, llega el momento de controlar al machote, al macho alfa de la manada, al único que podía ganar en talla de sujetador a Heisenberg y a Lady Dimitrescu… Recién salido del gimnasio… ¡Chris “Peligroso” Redfield!, alias “Desproporción Pectoral”. Llega el momento de justificar el por qué se hizo tanta promoción de este personaje, hasta el punto de protagonizar la mismísima carátula del videojuego, y de dar una buena dosis de testosterona de caballo al jugador. En un claro ejemplo de cómo cagarse en todo lo que habíamos sufrido previamente con Ethan, llega el momento de formar parte de una redada antidrogas que pondrá patas arriba a toda la aldea. Tal como ocurre en muchas otras entregas de la saga Resident Evil, cederemos el control de Ethan para pasar a control a Chris, quien como no podía ser de otro modo irá armado hasta los dientes y reventará cabezas de hombres lobo como si de globos de cumpleaños se tratara al más puro estilo Rambo o Suarsenaguer (Sí, sé que está mal escrito quisquillosos mentecatos) en Predator. No sé, no me terminó de convencer esta parte ni el personaje de Chris al que pintan como el típico “badass” y “bad hero” malote, algo que me convence aún menos. Además, para rematarlo, después de que Ethan este horas pasándolas putas, Chris en cuestión de media hora a llenado de plomo y a reventado a todos los hombres lobo del pueblo, ha rescatado a la esposa de Ethan, se le ha revelado el origen de Umbrella y le ha cascado una bomba al bichejo responsable de todos los males del juego… En fin.
  • Y bueno, luego llega el jefe final que resulta bastante divertido y desafiante y que no está nada mal, y un cliffchanger que hace que tengas ganas de meterle al futuro Resident Evil IX (Que ya veremos que juego de palabras se inventa para meter el IX dentro del nombre del juego tal como hicieron con REVII y REVIII).

Y no me queda mucho más que decir. Tal vez añadir que a parte del trato que se le hace al terror en esta entrega, el cual me ha fascinado, los otros aspecto que subrayaría más de esta entrega serían el diseño de escenarios y la jugabilidad. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto perdiéndome y explorando los escenarios de un videojuego. Sinceramente espero que para futuras entregas se mantengan en esta línea y que para el futuro REIV Remake, si se desarrolla, reciclen mucho de este Village. De diez el diseño de los escenarios.

En cuanto a la jugabilidad señalar como aspectos positivos que se haya pulido el control de REVII, las mayores posibilidades que ofrece el sistema de mejora de armas y el comercio y que se hayan añadido una mayor variedad de enemigos. La verdad es que en REVII llegaba a cansar que todos los enemigos fuesen chapapotes negros de esos (Vomititos de Evelyn los llamaba yo), al menos en REVIII tenemos un mayor plantel de amenazas: tenemos zombis medievales, hombres lobo, zombis medievales voladores, lobos gigantes, zombis medievales biónicos, el tío del taladro, zombis medievales hasta arriba de esteroides y con hachas gigantes, cerdos y cabras que envisten, más zombis medievales… Fuera coñas, la verdad es que la variedad tanto de enemigos “masilla” como de jefes y mini-jefes es de agradecer.

Y aquí concluyo la entrada del que a día de hoy se ha convertido, junto con REII y REII Remake, en mi juego favorito de la saga Resident Evil y diría que mi juego favorito de terror. Aunque suene paradójico, diré que aunque yo si hubiese sido Capcom habría tomado otras decisiones y otro rumbo con la saga, me alegro mucho de que lo hayan hecho como lo han hecho porque les ha quedado un videojuego de puta madre, y eso es mucho decir. Me quito el sombrero.

Y del mismo modo que de nuevo he vuelto a aplicar el filtro del “humor de los veinte duros” en mis entradas, quiero mantener otras tradiciones antiguas del blog como la concesión de galardones. Así que aquí van los tres galardones para Resident Evil Village:

Y cómo no… ¿Recomiendo soltar la gallina para comprar Resident Evil Village?

5 comentarios sobre “¡Benvinguts a la Vila del Pingüí! Las caras del Terror de Resident Evil Village

  1. Me meo con el post XD Nada más ver lo de «¡Benvinguts a la Vila del Pingüí!» en el título, sabía que esto apuntaría maneras.

    Decir que estoy bastante de acuerdo en todo lo que dices, especialmente en el tema de la munición. Yo tuve exactamente la misma sensación, hay mucha sí, pero vives con la sensación de que en cualquier momento te quedas tirado, y eso le da al juego un punto tremendo.

    Coincido también en que toca todos los palos del terror y es casi un homenaje en sí mismo al género. A mí particularmente la parte que más me gusto fue la del castillo de MILF Dimitrescu, ese escenario si que daba para paja y no las hijas de la señora de las tetas grandes. Ahí me tiré como dos o tres horas simplemente explorando y recreándome en cada detalle del escenario. Para mí una maravilla. Una cosa debo reconocer, tras ver los vídeos de Dimitrescu, pensé que no acojonaría tanto. ¿Una señora vestida de época con dos tetas que parecen dos cántaros? Me han perseguido señores con gabardina y peor aspecto, no puede ser para tanto. Los cojones, la primera vez que me crucé con la bicha flipé XD impone una barbaridad.

    La parte de Beneviento hay que reconocer que está muy lograda, pero a mi ni fu ni fa. Las pasé muy putas porque se desarrolla en una casa (algún día explicaré mi trauma con las casas de ese estilo) y la verdad que en el ascensor se me puso el culo prieto porque oía al bicho detrás mío y no tenía ganas de tener que hacerla de nuevo XD Además que tampoco quería girarme a mirar por donde andaba porque el cabrón es más feo que un tiro de mierda.

    La parte de Moreau para mí fue flojísima, sin duda la que menos me gustó, creo que ahí buscaron precisamente lo que tu comentas: el asco. La cuestión es que los que gustamos del género de terror, tenemos las tripas más que acostumbradas a las asquerosidades y es difícil impresionar.

    La parte de la fábrica, la he sufrido más en Mercenarios que en la campaña principal, pero me cago en el hijo de mil perras sarnosas que decidió poner al cabrón de la hélice. Sufrí bastante con ese jefe, no te lo voy a negar, iba muy corto de munición, y me dejó más seco aún.

    En cuanto a la parte de Chris, qué te voy a decir, es un soplo fresco de testosterno. Alfismo puro y duro. Solo le faltaba soltar algo tipo «piece of cake» o «shake it baby» para haber competido de tú a tú con el mismísimo Duke Nukem. La verdad que después de todo lo que has pasado, se agradece una barbaridad poder desfogarte de esa manera.

    En cuanto al terror, no es el que peor me lo ha hecho pasar. Ese puesto lo sigue ostentando el VII (pero por el tema de la casa que dije antes), aunque sea el que menos me ha gustado de la franquicia.

    Por otro lado, también se sitúa como mi favorita, en mi caso por detrás del primero y del remake del mismo.

    El resto ya lo sabes de haber leído mi entrada, así que no me enrollo más que ya bastante lo he hecho XD

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Uau! Tu comentario casi cuenta como entrada Suso 🤣 Muchas gracias por comentar y por el feedback. Al final en el tema de videojuegos, y especialmente de terror ya que se trata de un sentimiento muy subjetivo, cada uno experimenta y valora el contenido de un modo. Yo creo que la gracia de este REVIII es precisamente que, al ofrecer tanta variedad, es más fácil que termine coincidiendo con los gustos de más gente. Yo la verdad es que con REVII también lo pasé un poco mal, especialmente al principio, aunque no voy a negar que me chafé un poco la experiencia cuando salió viéndomelo en YouTube. Aunque por primera vez lo jugué hará 2-3 meses, el haberlo visto previamente yo creo que hizo bastante mella en el modo en el que viví el juego. Ya nos contarás pues tu trauma con las “casas” 🤣 Que a mí todas esas movidas me interesan, hasta tengo un blog secundario sobre historias reales de terror 👻, aunque esta más muerto que el bueno de Ethan 🤣

      El escenario de Dimitrescu coincido contigo que es de los mejor elaborados que he visto en un videojuegos, con mucho detalle y verdaderamente inmersivo. Y MILFs a parte yo reconozco que la Dimitrescu me lo ha hecho pasar peor que Némesis en RE3 y Mr. X en RE2. Yo creo que el hecho de que sea más “humana” hace que de bastante más mal rollo.

      Sobre lo que comentas de Chris que hubiese tenido ese tipo de diálogos hubiese sido demasiado, aunque sí que es cierto que hubo un momento en el helicóptero que yo pensaba que le soltaba un porrazo a Mia 🤣 Se palpaba mucha testosterona y mucho machote en esa escena 🤣 Sí que es verdad que a fin de cuentas esa parte de Chris aporte el toque de aire fresco y un suspiro a tanto sufrimiento con Ethan, pero eso no quita que la redada antidroga se cague un poco en todo lo previo 🤷‍♀️ Si Chris hubiese metido mano al principio nos habríamos quedado sin juego porque lo habría lanzado todo por los aires 🤣

      De nuevo muchas gracias por comentar Suso, un placer debatir contigo. A ver si rescato alguna cuenta antigua de las mías de blogger para poder comentaros a los que usáis esa plataforma que se ve que con el navegador de mi móvil el asunto va como el culo 😣 ¡Un saludo!

      Me gusta

      1. Tengo ese mal vicio, cuando me das cuerda, me enrollo como las persianas XD Además si tienes en cuenta que una de mis partes preferidas de los blogs son los comentarios, tienes ahí una combinación explosiva (ahora entiendes porqué siempre copio el comentario antes de enviarlo ¿no?).

        Volviendo al tema que nos ocupa, estoy de acuerdo, el terror es muy subjetivo, tiene que ver muchas veces con traumas propios y con lo que uno siente ante cada situación. Por eso este Resident Evil lo hace tan bien en ese aspecto, porque toca distintos tipos y con alguno de ellos terminará por hacértelo pasar mal.

        Yo del VII había visto muy poco, es más hasta que no se anunció Village y se dijo que iba directamente relacionado con él, no me animé a jugarlo. No me llamaba en absoluto y es probablemente uno de los que menos me ha gustado. Solo te digo que me hice la historia y encima en fácil para quitármelo rápido de encima, algo raro en mí puesto que los Resident Evil suelo exprimirlos hasta que no me queda nada por hacer.

        Mi trauma con las casas viene de pequeño. Mis abuelos tenían un piso en Collado Villalba, normalmente los veranos se iban allí y alguna Semana Santa también. Cuando íbamos a su casa mi abuela siempre me sacaba de paseo a un parque que quedaba justo al lado del piso (si tienes curiosidad por buscarlo, se llama Parque Peñalba). Es un parque que antiguamente fue una finca privada y tiene un casoplón en todo el medio. No sé como estará ahora, pero cuando yo era pequeño la casa estaba prácticamente en ruinas. Siempre que pasábamos por allí, mi abuela me decía que no me metiera en la casa, básicamente porque al estar en ruinas en cualquier momento se te podía caer algo encima.

        Un día, haciendo caso omiso de las indicaciones de mi abuela (como buen niño de la época) me metí en la casa a investigar. La cuestión es que a mitad de mi «investigación» empecé a oír gritos y a alguien diciendo «fuera, vete de aquí». Yo no vi a nadie, pero me cagué vivo, lo más probable es que fuera algún yonki de la época que estaba por allí picándose, pero con 6 o 7 años que debía tener yo, te puedes imaginar el trauma que pillé. De ahí mi trauma con las casas medio en ruinas XD

        Volviendo a Village, no sé qué tiene Dimitrescu, pero me pasa como a ti, lo de que es «más humana» podría ser uno de los motivos. Yo se lo había achacado a la altura, pero más grande es Urias y no infunde tanto respeto. La cuestión es que Lady Dimitetas te los pone de corbata.

        La parte de Chris me encantó, de verdad, o sea, es un ostión a la tónica del juego en general, pero yo, que crecí jugando a Doom y a Duke Nukem, me vine muy arriba. A eso tienes que sumarle lo fácilmente impresionable que soy, y ya lo tienes.

        Y no me enrollo más que te acabo de hacer otra entrada dentro de la entrada XD Siempre es un placer dejarse caer por aquí, y si consigues arreglar tus problemas con Blogger, tus comentarios serán más que bienvenidos 😀

        Le gusta a 1 persona

      2. Con la historia que me cuentas normal que te den mal rollo las casas chungas, pensándolo bien a mí un yonki me acojinaría más que cualquier supuesto ente paranormal 🤣 Puedo entender pues por qué te acojonó más REVII y por qué el primero es tu favorito 😱 Yo a ver si algún día me pongo con el remake del primero que aún lo tengo ahí embalado, supongo que para cuando me apetezca un próximo juego de terror 😁

        La parte de Chris, y derivados en RE previos, yo también las veo como un “salvavidas” que da un soplo de aire fresco. En este caso también me gustó, más que el barco de las narices de REVII, pero es un poco mofe el como se caga en todo 😂

        ¡Gracias por comentar y por estas entradas dentro de entradas! Un saludo Suso 😁

        Le gusta a 1 persona

      3. Si algo aprendes con los años, es que los auténticos seres paranormales habitan entre nosotros y nos los cruzamos a diario XD

        El primero si no lo has jugado, para mi es un imprescindible, y si puedes jugar tanto a la versión original como al remake, mejor. Te aseguro que la experiencia es increíble.

        A mí el barco del REVII no me gustó nada, además que eso de que me dejen desarmado lo odio. Pero bueno, en todo RE hay un momento de flipe máximo, Chris ya nos sorprendió machacando rocas en el 5. Al final son cosas de la saga para quitarle hierro al asunto. En el objetivo de estos juegos no deja de ser una especie de guiño al cine de serie B y para mi gusto son con esas movidas con las que lo consiguen xD

        No hay de qué tío, siempre es un placer! Un saludo! 😀

        Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s