¿Indulgentes con los Bug?

Desde que existen los videojuegos existen los bug o errores de programación. Sin embargo, la comunidad de aficionados a los videojuegos no los ha concebido del mismo modo a lo largo de la historia del videojuego. Hemos vivido a lo largo de los años una serie de cambios desde etapas en las que los bug se buscaban e incluso se llegaban a entender como «una parte más del juego» hasta la actualidad en la que el más mínimo de estos errores puede iniciar una campaña incendiaria en redes sociales en contra de un videojuego, de sus creadores e incluso de sus jugadores ¿Qué es lo que ha cambiado? ¿Cómo respondería la comunidad en la actualidad frente a errores como los de «Missigno» en las primeras ediciones de Pokemon o frente a los errores de traducción de títulos tan emblemáticos como Final Fantasy VII?

Uno de los motivos que me ha llevado a reflexionar sobre este tema fueron las duras críticas que se vertieron en redes sociales a cerca de algunos errores de texturas que presentó Final Fantasy VII Remake tras su lanzamiento. Recuerdo encontrar decenas de hilos de Twitter sobre el tema y en muchos de ellos incluso se cuestionaba la calidad del título y se llegaba a afirmar que era un mal juego cuya experiencia se veía arruinada por dichos errores. Cuando leía estas publicaciones no entendía absolutamente nada ¿Cómo podía ser que un título tan puntero gráfica y jugablemente, para mí una de las mejores experiencias en videojuegos en los últimos años, estuviese siendo tan duramente criticado por unos errores que yo siquiera había percatado? Evidentemente, si buscabas estos errores los podías encontrar en tercer plano en algunos escenarios pero… ¿Estaba justificada una crítica tan dura por algo que siquiera afectaba la experiencia de juego? Sinceramente pienso que no.

Los que me conocéis y me leéis de vez en cuando sabéis que suelo ser poco o nada indulgente con las grandes compañías de la industria del videojuego, pero en algunos aspectos, y el de los bug pienso que es uno de ellos, creo que se está perdiendo el norte. Podría hablar de derechos de los consumidores, presiones a los desarrolladores para que produzcan juegos cada vez mayores y en menor tiempo… Pero creo que el debate podría convertirse en algo demasiado extenso. Prefiero centrarme en esta dimensión social sobre los cambios en la concepción de los bug con el paso de los años. Creo que gran parte de estos cambios, al igual que muchos otros que estamos viendo aquellos que llevamos un tiempo dedicado a esta afición, tienen su origen en el «circo» de las redes sociales.

Soy consciente de que hay casos muy sonados e «imperdonables» en los que los errores sí que arruinan por completo la experiencia de juego, véanse por ejemplo los casos de Cyberpunk 2077 o de Blacksad, pero esto es la excepción y, al menos en mi caso, no recuerdo casos similares en los últimos tiempos. No voy a justificar estos lanzamientos y en estos casos concretos sí que entiendo la magnitud de la crítica, aunque hay que recordar que hoy en día tenemos la ventaja de que los juegos pueden corregirse y mejorarse a través de parches (Por ejemplo No Man’s Sky). En cambio, errores de está magnitud en la era previa a las redes sociales actuales, cuando básicamente el debate sobre videojuegos se realizaba a pie de calle, en foros o en la prensa escrita, no generaban el revuelo que generan ahora y eso que en aquel entonces «no tenían arreglo» (Por ejemplo el bug de Digimon World en su traducción al español que tanto me gusta recordar). Todo ello me lleva a pensar que hay «otros motivos» detrás de las encarnizadas críticas actuales, y más cuando se trata de errores de escaso calado como los que comentaba previamente sobre Final Fantasy VII Remake.

La crítica destructiva vende más que la constructiva, especialmente en lo que a reacciones se refiere en redes sociales, y más en ese ambiente de crispación que existe hoy en día con la «guerra de consolas». Existe una obsesión con llamar la atención en las redes que ha llevado a utilizar todo tipo de estratagemas que han terminando intoxicando gran parte del debate en torno al mundo de los videojuegos. No es extraño ver como con el lanzamiento de un nuevo videojuego, especialmente si se trata de un desarrollo triple A, las redes se llenan de usuarios que «buscan» errores con el fin de generar titulares sensacionalistas para arañar algunas visitas mediante la crítica al videojuego o a los propios consumidores que han comprado ese título de lanzamiento. Subrayo la palabra «buscan», pues en la mayoría de ocasiones estos errores suelen ser «forzados» y rara vez afectan a la trama principal del juego.

El perfil del «buscador de errores» ha cambiado: de un jugador que buscaba exprimir al máximo la dimensión jugable del videojuego a través de la búsqueda de esas incongruencias programáticas a la de un «influencer» que busca la crítica fácil y el aluvión de visitas. Sinceramente esto me apena, al igual que muchas otras particularidades de la «era de las redes sociales». Parece ser que hayamos perdido parte de esa capacidad que teníamos de disfrutar de los videojuegos al ser arrastrados por la creciente corriente del consumo masivo de los videojuegos y de la filosofía del egoísmo. Aunque lo que más me apena es que gran parte de esta «crítica a la industria del videojuego» relacionada con los bugs o errores tenga en el fondo motivaciones egoístas, traducidas en interacciones en redes, más que la exigencia de productos más pulidos y de una mayor calidad.

Un poco en este línea, y apoyando esta reflexión, y para ir cerrando, se encuentra el tema de los errores en los videojuegos indie. En estos últimos se es mucho más indulgente cuando la crítica, tal vez, debería ser igual de proporcionada ya que si bien es cierto que están desarrollados por grupos pequeños y con menos recursos, como norma general también suele tratarse de proyectos mucho más pequeños y comedidos que un desarrollo triple A. No obstante, al tener un público más de nicho, desde mi punto de vista mucho más centrado en disfrutar de los videojuegos, y no ser ese producto masivo que «vende» tanto en redes sociales, terminan pasando desapercibidos para la jauría de hienas. Para ser coherentes, las redes deberían haberse llenado de críticas hacia «Nexomon Extinction» pues, en mi caso, con un par de horas de juego ya me había encontrado multitud de errores de traducción y de animación que me han llegado a molestar más que muchos de los errores que he visto denunciar a capa y espada. En cambio solo he visto halagos al título y ni una sola referencia a dichos errores. Da que pensar.

En lo que a mí respecta, seguiré criticando a la industria del videojuego siempre y cuando lo merezca, en el caso de los bugs cuando estos interfieran verdaderamente en la experiencia de juego. No voy a llevar el santo al cielo por errores triviales que no dejan de ser más que simples curiosidades. Quien quiera amargarse por trivialidades que lo haga, pero que sepa que es una actitud de lo más estúpida. Como conclusión, no puedo evitar pensar en lo absurdo y triste que hubiese sido ver el «¡Allé voy!» de Final Fantasy VII, junto con su penosa traducción, convertido en vez de en un meme en un arma de crítica feroz al Squaresoft de los 90 que hubiese impedido que gran parte de los aficionados de los videojuegos hubiesen disfrutado de lo que hoy en día se considera una de las grandes obras maestras del mundo de los videojuegos. Aunque más que absurdo y triste, da que pensar e incluso asusta este «empoderamiento social» que están recibiendo ciertos individuos en esta era digital y de las redes sociales…

3 comentarios sobre “¿Indulgentes con los Bug?

  1. Es triste que haya gente que llegue a esos extremos e incluso incendie las redes por cuatro errores gráficos, que tristemente nada o poco tienen que ver con la calidad del juego o directamente ni afectan en absoluto, pero bueno por tal de ver el mundo arder algunos llegan a tales extremos…

    Ojala pudiéramos tener una comunidad menos centrada en ese tipo de cosas y más en otras que sí de verdad nos afectan como jugadores y consumidores, pero bueno…

    En fin, un saludo ^^

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por tanto comentario Spiegel! Sí, tienes toda la razón, es muy triste que haya gente que en vez de disfrutar de esta afición se dedique a sacar punta de fallos absurdos que no afectan en absoluto a la experiencia de juego pero que son la excusa perfecta para ganar visitas y convertirse uno en el centro de atención. Pienso que más que de la comunidad de jugadores en sí, esto es muy mal que se está asentando en toda la sociedad. Una pena, a ver si de cara al futuro este tipo de actitudes van desapareciendo… ¡Un saludo! 😊

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s