¿TÚ también eres culpable de la Guerra de Consolas? Abandonemos tan absurdo conflicto…

Hace tiempo que decidí no volver a hablar de este tema, un tema que debería haber quedado enterrado en los años noventa, cuando tuvo lugar la “verdadera” guerra comercial entre SEGA y Nintendo. Pero mi paciencia tiene un límite y estos días, días que tendrían que haber sido únicamente de regocijo por la gran cantidad de novedades sobre el mundo de los videojuegos que se están haciendo públicas, determinados sectores de las redes sociales han conseguido agotar mi paciencia ¿Y tú, lector, tienes culpa de que se esté generando esa guerra de consola? Pues probablemente sin que seas consciente, al igual que también la he tenido yo.

No entiendo la actual “Guerra de Consolas” y he llegado a la conclusión de que no la entiendo porque no hay nada que entender. No hay nada que entender porque la “Guerra de Consolas” no trata sobre consolas o sobre videojuegos, trata sobre una lucha de egos entre personas que, cada vez estoy más convencido, aprovechan el anonimato y el “distanciamiento” social que ofrecen las redes para dar salida a problemas psicológicos, como lo serían los complejos y los problemas de autoestima, buscando ese reconocimiento social que no obtienen fuera del “mundo virtual” y buscando un modo de paliar sus propias carencias. Por tanto, y quiero que este matiz quede muy claro, no estoy hablando de personas que muestran su descontento hacia un determinado producto de la industria del videojuego, ya que esto es algo totalmente comprensible pues cada uno tenemos nuestros propios gustos, estoy hablando de personas con un mensaje manifiestamente nocivo a ciertos sectores de la industria del videojuego.

Atendiendo a este último planteamiento podréis llegar a concluir que no tiene demasiado sentido enzarzarse en una discusión con estos personajes ya que no solo son inamovibles en su discurso, pues en el fondo los videojuegos son lo de menos y no son más que una excusa, sino que además disfrutan del conflicto, por lo que discutir con ellos implicaría darles la razón y lo que buscan. Por esto, si habéis coincidido con alguno de estos personajes podréis ver que, aunque en la mayoría de casos se declaren aficionados a los videojuegos y a los productos de una determinada marca, prácticamente la totalidad de su discurso, en vez de centrarse en apoyar los productos que le gustan, se centra en desprestigiar a la marca “rival” y, frecuentemente, a su comunidad de usuarios. Y ahí es donde entramos nosotros, aquellos que queremos mantenernos alejados de estos individuos.

Somos seres emocionales y creo que a nadie le gusta que le “toquen lo que es suyo”, y muchos menos si alguno de estos personajes invade nuestro espacio personal en redes para soltarnos una puya. Por suerte, la mayoría somos también seres racionales y no caemos en este tipo de provocaciones pero nuestra propia labilidad emocional es la responsable de que haya días que no seamos capaces de contenernos y repliquemos a alguno de estos usuarios. Y ahí es donde erramos. Erramos porque, por muy “pacifista” que sea nuestro mensaje, estaremos dando a ese individuo no solo el reconocimiento que busca sino también visibilidad, por lo que por una parte estaremos dando motivos a ese individuo para seguir haciendo lo que hace y por otra parte estaremos haciendo que su mensaje llegué a otros usuarios que podrían enzarzarse en el conflicto.

¿Entonces que es lo que propongo en estos casos para dejar de contribuir, aunque sea de forma involuntaria e inconsciente, en esta fiesta de la toxicidad que es la “Guerra de Consolas”? Hacer oídos sordos, apartar la vista a un lado y emplear los canales oportunos para denunciar este tipo de actuaciones. Puede que esto os suene chocante porque… ¿Cómo no os vais a defender si os están atacando? No he dicho que no os defendáis, he dicho que hay que emplear los canales oportunos, que pasan por bloquear al usuario en cuestión y reportarlo a las autoridades competentes dentro del medio en el que se está produciendo el conflicto.

Aunque queráis contestar a estos usuarios y dejarles en su sitio, a veces la acción que denota más madurez es aquella que pasa por tragarse el orgullo propio. Como comentaba previamente, contestar a estas personas únicamente va a hacer que obtengan aquello que desean y pasar de ellas es lo que verdaderamente les va a doler, pues no encontrarán en vosotros ese reconocimiento que andaban buscando y que les había motivado a interactuar con vosotros. Además, si alguna vez habéis visto o participado en alguna discusión de este tipo con alguno de estos personajes os habréis dado cuenta que por muy buenos argumentos que tengáis para replicarles estos no cambiarán su discurso, pues la cuestión de fondo no es el videojuego sino el generar conflicto para ganar repercusión, reconocimiento y visibilidad o, por qué no, disfrutar molestando e irritando a los demás en un alarde de comportamiento inmaduro y cuanto menos poco ético ¿Es tan importante la opinión de un personaje que no conocemos de nada, al que no le importamos en absoluto, con el que probablemente no volvamos a interactuar y del que jamás seremos afines por su comportamiento y falta de ética? Meditad sobre ello.

Es por esto que el discurso de estos individuos, por mucho que lo contraargumentemos, no va a cambiar, porque probablemente se trate de un discurso que no se creen ni ellos y cuyo fin no es el videojuego sino crear una reacción por parte de la comunidad y a mayor reacción, mayor retribución. Vivimos en una sociedad en la que los mensajes con “carga negativa” tienen una mayor repercusión social que los de corte positivo, por lo que cuanto mayor sea la “pedrada” que se suelte, mayor será la reacción social, que a fin de cuentas es lo que busca este discurso. Por tanto parece lógico que si, obviamos a estos personajes, terminen por extinguirse pues su mensaje no llegaría a terceros que por desconocimiento o por una ética cuestionable terminaran por unirse a esta causa.

Lo mismo aplicaría a los “cabecillas” de estos movimientos, a esos “gurús de los videojuegos” que por desgracia tenemos hasta en la sopa y que bajo el manto de su discurso terminan acogiendo a todos estos personajes tóxicos. De nuevo os recomiendo los mismo: bloqueo y denuncia por los canales pertinentes y privados. Insisto, lo que más daño hace a estas personas es la indiferencia. Lo digo porque tengo algunos compañeros en redes sociales que han hecho publicaciones denunciado el comportamiento de estos usuarios tóxicos y alertando a terceros de su contenido y aunque esto se trate un comportamiento admirable el problema que conlleva es que termina siendo un foco de publicidad para estos individuos. Aunque pensemos que estamos haciendo lo correcto, esto acaba convirtiéndose en visitas que terminan alimentando a estos “cabecillas”. Voy a poner un ejemplo. Si de las cien personas potenciales, que se mantienen ajenas a este conflicto, a las que llega mi mensaje de replica sobre uno de estos gurús solo una termina afiliándose a su discurso, ya estaré perdiendo. Insisto, la indiferencia y no la razón es lo que mata este tipo de discursos.

Yo lo tengo claro, ninguno de estos personajes va a volver a ser siquiera una mínima molestia para mí. No quiero saber nada sobre toxicidad ni pienso publicitarla, y mucho menos cuando poco o nada tiene que ver en el fondo con los videojuegos. Quien quiera ser tóxico por mí puede pudrirse en su pequeño rinconcito porque no va a recibir ningún reconocimiento ni réplica por mi parte simple y llanamente porque su opinión y sus motivos no me importan en absoluto. Quiero formar parte de una comunidad en la que se disfrute de los videojuegos y en la que los debates sean sanos, en la que aunque no estemos de acuerdo en algo podamos debatir de una forma adulta y sana y podamos respetar los gustos de los demás.

8 comentarios sobre “¿TÚ también eres culpable de la Guerra de Consolas? Abandonemos tan absurdo conflicto…

  1. Totalmente de acuerdo con el articulo, aunque tambien es duro acercarse a ciertos espacios, como foros de ciertas paginas y no salir escaldado, al final lo mejor que podemos hacer es vivir y dejar vivir, porque aunque nos fascinen los videojuegos, no vivimos por y para ellos, que es algo que muchos deberian aprender…

    Le gusta a 1 persona

    1. Sabias palabras la verdad. Como dices a veces es muy difícil callarse según que cosas cuando incluso estos personajes te atacan directamente. Pero al final todo pasa por hacer un esfuerzo para evitar dar voz y alimentar las intenciones de estas figuras. Como bien dices vive y deja vivir ¿Utilizamos esto para el debate bloguero? 🤨🤣

      ¡Muchas gracias por el comentario! ¡Un saludo!

      Me gusta

  2. Muy buen artículo. Es lo que hay que hacer porque «no hay peor bofetada que la que no se da» y «si no alimentas el fuego, este acabará por apagarse». Por desgracia todavía son muchos los que no pueden reprimirse y terminan entrando al trapo pero no todo está perdido y poco a poco se puede entrar en el buen camino gracias a mensajes como el de este post.

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por el comentario y por el apoyo Emilio! 😁 Suscribo todas tus palabras. Es posible y necesario denunciar estas actitudes pero más de un modo constructivo y pedagógico evitando hacer alusión directa a estos personajes y evidentemente evitando darles lo que buscan.

      ¡Un saludo!

      Me gusta

  3. Cuando decides que una parte de tu tiempo libre lo vas a dedicar a una aficion, ya sea el corte y costura o los videojuegos, me parece una locura que algunos lo hagan expresamente con la intencion de generar conflictos absurdos que llegan hasta complots masivos por internet, por eso evito acercarme a foros o cualquier cosa porque acabas con histeria. Al final la unica guerra que debería existir es la que el usuario va a tener con su cuenta bancaria luego de comprarse cualquier consola o PC y la parranda de juegos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente de acuerdo, especialmente la frase de la cuenta bancaria XD Efectivamente, el tiempo destinado a una afición debería emplearse en disfrutar de ella y no en generar conflictos, esto es lo que me hace pensar que la afición de esta gente no son los videojuegos (De los cuales muchas veces demuestran saber muy poco y jugar muy poco…), sino que la afición de ellos es el conflicto y la gresca.

      ¡Gracias de nuevo por comentar! 🙂

      Me gusta

  4. Pues bien que en twitter contribuyes a la guerra de consolas y dices que no quieres meterte en el tema y solo unos pocos días después ya estás con otro artículo sobre ella.
    Participas en la guerra de consola pero poniéndote como baluarte moral de que en verdad no te importa pero te importa porque te da visitas para tus estúpidas entradas

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s