¡De regreso a Alola con Pokemon UltraSol!

Como bien sabéis la sección Let’s Play! es el lugar donde escribo mis impresiones sobre los distintos videojuegos a los que voy jugando. Aunque por lo general suele tener una estructura esquemática que suele seguir los mismos apartados que el análisis convencional de videojuegos, esto no es algo insoslayable. Ejemplo de ello será esta entrada en la que, a través de distintos apartados, hablaré de un título de Pokemon que para mí es bastante más especial de lo que acostumbran a ser los productos de Game Freak.

Como dato a reseñar, este es el primer videojuego cuyo progreso he ido compartiendo en «tiempo real» a través de Twitter. Una experiencia un tanto experimental cuyo resultado ha sido de mi agrado. Es fascinante poder ir compartiendo lo que se siente al jugar a un videojuego y recibir feedback por parte de tus lectores. Dado el buen resultado cosechado, también he decidido compartir de forma similar mis andanzas por Pokemon X y espero que esta se convierta en una práctica que, mientras sea de vuestro agrado, siga empleando en aquellos títulos que se presten a ello. Podéis consultar el hilo que abrí en Twitter donde iba narrando mis aventuras y desaventuras por Alola en el siguiente enlace: https://twitter.com/SaveGame16/status/1242752179070554112?s=20

Mi accidentada travesía hasta llegar a Alola

Pokemon Sol y Pokemon Luna, la Séptima Generación de Pokemon, fueron unos videojuegos desarrollados por Game Freak para Nintendo 3DS y lanzados al mercado en Noviembre de 2016. Posteriormente en 2017 se lanzarían unas versiones mejoradas de los mismos, UltraSol y UltraLuna. Pokemon es una franquicia que, de vez en cuando, siempre termina regresando a mis consolas. Empieza como un susurro insidioso que acaba convirtiéndose en un estruendoso hype que te obliga a jugar a un nuevo título o a rememorar un antiguo protagonizado por estos entrañables monstruos de bolsillo. Puede que las nuevas entregas de Pokemon sean mejores o peores, pero es una saga que siempre está ahí y eso no hace más que demostrar la enorme influencia y el enorme legado que han dejado estos títulos en la historia del videojuego. El inicio de mi relación con esta séptima generación coincide con el lanzamiento de las dos entregas originales en 2016.

Pokemon Ultrasol 3

En aquel entonces yo me estaba preparado una oposición y en una situación como aquella la noticia de un videojuego que fuese capaz de permitirme escapar del tedio y presión de los estudios se agradecía como agua en medio el desierto. Gracias a un conocido YouTuber español, uno de mis creadores de contenido favoritos dentro del medio, KNekro, Pokemon volvió a ponerse en mi punto de mira. Aprovechando el reciente lanzamiento de Pokemon GO! en julio del mismo 2016, KNekro empezó a crear una serie de contenido que era una auténtica delicia nostálgica para aquellos que nos criamos con Pokemon desde Kanto. Con estos vídeos, un amigo y yo, inundados de hype empezamos a aprovechar los pocos huecos de tiempo libre que tenía para jugar y hablar sobre Pokemon. Posteriormente KNekro grabaría gameplay de estas entregas que yo vería prácticamente en su totalidad en vez de jugar directamente al juego, debido a que no eran los momentos más apropiados para comprar una nueva consola y yo no poseía la Nintendo 3DS. Mi amigo y yo tuvimos que conformar en aquel entonces reviviendo viejas glorias de la franquicia y jugando a algún HackRom, pero el deseo de jugar a esta séptima generación se mantuvo presente.

Ya en 2018, coincidiendo con el nacimiento de mi primer hijo, mi patrón de vida, y en consecuencia mi tiempo para jugar a videojuegos, cambió radicalmente (Algo que ya comenté en detalle en la sección Cariño, soy un Casual). Este cambio supuso que tuviese que dejar de lado la consola de sobremesa, por lo que mi mejor opción para aprovechar y relajarme en esos pequeños momentos de tiempo libre era jugar a una consola portátil. Mi amigo del que os hablaba previamente, casualmente se había comprado poco tiempo antes la Nintendo 3DS con Pokemon UltraLuna y charlando, ese hype por Pokemon que prevalece latente me invadió de nuevo con muchísima fuerza. Así que, de la noche a la mañana, me acerqué a una tienda y me compré la Nintendo 3DS con Pokemon UltraSol. Aunque lo empecé con ganas y jugué bastante, debido a que cambiaron de nuevo las «reglas del juego» (La paternidad es así), lo terminé dejando a favor de los videojuegos de sobremesa y ya me dio bastante pereza retomarlo.

No fue hasta recientemente cuando, con el hype de nuevo por jugar a una entrega clásica de Pokemon tras probar a Pokemon Mundo Misterioso DX de Nintendo Switch y animado por la idea de compartir mis progresos con mis seguidores de Twitter, decidí quitarle el polvo al cartucho de Pokemon Ultrasol y darle una merecida oportunidad. Y esta vez ha sido la buena. Por fin he completado el juego y he disfrutado muchísimo con ello. Como podéis ver esta generación tiene un trasfondo personal bastante importante para mí pero como supongo que tampoco os interesa mucho mi vida, y esta extensa introducción ha sido muy autobiográfica, creo que es el momento de entrenar en materia y empezar a hablar de Pokemon.

La generación del cambio

En su día hablé de lo rompedora que fue la tercera generación con Pokemon Rubí y Zafiro, pero esta séptima generación no se queda corta en absoluto. Con Pokemon Sol y Luna se rompieron muchas de las leyes no escritas de la franquicia de Game Freak. Por poner algunos ejemplos, se quitaron los gimnasios y fueron sustituidos por una serie de pruebas muy variadas que constituirían el progreso dentro del juego. También desaparecieron las MO (¡Por fin!), manteniéndose su esencia de backtracking gracias a la introducción de las Pokemonturas, para mí uno de los puntos más positivos de esta generación puesto que estas monturas en esencia hacen lo mismo que las MO pero ya no es necesario enseñar un movimiento a un Pokemon. Desde mi punto de vista las MO eran el peor lastre que tenía Pokemon (Si bien es cierto que daban cierta sensación de progreso, el tener que embargar uno de los cuatro movimientos de un Pokemon, y peor aún, embargo que no se podía retirar salvo que visitaras un NPC concreto, algo que jamás he entendido, suponía era un precio demasiado alto a pagar). En esta generación  Game Freak supo dar solución a este problema de una forma sobresaliente.

Pokemon Ultrasol 6

También podemos observar numerosos cambios a nivel del argumento y de su propio desarrollo. En Pokemon Sol y Luna se repite la fórmula que ya vimos en Pokemon Blanco y Negro, planteándose un argumento más complejo y profundo, que se aleja del canon habitual de los juegos de Pokemon para tener un tímido acercamiento al RPG clásico. No obstante, esto junto con un desarrollo lento, plagado de diálogos farragosos y escenas interminables, y sumado a una animación de juego que parece más lenta, pienso que da lugar a un popurrí que le hace un flaco favor al dinamismo que se espera de una entrega de Pokemon. Pokemon Sol y Luna son dos videojuegos de Pokemon excesivamente lentos. Entiendo que esto pueda gustar a algunos, pero para mí ha sido uno de los principales puntos flacos de estas entregas. Desde luego un buen argumento se agradece, pero este nunca puede entorpecer la jugabilidad de un título cuya esencia es jugable a través de la exploración, el coleccionismo de criaturas y el combate. Pokemon UltraSol es de lejos el videojuego de Pokemon más lento al que he jugado y ha habido momentos en los que he sentido tal tedio que saltaba los diálogos sin siquiera leerlos. Sí, el argumento me interesaba, pero más me interesaba invertir esos 10-15 minutos que iba a jugar descubriendo algún Pokemon nuevo, completando una prueba o simplemente combatiendo.

Como aspecto argumental a la par de jugable, esta séptima generación gira en torno a una condición denominada Poder Z. Gracias a una suerte de Cristales Z, uno por cada tipo, que se equipan a los Pokemon podremos potenciar durante el combate los ataques correspondientes al tipo de cada cristal. Estos, denominados Ataques Z, son capaces de producir cantidades ingentes de daño con la limitación de que solo se podrá utilizar un Ataque Z por combate. A mi parecer se trata una mecánica que queda a medio caballo entre la MegaEvolución y el Dinamax. La verdad es que no me ha terminado de convencer, pues me parece un recurso fácil para terminar de un plumazo según que enfrentamientos complejos y si quiera llega a la suela de los zapatos a la mecánica de la megaevolución de la generación previa. Además, tener que ver la animación cada vez que se utilizan estos ataques, por ejemplo cuando estas entrenando, es un auténtico tedio.

Pokemon Ultrasol 4

Mención especial también a la dificultad. Para ser un juego de Pokemon la dificultad de Pokemon UltraSol me ha parecido bastante equilibrada y he de reconocer el esfuerzo que se ha hecho para poternciar la vertiente más estratégica de los combates. Esto queda reflejado por ejemplo en los enfrentamientos con los Pokemon Dominantes, los «jefes finales» a batir tras cada prueba, en los cuales existe una situación tanto de inferioridad numérica, pues son enfrentamientos 1vs2, como a nivel de combate, ya que estos Pokemon tienen un boost de estadísticas. Esta situación de inferioridad obliga al jugador a jugar otras cartas que no emplearía en un enfrentamiento convencional. También quiero comentar en este apartado que este título se encuentra el que para mí ha sido el enfrentamiento más complicado de todos los videojuegos de Pokemon a los que he jugado (Prácticamente todos vaya): UltraNecrozma, un adversario que en mi partida fue capaz de barrer con un solo golpe a todos mis Pokemon. El abismo de poder entre este enemigo y mi equipo Pokemon era tal, y eso que yo llevaba sobrenivel, que en mi primer enfrentamiento pensaba que era el típico enfrentamiento de los RPG que estás obligado a perder. Me equivocaba. No voy a explayarme más en este combate ya que posiblemente termine dedicándole una entrada en particular.

Pokemon Ultrasol 7

Los Pokemon

¿Que sería un videojuego de Pokemon si no habláramos de sus criaturas coleccionables? En Pokemon Sol y Luna introdujeron como novedad las formas Alola. Estas formas son variaciones regionales tanto en aspecto como en tipo de algunos Pokemon tradicionales. Una buena iniciativa para traer de nuevo al punto de mira algunos de los Pokemon más clásicos, aunque he de decir que su diseño me ha parecido bastante inferior a lo que veríamos posteriormente en Galar con la octava generación.

Pokemon Ultrasol 5

En líneas generales no me ha terminado de convencer la Pokédex de esta generación, salvando algunas excepciones. Me ha costado bastante formar un equipo de mi agrado y me daba la impresión de que había mucho reciclaje de Pokemon en las distintas rutas.

Y ahora vayamos a mi parte favorita, un apartado que se convertirá a partir de ahora en una tradición de cada juego de Pokemon del que hable, el análisis del equipo con el que completé el juego:

Pokemon Ultrasol 14

Incineroar

Pokemon Ultrasol 8

El inicial que más me atraía después de Rowlet y un auténtico desastre de diseño en lo que a su evolución final se refiere. En este caso Game Freak se ha marcado un Blaziken en toda regla. Para mi Blaziken fue una de las mayores abominaciones evolutivas que jamás se ha hecho en Pokemon hasta el punto que se ha convertido en el avatar de mi indignación cuando un Pokemon que me agrada y que tiene mucho potencial evoluciona en algo cuyo diseño me parece horrible. No entiendo esa obsesión con convertir a los Pokemon inspirados en animales en criaturas antropomórficas o furros mejor dicho. Cuando jugué a Hoenn maldije las mil y una posibilidades interesantísimas que se me ocurrían a la evolución de Combusken, desde una cocatriz hasta un ave fénix, y he vuelto a maldecir lo que han hecho con Torracat. Tenían en bandeja hacer un tigre llameante espectacular y nos ha tocado conformarnos con el hermano malo del tigre de Frosties… Un desastre. Al meno, en los combates ha sido un Pokemon bastante equilibrado que me ha sacado de más de un aprieto.

Crabominable

Pokemon Ultrasol 9

Podría quejarme también del diseño de este Pokemon, pero no lo haré porque tanto Crabominable como su pre-evolución, Crabrawler, a diferencia del caso anterior, tienen un diseño cómico hecho a propósito (Y al final he de reconocer que hasta se le coge cariño). Una auténtica bestia de tipo Lucha-Hielo con un conjunto de movimientos variado y muy poderoso. Una grata sorpresa que empezó siendo un Pokemon de reserva, para rellenar plantilla, y que tras evolucionar por pura suerte en la base del Monte Lanalika se convirtió en la vanguardia del equipo que terminó por arrasar, prácticamente en solitario,  el cuarto final del juego. Un Pokemon a tener en cuenta sin duda.

Dugtrio de Alola

Pokemon Ultrasol 10

Y cerramos la triada de memes con el mayor meme de todos. Sí, cuando vi evolucionar a Digglet casi se me cae la mandíbula al suelo. Risas a parte. Otro Pokemon que empezó siendo un reserva y que por su combinación de tipos, que encajaba a la perfección con el resto de mis Pokemon, terminó quedándose para cubrir las flaquezas del equipo. No obstante, a nivel combativo no me ha terminado de convencer al tratarse de un Pokemon muy orientado al «todo o nada» con un ataque y una velocidad brillantes pero con una vida y una defensa pésimas. O atacabas y ganabas de un golpe o perdías. No me gustan este tipo de Pokemon, prefiero que sean un poco más resistentes la verdad.

Vikavolt

Pokemon Ultrasol 11

Una de las grandes sorpresas de la partida y un gran aliciente para seguir probando Pokemon de tipo Bicho en futuras partidas, uno de los tipos que no solía jugar en absoluto. Jamás llegué a pensar que ese adorable Grubbin se terminaría convirtiendo en uno de los contendientes más poderosos del equipo durante la prácticamente toda la aventura, si bien es cierto que pienso que ese cambio de atacante físico a atacante especial que sufre tras evolucionar a Vikavolt no le sienta del todo bien a su conjunto de movimientos. En cuanto al diseño desde mi punto de vista quedaría a medio camino entre Grubbin y Charjabug. Mejorable pero no un desastre.

Noivern

Pokemon Ultrasol 13

Sabía que el reto que suponía entrenar a Noibat iba a dar sus frutos. Noivern no solo me ha encantado en su diseño, convirtiéndose un mi Pokemon favorito de la partida junto con Carracosta, sino que también ha sido clave en algunos de los enfrentamientos más complicados del juego. Un Pokemon muy versátil y poderoso gracias a su combinación de tipos. La única pega como comentaba su pre-evolución, que sufre ese síndrome de Magikarp y es un auténtico martirio subirlo de nivel, además de que evoluciona bastante tarde todo hay que decirlo (Bendito Repartir Exp.).

Carracosta

Pokemon Ultrasol 12

Otra de las grandes sorpresas de esta partida que, junto con Noivern, comparte ese podio de honor de mis Pokemon favoritos de esta partida. Tirtouga y Carracosta me han seguido recordando el por qué adoro a los Pokemon fósiles. Con un diseño excepcional, Carracosta es un Pokemon que combina perfectamente habilidades defensivas y ofensivas, convirtiéndose en un preciado baluarte para resguardarse cuando las cosas se complican y en una imponente vanguardia para asestar ese golpe definitivo en un enfrentamiento complicado (Gracias a su habilidad pasiva, Robustez, pude derrotar a UltraNecrozma y de no haber contado con esta habilidad me las habría visto negras…).

Pokemon Ultrasol 2

Y después de esta extensa divagación llega el momento de la puntuación… ¿Cuán satisfactorio me ha sido jugar a Pokemon UltraSol?

7

Posiblemente el título de Pokemon al que he jugado que ha presentado una mayor innovación desde Pokemon Rubí y Zafiro. Un título que rompe con todo lo tradicional y que parece un gran experimento que, aunque saca sobresaliente en algunas áreas suspende en otras. La verdad es que es un juego que he disfrutado bastante y que recomiendo seáis o no aficionados a Pokemon. Para terminar, de nuevo me gustaría subrayar la acogida que ha tenido el hilo sobre mi partida en Twitter, un importante aliciente para seguir jugando y descubriendo la región de Alola. Otro experimento que ha terminado convirtiéndose en una experiencia muy enriquecedora al poder compartir con mis lectores dicha aventura y que, sin duda, abre las puertas a futuros modos de interacción con esta pequeña comunidad que hemos formado en torno a este blog.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s