God of War: Entre un Padre y un Hijo

Creo que no podía haber un título más apropiado para bautizarme en la famosa saga de PlayStation. Aunque no era ajeno a las entregas previas de God of War, mi contacto con estos títulos era más bien anecdótico, en forma de espectador o de jugador casual en casa de algún amigo que los poseía. No fue hasta el momento actual en el que motivado por algunas opiniones y por un argumento que sabía que me iba a gustar decidí dar el salto a la piscina e iniciarme en la obra del Fantasma de Esparta ¿Y por qué digo que no podía haber título más apropiado? Como ya sabéis en Save Game? somos bastante afines a la figura del «papá gamer» y un título cuyo arco argumental se estructura sobre la relación entre un padre y su hijo pienso que no podría ser más conveniente.

Pero empecemos por el principio. God of War fue desarrollado por SCE Santa Mónica Studio en exclusiva para PlayStation 4 en 2018 y fue galardonado con el premio GOTY (Game Of The Year Award) del mismo año. Esta entrega de God of War sucede años después de los acontecimientos de las entregas previas, tras los cuales Kratos se retira para vivir como un hombre en las tierras de la mitología nórdica. En su nuevo hogar, Kratos forma una familia y la aventura da comienzo cuando, junto con su hijo Atreus, emprenden un viaje para esparcir las cenizas de su difunta esposa honrando su última voluntad: que las esparzan en «la montaña más alta de todos los reinos». Con esta propuesta se inicia un viaje por unos reinos hostiles en los que Kratos no solo conocerá a un hijo que parece un desconocido para él sino que también se conocerá mejor a si mismo.

GOW 6

Esta nueva propuesta, lejos de la Grecia clásica en la que se desarrollaban las entregas previas, se vive como un verdadero comienzo por lo que, pese a no haber jugado prácticamente a las entregas previas, he podido disfrutar completamente del título sin echar de menos el saber más sobre el pasado de Kratos. Esto fue así hasta tal punto que dudaba si este Kratos era el mismo de las entregas previas o si habían hecho una especie de reboot empezando de cero durante los primeros compases del juego. Aunque sí bien es cierto que se hay referencias a las entregas previas estas se contextualizan de tal modo que son perfectamente entendibles sin necesidad de haber jugado a los juegos previos. Solo con decir que algunas de estas escenas, totalmente pensadas para gente que hubiese jugado a las entregas previas, hicieron que alucinara y me levantase de la silla como si fuese un veterano de la saga.

A nivel argumental en este God of War se pueden discernir dos capas. La primera de ella se centraría en esa misión que se imponen Kratos y Atreus para honrar la memoria de su difunta esposa y madre, respectivamente, durante la cuál se verán las caras con decenas de criaturas pertenecientes a la mitología nórdica. En este aspecto God of War se convierte en un «tour turístico» por los páramos nórdicos en el que constantemente se hacen referencias a la mitología nórdica y a sus principales protagonistas como por ejemplo Thor, Odín o Freya. Aunque he tenido algún contacto con la mitología nórdica gracias a alguna serie de televisión o a algún videojuego, la verdad es que no estoy tan versado en la misma como por ejemplo lo estaría con la mitología griega, por lo que aunque algunas de las cosas que se comentan en el juego me chirriaban respecto a mis conocimientos previos, en el sentido de que no tengo claro si realmente eran fieles o no a los mitos nórdicos o si habían decidido adaptarlos a su manera para construir su propia historia. De un modo u otro, para los que no estéis muy familiarizados con el tema, el propio juego incluye un diario en el que Atreus va anotando información sobre las distintas criaturas, dioses y gigantes a los que se hace referencia durante la aventura, algo que a mi me vino de perlas cuando nombraban a alguien y no recordaba a quién hacían referencia.

GOW 8

Aunque esta primera capa es la que da un cuerpo a la historia es la segunda capa, de la que os voy a hablar ahora, la que hace que el título brille por su excelencia. Esta segunda capa haría referencia al viaje, en concreto a la relación entre Kratos y Atreus y a como tanto dicha relación, como los propios personajes, evolucionan y maduran a lo largo de la aventura. En este aspecto me quitó el sombrero. Ambos personajes principales están verdaderamente bien construidos. Empezando con un Kratos que parece que a penas conoce a su hijo, quien al parecer estuvo mucho tiempo enfermo y a cargo de su madre, la relación entre ambos poco a poco se va forjando del mismo modo que cada uno, gracias al otro, parte en un viaje introspectivo para conocerse mejor a sí mismo. El tema de la paternidad pienso que se trata de forma magistral y muy coherente, aportando diversos enfoques, ya no solo entre Kratos y Atreus, sino también entre otra pareja de personajes con un enfoque totalmente distinto cuya identidad no quiero desvelar para evitar spoilers. Además de la paternidad, otros temas como el amor, el arrepentimiento y la búsqueda del perdón, la soberbia… son también tratados a través de las figuras del padre y del hijo. El único problema de esto, y atendiendo al cliffchanger final que da pie a una segunda entrega, no tengo muy claro como continuarían en un nuevo título pues pienso que todo el juego que se le tenía que sacar a la relación padre-hijo se le saca durante este videojuego, dejando poco para el futuro, y siendo más que la mitología nórdica esta relación lo que constituye el motor narrativo del título…

GOW 7

En cuanto a la jugabilidad, esta entrega de God of War se aleja del Hack n’ Slash de los títulos previos pero otorgar una experiencia más centrada en la aventura y el combate táctico con tintes de RPG. El combate en cierto modo recuerda a los títulos de From Software pero siendo con un mayor dinamismo. Los combates contra varios enemigos a la vez son la norma y Kratos deberá combinar el combate a distancia y cuerpo a cuerpo con su hacha Leviatán, empleando numerosos combos y hechizos (Ataques Rúnicos), para eliminar a las hordas más numerosas y a los enemigos más poderosos. Además, junto a Kratos combatirá Atreus que con su arco asistirá al combate disparando o utilizando hechizos (Invocaciones) cuando lo solicitemos. La verdad es que con el combate estoy bastante contento. Ha sido un aspecto que me ha gustado bastante pues pienso que han alcanzado el equilibrio ideal entre el «machaca-botones» y el combate táctico lo que hace que los combates sean rápidos y dinámicos, sin tener la sensación de pérdida de control del personaje, conservando un punto de estrategia. Si bien es cierto que considero que no llegué a dominar en absoluto este sistema de combate, pues son innumerables las combinaciones que puede hacer Kratos con su arsenal y yo me solía limitar a utilizar siempre las mismas, tampoco es necesaria una maestría en el mismo para completar el juego, al menos en dificultad Normal.

GOW 2

Hablando del combate me gustaría subrayar la espectacularidad de aquellos enfrentamientos contra jefes, pues algunos de ellos cuentan con una calidad cinematográfica que ni en Hollywood. Me quedo con uno de los primeros, el combate contra «El Desconocido«, que tiene lugar poco después de empezar la aventura y que sinceramente a mí me dejó con la mandíbula desencajada. Espectacular. No me extrañaría que algún día este enfrentamiento viese la luz en forma de entrada de la sección ¡Inolvidable! pues me dejó de pie y me hizo comprender de golpe que todos los halagos que recibe God of War por parte de la comunidad están más que justificados. La lástima es que posteriormente este tipo de enfrentamientos son muy pero que muy limitados. Por una parte se agradece en el sentido de que cuando hay un combate espectacular, es espectacular de verdad, pero por otra parte termina dando la sensación de que la mayoría de enfrentamientos finales son más contra «minijefes» que contra «jefes».

GOW 9

Y a colación de esto quería hablar del bestiario de God of War. Aunque son múltiples las criaturas mitológicas con las que Kratos y Atreus tienen que enfrentarse, pasadas las primeras horas de juego me invadió la sensación de que siempre me estaba enfrentando a los mismos enemigos o a versiones «recolor» de los mismos. Creo que en este aspecto podrían haber ofrecido un poco más de variedad.

Relacionado con el combate, tanto el desarrollo del personaje como la obtención de armaduras beben bastante de los RPG. A lo largo de la aventura podremos mejorar tanto el equipo de Kratos como de Atreus a través de piezas de armadura que podremos encontrar, comprar o fabricar reuniendo una serie de materiales. De forma similar, las armas, aunque limitadas, también se podrán mejorar y personalizar añadiéndoles Ataques Rúnicos. Todas estas mejoras de equipamento contribuirán a que aumenten las estadísticas de Kratos, pudiéndonos concentrar en aquellas que más se ajustan a nuestro estilo de juego (Podemos, por ejemplo, construir un Kratos orientado al ataque, otro orientado a la defensa y otro orientado al poder rúnico según las piezas de equipo que seleccionemos). El aumento de estadísticas se verá reflejado en el nivel del personaje que nos servirá de indicador a la hora de medir nuestras fuerzas con las de nuestros enemigos.

GOW 4

En cuando a la vertiente más centrada en el género de aventura, en God of War la exploración, la recolección de coleccionables, la búsqueda de tesoros y la resolución de puzzles están a la orden del día. Lo mismo ocurre con el backtracking, que nos ofrecerá la posibilidad de volver a regiones que habíamos visitado previamente para encontrar tesoros o abrir caminos que hasta el momento no eran accesibles porque no disponíamos de esa habilidad necesaria para quemar unas zarzas o para construir un puente de luz. Todos estos elementos, junto con una serie de misiones secundarias bastante interesantes que enriquecen más si caben el lore mitológico, enriquecen el mundo de God of War y ofrecen más horas de entretenimiento que he de decir que no se siente vacío en absoluto, a diferencia de muchos otros títulos que pecan de explotar estas mecánicas para aumentar su duración de forma artificiosa.

En cuando al apartado técnico poco se pueden decir salvo que los gráficos y la banda sonora son excelentes. Las capturas de pantalla que podéis encontrar por la red hablan por si solas, algunas de ellas difíciles de distinguir de un entorno real. El nivel de detalle gráfico y la calidad de la animación hacen que la inmersión sea muy satisfactoria. En ocasiones es fácil pensar que nos estamos perdiendo verdaderamente en los páramos nórdicos.

GOW 5

Dicho esto… ¿Cuán satisfactorio me ha sido jugar a God of War?

9

Una obra maestra que pasará a los anales de la historia del videojuego. Un título imprescindible para todo aquel que posea una PlayStation 4. En mi caso una experiencia todavía más enriquecedora debido al punto de mi vida en el que me encuentro y con lo sensible que estoy respecto al tema de la paternidad. De todos modos esto último es un añadido, algo que se agradece pero un añadido, lo que implica que seáis padres o no podréis disfrutar de igual modo de God of War. Un videojuego para el recuerdo merecedor de todos los galardones recibidos.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s