Ni No Kuni La Ira de la Bruja Blanca: Un Compendio de Lecciones para la Vida

Si tuviese que elegir un videojuego por lo conmovedor que es y por el mensaje que quiere transmitir este sería Ni No Kuni: La Ira de la Bruja Blanca (Ni No Kuni para abreviar). Ni No Kuni fue desarrollado por Level-5 y fue lanzado al mercado en 2011 para PlayStation 3, después de una versión que fue lanzada en 2010 para Nintendo DS pero que no llegó a occidente. Ni No Kuni ha sido remasterizado siendo posible jugarlo en las plataformas actuales desde 2019.

Ni No Kuni encarna esa aventura llena de magia y de fantasía que todo niño desearía vivir, dejando de lado por supuesto los desgraciados acontecimientos que llevan a nuestro protagonista Oliver a emprender su periplo. Como no podría ser de otro modo, Oliver es un niño que de la noche a la mañana descubre que es un mago, el elegido para salvar un mundo amenazado por la oscura mano de Shadar el Ejecutor. Oliver debe cortar los lazos con su propio mundo para emprender, junto a su peculiar compañero Drippy  (Una pequeña criatura que se autodefine como el «gran maestre de los duendes»), un largo viaje de autoconocimiento y maduración con una gran cantidad de moralejas y enseñanzas que se ven reflejadas tanto en el propio personaje como en el jugador. Un verdadero compendio de lecciones para la vida. Y que decir de los giros de guión… ¡Una pasada! Subrayar que se trata de un título disfrutable tanto para niños como para adultos y que, pese a su evidente estética infantil, puede sorprender y enseñar muchísimo a los segundos.

Ni No Kuni 4

Sin duda un planteamiento que a mi me encantó y que irremediablemente me recordaba en cierto modo a Harry Potter, uno de mis referentes en la literatura fantástica (Como se nota de que pie cojea mi generación). Y es que Ni No Kuni te sabe poner en la piel del joven mago ya no solo por su narrativa y por la invitación a ser participe de las mil y una reflexiones que te va planteando el título, tanto en las misiones principales como en las secundarias, sino también en la jugabilidad misma. Y referente a esto último Ni No Kuni presenta una mecánica, que en cierto modo me recuerda a mi tan querido Golden Sun (Game Boy Advance – 2001), en la que los hechizos que vamos aprendiendo durante la aventura más que ser solamente un recurso en el combate también se tendrán que utilizar fuera del mismo para ir resolviendo los distintos puzzles que se van planteando en los distintos escenarios del juego. Esto último refuerza esa inmersión en la piel del joven mago pues cuando se plantea un problema tienes que indagar en el libro de hechizos para ver que hechizo se ajusta más a las necesidades del momento.

Ni No Kuni 7

Otra mecánica que también me ha gustado mucho es la utilidad que se le da al Vademécum del Mago, el libro mágico que concede los poderes a Oliver y que más que ser un simple «objeto clave» es un verdadero compendio que se irá completando a medida que avancemos en el juego y que contendrá información clave sobre objetos, hechizos, alquimia… e incluso historias y fábulas sobre las distintas regiones del Reino de Ni No Kuni. Mi parte favorita es esta última la cual incluye cuentos con moraleja que en ocasiones tendremos que leer para poder desentrañar entre sus líneas la respuesta a acertijos que nos proponen algunos personajes.

Ni No Kuni 6

También mencionar los encargos relacionados con el «intercambio de corazones». Ni No Kuni incluye una mecánica, que se traduce por lo general en encargos secundarios y, de forma puntual, en partes del argumento principal, que consiste en «tomar prestados» fragmentos de corazón de personas con «exceso» de una determinada cualidad (Por ejemplo coraje, amor, autoconfianza…) para «reparar» el corazón de personas descorazonadas por Shadar y en consecuencia carentes de alguna de estas cualidades. No es que sean encargos de suma complejidad, pues son relativamente sencillos, pero lo interesante son las historias que hay detrás de estos «intercambios de corazones». De forma menos original se estructuran el resto de encargos secundarios del juego que suelen resumirse en hacer de recadero, eliminar una determinada cantidad de enemigos o cazar alguna criatura peculiar.

Y como en todo RPG hay que hablar del combate y es aquí donde desde mi punto de vista Ni No Kuni flaquea. El combate de Ni No Kuni es una especie de mezcla de Action RPG, RPG por turnos y captura de monstruos al más puro estilo Pokemon. Un extraño popurrí que no termina de cuajar y al que le queda mucho por madurar, siendo el principal problema del mismo una IA de los aliados bastante deficiente. A medida que crece el grupo de Oliver y se van uniendo integrantes al mismo, bien sean personajes o únimos (Las criaturas coleccionables), la complejidad de los combates crece de sobremanera. A mí constantemente me daba la sensación de que perdía el control del combate: respuestas lentas a la hora de ejecutar comandos que impedían responder de forma eficiente a los embates enemigos, una IA poco personalizable que actuaba de forma aleatoria consumiendo un exceso de recursos (Por ejemplo atacando cuando dabas la instrucción de primeros auxilios), un sistema de magias/habilidad y uso de PM (Puntos Mágicos) totalmente descompensado… En resumidas cuentas un conjunto de traspiés que terminaba empantanando la experiencia de juego.

Ni No Kuni 5

Referente a esto último un aspecto bastante importante de Ni No Kuni es el coleccionismo de únimos. Este sistema de colección de monstruos se desbloquea al principio del juego y se basa fundamentalmente en la suerte. Al derrotar a un enemigo, si tenemos suerte, se nos dará la opción de atraparlo para que se una a nuestras filas. Aunque existe una importante variedad de criaturas disponibles, con sus respectivas evoluciones, el número de habilidades disponibles no es tal lo que hace que en ocasiones sientas que, aunque diferentes en apariencia, los distintos únimos sean en esencia demasiado parecidos. Estos únimos van a guardar una importancia capital en el combate pues en la mayoría de ocasiones, más que los propios personajes, constituirán los frentes de ataque, defensa y sanación del grupo. Una lástima que debido a las limitaciones previamente descritas del sistema de combate el sistema de únimos se termine desaprovechando siendo prácticamente «lo más rentable» limitarse a utilizar a los mismos únimos durante los combates pasando a controlar los restantes siete u ocho disponibles únicamente en contadas ocasiones.

Y ojo, no hemos hablado del dinero en Ni No Kuni, y es que los únimos como si de personajes se tratara también necesitan equipo, equipo que no es barato que digamos, comparado con las ganancias que recibimos, y que en muchas ocasiones se hace inaccesible (Más si lo invertimos en objetos de PM, muy necesarios y muy caros) cuando lo ideal sería equipar nada más y nada menos que a doce personajes (Los controlables en combate). Esto termina favoreciendo que solo se utilicen aquellos únimos mejor equipados y que por tanto están mejor preparados para el combate. Otro frente por el que se derrocha dinero es en la mejora de atributos de únimos mediante «caprichos», unas comidas que encontramos durante la aventura, sistema que aún aumenta la brecha entre los distintos únimos y en el que ya mejor ni entramos.

Ni No Kuni 2

Como podéis extraer de las líneas previas estoy dolido con algunas de las mecánicas del título. Me resulta molesto que un videojuego tan redondo en muchos aspectos no brille como debería por algunos elementos que tal vez con una mejor planificación y un mayor tiempo de pruebas se podrían haber corregido. Aunque bueno para gustos colores. Supongo que aquellos que se hayan sentido cómodos con estas mecánicas tendrán una opinión completamente opuesta del sistema de juego.

En cuanto al apartado gráfico poco hay que decir. Ni No Kuni cuenta con el sello de calidad del Studio Ghibli, patente tanto en el diseño de escenarios y personajes como en las cinemáticas al más puro estilo anime, todo ello un verdadero encanto visual. La banda sonora otro aspecto que merece un diez. Compuesta por temas que perfectamente se ajustan al conjunto del juego y que aportan una ambientación completamente necesaria. El tema principal del título una auténtica maravilla. Y en cuanto a rendimiento en la versión remaster de PlayStation 4, que es la que yo he jugado, sí que es cierto que en las cinemáticas de animación parecía que hubiese caídas de FPs, pero en el resto de apartados la ejecución técnica es perfecta.

Ni No Kuni 3

Dicho esto… ¿Cuán satisfactorio me ha sido jugar a Ni No Kuni: La Ira de la Bruja Blanca?

8

Un título que aunque desde mi punto de vista flaquea en algunos aspectos jugables brilla en el resto de los apartados. Un imprescindible con unas enseñanzas y moralejas muy potentes que goza de la virtud de que podría ser completamente disfrutable tanto por niños como por adultos y que puede aportar un mensaje adaptado a cada colectivo y que no entiende de edades. Un videojuego que no puede faltar en la colección de todo amante de la fantasía y de las buenas historias que busque reencontrarse con su niño y con su yo interior.

3 comentarios sobre “Ni No Kuni La Ira de la Bruja Blanca: Un Compendio de Lecciones para la Vida

    1. Está integrado en el juego aunque si mal no recuerdo había alguna edición coleccionista del original que traía una especie de Vademécum del Mago pero no sabría decirte si tiene el mismo contenido que el del juego o no.

      ¡Gracias por comentar Leaf! ¡Un saludo! 🙂

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s