The Last of Us: ¡Cerrando el Año por la Puerta Grande!

Que mejor forma de cerrar el año videojueguístico que hacerlo por la puerta grande con uno de los títulos más galardonados de la historia del videojuego: The Last of Us (TLOU), desarrollado por Naughty Dog para PlayStation 3, comercializado en 2013 y posteriormente, adaptado para la presente generación de consolas en forma de remaster en 2014. Os adelanto, y eso que mi relación con este título desde su lanzamiento ha sido un poco truculenta, que me ha encantado.

¿Por qué esto de truculenta? Porque TLOU pertenece a ese grupo de videojuegos que de entrada no me gustan. Puede por tanto que esa afirmación sobre lo que he disfrutado del título suene algo paradójica. Os cuento. Mi primer contacto con el título fue poco después de su lanzamiento gracias a un amigo pues, como he comentado en otras ocasiones, la séptima generación pasó prácticamente desapercibida para mí, exceptuando lo que jugaba con las consolas de amigos míos. Estos primeros contactos con TLOU fueron breves, aislados desde el punto de vista argumental, y aunque de entrada la idea de un videojuego inspirado en un mundo post-apocalíptico con «zombis» me parecía atractiva, la falta de un nexo o continuidad narrativa junto con unas mecánicas de acción-shooter, basadas en coberturas que tanto detestaba, hicieron que fuese el típico videojuego con el que yo instaba a mi amigo a que cambiara de disco cuando yo llegaba a su casa, y eso que él estaba encantadísimo con el juego.

TLOU 5

Años después me reencontré con TLOU cuando compré mi PlayStation 4, pues era uno de los videojuegos que venía en el pack junto a la consola. A estas alturas, las bondades que circulaban sobre el título por la red eran archiconocidas por lo que decidí darle una oportunidad y experimentar en primera persona ese videojuego del que todo el mundo hablaba. He de reconocer, para ser justos, que cuando empecé esa partida no lo hice con la ilusión, siquiera la predisposición, que requiere tal vez un título de estas características. Fue un jugar por jugar a un videojuego cuyas mecánicas no me atraían en absoluto. Os podéis imaginar el resultado. Tras esa magnífica y frenética escena con la que se presenta TLOU sobrevino el bajón, y  con él el enlentecimiento de ritmo esperable, por lo que tras dos o tres horas, consumido por el tedio, apagué la consola y dejé el videojuego dentro de su caja donde permanecería hasta hace unas semanas.

TLOU 3

¿Y que cambió esta vez? Yo pienso que fue una combinación de madurez en la concepción de la experiencia del videojuego junto con una predisposición, pues me apetecía una historia ambientada en un mundo como el que ofrece TLOU. Y esto fue lo que hizo que rompiera la barrera de esas primeras horas, tras las cuales la narrativa crece de una forma exponencial, y pudiera disfrutar de forma plena de esa experiencia que es TLOU, pasando a formar parte, como nunca antes hubiese imaginado, de mi lista de videojuegos favoritos.

Si hay algo que hay que subrayar de TLOU es su narrativa, excelente en todos sus aspectos, pues más allá del argumento planteado, que puede sonar a estereotípico dentro del género zombi, lo verdaderamente meritorio es como TLOU presenta, contextualiza y cuenta este argumento. Más que la historia lo importante aquí es cómo se cuenta dicha historia. A esto se suma un desarrollo y una evolución de los personajes principales coherente y realista, entre el punto de partida y el desenlace, y un elenco de personajes secundarios con un trasfondo, unas motivaciones y una evolución muy bien trabajada. Ningún personaje está por estar y todos, en cierta medida, aportan algo tanto al juego como al jugador. Esta potencia narrativa y este desarrollo de los personajes sumados a la concatenación de situaciones que se prevén realistas, en un supuesto mundo post-apocalíptico como el que presenta TLOU, son el principal caballo de batalla que ofrece este título y que conduce a una inmersión, ya patente en los primeros compases del juego, que pocos títulos logran conseguir.

TLOU 7

Formando parte de la narrativa, la inmersión es el concepto que mejor refleja, desde mi punto de vista, la clave de su éxito. Y es que en poco tiempo pasas a sentirte parte de esa historia que comparten Joel y Ellie. Las vivencias que los distintos personajes comparten con el dúo protagonista así como las distintas notas escritas por algunos supervivientes, como por ejemplo las que encontramos en la especie de «guardería» que hay montada en las cloacas, alimentan y enriquecen ese trasfondo, ese mundo en el que se desarrollan los acontecimientos, haciéndolo mas inmersivo y realista si cabe. No sé si a vosotros os pasaba pero cada vez que encontraba uno de estos dulces narrativos, mi imaginación despegaba para reconstruir aquellas situaciones que habían llevado a algunos supervivientes a escribir dichas notas. Creo que son pocos los títulos que logran construir con tanto detalle un contexto como lo hace TLOU.

Y hablando de narrativa es imprescindible comentar la esfera emocional de este título. No pasa mucho hasta que como jugador empiezas a sentir empatía respecto a las decisiones y emociones de los personajes de la obra. La carga emocional es tal, y está tan bien llevada, que hay situaciones verdaderamente conmovedoras. Me gustaría mencionar una de las escenas que incluye TLOU y que para mí ha sido una de las mas tensas que he vivido jamás jugando a videojuegos: se trata de cuando, durante el invierno, David revela a Ellie sus intenciones y las de su grupo cuando paran a charlar tras haber sobrevivido a una hora de infectados. Se me entrecortó hasta la respiración. Eso por no mencionar muchas otras escenas, muy al estilo La Carretera (2009 – 2929 Productions), que sorprenden incluso a alguien versado en la ficción post-apocalíptica.

TLOU 8

Y en cuanto al argumento en sí y los detalles de la trama prefiero reservarme, ya que creo que como verdaderamente se disfruta TLOU es experimentándolo por uno mismo, pues ya desde el prólogo hay giros argumentales. Y mucho hemos hablado de narrativa y poco de zombis, o para ser más correcto de «infectados», pues aunque de entrada parezca el hilo con el que se teje toda la trama termina siendo una excusa para que los personajes y la narrativa se desarrollen.

Hablando de jugabilidad estamos ante un título que combina mecánicas de Survival Horror con otras mecánicas más propias de los videojuegos de Acción y de los Shooter. En cuanto a lo primero, el título fomenta mucho la exploración, que no se hace tediosa puesto aunque en apariencia parezca que nos movamos por escenarios gigantescos estos, en la práctica, son bastante limitados, cosa que se agradece. TLOU también fomenta la recolección, gestión y uso responsable de los recursos pues estos son limitados, aunque siendo sincero, al menos en dificultad normal, contadas han sido las ocasiones en las que he echado en falta disponer alguno de estos objetos. Por lo demás, en lo relativo a esta vertiente de supervivencia, el juego no dispone de puzzles, algo clásico del género pero que tampoco se echa en falta.

En cuanto a la vertiente más centrada en la acción creo que es donde TLOU flaquea pero, por suerte, esto queda eclipsado por el resto de apartados que definen al título. Es meritorio que el videojuego me haya encantado pese a que se trate de un género que no es de mi agrado, al menos en esta vertiente Acción-Shooter ¿Y por qué digo que flaquea en este aspecto? Dejando de lado mis prejucios, es porque es donde el título se aleja de todo el realismo que antes señalaba como uno de sus grandes fuertes. A lo largo de la aventura se plantean situaciones inverosímiles dentro de la propia ficción del juego, por ejemplo situaciones muy al estilo «One Man Vs Army» en las que Joel termina noqueando a decenas de enemigos. Esto último es gracias en parte a un modo sigilo que, aunque bien planteado, termina «desbalanceando» el juego, algo facilitado por una IA bastante deficiente. Todo esto hablando de dificultad normal, aunque si en mayores dificultades el resultado termina siendo el mismo con más intentos pienso que tampoco se corregiría este defecto. Además, estos episodios de acción en ocasiones terminan haciéndose algo repetitivos.

TLOU 4

Como contrapartida positiva, nuestros personajes cuentan con un arsenal bastante amplio que podremos ir mejorando a medida que progresamos en el juego y que termina otorgando cierta versatilidad a los enfrentamientos ya que en cierto modo el juego, bien sea por las características del enfrentamiento o por la gestión de la munición, te termina «obligando» a utilizar las distintas armas según la situación, algo que veo bastante positivo.

Pasando al apartado técnico hay que tener presente que estamos ante un título de una generación anterior, especialmente en lo que a lo gráfico se refiere, y hay que valorarlo en su contexto. Sin tampoco poder comparar con los títulos de su época, la verdad es que se nota el desfase gráfico, sobre todo en lo que al detalle en los escenarios se refiere. Los personajes sí que me parecen muy bien diseñados y muy expresivos, como prototipos del fotorrealismo que vemos en títulos más actuales. En cuanto a la banda sonora me parece excelente, muy bien hilada con las escenas, apoyando a esa vertiente emocional que mencionábamos previamente. Y es que escuchar las guitarras de Santaolalla en según que momentos te llega a poner el vello de punta.

TLOU 1

Dicho todo esto pasemos a la valoración… ¿Cuán satisfactorio me ha sido jugar a The Last of Us?

9

Sin duda un título que deja huella y que merece todos y cada uno de los galardones que se ha ganado. Y es que son pocas las obras que pueden presumir de una narrativa tan potente capaz de producir semejante inmersión y respuesta emocional en el jugador, y también capaz de eclipsar aquellos aspectos donde el título más se tambalea. TLOU es un videojuego que recomiendo encarecidamente a todos aquellos que deseen disfrutar de una gran historia, independientemente de sus gustos en lo que a género se refiere, y al que hay que acercarse con mimo aguantando sus compases iniciales ya que el juego, del mismo modo que cae tras el prólogo, posteriormente crece exponencialmente. Aunque me acerqué de nuevo a este título con cierto escepticismo, tras mis experiencias previas, la verdad es que TLOU me ha sorprendido muy gratamente, me ha conmovido como pocos títulos lo hacen y sin duda ha pasado a formar parte de esa selecta lista de videojuegos que siempre quedarán para el recuerdo. Un título que todo aficionado a los videojuegos debería probar al menos una vez en su vida.

Un comentario sobre “The Last of Us: ¡Cerrando el Año por la Puerta Grande!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s