Inolvidable: Sif, el Gran Lobo Gris (Dark Souls)

Dark Souls es un título que no deja indiferente nadie que lo pruebe y que tarde o temprano tenía que aparecer en esta sección. Dark Souls ha sido una obra de gran influencia que ha dejado su huella en la historia del videojuego marcando un antes y un después en lo que a la concepción del género RPG se refiere.

Son muchas las lecturas que puede extraer el jugador de Dark Souls y, de forma paralela, son muchas también las reacciones emocionales que provoca. Narrativa, jugabilidad, imagen y banda sonora se combinan de mil y una maneras desplegando un amplio y variado abanico de emociones en el jugador: Desde la frustración por caer numerosas veces frente al mismo enemigo hasta la satisfacción de lograr un reto que parecía imposible, pasando por el orgullo y la tenacidad de levantarse tras caer, una y otra vez.

En esta sección podría haber incluido una gran variedad de momentos de Dark Souls, pues la cornucopia audiovisual y jugable de la que hace gala el título provocó en mi numerosas reacciones emocionales a lo largo de mi aventura. Pero hay que elegir. En el presente caso he escogido el capítulo que, dentro de ese torrente emocional que me hizo sentir Dark Souls, más me marcó. Supongo que los siguientes compases no dejarán indiferente a nadie que se haya adentrado alguna vez en los lúgubres parajes de Lordran:

Durante el periplo por Lordran, llega un momento en el que hay que aventurarse en las profundidades del Jardín Tenebroso para recuperar de la tumba de Artorias el anillo Pacto de Artorias, que otorgará al protagonista la capacidad de poder viajar a El Abismo. Pero recuperar este artefacto no es tarea sencilla. Haciendo gala de una espectacular puesta en escena, tras atravesar unas puertas que conducen a un claro del bosque con decenas de espadas clavadas en el suelo y en cuyo centro aguarda la tumba del «difunto» Caminante del Abismo, fui sorprendido un majestuoso lobo de pelaje gris brillante, Sif, que no dudó en blandir con la boca el espadón de su antiguo compañero Artorias para defender su sepultura de mi asalto.

DARK SOULS™: REMASTERED_20180605195741

Dejando de lado la espectacularidad de los movimientos del animal, el combate no se me antojó muy complicado. No obstante, la peculiaridad del enemigo así como los matices del enfrentamiento me dieron que pensar. Hasta este enfrentamiento, los viajes por la decrépita tierra de Lordran me habían llevado al enfrentamiento con todo tipo de criaturas mórbidas, malvadas o consumidas por la corrupción, pero en ese momento me estaba enfrentando a la que probablemente era la única criatura bella y honorable que se había cruzado en mi periplo. Este pensamiento me llevo reflexión bastante cruda que, al menos en mi caso, me generó una sensación de malestar: ¿Era necesario acabar con la vida de tan noble criatura? Esta sensación que se acrecentó todavía más después de conocer la historia detrás de Artorias y Sif.

Sif 1

Sif viajó junto con su compañero Artorias a Oolacile para salvar a la Princesa Anochecer cuando el lugar fue azotado por las fuerzas de El Abismo de Manus. En su empresa, ambos fueron superados por las fuerzas de la oscuridad y Artorias se sacrificó para salvar la vida de su compañero. El brazo de Artorias se rompió durante el enfrentamiento mientras levantaba su escudo para erigir una barrera mágica que protegería al fiel lobo, hasta que el caballero cayó rendido ante la corrupción y la oscuridad. Posteriormente, Sif viajó al Jardín Tenebroso donde, junto con Alvina, se convertiría en el custodio de la tumba de su compañero que había sacrificado su vida para salvarlo.

Sif 6

Por si toda esta historia no era suficiente, este jefe tiene una peculiaridad que no encontramos en otros y es que a medida que va quedándose sin vida su expresión cambia, como si nos transmitiese sus propias emociones, hasta el punto que termina cojeando, sin a penas fuerzas para blandir el espadón, lo que queda reflejado en una merma de sus movimientos y ataques. Este hecho potencia el componente emocional del enfrentamiento pues Sif, pese a estar malherido y exhausto, defiende la memoria de su compañero sin rendirse hasta que exhala su último aliento.

The Death of the Great Grey Wolf

No sé si a alguien más le ha pasado pero tras este enfrentamiento terminé con un sentimiento de malestar y tristeza que me quitó las ganas de seguir jugando por el momento. Miyazaki había combinado de forma magistral narración, imagen y banda sonora para conseguir una respuesta emocional verdaderamente intensa en el jugador.

Como dato adicional, en el DLC, Artorias del Abismo, existe un arco argumental alternativo para el personaje de Sif que yo desconocía hasta que me documenté para escribir esta entrada. Si antes del enfrentamiento con Sif nos dirigimos a Oolacile (El escenario del DLC) y llegamos hasta Manus, tendremos la posibilidad de invocar a Sif para que nos asista durante el combate. Posteriormente, al ir hacia el Jardín Tenebroso, aunque si bien en última estancia no podremos evitar el enfrentamiento y la muerte del lobo, la cinemática que precede al enfrentamiento cambiará.

De nuevo otro de esos numerosos ejemplos en los que los videojuegos son capaces de despertar nuestros sentimientos y emociones, además de enseñarnos y mostrarnos valores, en este caso a través de un leal compañero como lo fue Sif.

Sif 5

¿Y vosotros que recuerdos conserváis de este encuentro? ¿También consiguió en vosotros una reacción emocional? ¿U os quedarías con otros momentos de Dark Souls?

2 comentarios sobre “Inolvidable: Sif, el Gran Lobo Gris (Dark Souls)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s