Shadow of the Colossus: Cuando las Expectativas son Colosales…

Después de una racha de partidas satisfactorias, iniciada con Secret of Mana, ha sobrevenido un traspié en esta sección. Hoy voy a hablar de Shadow of the Colossus de PlayStation 4, desarrollado por Bluepoint Games y comercializado en 2018. Esta entrega es el remake del clásico Shadow of the Colossus originario de PlayStation 2, desarrollado en 2005 por SCEI. Influenciado por opiniones de terceros y por algún que otro gameplay que había visto tenía unas muy altas expectativas con este exclusivo de la consola de Sony pero la verdad es que el título me ha terminado decepcionando. Por decirlo de algún modo, el pesar generado por unas expectativas no cumplidas terminó por acompañarme durante toda mi travesía por la Tierra Prohibida y por ensombrecer mi experiencia con el mando.

Colossus 4

Shadow of the Colossus pertenece al género de videojuegos de Acción-Aventura, pero dentro del mismo es un título un tanto atípico, pues el videojuego elude muchos aspectos característicos de este género para centrarse en un fascinante apartado artístico y en la resolución de puzzles. Esta atrevida propuesta, inicialmente atractiva, terminó suponiendo la deriva de mi interés en el videojuego e incluso el deseo de abandonar la partida a mitad, cosa que por suerte no hice. Vayamos por partes.

Colossus 6

En Shadow of the Colossus encarnamos a un joven, Wander, que junto con su yegua, Agro, llega a unas tierras aisladas, denominadas la Tierra Prohibida, con la intención de recurrir a una deidad denominada Dormin que habita en un santuario de dicho lugar. La finalidad de Wander es recurrir al poder de dicha divinidad para revivir a una doncella cuyo cuerpo sin vida lleva consigo. Para que se lleve a cabo el ritual necesario para resucitar a la doncella, Dormin encomienda a Wander que derrote, con el poder de la espada mágica que porta, a un total de dieciséis colosos que habitan en aquellas tierras. Finalizada esta cinemática inicial, se inicia el desarrollo del videojuego en el que, con carácter cíclico, muerte de coloso-regreso al santuario inicial, el jugador debe derrotar coloso tras coloso guiado por unos breves diálogos de Dormin. Salvando un par de escuetas cinemáticas, este es el argumento de Shadow of the Colossus hasta que se termina el juego.

Colossus 10

Este vacío argumental ha sido el principal responsable de que Shadow of the Colossus me haya decepcionado. Me pasé toda la partida, coloso tras coloso, esperando a que sucediese un «algo» que no sucede hasta el final del juego, momento en el que ya es demasiado tarde. Soy un apasionado del misterio y de las civilizaciones antiguas y el escenario sobre la que se desarrolla Shadow of the Colossus, con la monumental arquitectura que muestran los edificios de la Tierra Prohibida hizo que mi imaginación volase y ansiase una enorme cantidad de información y respuestas a cerca de qué era aquel misterioso lugar, quién construyo semejantes edificios y por qué, quién era realmente Dormin… Preguntas que no se resuelven durante el desarrollo del juego y que al final se quedan prácticamente sin resolver. Y lo que es peor, las escuetas cinemáticas que mencionaba previamente más que dar respuestas lo que hacen es formular más preguntas y aumentar esos «deseos de saber» que, incluso tras los eventos finales del juego, quedan sin ser completamente satisfechos. Un bocado agridulce al terminar la partida sin duda.

Colossus 9

Todo esto contribuye a que falte un gancho argumental, más allá que el deseo de completar el juego, que motive a continuar con ese ciclo de derrotar uno tras otro a los colosos. Esta falta de motivación en cierto modo se trata de compensar con el reto que supone resolver el puzzle que constituye el combate con cada coloso pero que, tras haber derrotado a la mitad de colosos, a mi se me hizo repetitivo e insuficiente. Y eso que se supone que desengranar los secretos de cada coloso y descubrir la estrategia para derrotarlo es el principal aliciente «jugable» del juego. Al final, para mí Shadow of The Colossus se convirtió en algo bastante monótono en el que derrotaba a los colosos esperando una recompensa que nunca llegaba. La desmotivación fue tal que hasta perdí el interés en aquello que al principio me fascinó tanto que era el descubrir la historia detrás de la Tierra Prohibida y el resolver los puzzles para derrotar a cada coloso. Derrotado por la desidia, terminé recurriendo a guías para agilizar el proceso de derrotar a algunos de los últimos colosos de la lista y me planteé en alguna ocasión si debía abandonar la aventura.

Colossus 12

Por suerte el juego es corto (Unas cinco horas si nos centramos en cumplir los objetivos), lo que atenúa la desazón comentada previamente e impide que el tedio se torne una constante (No quiero imaginar si en vez de dieciséis hubiese treinta y dos colosos…). Y agradecer que un videojuego sea corto no pienso que sea algo demasiado positivo…

En cuanto a la jugabilidad, aunque existen mecánicas interesantes y que me gustaron, como el guiarse con la luz de la espada para encontrar a los colosos, la mayoría de mecánicas me parecieron bastantes distantes de lo que consideraría un excelente. Entre otras, el control de Agro, teniendo que espolear constantemente a la yegua, se me hacía bastante incómodo aunque en parte contribuía a dar un efecto «realista». Aunque el colofón de la incomodidad se lo llevaba el tener que mantener pegado el dedo al botón Resultado de imagen de icon R2 button durante la mayor parte de los combates para quedarte agarrado a los colosos, por no mencionar lo torpes y confusos que son los movimientos de Wander mientras se desplaza agarrado al cuerpo en movimiento de estos gigantes.

Colossus 13

Del mismo modo que dije que el concepto «puzzle» de cada coloso era un gran aliciente también lo es el apartado artístico de Shadow of the Colossus. Aquí sí que tengo que quitarme el sombrero y reconocer el gran trabajo de Bluepoint Games. La magnificencia de los paisajes, sus detalles tan cuidados, las sensaciones que transmiten… Y es que este diseño tan «íntimo» que lucen los escenarios de Shadow of the Colossus invita a perderse por la Tierra Prohibida. Pienso que son pocos los videojuegos capaces de reproducir la sinestesia evocada por los escenarios de Shadow of the Colossus. Esta sinestesia es tal que se llega al punto de que parece que sientas el viento y la brisa marina mientras cabalgas encima de Agro. Sin duda el aspecto que más destacaría del juego. Una pena que, debido a mis limitaciones en lo que a tiempo de juego se refiere, no pueda permitirme en casos como este invertir tiempo en explorar y disfrutar del asombroso paisaje y entorno que ofrece Shadow of the Colossus. Sin duda una delicia que otros habrán sabido apreciar y que de seguro les habrá hecho disfrutar del juego más de lo que lo he podido hacerlo yo.

Colossus 14

En definitiva… ¿Cuán satisfactorio me ha sido jugar a Shadow of the Colossus?

★★★★★

Porque, a pesar de mi decepción, los aspectos positivos que he subrayado de Shadow of the Colossus, el apartado de puzzles y el diseño artístico, palían y compensan en parte la negatividad arrojada por la deriva argumental y la poco operativa jugabilidad, no acrecentadas hasta el exceso gracias a la brevedad del título. Tal vez un título que no he llegado a comprender y que por eso no ha congeniado conmigo y del que pienso que, con más tiempo quizá, invertido en la exploración y en el disfrute del escenario, podría haber llegado a disfrutar más.

6 comentarios sobre “Shadow of the Colossus: Cuando las Expectativas son Colosales…

  1. Describes algo muy similiar, casi idéntico diría, a lo que viví yo con The Last Guardian (por algo son, en origen, dos juegos del mismo autor). En mi caso tampoco llegué a saber apenas nada del mundo en el que se desarrolla la historia del niño y la bestia más allá de los escasos detalles que uno puede hilar por sí mismo. Y en The Last Guardian no hablamos de un juego de 5 horas, sino de muchas más. Por eso, a pesar de sus virtudes técnicas, no me quedaron ganas de repetir cuando logré terminarlo y acabé vendiéndolo. Y por eso cuando se anunció este remake, temiendo lo que finalmente te ha ocurrido y que muy posiblemente me pasaría a mí también dados los precedentes, decidí que no me haría con él… y creo que hice lo correcto.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por comentar Emilio! Por lo que veo ambos sufrimos la misma contrariedad con estos títulos. No es que esté en contra de estas obras tan “artísticas” e “íntimas” que tal vez apuesten más por establecer una conexión emocional con el jugador, pero cuando jugué a Shadow of the Colossus no era lo que buscaba, y mucho menos tras ese planteamiento tan interesante que se hacía desde el punto de vista del lore y que terminaba quedándose prácticamente en nada.

      Tomando nota de lo que mencionas también optaré por tomar tu misma postura de cara a títulos similares como The Last Guardian tal como señalas, a no ser que busque esa “experiencia más emocional”, que al menos ya sé que es lo que puedo esperar de estos títulos.

      Como siempre un placer conversar contigo Emilio ¡Un saludo!

      Me gusta

  2. No te ralles Arald del pasado, yo dropee Shadow of the Colossus en su momento, pero fue en su entrega de PS2 y por muchos de los motivos que comentas, ya que cuando era niño, se me hizo muy bola el encontrar a los colosos y moverme por un escenario vacío que no me decía nada…

    Ironías del destino ahora con otra mentalidad y casi 13 años después me gustaría darle de nuevo una chance a ver si de verdad era yo o realmente este juego es carne de nostalgia como tantísimos no quieren admitir. Así que me entristece que tu tuvieras que pasar por el calvario si realmente no disfrutaste de la entrega, pero bueno, al menos pudiste ver que para ti, no era para tanto, que es lo importante.

    Un besito, un saludo y un choque de tulas, esta vez sí, para el Arald del futuro, que se que leerá esto y me manda de lejos xD

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias por viajar a aquellos tiempos en los que imperaba la educación, la ludonarración y el buenhacer por estos lares amigo Spi y espero que hayas aprendido de nuestros ancestros bloguiles! Sobre el Shadow of the Colossus yo no lo había jugado previamente pero, edulcorado por la nostalgia y la ludonarración de unos o no, yo esa mierda no la vuelvo ni a tocar con un palo. El que le metiese bastante caña en una época en la que solo escribía arcoiris y amor es una «red flag» del tamaño de un camión XD Pero bueno aún así no te voy a disuadir de probarlo pues igual con el enfoque y sabiduria que te han legado esos 13 años logras encontrarle la virtud al juego (O no, porque es un bodrio de narices).

      ¡Un saludo y gracias por comentar amigo Spi! Si algún día te animas a probarlo ya me comentarás que tal la experiencia y veremos si hay o no diatriba al respecto. Un saludo y un cariñoso choque de tulas 😀

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s