Resident Evil 2 Remake: Regresando a Racoon City

Hoy voy a hablar de mi partida al impresionante remake del clásico Resident Evil 2 (RE2), lanzado al mercado en 1998, el que fue mi primer videojuego del género y el que ha sido siempre uno de mis referentes en lo que a videojuegos de terror se refiere. Resident Evil 2 Remake (RE2R) había estado en mi punto de mira desde su lanzamiento pero no había encontrado el momento para reunir el coraje necesario y volver a pasear por la calles de la infestada Racoon City. Residen Evil 2 Remake fue desarrollado por Capcom y lanzado al mercado en enero de 2019 para PlayStation 4, Xbox One y PC.

Hasta Detroit: Become Human (ENTRADA), había estado jugando a videojuegos relativamente tranquilos durante estos últimos meses. Entendedme, mi tiempo de juego se limita a dos o tres horas un par de días a la semana por la noche, teniendo en cuenta que en la mayoría de casos al día siguiente madrugo para trabajar y que, con un niño pequeño en casa, nunca puedo saber si voy a tener que interrumpir mi sueño dos o diez veces por noche. Esto hizo que de entrada rechazara cualquier videojuego que me fuese a mantener en tensión e hiciese del insomnio una posibilidad. Con Detroit, sin saberlo, me expuse a ello y no salió mal el experimento, por lo que decidí que era el momento de dar una oportunidad a RE2R.

RE2 1

Lo que más me ha gustado de RE2R es que, pese a que ha habido una reconstrucción completa del videojuego original, la esencia de RE2 esta presente de principio a fin. No había vuelto a jugar a RE2 desde poco después de su lanzamiento en PlayStation y, tras veinte años, he de decir que mientras jugaba a este remake no paraban de venirme a la cabeza escenas del título original que ya creía que formaban parte del olvido. Además, este nuevo planteamiento del género Survival Horror que ofrece RE2R, lejos de las clásicas cámaras fijas en tercera persona apostando por una cámara dinámica en primera persona detrás del hombro del personaje, inspirado en lo que vimos en RE4, pienso que le viene como anillo al dedo a Racoon City.

A diferencia de otras entradas de esta sección, en esta entrada voy a escribir una especie de crónica de mi partida en RE2R dando mis impresiones sobre lo que fui experimentando en las distintas etapas del juego.

Mis primeros pasos por Racoon City

RE 2 15

Mi partida empezó con el escenario de Leon en dificultad estándar. Si alguien me hubiese dicho a mi, veterano del cine de terror, que iba a pasarlo mal jugando a un Resident Evil nunca lo hubiese creído. Y es que ya de entrada el excelente apartado gráfico y sonoro del que hace gala RE2R crea una sensación de inmersión que apunta a esta sensación de terror difícilmente evocable en el título original (Y eso que yo de niño tenía cierto trauma con la escena en la que morías devorado por los zombies). Otro punto muy destacado en este título sería el de la linterna responsable de un juego de luces y sombras que también favorece la mencionada inmersión.

RE 2 14

Así que, perplejo por la calidad gráfica, di mis primeros pasos en la colindante gasolinera a Racoon City que sirve de «tutorial» en este RE2R. Explorando la gasolinera no tardaron en aparecer los primeros zombies. Me llamó mucho la atención la «dureza» de estos zombies, presumiblemente los enemigos «fáciles» del juego, que sumada a mi torpeza en los Shooter tras años sin empuñar una pistola convirtieron estos primeros enfrentamientos (Por no reconocer que los del resto del juego también) en un chorreo de munición. Ya podía vaciar cargadores de balas que no había forma de que esos zombies «vitaminados» muriesen, ni acertando en su cabeza. Y lo peor es que cuando «morían» era para volverse a levantar al poco tiempo. Tras este episodio inicial, que hizo que me quedase ya prácticamente sin balas, y la mítica cinemática del camión era el momento de empezar con la emblemática comisaría de Racoon City, el escenario más amplio y también mi favorito dentro de RE2R.

RE 2 13

Como podríais intuir mis inicios en RE2R por la comisaría fueron más que complicados: la dureza de los enemigos, la escasez de munición, la falta de armas poderosas y mi ausente habilidad hicieron que optase por correr en muchas ocasiones más que por disparar, lo que en los estrechos pasillos de la comisaria solía implicar algún que otro mordisco acompañado de su respectivo susto. Además, tardé bastante en darme cuenta de que había ventanas que se podían tapiar con maderas por lo que la mayoría de habitaciones con ventanas se infestaron de zombies lo que hacía que mis planes de correr se frustraran. Me empezó a generar tal ansiedad el tener que enfrentarme a estos zombies «vitaminados» que desde mi «santuario», el vestíbulo de la comisaría al que no accedían los enemigos, trazaba rutas empleando el mapa para evitar al máximo estos enfrentamientos y hasta prefería enfrentarme a enemigos que se presuponían más peligrosos, como los lickers, porque sabía que iba a sacar la artillería pesada y los iba a finiquitar rápido.

RE 2 3

Como amargo recuerdo de la comisaría, génesis de gran parte de mi ansiedad y temor por los zombies de este juego, guardo una experiencia de la zona de oficinas este, los pasillos inundados, que es prácticamente el primer lugar que hay que visitar y la zona que fue testigo de mi primera muerte. La cantidad de zombies que inundaron el lugar fue tal y me mataron tantas veces intentándolos derribar que cogí hasta un poco de trauma y cada vez que tenía que volver a la zona tenía ansiedad anticipadora y pasaba corriendo evitando cualquier enfrentamiento. Los pelillos de punta mientras tenías que esperar a que la puerta metálica se abriera tras reactivar el panel electrónico mientras los zombies te arañaban la espalda.

RE 2 2

Aunque el momento que creo que se lleva la palma de «ataque cardíaco» en la comisaría es, durante la parte de abrir el garaje, la primera aparición Mr. X. Este momento me pilló un poco con «el culo al aire» porque no lo esperaba hasta el Escenario B, tal como ocurría en el juego original. Mr. X es una de las mecánicas que más me han gustado de RE2R y también casi la que más mal me lo ha hecho pasar. El sonido de los pasos, los golpes, el cambio de música cuando te veía y, sobre todo, el hecho de que te persiguiera sin cesar hasta en el vestíbulo principal, mi zona segura a la que iba para rebajar mis pulsaciones era algo demencial. Si lo que querían era generar en el jugador ansiedad, agobio y terror, conmigo lo consiguieron. Recordaré este episodio de recoger los componentes electrónicos para escapar por el garaje y terminar de explorar la comisaría como el capítulo más arduo en mi travesía en RE2R, sufriendo el acoso constante de Mr. X.

RE 2 7

Todo ello, sumado a los puzzles cargados con de nostalgia, hace de la comisaría de Racoon City la zona que más me ha gustado de este RE2R, pese a todos los quebraderos de cabeza que me ha dado. Esto tiene una sencilla explicación: jugando a un juego de este género lo que buscas en parte en esa sensación de terror y, no nos engañemos, «pasarlo mal». Aunque me quisiera ir a dormir relativamente tranquilo lo que esperaba con RE2R era esa sensación de terror y en mi caso la comisaria ha sido el único escenario que ha cumplido dicho cometido.

Completando el escenario de Leon

En los escenarios posteriores la verdad es que, aunque también muy bien construidos, se esfumó esta sensación de nostalgia y terror que tuve en la comisaría. A ello contribuyó el empoderamiento de tener un mayor y más poderoso arsenal con el que eliminar a los enemigos, la habilidad adquirida durante las primeras fases del juego y la escasez de nuevas apariciones de Mr. X (Aunque los zombies «vitaminados» siguieron siendo un problema).

Superada la comisaría, atendiendo a lo mencionado previamente, el resto de este primer escenario me resultó más como «un paseo» y con unas pocas sesiones más de juego ya tenía mi «inmerecido» Rango B (Creo que morí demasiado como para merecer tanto rango, aunque no sé si hay rangos inferiores). Con esto no quiero decir que esta sección del juego me pareciese mala, todo lo contrario, pero no me pareció tan buena como la primera.

Mención especial al cocodrilo de las alcantarillas, a las hiedras de NEST y, en especial, a la contrarreloj final que, aunque relativamente fácil, me resultó frenética de principio a fin. Poco más que añadir a esta «primera vuelta».

RE 2 10

Claire y el Escenario B: Dudas y más dudas…

RE 2 4

Una vez finalizado este Escenario A con Leon, al igual que ocurría con el juego original, era el momento de empezar en mi caso con Claire el Escenario B (A la inversa si hubiese empezado con Claire). Este Escenario B sirve para narrar las acciones paralelas del otro personaje. Mi primer patinazo con RE2R. De este Escenario B guardaba un grato recuerdo del juego original ya que en su día lo viví como si se tratase prácticamente de otro juego totalmente distinto. Estando en lo cierto o no, yo tenía este recuerdo. Así que cuando empecé este Escenario B en RE2R y vi que, tras la escena inicial, tenía que volver a completar el puzzle de los medallones de la comisaría, además con Mr. X acosando casi desde el principio, se esfumó este recuerdo de «juego diferente» que tenía y me entró una pereza bastante importante. Hasta me planteé jugar a otra cosa porque no me apetecía volver a repetir lo mismo.

Además, a esto se sumaba que este Escenario B de entrada me pareció bastante más difícil que el original  lo que más que sumar, con mis limitaciones de tiempo de juego, restaba. El pasar de estar armado hasta los dientes con un inventario muy extenso a tener otra vez un inventario mínimo con un par de «pistolitas» fue un golpe bajo. No solo eso, en este Escenario B empezabas con un revólver que se presupone que es más potente que la pistola, para facilitarte las cosas, pero que a mí me resultó bastante incómodo. No solo tardaba mucho en recargar, sino que además fallaba como una escopeta de feria (Aunque esto creo que era más culpa mía). Eso sumado a que utilizaba una munición especial, que no se podía fabricar y que suponía un hueco extra en el inventario, me resulto más un engorro que una facilidad.

RE 2 6

Si me quejaba de la munición limitada antes (Y eso que con Leon realmente no tuve ningún problema), en el Escenario B la escasez de balas sí que se convirtió en un problema serio. A esto en gran medida contribuía la variedad de municiones y de armas que tenía con Claire en esta segunda parte (Dos tipos de granadas, dos tipos de munición de pistola…), que además restaban espacio en el inventario. En más de una ocasión me vi bastante apurado con este tema de la munición e incluso llegué a pensar que «no me llegaba». Además, no ayudaba que los zombies «vitaminados», o al menos esa sensación tenía yo, estaban más «vitaminados» si cabe y me parecían más resistentes y rápidos que en el escenario anterior.

Un final a la altura

Aunque empecé con bastante mal pie, como no me gusta dejar las cosas a medias, decidí darle una oportunidad. Y la verdad es que ahora no me arrepiento en absoluto. Una vez me acostumbré al nuevo personaje y a las limitaciones del principio de la partida, y eso que el fantasma de la escasa munición me estuvo acechando constantemente, el juego empezó a fluir.

RE 2 8

Una vez superé el puzzle de los medallones y derrotado el primer G, la misión de abrir la puerta del garaje tenía un enfoque totalmente nuevo y el escenario de las calles de Racoon City y el orfanato, no presentes en el escenario previo, fueron una muy grata sorpresa, de lo mejor de este segundo escenario, y enmascararon ese tedioso inicio. Geniales la persecución de Mr. X por las calles, esquivando zombies y abatiendo perros, y el episodio de Sherry escapando del jefe Irons «jugando al escondite» en el orfanato. Junto con el primer pase por la comisaría con Leon lo que mas me ha gustado del juego.

Lo mencionado previamente, junto con la sencillez de la misión de recuperar los componentes eléctricos (Que fue un agobio constante en el Escenario A) y del escenario de las cloacas y junto al otro enfoque que se le da al hilo argumental del la criatura G terminaron haciendo que este Escenario B me resultase bastante gratificante, pese a que no supo reproducir del mismo modo la sensación de terror y nostalgia que el primero.

RESIDENT EVIL 2_20190122113528

Además, como toque más humorístico en este segundo escenario pude ver las que considero las dos pifiadas gráficas más grandes de este RE2R: el modelo de los perros muertos en la perrera, donde los licker, que son tan poligonales que parecen sacados del juego original, y el modelo del jefe Irons, que parece una caricatura del nivel de un «ninot de falla» de Valencia.

RE 2 11

Y después de esta «densa» crónica llegaría el momento de puntuar las sensaciones de mi partida con RE2R.

En definitiva… ¿Cuán satisfactorio me ha sido jugar a Resident Evil 2 Remake?

★★★★

Porque, aunque me ha parecido un juego excelente e imprescindible tanto para aquellos que disfrutaron de RE2 en 1998 como para aquellos que no conocían el juego y tienen la posibilidad de descubrirlo con este remake, ese salto del Escenario A al Escenario B y la tediosa sensación de «repetición» que me produjo al inicio, aunque luego se resolviese, y esa pérdida de nostalgia y de «esencia de Survival Horror» a medida que pasan las horas de juego hacen que se aleje de la máxima puntuación.

3 comentarios sobre “Resident Evil 2 Remake: Regresando a Racoon City

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s