De Birras con Age of Empires II: The Conquerors

Otro videojuego imprescindible que no podía faltar en cualquier LAN Party que se preciara entre mis amigos. Age of Empires II: The Conquerors (AoC para abreviar) fue la primera expansión del mundialmente conocido Age of Empires II: The Age of Kings para PC. Lanzada al mercado en el año 2000 amplió de forma considerable el contenido ofertado en el juego original y supuso la consolidación de esta saga dentro del mundo de los videojuegos de estrategia en tiempo real convirtiéndose en uno de los videojuegos más aclamados hasta día de hoy dentro del género. Tal ha sido la «atemporalidad» de Age of Empires II que años después no solo se desarrolló una versión remastirazada del mismo sino que además hasta hace bien poco, 2016 para ser exactos, se han ido desarrollando y comercializando nuevas expansiones (The Forgotten, The African Kingdoms y Rise of the Rajas).

AoE 5

¿Y por qué AoC y no otra entrega de la saga Age of Empires? Pues la verdad es que tampoco os podría dar un motivo más allá de que fue la entrega que se estableció con más fuerza dentro de nuestro grupo. Aunque ya conocíamos el género gracias a la primera entrega de Age of Empires de 1997, no nos pusimos realmente manos a la obra hasta AoC porque fue cuando el género se puso «de moda» entre nosotros (Si esto hubiese ocurrido unos años antes tal vez ahora estaría hablando de Age of Empires y no de AoC). Después, como buenos animales de costumbres, fuimos rechazando tanto las entregas como las expansiones posteriores, tal vez porque estas llegaron demasiado tarde y nos aferrábamos al la nostalgia.

Inicialmente jugábamos de forma individual y las partidas a AoC eran un vivo ejemplo de «de jugador a espectador»: uno jugaba y el resto, habitualmente mientras se ponía morado a refrescos y a patatas fritas, aportaba puntos de vista, planteaba estrategias o simplemente se limitaba a disfrutar de la partida. Esto fue así hasta que uno de mis amigos tuvo la genial idea de que compráramos entre todos un Hub para hacer partidas LAN. El Internet de entonces no era el de ahora, el Host no podía soportar a todos los jugadores de la partida y tampoco teníamos los conocimientos informáticos para subsanar esto. Además, lo que realmente nos gustaba era estar todos juntos jugando en una misma sala, al estilo del puro multijugador local, por lo que el LAN era una muy buena solución.

AoE 6

Ademas del fenómeno de «moda» que mencioné previamente, creo que son tres los aspectos fundamentales que hicieron y hacen de AoC nuestra primera elección en lo que al género se refiere cuando queremos jugar, aún a día de hoy, entre nosotros a un videojuego de estrategia a tiempo real: En primer lugar estarían los gráficos, que aunque añejos nos siguen cautivando como el primer día, y, sobre todo, la jugabilidad. Dentro del género AoC pienso que ofrece un sistema de juego (Elección y desarrollo, gestión de recursos, creación de ejército y combate) que se adapta a las características y al nivel de cada jugador, con una curva de aprendizaje progresiva. En nuestro caso, siendo unos simples aficionados del género, todo este sistema nos resultaba bastante cómodo por lo que, sin tener un conocimiento profundo del juego y de sus características, más o menos nos defendíamos, divertíamos y sabíamos disfrutar de él. Otros mismos videojuegos del género se nos hacían o demasiado sencillos o demasiado complejos. Creo que con AoC encontramos ese «término medio» con el que todos los miembros del grupo de amigos nos sentíamos cómodos (Evidentemente estoy hablando a nivel de aficionado, las partidas profesionales de AoC son un mundo totalmente distinto).

AoE 3

En segundo lugar tendríamos las amplias posibilidades que ofrece AoC en lo que a tipo de partida. Ya no hablo de los modos de juego que ofrece, que van mucho más allá de un simple Total War, si no de la posibilidad de adaptar las características de la partida a los estilos de juego de cada jugador. Si tomamos como estándar de cómo se debería jugar a un juego las partidas de los jugadores profesionales, que en el caso de AoC son impresionantes en lo que a nivel de habilidad y estrategia se refiere (Os recomiendo buscar alguna por YouTube), se podría decir que el estilo de juego de nuestras partidas no podría ser más alejado de dicho estándar. Esto era gracias a la adaptabilidad que ofrece AoC. A nosotros no nos gustaba jugar a ganar, como los profesionales, nuestras partidas se basaban sobre todo en el desarrollo de las civilizaciones, la construcción de ejércitos y, al final de todo, el planteamiento de estrategias para combates a gran escala. Por tanto establecíamos nuestras propias normas que se ajustaban a este estilo de juego como por ejemplo el no poder atacar a los demás hasta que hubiesen pasado quince minutos desde que todos hubiesen llegado a la Edad de los Castillos.

Y en tercer lugar, y como no, las horas de diversión, los buenos recuerdos y anécdotas que tenemos con AoC desde que empezamos a jugarlo (Y las míticas frases de audio que se podían «spamear» apretando dos botones). Todos recordamos partidas con estrategias épicas (Como por ejemplo acorralar al ejército de alguien en un bosque en el que había Lanzapiedras escondidos detrás de los árboles que sentenciaron el combate en pocos segundos), alianzas en medio del fragor de la batalla y, las que más risas nos sacaban, traiciones inesperadas cuando reunías a un ejército dentro del corazón de la ciudad de un aliado y que, como no podía ser de otra forma, entre amigos y risas se perdonaban (Aunque en más de una ocasión el rencor perduraba y semanas después el traidor se cobraba en frío su merecida venganza en otra partida).

AoE 4

AoC es un juego que, gracias a nuestra experiencia, pienso que como verdaderamente se disfruta es en un entorno de multijugador local entre amigos y con birras. Tal es este punto que años después de nuestras primeras partidas, aún teniendo las facilidades que ofrece la versión de AoC de Steam así como conexiones de Internet más estables y potentes, ninguna partida que no hayamos jugado con el LAN ha prosperado ni nos ha divertido. Por tanto, a todo aquel aficionado al género o a los videojuegos que quiera probar algo nuevo con los amigos os recomiendo que juguéis a AoC a nivel local pues no os arrepentiréis.

2 comentarios sobre “De Birras con Age of Empires II: The Conquerors

  1. ¡Qué mítico el Conquerors!

    Yo también jugaba con «amigos-espectadores», pues desconocíamos por aquel entonces que pudiesemos jugar en LAN. Entre Age of Empires y Age of Mythologies fueron dos-tres años de vicio puro. Además, en mi caso, le di bastante caña al Creador de campaña, inventando auténticas bizarradas 🤣

    Muy buen artículo, un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias como siempre por comentar Drumiel!

      Nosotros también le dimos bastante caña al Age of Mythology aunque tras la salida de la expansión (The Titans) y lo «overpowered» que estaban los titanes regresamos al clásico Age of Empires. El creador de campaña yo lo exploté pero en Warcraft III, una pasada la de posibilidades que ofrecían y la de historietas que podías inventar.

      ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s