Inolvidable: Zanarkand (Final Fantasy X)

Tal como introduje en mi última entrada (Videojuegos: El Octavo Arte), he decidido crear esta sección para compartir aquellos momentos que me resultaron tan especiales en un videojuego hasta el punto que se han ganado un hueco para siempre en mi memoria. Momentos inolvidables que me han sorprendido y me han dejado boquiabierto arrebatándome un «¡Uau…!» o que me han hecho sentir algo que no había sentido previamente ni he vuelto a sentir en otros videojuegos.

En cierto modo estamos acostumbrados a que la música, la literatura, el cine… despierten nuestros sentimientos y los videojuegos no quedan atrás en ello. Momentos gráficamente sorprendentes, con una banda sonora que les iba con anillo al dedo, momentos de gran tensión o simplemente un momento inspirador que me dejó sentado en el sillón con la boca abierta mientras sostenía el mando en las manos. Por lo general esta sección incluirá entradas cortas, más cortas que lo habitual en el blog, y muy personales, más centradas en mis sensaciones y mi experiencia que en el videojuego en cuestión, del que probablemente termine hablando en otras entradas.

Reitero que hablaré de algo muy personal, lo que a mi me pudo resultar fascinante no tiene por qué haberlo sido para los demás y a la inversa. Tal vez en el futuro abra la puerta a colaboraciones en esta sección, por si algún lector esta interesado en compartir también aquellos que fueron sus momentos más especiales dentro de un videojuego.

En las entradas de esta sección incluiré un banner de «Spoiler Alert», para evitar arruinar la experiencia a aquellos que no han jugado a los videojuegos que voy a tratar.

SPOILER

Empezamos esta sección por la puerta grande hablando del emblemático Final Fantasy X, la entrega de la saga que supuso el salto generacional de PlayStation a PlayStation 2. En esta entrega el jugador encarna a Tidus quién, después de encontrarse con la misteriosa criatura Sinh, es arrancado de su tierra natal, Zanarkand, y viaja 1000 años al futuro en el mundo de Spira.

A diferencia de las entregas previas de PlayStation, con FFX se produce un cambio notorio en la narración de la historia y es que durante la mayor parte del juego ésta nos la cuenta en primera persona Tidus. Con la secuencia de «Listen to my story. This may be our last chance.«, desde una colina que muestra una ciudad en ruinas, Tidus empieza a narrar este maravilloso periplo que es FFX.

Inolvidable FFX 4

Este tipo de narración en cierto modo, o al menos eso me pasaba a mí, hacía que te terminases metiendo en la piel de Tidus y sintieses empatía por él. A mi también me atormentaba esa idea de volver al hogar, esa idea de que Zanarkand seguía ahí, pese a que los distintos personajes de Spira dijeran que fue destruida por Sinh en el pasado. Aunque Tidus se enfrentaba a esta realidad de la destrucción de Zanarkand ya desde el principio del juego, en cierto modo la esperanza de su existencia quedaba ahí, alimentada también por personajes como Yuna que ansiaban ver la ciudad de la estrella de los Zanarkand Abes. Y yo terminé contagiándome de dicho atisbo de esperanza… ¿Seguirá ahí, detrás del Monte Gagazet, esa ciudad tecnológica llena de luces y de vida? Y es que en cierto modo, del mismo modo que le ocurría a Tidus, durante mi primera partida a FFX yo también esperaba que Zanarkand siguiera ahí…

Inolvidable FFX 3

Son muchos los momentos mágicos que nos aportó FFX pero yo me quedo con este. Inolvidable y desgarrador el punto en el que se cierra el ciclo y vuelves a la secuencia en la que empezaba el juego. El viaje había concluido y llegaba el momento de aceptar aquello que habías intentando obviar durante toda la aventura, que ese «Listen to my story» se producía enfrente de las ruinas de la grandiosa en su tiempo Zanarkand. Un jarro de agua fría que extinguía toda esperanza. Zanarkand, la ciudad natal de Tidus, estaba verdaderamente reducida a ceniza y ruinas.

Inolvidable FFX 2

Sublime momento en el que tomas de nuevo el control de los personajes y emprendes el descenso hacia las ruinas de Zanarkand, con decenas de almas flotando y con la magnífica A Fleeting Dream sonando de fondo, que no se ve interrumpida ni por los combates. Los pelos de punta. Uno de los momentos más intensos que recuerdo haber vivido en un videojuego. Os dejo el enlace de una de las melodías más emotivas de la saga:

4 comentarios sobre “Inolvidable: Zanarkand (Final Fantasy X)

  1. ¡Maravillosa entrada! Es imposible no emocionarse rememorando los momentos, que tan bien narras, de uno de los títulos más evocadores que haya jugado nunca. Te pegas medio juego con un nudo en la garganta.

    Muy buena idea la de esta sección, quedo con ganas de leer más.

    Un saludo, y un gran placer leerte.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por comentar como siempre Drumiel! ¡Así la verdad es que dan ganas de seguir escribiendo! Tengo bastantes ideas en el tintero para esta sección: momentos lacrimógenos, momentos épicos, momentos que solamente entenderé yo (XD)… Un poco de todo vamos. Intentaré ir intercalando estas entradas con las habituales y traer al menos una cada dos semanas.

      Muy emotivos los dos momentos que comentas, con su perfecta cabida en esta sección, pero decidí poner este porque es como que no parece que este hecho para ello, a diferencia de los otros dos, no sé si me explico, y bueno, porque a mí me marcó de una forma especial.

      ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s