Una Historia de League of Legends: Malphite, no sólo una Roca

Recientemente, con la preparación de la próxima entrega de la serie De Jugador a Espectador he vuelto a interesarme por el mundillo de League Of Legends (LOL) y, como no, me ha sido imposible no rememorar aquellos grandes momentos y aquellas grandes partidas que hicieron que me acabara fascinando este mundialmente conocido videojuego. LOL ha sido un videojuego que ha tenido un papel muy importante y que a definido una de las etapas de mi vida como gamer. Podría decir que ha habido temporadas en las que ha sido el único juego que me ha mantenido conectado a este mundillo de los videojuegos. La figura de Malphite es un reflejo de dicha época.

Malphite 6

Empecé a jugar a LOL cuando, coincidiendo con el boom social que sufrió hace unos seis años, mis amigos empezaron a jugarlo. Inicialmente el juego no me atraía en absoluto y las primeras partidas en Bosque Retorcido totalmente random en las que jugaba a un Warwick de rotación gratuita que moría con frecuencia y al que no sabía siquiera que objetos comprar no ayudaron en absoluto. No obstante, tal vez un poco por no quedarme descolgado de mi grupo de amigos en el que de forma progresiva los temas de conversación habituales empezaban a ser sustituidos por el LOL y las quedadas empezaban a convertirse en quedadas para jugar al LOL, empecé poco a poco a interesarme más y más en el juego y a querer aprender a jugar. Los piques entre amigos también fueron un gran aliciente.

En este contexto empezamos a jugar en la Grieta del Invocador, modalidad de juego que me gustó mucho más que el Bosque Retorcido, y empecé a dominar un poco más a Warwick y a aventurarme con otros personajes. Gracias a los consejos de mis amigos, a guías y a vídeos de YouTube empecé a controlar más el tema de la compra de objetos (más allá de la compra de las Botas y las Pociones iniciales que eran la norma porque alguien decía que todos los personajes debían empezar, nada de objetos de Doran ni de Machete de la Jungla) y a experimentar con el juego. Empecé a atreverme con las distintas posiciones, salvo Jungla que me daba un gran respeto porque la consideraba la posición más difícil y Support porque era joven en LOL y sólo me interesaban la sangre y las Kill.

Probando personajes acabé metido en una partida con Malphite. Estaba acostumbrado a usar personajes del tipo AD Carry, AP Carry y Bruiser, con mucho daño, por lo que un personaje tan Tank como Malphite se me hacía raro y tedioso de jugar porque a fin de cuentas no sabía jugar ese estilo de personaje. Esperaba poder matar y ganar la línea a golpe y porrazo como estaba acostumbrado hasta entonces y me dí de bruces en varias ocasiones. Me parecía un completo «ñordo», y las características físicas del personaje contribuían a ello. Aún recuerdo mi primera partida con Malphite en la línea de Top frente a un Garen que me machacó y el decir «este personaje es una mierda, yo esto no lo vuelvo a jugar».

Malphite 4

Pero la verdad es que siempre me han gustado los personajes así digamos poco populares o diferentes y Malphite, un completo desconocido para mis amigos y un verdadero reto en cuanto a forma de jugar para mí, empezó a despertar mi curiosidad. Empecé a jugarlo cada vez más y más y empecé a cambiar mi mentalidad y mi estilo de juego tan «mata-mata» por algo más conservador. Cuando encajé mi primer Ultimate desolador de Malphite y lancé por los aires y deje con el culo al aire a todo el equipo rival (Los que hayáis jugado al personaje sabréis a lo que me refiero) pensé: «Este es mi personaje». Y un par de Ultimates más, una Build que me hacía más duro que una roca y, sin ser un personaje destinado al daño, terminar convirtiéndome en el carry de muchas partidas hicieron que Malphite pasará de ser un personaje que repudiaba a ser mi main durante mucho tiempo y uno de mis personajes favoritos a día de hoy.

Malphite 5

«Mi Malphite» empezó a hacerse popular entre mis amigos hasta el punto de que cuando se torcían nuestras rachas de partidas me exigían que lo jugará porque una partida con Malphite era una victoria casi asegurada. Hasta creamos una especie de Dream Team un amigo y yo con Malphite Tank/AP Top y Amumu Tank/AP Jungla que era imparable y divertidísima de jugar al ver como se desmoronaba el equipo enemigo con tanto CC (Creature Control) y tanto daño AoE (Area of Effect).

Todo esto con partidas normales, no en clasificatorias porque siquiera eramos nivel 30. Pero tras llegar a nivel 30 con Malphite Top seguía siendo terrorífico. Jugaba otros personajes pero Malphite siempre era mi as en la manga. Esto era así hasta el punto de que meses después, cuando ya tenía un mayor dominio del juego y me veía preparado para las Clasificatorias, fue el personaje que use en los Placement y gracias a ello entré directamente en Plata, por lo que me ahorré el «Bronce-Hell«.

Malphite 2

También gracias a Malphite empecé a aventurarme en ese lugar que tanto respeto me daba que era la Jungla. Después dejé un poco olvidado a Malphite y empecé a dedicarme más a jugar otros personajes y a, sobre todo, jugar Support que se convirtió en mi posición main (Tal como relaté en la entrada Be a Support) pero pese a ello cuando jugaba de vez en cuando a Malphite en las partidas con amigos siempre inspiraba confianza a los aliados y cierto temor a los adversarios.

Malphite 7

Con todo ello queda patente lo mucho que me gusta jugar este personaje pero, ¿Hasta el punto de dedicarle una entrada? Pues sí, por qué no, básicamente porque creo que fue el personaje con el que empecé a aprender de verdad a jugar a LOL, con el que empecé a interesarme por el juego y con el que aprendí a cavilar estrategias alternativas y a disfrutar de otros estilos de juego a los que estaba acostumbrado. Además pienso que es un reflejo de mi experiencia con el videojuego en sí: inicialmente no me gustaba pero poco a poco empecé a descubrir cosas de él que despertaban mi interés y que me resultaban divertidas, y podríamos decir que ocurrió de forma similar con el estilo de juego de Malphite. Todo esto sin contar con los numerosos buenos recuerdos que me evoca el personaje de la «época dorada» de mis inicios en el LOL y de lo bien que lo pasaba jugando en compañía. Después empezaron las rencillas entre el grupo de amigos por motivos de competitividad y se creó un ambiente un poco «raruno» y el juego perdió en parte la gracia, pero esto fue a posteriori en una época totalmente distinta de la que tal vez algún día también hable.

Si estáis interesados en el Lore de League of Legends aquí os dejo un enlace con la historia de MalphiteLore de Malphite.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s