Final Fantasy IX Remaster y la Amargura de Cargarse una Partida

Hoy, continuando con los postulado para la serie Let’s Play, voy a escribir sobre el último videojuego al que he jugado: Final Fantasy IX Remaster en PlayStation 4, mi entrega favorita dentro de mi franquicia de videojuegos favorita, valga la redundancia. Después del traspié que tuve con Tales of Vesperia Definitive Edition (Let’s Play! (I) – Tales of Vesperia: Definitive Edition (PS4)) decidí que era el momento ideal para jugar a la versión Remaster de FFIX y quitarme el mal sabor de boca.

FFIX se podría decir que es mi videojuego favorito y esta es la enésima vez que lo juego por lo que suele ser una apuesta segura cuando no sé muy bien a que jugar o cuando, como ocurre en el momento actual, no tengo mucho tiempo para jugar y quiero disfrutar realmente de una partida. Mucho tengo que decir sobre FFIX y sus implicaciones y su influencia en mi vida como gamer, pero eso lo voy a dejar para otras entradas centrándome en la presente en mi partida actual. Más que seguir el esquema que propuse inicialmente en las entradas de la serie Let’s Play voy a tomarme por libre la estructura de esta entrada por las características de la misma.

Trofeo de Platino

PLATINO NO

¿Por qué no? Porque se me han quedado pendientes el trofeo La Espada Legendaria, porque ahora mismo no me apetece mucho invertir mi tiempo en un speedrun, y el trofeo Héroe de Leyenda, porque no ne apetecía ponerme a farmear los 10.000 enemigos que exige el trofeo.

FFIX Play 2

Al leer en el título de esta entrada, y podíais incluso llegarlo a vaticinar si leísteis mi última entrada sobre cómo «no romper» una partida de FFIX (Consejos para “No Romper” tu Partida de Final Fantasy IX), os podéis imaginar que esta última partida no me ha resultado tan satisfactoria como esperaba. Voy a empezar con los aspectos negativos para terminar con los aspectos positivos porque, aunque haya sido una partida con un tinte agridulce, jugar a FFIX siempre termina dejándome con muy buenas sensaciones y que aunque una partida no haya sido redonda siempre me aporta aspectos positivos.

FFIX Play 6

FFIX es un videojuego para disfrutar y para dedicar tiempo y cuando estas premisas no se tienen en cuenta empiezan los problemas. Aunque mi intención era «refrescar mi mente gamer» con esta partida de FFIX y quería jugarla como antes en plan desde cero, sin guía y de forma relajada deteniéndome a disfrutar de cada una de las zonas que ofrece el juego, todo esto se fue al traste cuando pensé erróneamente que esta partida también me podría servir para obtener el Trofeo de Platino: Un Lugar al que Regresar. Después de tantas partidas en FFIX no podía ser que, con lo obseso que soy del coleccionismo y de los trofeos en los videojuegos, no tuviese el Platino de mi videojuego favorito cuando, para mas inri, la totalidad de los Trofeos los habría conseguido en mis partidas previas si hubiesen existido en la versión clásica del videojuego. Evidentemente este fue un planteamiento erróneo ya que implica una contradicción. No se puede jugar «de forma relajada» cuando tienes que estar pendiente de ir consiguiendo los trofeos y del estrés que genera el pensar en no dejarte nada que llevara a la pérdida de alguno de ellos. A esto se suma que FFIX no tiene un platino fácil y que hay que estar bastante pendiente para no dejarte nada «perdible».

Aunque este planteamiento inicial no fue el adecuado la verdad es que el transcurso del juego hasta la mitad del segundo disco fue bastante bien. Entonces empezaron a llegar las prisas. Ya he comentado con anterioridad que en el momento actual dispongo de muy poco tiempo para poder dedicar a los videojuegos y tengo muchos juegos a los que quiero jugar. Esta combinación de factores puede llegar a ser peligrosa y más si estas con un videojuego que ya conoces de la A a la Z, como es mi caso con FFIX, y tienes la presión de querer acelerar porque quieres conseguir un platino que te va a demorar más que si simplemente te dedicar a completar el juego sin más. Final Fantasy IX Remaster ofrece la posibilidad de activar una serie de cheats que aceleran mucho el transcurso de la partida, como por ejemplo son la «Ultravelocidad» o el «Daño Máximo«. Estos cheats iban a solucionar mi problema porque me iban a permitir conseguir mis objetivos de una forma más rápida y poder de este modo «saltar al siguiente videojuego». Evidentemente con ello la filosofía de «jugar con calma y disfrutando de la partida» se fue totalmente al traste.

FINAL FANTASY IX_20170822132746

Si queréis jugar a FFIX con la intención que tenía yo de ir disfrutando del juego os recomiendo que NO UTILICÉIS LOS CHEATS porque realmente estropean la experiencia. Si en cambio ya os conocéis todos los pelos del rabo de Yitán y lo que queréis es conseguir el Trofeo de Platino sí que os recomiendo que los utilicéis porque muchos trofeos basados en un grindeo y farmeo excesivos se os harán mucho más amenos.

Regresando a mi partida fue durante el combate del segundo disco frente a Dantarian cuando empleé por primera, y casi única vez, el cheat de «Daño Máximo» incumpliendo el primer y principal dogma de mi Guía para «no romper» la partida de FFIX. Con ello lleve mi partida a la «ruptura». No puedo decir lo mismo del uso del cheat de «Ultravelocidad» que una vez caes en la trampa de usarlo ya no puedes evitar seguir usándolo hasta para la mínima de las tonterías, como acelerar las animaciones al inicio de un combate. Al final el problema de las prisas, de «romper la partida» y de los cheats es que se terminan por crear algunos desbarajustes, como que haya diferencias marcadas entre el nivel de los personajes principales y del resto que a mi nunca se me habían generado en partidas previas, que llevan a que usas más veces cheats como el de «Daño Máximo» para avanzar en algunas zonas que te obligan a usar personajes que no has utilizado habitualmente y que por tanto han quedado atrás de nivel (Como por ejemplo la fase de You’re not alone en Pandemonium durante el tercer disco).

FFIX Play 5

Todos estos sucesos llevaron a que esta partida no fuese tan idónea como esperaba y a que me cansase y tuviese ganas de acelerar y terminar rápido con el juego. Pero no todo fue negativo y es que cada partida de FFIX aporta algo nuevo. Hacía mucho tiempo que no jugaba a FFIX y mi último contacto con el juego había sido la lectura de la Guía Argumental de Chris Herraiz, del cual hablaré en futuras entradas de la serie De Jugador a Espectador. Esto me permitió trasladar algunos detalles de la historia que se me habían pasado por alto en mis primeras partidas de la lectura al videojuego en la presente partida así como refrescar los acontecimientos del tercer disco que siempre es el que se me queda un poco «colgando» en la memoria.

Además, con esta partida intenté utilizar personajes que no había utilizado con anterioridad como Freija, a la que abandonaba sistemáticamente en todas las partidas (Yo era mucho del cuarteto Yitán-Steiner-Daga-Vivi) y  por tanto desconocía que se tratase de un personaje Ofensivo/Apoyo con unas mecánicas tan interesantes.

FFIX Play 7

También, el perseguir la obtención de trofeos me permitió conocer en más profundidad minijuegos como el Tetra Master, al que sí que le había dedicado tiempo pero no tanto como en esta partida (Por las exigencias del Trofeo As del Tetra Master), y la carrera contra Hipito en Alexandria durante el tercer disco (Trofeo Velocista). Este último la verdad es que me generaba bastante ansiedad anticipatoria porque es un trofeo exigente en habilidad y que, a diferencia de lo que ocurre con Rey de la Comba, no conocía ningún cheat para superarlo. Esta ansiedad tenía una explicación y es que recuerdo de mi infancia el evento de la carrera contra Hipito con bastante horror y era algo que saltaba de forma sistemática en mis partidas. Tengo grabada la imagen de mi hermano mayor quedando con sus amigos y organizándose para cada uno dejarse las manos aporreando una de las dos teclas del mando que hacen correr a Vivi y de ninguna manera poder llegar a más de nivel 60-70. La verdad es que no se si en la versión Remaster disminuyeron la dificultad de esto o es que me hago mayor que pero el minijuego de la carrera me resultó bastante sencillo. En unos 20 minutos y a expensas de un principio de contractura cervical el trofeo estaba en mis manos.

Un poco la lectura que me gustaría extraer de esta partida y de esta entrada sería que los videojuegos, al igual que todo hobby, están para disfrutarlos y para divertirse y cuando esto último se pierde un videojuego pierde su esencia. Vísteme despacio que tengo prisa y si no se es capaz de asumir un objetivo, por ejemplo un Trofeo de Platino en un determinado momento, es mejor dejarlo de lado y disfrutar verdaderamente del videojuego.

FFIX Play 1

3 comentarios sobre “Final Fantasy IX Remaster y la Amargura de Cargarse una Partida

  1. Buenísima entrada! Además sobre mi videojuego favorito también. Siempre lo he jugado en su versión clásica, así que nunca me he planteado sacarle el platino, pero desde luego pinta ser un experiencia estresante, algo que desmerece el espíritu del juego más sosegado. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias por comentar Drumiel! La verdad es que cuando se dispone de poco tiempo de juego como en mi caso el afán “completacionista” termina estresando bastante. Al menos viendo el lado positivo esta partida y la reflexión de la entrada me han servido para tomarme los videojuegos con otra filosofía, más orientada al disfrute que a un “completacionismo” que en mi momento vital actual no me puedo permitir. Si no has jugado la versión Remaster te la recomiendo encarecidamente. Gráficamente se ve más pulida, conserva toda la magia de la entrega original y, por qué no, es la excusa perfecta para volver a jugar a esta maravilla. ¡Un saludo! 😁

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s